(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "José"

Digitized by the Interr^^ Archive 
in2013 



http://archive.org/details/joseOOpala 



lbeatb'6 íll^o^ern Xanauaae Seríes 



JOSÉ 

POR 

ARMANDO PALACIO VALDÉS 



EDITED WITH INTRODUCTIOíV AND NOTES 



BY 

F. J. A. DAVIDSON, Ph.D. 

AssociATE Professor of Italian and Spanish in thb 
University of Toronto 



AND WITH A VOCABULARY 
BY 

ALICE P. F. HUBBARD, M.A. 

Instructor in Spanish in the University of Texas 



BOSTON, U. S. A. 
D. C. HEATH & CO., Publishers 
1909 



Copyright, 1900 
By D. C Heath & Ca 



PREFACE 



The present text was chosen for an annotated edition 
as being both good literature and good material for 
learning Spanish. It is hoped that the experience of 
those who may use the book will justify the choice. 
It is intended more particularly to follow the study of a 
reader or its equivalent; but there is no reason why it 
should not adapt itself to other stages of Spanish study^ 
according as longer or shorter recitations are assigned, 
and more or less aid given by the instructor. 

The purpose of the introduction is simply to intro- 
duce" the student to the author and his work, to con- 
vey some idea of their importance and to incite to 
further acquaintance with both. Nevertheless I believe 
that scholars will welcome the new information on the 
life of Sr. Valdés. 

The text is that of the solé Spanish edition (Madrid, 
1885), the new edition in the Obras Completas now in 
course of publication not having yet appeared. I have, 
however, beside correction of errata, changad two words 
and omitted ten to better adapt the text for class use. 

In the notes I have aimed to explain all serious 
difficulties. With their aid and that of grammar and 
dictionary the student should be able to present a 
correct translation. I have, however, by no means ex- 

iii 



iv 



PREFACE 



hausted possibilities in annotation, believing that the 
reading of a text should not be a mere recitation, pre- 
ferring that the interested student should have an 
opportunity to exercise his ability and apply the knowl- 
edge already acquired, and holding also that many ex- 
planations are better retained when given orally by the 
teacher to his class. 

I am happy to acknowledge here the generous aid of 
Professor W. H. Fraser of the University of Toronto, 
who examined the MS. of the notes and oíf ered numerous 
valuable suggestions, not a few of which have been 
adopted, and also, and most particularly my debt of 
gratitude to the author of José^ who so kindly accorded 
his sanction to this edition, who placed at my disposal 
hitherto unpublished biographical data, who furnished 
me some information otherwise inaccessible, and who 
by his friendly encouragement stimulated me to the 
completion of my work. F J A D 

Stanford University, California, 
Jan. 10, 1900. 

Note to Edition of 1909. — A vocabulary has been added in 
response to a considerable demand. Miss Alice P. F. Hubbard, of 
the University of Texas, kindly undertook the making of this vocabu- 
lary, from which I was prevented by pressure of other work. I have, 
however, revised the MS. and read the proof, and can heartily com- 
mend Miss Hubbard's work to users of this book. Text and notes 
have also been revised and a few errors eliminated. 

Since the appearance of the first edition Señor Valdés has produced 
two excellent novéis : La Aldea Perdida^ and Tristán, ó el PesÍ7nismo^ 
and a series of his Obras Completas is now in course of publication. 
The list of studies on this author has also increased, andfor additional 
bibliography I take the liberty of referring to the scholarly edition 
of La Alegría del Capitán Ribot by Messrs. Morrison and Churchman 
(D. C. Heath & Co.). 

F. J. A. D. 

University of Toronto. 



INTRODUCTION* 



Armando Palacio Valdés was born on the 4th of Oc- 
tober, 1853, at the village of Entralgo, in the mountains of 
Asturias, where his parents possessed a country-house and 
surrounding estáte. His mother belonged to an oíd family of 
landed gentry. His father, a lawyer by profession, was in 
temperament emotional, and endowed with much imagination 
and an extraordinary talen t for story-telling; these qualities 
rendered his society so agreeable that he attracted the sym- 
pathies of all who approached him. Sr. Valdés has said of 
his father, with characteristic modesty : "If I possessed but 
the half of his imagination and narrative talent I do not doubt 
that I should be a good novelist." 

Most of the members of his mother's family resided in 
Aviles (a maritime town of Asturias, described in Marta y 
María under the ñame of Nieva), and between this town and 
Entralgo the Valdés alternated their residence, passing the 
winter in the former and the summer in the latter. Thus early 
the future novelist learned to know the life of sea-faring folk 
and also that of country people and farmers. 

At the age of twelve he began his secondary education at 
Oviedo, where he was under the care of a paternal únele. This 

* Bibliography : P. Francisco Blanco García, La Literatura Española en 
el siglo XIX, Madrid, 1891 ; H. Butler Clarke, Spanish Literature, London 
and New York, 1893; J- Fitzmaurice Kelly, Spanish Literature, London, 
1898; M. Bordes, Etude préliminaire in French translation of El Maestrante, 
by J. Gaure, Paris, 1899; W. D. Howells, I;íarper's Magazine, April, iS8ó, 
and November, 1886; London Chronicle, Aug. loth, 1894. 

V 



vi 



INTRODUCTION 



City, the capital of Asturias, is described in El Maestrante 
under the ñame of Lancia. Although entering fully into the 
pleasures of school life he was a faithful student, and soon 
acquired a taste for both science and literature, aided in no 
small degree by the stimulus of other eager youths whose 
acquaintance he made. His friends, however, considered at 
this time that he was better endowed for the formen 

At seventeen he went to Madrid to begin the study of law, 
to which he devoted himself with great enthusiasm. His solé 
ambition now was to become a professor of political economy. 
He was admitted to membership in the famous literary and 
scientific club El Ateneo^ study ing deeply in its library and 
taking an active part in its labors. Before the end of his law 
course he was elected first secretary of the section of moral 
and political science of that association. 

Sr. Valdés celebrated his admission to the bar by the publica- 
íion of several articles on philosophic and political subjects 
which attracted the attention of the proprietor of the Revista 
Europea^ at that time the most important scientific periodical 
in Spain. In spite of his extreme youth — he was then but 
twenty-two years of age — the editorship of this review was 
entrusted to him, and he successfully fulfiUed its duties for 
three years. 

Nothing as yet made the young editor imagine that he was 
to become a novelist. But in order to add to the interest of 
his publication he began to produce a seríes of literary portraits 
of orators, poets and novelists. This task revived the literary 
inclinations of his early years, and abandoning the control of 
the Revista^ he wrote his first novel. El Señorito Octavio^ a 
work which the author himself regards as of little merit, too 
lyric, and marred by a straining after effect. His friends, 
however, were quick to see the talent displayed, and their 
encouragement stimulated the production of a second novel, 
Marta y María, which is perhaps the best known of all. It 
was the occasion of the author's introduction to the American 



INTRODUCTION 



vii 



public through an article by Mr. W. Dean Howells in Harper's 
Magazine. 

Since then Sr. Valdés has continued to produce new novéis 
at the rate of one each year or every two years. Those which 
have enjoyed the greatest popularity in Spain areZ<3: Hermana 
San Sulpicio and Los Majos de Cádiz, novéis of Andalusian 
life, in spite of the author's not being a native of that province. 

In the summer of 1882 Sr. Valdés met, in the small coast-"" 
town of Candás, Asturias, a young lady of fifteen, Luisa 
Prendes of Gijón (the Sarrio of El Cuarto Poder)^ who in the 
year following became his wife. The newly wedded pair 
established their household in Madrid, but were not destined 
long to enjoy their happiness, for eighteen months after their 
marriage Sra. Valdés expired in the arms of her husband, leav- 
ing him an infant son nine months oíd. This fatal event is the 
most important in the life of our author. From this time on he 
has lived devoted to his son, reading, writing, and retired from 
all political and literary commotion. " 

Such are the biographical data which Sr. Valdés has thought 
fit to give to the public. More personal details he has not 
divulged, such " confessions " appearing to him both absurd 
and a profanation. But there is a key of which those who are 
interested in the life and character of the novelist may avail 
themselves, without violating his reserve. This key he gives 
US himself in a sentence which vindicates the personality of all 
art, **subjective " or "objective," realistic or romantic. "We 
novelists," he says, "write our biography, though disguisedly, 
in the works which we créate." And he adds: In mine is found 
almost all that has affected me in my life, but most particularly 
in Maxíjninay 

The following are, in chronological order, the novéis of 
Valdés, produced between the years 1881-1899; El Señorito 
Octavio, I voL; Marta y María, i voL; El Idilio de un en- 
fermo, I vol.; José, I voL; Aguas fuertes (novelas y cuadros'), 
\ vol ; Riverita, 2 vols. ; Maximina, 2 vols. ; El Cuarto Poder, 



VIH 



INTRODUCTION 



2 vols.; La Hermana San Sulpicio^ 2 vols.; La Espuma^ 2 
vols.; La Fe, i vol. ; El Maestrante, i vol.; El Origen del 
Pensainie7ito, i vol.; Los Majos de Cádiz, i vol.; La Alegría 
del Capitán Ribot, i vol. 

Beside these he has written the foUowing critical works: 
Los Oradores del Ateneo, i vol., 1878; Los Novelistas 
Españoles, i vol., 1878; Nuevo Viaje al Parnaso, i vol., 
1879; Literatura en 188 1, i vol., in collaboration with 
Leopoldo Alas. 

Valdés, if we must classify him, belongs to the ranks of 
realism. In fact, Mr. J. Fitzmaurice Kelly declares that "he 
has a fair claim to rank as the chiei of the modern naturalistic 
school." But we must hasten to modify this definition by 
restriction in one direction, amplification in another. This 
modification is necessary because Valdés has known how to 
maintain his originality amid the strife of schools, the seduc- 
tions of praise, and the onslaught of adverse criticism. Blanco 
García speaks of him as a convert to naturalism, but we feel 
that his literary creed as manifested practically in his novéis, 
theoretically in the prefaces to Marta y María and La Her- 
mana San Sulpicio, is the result of a natural bent of mind 
foreshadowed in his early affection for science, just as we may 
trace much of his fine description and character-drawing to his 
early observation of city, sea and country. To differentiate in 
the novelist what he derives from the general point of view 
which he has adopted from the measure of originality which 
marks his work, is the real difficulty in attempting to charac- 
terize Valdés. 

He chooses his material throughout from contemporary 
Spanish life. His work is based on an exactness of observa- 
tion that shows him to have thoroughly studied the milieiix 
which he describes. His tertulias, aristocratic or plebeian, 
the envies and vanities, the petty intrigues, the fervors of 
religión, feigned or real, the flirtations and grand passions, all 
púlsate with life and truth, no less than the setting of nature 



INTRODUCTION 



ix 



with which his characters are so intimately Interwoven that it 
seems as much a part of them as their words and acts. *' The 
labor of Palacio amounts to cutting from the immeasurable 
canvas of reality heterogeneous portions, of warp coarse or 
fine, smooth or rough, according to the order in which they 
attract his eye, and demand the embroidery of his fancy and 
his pen."* In the choice of these '^«^ections" we can divine 
the predilections of the artist. He is an optimist at heart and 
believes in the possibility of human nobleness, and so prefers 
^ the brighter colors of his palette. Not that his pictures lack 
in shadow: as a faithful novelist he does not hesitate to 
describe scenes of gloom and even horror, when they form 
naturally . part of the story; he does so undeterred by any 
scruple. But though he believes that everything is worthy of 
being painted, he does not insist too much upon unpleasant 
. detall, and often, as in the account of the quarrel between the 
mothers of José and Elisa in the present novel, cuts short a 
description of the ugly and sordid and turns with relief to 
brighter things. Even his baser characters, whose defects are 
brought out with remorseless justice, are not lacking in all 
human virtue and not seldom are explained, if not excused, by 
heredity or the circumstances of their environment. Valdés 
has a wide knowledge of life and though as a true realist he 
abstains from personal comment, we feel that he deeply sym- 
pathizes with human nature. For him tout comprendre^ c^est 
tout pardonner. It is with shafts of gentle irony that he 
transfixes human foibles, an irony softened by the play of ar 
delicate humor which isone of the most potent charms of his 
work. Valdés too, is a poet and knows how, not to idealize, 
but to emphasize the ideal and ^thetic elements that exist 
already in the most ordinary life, to weave from them a veil of 
poetry which softens the too familiar features of prose. 

There has been a steady development in the work of this 
author. Not so much in style, of which he has shown himself 
* Blanco García. 



X 



INTRODUCTION 



a master almost from the outset of his literary career. Not so 
much, either, in ideas, literary or general, though he never 
repeats himself, and each succeeding work brings to light new 
treasures of his mind. Rather should we say that his under- 
standing of life has grown more comprehensive and more calm, 
and that he gives us more and more of his originality and less 
and less of the phase of literature which he still undoubtedly 
represents. In a recent letter to the present editor he says, 
apropos of El Capitán Ribot: ^^Verd V. que me aparto cada 
día tnás del gusto predoininante en la literatura moderna^'' 
There is more synthesis of character, less analysis, and a dis- 
tinct philosophy, indicated in earlier works, begins to stand out 
clearly as the final rounding of his view of life. It is a philos- 
ophy of sublime morality for its own sake and because im- 
morality is fatal, the philosophy of a man who believes in the 
sanity of virtue and the wholesomeness of work, and who 
abhors sin without the hopes and fears inspired by theology. 
For Valdés is not orthodox; more than one of his novéis is 
iconoclastic in this respect; but such is his sympathetic com- 
prehension of attitudes of faith that we feel that his religión is 
deep and puré in spite of its dispensing with creed. 

Blanco García has only words of praise for José. He calis it 
"an idyll of truth, impregnated with the most chaste tenderness." 
"Valdés," he says, "shows himself penetratedby the panoramas 
of the sea and coast, and studies aífectionately the manners 
and customs of a fishing-village, and an every-day story of two 
young people crossed in love, which furnishes the basic theme. 
The struggles of José, the chief character, who lends his ñame 
to the book, with his vixenish mother, with the rigors of fate 
and the fury of the waves, to gain the hand of his adored Elisa, 
and the heroism with which he suífers, and resigns himself, and 
triumphs over adversity, lend to the novel an epic hue, com- 
bined with realistic exactitude and beautified by the aureole 
of religious feeling." No less interesting, though in adifferent 
way, are the cold and calculating señá Isabel, the henpecked 



INTRODUCTION 



xi 



schoolmaster, and above all D. Fernando, the decayed noble- 
man, the incorigruities of whose situation aíford full scope to 
the author's sympathetic humor. Mr. Howells finds room for 
criticism in the final treatment of this character. *'The 
author," he says, "helps himself out with a romantic and 
superfluous bit of self-sacrifice, and spoils the pleasure of the 
judicious in his work by the final behavior of an otherwise 
admirably studied hidalgo." It seems to us, on the contrary, 
that the défioue7nent was indicated: compelled to abandon the 
home of his race, and having accomplished his final mission of 
uniting the much-tried lovers, he dies, without dishonor, leav- 
ing behind him a grateful memory in the hearts of his 
friends. 

It was in critical work that Valdés first essayed his powers, 
prior to entering upon his career as a novelist. This early 
criticism is somewhat destructive in trend, but valuable as 
showing a thorough knowledge of the subjects treated and also 
"a fineness of touch, a delicacy of irony and a correct taste,"* 
which have not abandoned him in his later work. 

The style of Valdés is sure and simple, devoid like the per- 
sonality of the author of all pose. There is no unnecessary 
expansión of descriptions, ñor any useless display of erudition, 
although on occasion he gives evidence of wide reading. La 
Fe particularly shows him versed alike in theology and philos- 
ophy, ñor would it be easy to find a better comprehension of 
mysticism. His composition is eqüally balanced. As a rule, 
each character, each episode is treated within the limits of its 
importance. There is neither liaste ñor a too fond dwelling on 
detail; if there be a defect, it is on the side of s«¿¿gj|¿y: we 
could readily forgive his arresting the course of the story for 
the sake of a few more descriptions such as that at the end of 
Chapter VI. of the present novel. 

Valdés' work has been greatly admired both at home an(a 
abroad: on the whole, perhaps, he has won more consideration 



* Blanco García. 



Xll 



INTRODUCTION 



out of Spain than in it. This is perhaps natural, seeing his 
heterodoxy in matters of religión and the conservatism of his 
countr^-men in this respect. In Spain, as has been stated, his 
two Andalusian novéis have been most popular. In England 
La EspiDna and MaxÍ7nma are best known. In America we 
are most familiar with Marta y María^ MaxÍ7nnia and La 
Her?nana San Sulpicio^ through the translations of Mr. Nathan 
Haskell Dole. In France, Germany, Russia, Sweden, Holland 
and Bohemia translations of different of his works have seen 
the light. This international fame may well be taken as a 
prophecy of the future. The relative youth of the author 
allows US to hope for still greater things from his pen. But 
though his career is not yet closed, and though we lack the 
perspective of time to enable us to form a final judgment, this 
much may already be regarded as certain, that the novelist has 
attained a position in the literature of his country which 
posterity will recognize and honor. 



JOSÉ 



Si algún día venís á la provincia de Asturias/ no os 
vayáis sin echar una ojeada á Rodillero.^ Es el pueblo 
más singular y extraño de ella, ya que no^ el más her- 
moso, Y todavía en punto á belleza considero que se 
las puede haber* con cualquier otro, aunque no sea 5 
ésta la opinión general. La mayoría de las personas, 
cuando hablan de Rodillero, sonríen con lástima, lo 
mismo que cuando se mienta en la conversación á^ un 
cojo ó corcovado ó á otro mortal señalado de modo 
ridículo por la mano de Dios, Es una injusticia. 10 
Confieso que Rodillero no es gentil, pero es sublime, lo 
cual importa mxás. 

Figuraos que camináis por una alta meseta de la 
costa, pintoresca y amena como el resto del país : des- 
parramados por ella vais encontrando blancos caseríos, 15 
medio ocultos entre el follaje de los árboles, y quintas, 
de cuyas huertas cuelgan en piños^ sobre el camino las 
manzanas amarillas sonrosadas : un arroyo cristalino 
serpea por el medio, esparciendo amenidad y frescura ; 
delante tenéis la gran mancha azul del océano ; detrás 20 
las cimas lejanas de algunas montañas que forman 
oscuro y abrupto cordón en torno de la campiña, que es 
dilatada y llana. Cerca ya de la mar, comenzáis á 
descender rápidamente, siguiendo el arroyo, hacia un 
barranco negro y adusto: en el fondo está Rodillero. 25 

I 



2 JOSÉ 

Pero este barranco se halla cortado en forma de hoz, y ' 

' ofrece no pocos tramos y revueltas^ antes de desembo- 
car en el océano. Las casuchas que componen el pue- 
blo están enclavadas por entrambos lados en la misma 
5 peña, pues las altas murallas que lo cierran no dan 
espacio más que^ para el arroyo y una estrecha call^ 
que lo ciñe : calle y arroyo van haciendo eses,^ de suerte 
qu^ algunas veces os encontraréis con la montaña por 
delante, escucharéis los rumores de la mar detrás de 

10 ella y no sabréis por dónde seguir para verla : el mismo 
arroyo os lo irá diciendo. Salváis aquel tramo, pasáis 
por delante de otro montón de casas colocadas las unas 
encima de las otras en forma de escalinata,^ y de nuevo 
dais con^ la peña cerrándoos el paso. Los ruidos del 

15 océano se tornan^ más fuertes, la calle se va ensan- 
chando : aquí tropezáis con una lancha que están care- 
nando, más allá con algunas redes tendidas en el suelo ; v/^ 
percibiréis el olor nauseabundo de los residuos podri-^ 
dos del pescado ; el arroyo corre más sucio y sosegado, 

20 y flotan sobre él algunos botes : por fin, al revolver de 
una peña"^ os halláis frente al mar. El mar penetra, al 
subir, por la oscura garganta engrosando el arroyo. 
La playa que deja descubierta al bajar no es de arena, 
sino de guijo. No hay muelle ni artefacto alguno para 

25 abrigar las embarcaciones : los marineros cuando tor- 
nan de la pesca se ven precisados á subir sus lanchas á 
la rastra^ hasta ponerlas á seguro. 

Rodillero es un pueblo de pescadores. Las casas, 
por lo común, son pequeñas y pobres y no tienen vistas 

30 m.ás que por delante ; por detrás se las quita la peña á 
donde están adosadas.^ Hay algunas menos malas, 
que pertenecen á las pocas personas de lustre^® que 



JOSÉ 



3 i 



habitan en el lugar, enriquecidas la mayor parte en el 
comercio del escabeche; suelen tener detrás un huerto 
labrado sobre la misma montaña, cuyo ingreso está en 
el piso segundo. Hay, además, tres ó cuatro casero- 
nes solariegos, deshabitados, medio derruidos; se co- 5 
noce que los hidalgos que los habitaban han huido hace 
tiempo de la sombría y monótona existencia de aquel 
pueblo singular. Cuando lo hayáis visitado, les daréis 
la razón.^ Vivir en el fondo de aquel barranco oscuro 
donde los ruidos de la mar y del viento zumban como 10 
en un caracol, debe de ser bien triste.^ 

En Rodillero, no obstante, nadie se aburre ; no hay 
tiempo para ello. La lucha ruda, incesante, que aquel 
puñado de seres necesita sostener con el océano para 
poder alimentarse, de tal modo absorbe su atención, 15 
que no se echa menos^ ninguno de los goces que pro- 
porcionan las grandes ciudades. Los hombres salen á 
la mar por la mañana ó á media noche, según la esta- 
ción, y regresan á la tarde: las mujeres se ocupan en 
llevar el pescado á las villas inmediatas, ó en freírlo 20 
para escabeche en las fábricas, en tejer y remendar las 
redes, coser las velas y en los demás quehaceres dómés- 
tico's. ^Adviértese* entré los dos sexos extraordinarias 
diferencias en el carácter y en el ingenio. Los hom- 
bres son comúnmente graves, taciturnos, sufridos, de 25 
escaso entendimiento y noble corazón. En la escuela 
se observa que los niños son despiertos de espíritu y 
tienen la inteligencia lúcida; pero según avanzan en 
años, se va apagando ésta poco á poco, sin poder atri- 
buirlo^ á otra causa que á la vida exclusivamente ma- 30 
terial que observan, apenas^ comienzan á ganarse el 
pan : desde la mar á la taberna, desde la taberna á casa, 



4 



JOSÉ 



desde casa otra vez á la mar, y así un día y otro día, 
hasta que se mueren ó inutilizan.^ Hay, no obstante, 

^ en el fondo de su alma una chispa de espiritualismo 
que no se apaga jamás, porque la mantiene viva la reli- 
5 gión. Los habitantes de Rodillero son profundamente 
religiosos ; el peligro constante en que viven les mueve 
á poner el pensamiento y la esperanza en Dios. El 
pescador todos los días se despide para el mar, que es 
lo desconocido ; todos los días se va á perder en ese in- 

10 finito azul de agua y de aire sin saber si volverá. Y 
algunas veces, en efecto, no vuelve : no se pasan nunca 
muchos años sin que Rodillero pague su tributo de 
carne al océano : en ocasiones el tributo es terrible : en 
el invierno de 1852 perecieron 80 hombres que repre- 

15 sentaban una tercera parte de la población útil. Poco 
á poco esta existencia va labrando su espíritu,^ despe- 
gándoles de los intereses materiales, haciéndoles gene- 
rosos, serenos, y con la familia tiernos: no abundan 
entre los marinos los avaros, los intrigantes y trampo- 

20 sos, como entre los campesinos. 

La mujer es muy distinta: tiene las cualidades de 
que carece su esposo, pero también los defectos. Es 
inteligente, de genio vivo y emprendedor, astuta y 
habilidosa,^ por lo cual lleva casi siempre la dirección 

25 de la familia: en cambio suele ser codiciosa, deslen- 
guada y pendenciera. Esto en cuanto á lo moral.* 
Por lo que toca á lo corporal, no hay más que^ rendirse 
y confesar que no hay en Asturias y por ventura en 
España quien sostenga comparación con ellas. Altas, 

30 esbeltas, de carnes macizas y sonrosadas, cabellos ne- 
gros abundosos, ojos negros también y rasgados,^ que 
miran con severidad como los de las diosas griegas ; la 



JOSÉ 



5 



nariz, recta ó levemente aguileña, unida á la frente por 
una línea delicada, termina con ventanas un poco dila- 
tadas y de movilidad extraordinaria, indicando bien su 
natural impetuoso y apasionado ; la boca fresca, de un 
rojo vivo que contrasta primorosamente con la blan- 5 
cura de los dientes; caminan con majestad, como las 
romanas ; hablan velozmente y con acento musical, que 
las hace reconocer en seguida donde quiera que van; 
sonríen poco, y eso con cierto desdén olímpico. No 
creo que en ningún otro rincón de España se pueda 10 
presentar un ramillete de mujeres tan exquisito. 

En este rincón, como en todos los demás de la tierra, 
se representan comedias y dramas, no tan complicados 
como en las ciudades, porque son más simples las cos- 
tumbres, pero quizá no menos interesantes. Uno de 15 
ellos se me ofrece que contar : es la historia sencilla de 
un pobre marinero. Escuchadla los que amáis^ la hu- 
milde verdad, que á vosotros la dedico. 

I 

Eran las dos de la tarde. El sol resplandecía vivo, 
centelleante, sobre el mar. La brisa apenas tenía 20 
fuerza para hinchar las velas de las lanchas pescadoras 
que surcaban el océano á la ventura.^ Los picos salien- 
tes de la costa y las montañas de tierra adentro^ se 
veían á lo lejos envueltas en un finísimo cendal azu- 
lado. Los pueblecillos costaneros brillaban como pun- 25 
tos blancos en el fondo de las ensenadas. Reinaba 
silencio, el silencio solemne, infinito, de la mar en 
calma. La mayor parte de los pescadores dormían ó 
dormitaban en varias y caprichosas actitudes ; quiénes 



6 



JOSÉ 



de bruces sobre el carel/ quiénes respaldados, quié- 
nes- tendidos boca arriba sobre los paneles ó tablas del 
fondo. Todos conservaban en la mano derecha los 
hilos de los aparejos, que cortaban el agua por detrás 
5 de la lancha en líneas paralelas : la costumbre les hacía 
no soltarlos^ ni en el sueño más profundo. Marcha- 
ban treinta ó cuarenta embarcaciones á la vista unas de 
otras, formando á modo de escuadrilla,^ y resbalaban 
tan despacio por la tersa y luciente superficie del agua, 

10 que á ratos parecían inmóviles. La lona tocaba á me- 
nudo en los palos, produciendo un ruido sordo que con- 
vidaba al sueño. El calor era sofocante y pegajoso, 
como pocas veces acontece en el ma^. 

El patrón de una de las lanchas abandonó la caña del 

15 timón por un instante, sacó el pañuelo y se limpió el 
sudor de la frente ; después volvió á empuñar la caña, 
y paseó una mirada escrutadora por el horizonte, fiján- 
dose^ en una lancha que se había alejado bastante; 
presto volvió á su actitud descuidada, contemplando 

20 con ojos distraídos á sus dormidos compañeros. Era 
joven, rubio, de ojos azules; las facciones, aunque la- 
bradas y requemadas por la intemperie, no dejaban de 
ser^ graciosas ; la barba, cerrada y abundante ; el traje, 
semejante al de todos los marineros, calzones y cha- 

25 queta de algodón azul y boina blanca: algo más fino, 
no obstante, y mejor arreglado. 

Uno de los marineros levantó al cabo la frente del 
carel, y restregándose los ojos, articuló oscuramente y 
con mal humor: 

30 — ¡El diablo me lleve si no vamos á estar encalma- 
dos todo el día ! 

— No lo creas — repuso el patrón escrutando de 



JOSÉ 



7 



nuevo el horizonte, — antes de una hora ventará fresco 
del Oeste ; el semblante viene de allá :^ Tomás ya amu- 
ró^ para ir al encuentro. 

— ¿Dónde está Tomás? — preguntó el marinero, 
mirando al mar con la mano puesta sobre los ojos á 5 
guisa de pantalla. 

— Ya no se le ve. 

— ¿Pescó algo? 

— No me parece . . . ; pero pescará ... y todos pesca- 
remos. Hoy no nos vamos sin bonito^ á casa. 10 

— Allá veremos* — gruñó el marinero echándose 
nuevamente de bruces para dormir. 

El patrón tornó á ser^ el único hombre despierto en 
la embarcación. Cansado de mirar el semblante, el 
mar y las lanchas, puso los ojos en un marinero viejo 15 
que dormía boca arriba debajo de los bancos, con tal 
expresión de ferocidad en el rostro, que daba miedo. 
Mas el patrón, en vez de mostrarlo, sonrió con 
placer. 

— Oye, Bernardo — dijo tocando en el hombro al 20 
marinero con quien acababa de hablar ; — mira qué 
cara tan fea pone el Corsario para dormir.^ 

El marinero levantó otra vez la cabeza y sonrió tam- 
bién con expresión de burla. 

— Aguarda un poco, José, vamos á darle un chas- 25 
co . . . Dame acá esa piedra . . . 

El patrón, comprendiendo en seguida, tomó un gran 
pedrusco que servía de lastre en la popa y se lo llevó en 
silencio á su compañero. Éste fué sacando del agua 
con mucha pausa y cuidado el aparejo del Corsario, y 30 
cuando hubo topado con el anzuelo, le amarró con 
fuerza el pedrusco y lo dejó caer muy delicadamente 



8 



JOSÉ 



en el agua : y con toda presteza se echó de nuevo sobre 
el carel en actitud de dormir. 

— ¡ Ay, María !^ — gritó despavorido el marinero al 
sentir la fuerte sacudida del aparejo : la prisa de levan- 

5 tarse le hizo dar un testerazo^ contra el banco ; pero no 
se quejó. 

Los compañeros todos despertaron y se inclinaron de 
la banda de babor, por donde el Corsario comenzaba á 
tirar ufano^ de su aparejo. Bernardo también levantó 
10 la cabeza, exclamando con mal humor : 

— i Ya pescó el Corsario ! ¡ Se necesita que no haya 
un pez en la mar para que este recondenado no lo 
aferré !^ 

Al decir esto guiñó el ojo á un marinero, que á su 
15 vez dió un codazo á otro, y éste á otro; de suerte que 
en un instante casi todos se pusieron al tanto de^ la 
broma. 

— ¿Es grande. Corsario? — dijo otra vez Bernardo. 

— ¿ Grande ? . . . Ven aquí á tener ; verás cómo tira. 
20 El marinero tomó la cuerda que el otro le tendía, y 

haciendo grandes muecas de asombro frente sus 
compañeros, exclamó en tono solemne: 

— ¡Así Dios me mate,^ si no pesa treinta libras! 
Será el mejor animal de la costera.® 

25 Mientras tanto'^ el Corsario, trémulo, sonriente, re- 
bosando de orgullo, tiraba vigorosamente, pero con 
delicadeza, del aparejo, cuidando de arriar de vez en 
cuando^^ para que no se le escapara la presa. Los 
rostros de los pescadores se inclinaban sobre el agua, 

30 conteniendo á duras penas la risa. 

— ¿ Pero qué imán ó qué mil diablos traerá consigo^^ 
este ladrón, que hasta dormido aferra los peces ? — se- 



JOSÉ 



9 



guía exclamando Bernardo con muecas cada vez más^ 
grotescas. 

El Corsario notó que el bonito, contra su costumbre, 
tiraba siempre en dirección al fondo; pero no hizo 
caso,^ y siguió^ trayendo el aparejo, hasta que Se vió 5 
claramente la piedra al través del agua. 

i Allí fué Troya!* Los pescadores soltaron todos á 
la vez el hilo de la risa,^ que^ harto lo necesitaban, pro- 
rrumpieron en gritos de alegría, se apretaban los i jares 
con los puños y se retorcían sobre los bancos sin poder 10 
sosegar el flujo de las carcajadas. 

— ¡ Adentro con él, Corsario, que ya está cerca ! 

— No es bonito, pero es un pez muy estimado por lo 
tierno y sabroso. 

— Sobre todo con aceite y vinagre y un si es no es"^ 1 5 
de pimentón. 

— Apostad á que no pesa treinta libras como yo 
decía. 

El Corsario, mohíno, fruncido y de malísimo talante, 
metió á bordo el pedrusco, lo desamarró y soltó de 20 
nuevo el aparejo al agua: después echó una terrible 
mirada á sus compañeros y murmuró: 

— ¡ Cochinos, si os hubierais visto en los apuros que 
yo,^ no tendríais gana de bromas ! 

Y se tendió de nuevo, gruñendo feos juramentos. 25 
La risa de los compañeros no se calmó por eso; pro- 
siguió viva un buen rato, reanimada, cuando estaba á 
punto de fenecer, por algún chistoso comentario. Al 
fin se calmó, no obstante, ó más bien, se fué trasfor- 
mando en alegre plática, y ésta á la postre en letargo y 30 
sueño. 

Empezaba á refrescar la brisa: al ruido de la 



lO 



JOSÉ 



lona en los palos sucedió el susurro del agua en la 
quilla. 

El patrón, con la cabeza levantada, sin perder de 
vista las lanchas, aspiraba con delicia este viento pre- 
5 cursor del pescado: echó una mirada á los aparejos 
para cerciorarse de que no iban enredados, orzó un 
poco para ganar el viento, atesó cuanto pudo la escota 
y se dejó ir. La embarcación respondió á estas ma- 
niobras ladeándose para tomar vuelo. Los ojos de 
10 lince del timonel observaron que una lancha acababa de 
aferrar. 

— Ya estamos sobre el bonito — dijo en voz alta; 
pero nadie despertó. 

Al cabo de un momento, el marinero más próximo á 
15 la proa gritó reciamente: 

— ¡ Ay, María ! 

El patrón largó la escota para suspender la marcha. 
El marinero se detuvo antes de tirar, asaltado por el 
recuerdo de la broma anterior, y echando una mirada 
20 recelosa á sus compañeros, preguntó : 

— ¿Es una piedra también ? 

— ¡ Tira, animal ! — gritó José temiendo que el pes- 
cado se fuese. 

El bonito había arrastrado ya casi todo el aparejo. 

25 El marinero comenzó á tirar con fuerza. A las pocas 
brazas de hilo que metió dentro,^ lo arrió de nuevo, 
porque el pez lo mantenía harto vibrante, y no era difí- 
cil que lo quebrase ; volvió á tirar y volvió á arriar ; y 
de esta suerte, tirando y arriando, consiguió pronto 

30 que se distinguiese allá en el fondo un bulto oscuro que 
se revolvía furioso despidiendo destellos de plata: y 
cuanto más se le acercaba al haz del agua, mayores 



JOSÉ 



II 



eran y más rabiosos sus esfuerzos por dar la vuelta^ y 
escapar; y unas veces, cuando el pescador arriaba el 
cabo, parecía conseguirlo, remedando en cierto modo 
al hombre que, huyendo, se juzga libre de su fatal des- 
tino; y otras, rendido y exánime, se dejaba arrastrar 5 
dócilmente hacia la muerte. Al sacarlo de su nativo 
elemento y meterlo á bordo, con sus saltos y cabriolas 
salpicó de agua á toda la tripulación. Después, cuan- 
do le arrancaron el anzuelo de la boca, quedó inmóvil 
un instante, como si hiciese la mortecina;^ mas de 10 
pronto^ comenzó á sacudirse debajo de los bancos con 
tanto estrépito y furor, que en poco estuvo no saltase 
otra vez al agua.* Pero ya nadie hacía caso de él; 
otros dos bonitos se habían aferrado casi al mismo 
tiempo, y los pescadores se ocupaban en meterlos 15 
dentro. 

La pesca fué abundante. En obra de^ tres ó cuatro 
horas, entraron á bordo ciento y dos bonitos. 

— ¿Cuántos? — preguntaron desde una lancha que 
pasaba cerca. 20 

— Ciento dos. ¿ Y vosotros ? 

— Sesenta. 

— ¡ No os lo dije yo ! — exclamó Bernardo dirigién- 
dose á sus compañeros. — Ya veréis como no llega á 
ochenta la que más lleve á casa. Cuando un hombre 25 
se quiere casar, aguza las uñas que asombra^ . . . 

Todos los rostros se entornaron sonrientes hacia el 
patrón, en cuyos labios también se dibujó una sonrisa, 
que hizo más bondadosa aún la expresión de su rostro. 

— ¿ Cuándo te casas, José ? — preguntó uno de los 30 
marineros. 

— Tomás y Manuel ya amuraron para tierra — dijo - 



JOSÉ 



él sin contestar. — Suelta esa driza, Ramón ; vamos á 
cambiar.^ 

Después que se hubo efectuado la maniobra, dijo 
Bernardo : 

5 — ¿ Preguntabais cuándo se casa José ? . . , Pues 
bien claro está . . . En cuanto^ se bote al agua la 
lancha. 

— ¿Cuándo le dan brea? 

— Muy pronto: el calafate me dijo que antes de 
10 quince días quedaría^ lista — repuso Bernardo. 

— Habrá tocino y jamón aquel día; ¿eh, José? 

— Y vino de Rueda superior — dijo otro. 

— Y cigarros de la Habana — apuntó un tercero. 

— Yo se lo perdonaba^ todo — dijo Bernardo — con 
15 tal que el día de la boda nos llevase á ver la comedia á 

Sarrió. 

— Es imposible ; ¿ no reparas que aquella noche José 
no puede acostarse tarde? 

— - Bien ; pues entonces que nos dé los cuartos^ para 
20 ir, y que él se quede en casa. 

El patrón lo escuchaba todo sin decir palabra, con la 
misma sonrisa benévola en los labios. 

— ¡ Qué mejor comedia — exclamó uno — que ca- 
sarse con la hija de la maestra !^ 

25 — ¡ Bah, bah ! ten cuidado con lo que hablas — dijo 
José entre risueño y enfadado."^ 

Los compañeros celebraron la grosería como el 
chiste más delicado, y siguió la broma y cantaleta, 
mientras el viento, que comenzaba á sosegarse, los em- 

30 pujaba suavemente hacia tierra. 



JOSÉ 



13 



II 

Comenzaba el crepúsculo cuando las barcas entra- 
ron en la ensenada de Rodillero. Una muchedumbre 
formada casi toda de mujeres y niños, aguardaba en la . 
ribera, gritando, ^ndo, disputando; los viejos se man- 
tenían algo más lejos sentados tranquilamente sobre el 5 
carel de alguna lancha que dormía sobre el guijo espe- 
rando la carena, mientras la gente principal ó de media 
levita^ contemplaba la entrada de los barcos desde los 
bancos de piedra que tenían delante las casas más veci- 
nas á la playa. Antes de llegar, con mucho,^ ya sabía 10 
la gente de la ribera, por la experiencia de toda la vida, 
que traían bonito. Y como sucedía siempre en tales 
casos, esta noticia se reflejaba en los semblantes en 
forma de sonrisa. Las mujeres preparaban los cestos 
á recibir la pesca, y se remangaban los brazos con 15 
cierta satisfacción voluptuosa ; los chicos escalaban los 
peñascos más próximos á fin de averiguar pronta- 
mente lo que guardaba el fondo de las lanchas. Éstas 
se acercaban lentamente : los pescadores, graves, silen- 
ciosos, dejaban caer perezosamente los remos sobre el 20 
agua. 

' Una tras otra fueron embarrancando^ en el guijo de 
la ribera; los marineros se salían* de ellas dando un 
gran salto para no mojarse; algunos se quedaban á 
bordo para descargar el pescado, que iban arrojando 25 
pieza tras pieza^ á la playa. Recogíanlas las mujeres, 
y con increíble presteza las despojaban de la cabeza y 
la tripa, las amontonaban después en los cestos, y 



14 JOSÉ 

remangándose las enaguas, se entraban algunos pasos 
por el agua á lavarlas. En poco tiempo, una buena 
parte de ésta, y el suelo de la ribera, quedaron teñidos 
de sangre. 

5 En cuanto saltaron á tierra, los patrones formaron 
un grupo y señalaron el precio del pescado. Los due- 
ños de las bodegas de escabeche y las mujerucas^ que 
comerciaban con lo fresco^ esperaban recelosas á cierta 
distancia el resultado de la plática. 
10 Una mujer vestida con más decencia que las otras, 
vieja, de rostro enjuto, nariz afilada y ojos negros y 
hundidos, se acercó á José cuando éste se apartó del 
grupo, y le preguntó con ansiedad : 

— ¿K cómo ? 

15 — A real y medio. 

— ¡ A real y medio ! — exclamó con acento colérico. 
— ¿Y cuándo pensáis bajarlo?^ ¿Pensáis que lo va- 
mos á pagar lo mismo cuando haya mucho que cuando 
haya poco? 

20 — A mí no me cuente nada,^ señá^ Isabel — repuso 
avergonzado José. — Yo no he dicho esta boca es mía.^ 
Allá ellos lo arreglaron.*^ 

— Pero tú has debido advertirles^ — replicó la vieja 
con el mismo tono irritado — que no es justo ; que nos 

25 estamos arruinando miserablemente; y en fin, que no 
podemos seguir así . . . 

— Vamos, no se enfade, señora ... yo haré lo que 
pueda por que mañana se baje. Además, ya sabe . . . 

-¿Qué? 

• 30 — Que los dos quiñones de la lancha y el mío los 
puede pagar como quiera. 

— No te lo he dicho por eso — manifestó la señá 



JOSÉ IS 

7>. 

Isabel endulzándose repentinamente ; — pero tú bien 
te haces cargo^ de que perdemos el dinero ; que 
el maragato siguiendo así nos devolverá los ba- 
rriles^ . . . Mira, allí tienes á Elisa pesando ; ve allá, 
que más gana tendrás de dar la lengua^ con ella que 5 
conmigo. 

José sonrió, y diciendo adiós, se alejó unos cuantos 
pasos. 

— Oyes, José — le gritó la señá Isabel enviándole 
una sonrisa zalamera. — ¿ Conque al fin, á cómo me 10 
dejas eso? 

— Á como V. quiera : ya se lo he dicho. 

— No, no ; tú lo has de decidir. 

— ¿Le parece mucho á diez cuartos — preguntó 
tímidamente. 15 

— Bastante — respondió la vieja sin dejar la sonrisa 
aduladora. — Vamos, para no andar en más cuestio- 
nes,^ será á real, ¿te parece? 

José se encogió de hombros^ en señal de resignarse, 
y encaminó los pasos hacia una de las varias bodegas 20 
que, con el pomposo nombre de fábricas, rodeaban la 
playa. Á la puerta estaba una hermosa joven, alta, 
fresca, sonrosada, como la mayor parte de sus conveci- 
nas, aunque de facciones más finas y concertadas que 
el común de ellas. Vestía asimismo de modo seme- 25 
jante, pero con más aliño y cuidado ; el pañuelo, atado 
á la espalda, no era de percal,"^ sino de lana ; los zapatos 
de becerro fino, las medias blancas y pulidas ; tenía los 
brazos desnudos, y, cierto, eran de lo más primoroso y 
acabado en su orden. Estaba embebecida^ y atenta á 30 
la operación de pesar el bonito que en su presencia eje- 
cutaban tres ó cuatro mujeres ayudadas de un mari- 



i6 



JOSÉ 



ñero: á veces ella misma tomaba parte sosteniendo el 
pescado entre las manos. 

Cuando sintió los pasos de José, levantó la cabeza, 
y sus grandes ojos rasgados y negros sonrieron con 
5 dulzura. 

— Hola José ; ¿ ya has despachado ? 

— Nos falta^ arrastrar los barcos. ¿Trajeron todo 
el pescado? 

— Sí, aquí está ya. Dime — continuó, acercándose 
10 á José, — ¿á cómo lo habéis puesto? 

— A real y medio ; pero á tu madre se lo he puesto 
á real. 

El rostro de Elisa se enrojeció súbitamente. 

— ¿Te lo ha pedido ella ? 
15 — No. 

— Sí, sí ; no me lo niegues ; la conozco bien ... 

— Vaya, no te pongas seria^ ... Se lo he ofrecido 
yo á ese precio, porque comprendo que no puede ganar 
de otro modo ... 

20 — Sí gana, José, sí gana — dijo con acento triste la 
joven. — Lo que hay es que quiere ganar más ... El 
dinero es todo para ella. 

— Bah, no me arruinaré por eso. 

— ¡ Pobre José ! — exclamó ella después de una 
25 pausa, poniéndole cariñosamente una mano sobre el 

hombro ; — ¡ qué bueno eres ! . . . Por fortuna, pronto 
se concluirán estas miserias que me avergüenzan, 
¿ Cuando piensas botar la lancha ? 

— Veremos si puede ser el día de San Juan.* 

30 — Entonces, ¿ por qué no hablas ya con mi madre ? 
El plazo que ha señalado ha sido ése: bueno fuera 
írselo recordando. 



JOSÉ 



— ¿Te parece que debo hacerlo ? 

— Claro está ;^ el tiempo se pasa, y ella no se da por 
entendida.^ 

— Pues la hablaré en seguida ; así que^ arrastremos 

la lancha . . .si es que me atrevo — añadió un poco 5 
confuso. 

El que no se atreve, José, no pasa la mar* — con- 
testó la joven sonriendo. 

— ¿ Hablaré á tu padrastro también ? 

— Lo mismo da f de todos modos, ha de ser lo que 10 
ella quiera. 

— Hasta luego,^ entonces. 

— Hasta luego; procura abreviar, para que no nos 
cojas cenando. 

José se encaminó de nuevo á la ribera, donde ya los 15 
marineros comenzaban á poner la lancha en seco, con 
no poca pena y esfuerzo. El crepúsculo terminaba, y 
daba comienzo la noche. Las mujeres y los chicos 
ayudaban á sus maridos y padres en aquella fatigosa 
tarea de todos los días. Oíanse los gritos sostenidos 20 
de los que empujaban, para hacer simultáneo el esfuer7 
zo; y entre las sombras, qué comenzaban á espesarse, 
veíanse sus siluetas formando apretado grupo en torno 
de las embarcaciones: éstas subían con marcha ínter- / 
rumpida por la playa arriba^ haciendo crugir el guijo.725 
Cuando las alejaron bastante del agua para tenerlas á 
salvo, fueron recogiendo los enseres de la pesca que 
habían dejado esparcidos por la ribera, y echando una 
última mirada al mar, inmóvil y oscuro, dejaron aquel 
sitio y se entraron poco á poco en el lugar. 30 

José también enderezó los pasos hacia él cuando 
hubo dado las órdenes necesarias para el día siguiente. 



i8 



JOSÉ 



Siguió rápidamente la única calle, bastante clara á la 
sazón^ por el gran número de tabernas que estaban 
abiertas : de todas salía formidable rumor de voces y 
juramentos. Y sin hacer caso de los amigos que le 
5 llamaban á gritos invitándole á beber, llegó hasta muy 
cerca de la salida del pueblo y entró en una tienda 
cuya claridad rompía alegremente la oscuridad de la 
calle. En aquella tendezuela^ angosta y baja de techo 
como la cámara de un barco, se vendía de todo ; baca- 

10 lao,^ sombreros, cerillas, tocino, catecismos y coplas. 
Ocupaban lugar preferente, no obstante, los instru- 
mentos de pesca y demás enseres marítimos; tres ó 
cuatro rollos grandes de cable yacían en el suelo sir- 
viendo de taburetes ; sartas de anzuelos colgaban de un 

15 remo atravesado de una pared á otra; y algunos botes^ 
de alquitrán á medio consumir,''^ esparcían por la estan- 
cia un olor penetrante que mareaba á quien no estu- 
viese avezado á sufrirlo. Pero la nariz de los tertulia- 
nos asiduos de la tienda no se daba por ofendida;^ 

20 quizá no advertía siquiera la presencia de tales pebe- 
teros. 

Sentada detrás de la tabla de pino que servía de mos- 
trador, estaba la señá Isabel. Su esposo, D. Claudio, 
maestro de primeras letras'^ (y últimas también, por- 

25 que no había otras) de Rodillero, se mantenía en pie 
á un lado cortando gravemente en pedazos una barra 
de jabón: la luenga levita que usaba, adornada á la 
sazón por un par de manguitos de percalina^ sujetos* 
con cintas al brazo, y la rara erudición y florido len- 

30 guaje de que á menudo hacía gala,^^ no eran parte^^ á 
desviarle de esta ocupación grosera; diez años hacía 
que estaba casado con la viuda del difunto Vega, ten- 



JOSÉ 



19 



dero y fabricante de escabeche, y en todo este tiempo 
había sabido compartir noblemente, y sin daño, las 
altas tareas del magisterio con las menos gloriosas del 
comercio, prestando Tgual atención, como él solía decir, 
á Minerva y á Mercurio. Tenía cincuenta años, poco 5 
más ó menos,^ el color tirando á amarillo, la nariz 
abierta, el cabello escaso, los ojos salidos, con expre- 
sión inmutable de susto ó sorpresa, cual si* estuviese 
continuamente en presencia de alguna escena trágica 
visible sólo para él. Era de condición apacible y he\ 10 
nigna, ménos en la escuela, donde atormentaba á los 
chicos sin piedad, no por inclinación de su tempera- 'i 
mentó, sino por virtud de doctrinas arraigadas en el j 
ánimo profundamente. Las disciplinas, la palmeta, 
los estirones de orejas y los coscorrones formaban para 15 
D. Claudio parte integral del sistema de la ciencia, lo 
rnismo que las letras y los números; todo ello estaba 
comprendido bajo el nombre genérico de castigo, 
D. Claudio pronunciaba siempre esta palabra con vene- 
ración; elevándose de golpe á las cimas de la meta- 20 
física, pensaba que el castigo no era un mal, sino uno 
de los dones más deleitables y sabrosos^ que el hombre 
debía á la providencia de Dios. En este supuesto, el 
que castigaba debía ser considerado como ángel tute- 
lar, á semejanza del que restaña una herida. Procu- 25 
raba rodear los castigos de aparato, á fin de obtener 
corrección y ejemplaridad ; nunca los infligía con ím- 
petu y apresuradamente; primero se enteraba bien de 
la falta cometida, y después de pesarla en la balanza 
de la justicia, sentenciaba al reo y apuntaba la condena 30 
en un papel ; el penado iba á juntarse en un rincón de 
la escuela con otros galeotes, y allí esperaba con saUi- 



20 



JOSÉ 



dables espasmos de terror la hora fatal. Al terminarse 
las lecciones, recorría D. Claudio el boletín de castigos, 
y en vista de él, comenzaba, por orden de antigüedad, 
á ejecutar los suplicios en presencia de toda la escuela. 

5 Una vez que daba remate^ á esta tarea, solía aplicar 
algunas palmaditas paternales en los rostros llorosos 
de los chicos vapuleados, diciéndoles cariñosamente : 

— Vaya, hijos míos, á casa ahora, á casa; algún día 
me agradeceréis estos azotes que os he dado. 

10 En el lugar era bien quisto y se le recibía en todas 
partes con la benevolencia no exenta de desdén con que 
se mira siempre en este mundo á los seres inofensivos. 
Los vecinos todos sabían que D. Claudio vivía en casa 
aherrojado, que su mujer « le tenía en un puño^ : » no 

15 sólo porque su condición humilde y apocada se pres- 
tase^ á ello, sino también porque en la sociedad con- 
yugal él era el pobre y su mujer la rica. La riqueza 
de la señá Isabel, no obstante, era sólo temporal, por- 
que procedía del difunto Vega ; toda* debía recaer á su 

20 tiempo en Elisa ; mas como ella la manejaba y la había 
de manejar aún por mucho tiempo, pues Elisa sólo 
contaba doce años á la muerte de su padre, D. Claudio 
pensó hacer una buena boda casándose con la viuda: 
tal era por lo menos la opinión unánime del pueblo. 

25 Por eso no se compadecían como debieran sus sinsabo- 
res domésticos; antes solían decir las comadres del 
lugar en tono sarcástico: — ¿No quería mujer rica? . o 
Pues ya la tiene. 



JOSÉ 



21 



III 

— Buena marea^ hoy ¿ eh José ? 

— A última hora.^ Bien pensé no traer veinte libras 
á casa. 

— ¿Cuántas pesó el pescado? 

— No lo sé . . . allá la señá Isabel.^ 5 
Ésta, que debía de saberlo perfectamente, levantó, 

sin embargo, la vista hacia Elisa, y preguntó : 

— ¿Cuántas, Elisa? 

— Mil ciento cuarenta. 

— Pues estando á real y medio, tú debes de levantar lo 
hoy muy cerca de veinte duros — dijo el primer inter- 
locutor, que era el juez de paz de Rodillero en persona. 

Elisa, al oír estas palabras, se encendió de rubor otra 
vez. José bajó la cabeza algo confuso y dijo entre 
dientes:* 15 

— No tanto, no tanto. 

La señá Isabel siguió impasible cosiendo. 

— ¿ Cómo no tanto ? — saltó^ D. Claudio recalcando^ 
fuertemente las sílabas, según tenía por costumbre. 

— Me parece que aun se ha quedado corto el señor 20 
juez. Nada más fácil que justipreciar exactamente lo 
que te corresponde; es una operación sencillísima de 
aritmética elemental. Espera un poco — añadió diri- 
giéndose á un estante y sacando papel y pluma de ave. 

La señá Isabel le clavó una mirada fría y aguda que 25 
le hubiera anonadado á no encontrarse^ en aquel ins- 
tante de espaldas.® Sacó del bolsillo un tintero de asta 
y lo destornilló con trabajo. 

— Vamos á ver. Problema. Mil ciento cuarenta 



22 



JOSÉ 



libras de bonito á real y medio la libra, ¿ cuántos reales 
serán? Debemos multiplicar mil ciento cuarenta por 
uno y medio. Es la multiplicación de un entero por 
un mixto. Necesitamos reducir el mixto á quebra- 
5 do . . . uno por dos es dos. Tenemos dos medios más 
un medio. Tienen el denominador común: sumemos 
los numeradores. Dos y uno tres ; tres medios. Mul- 
tipliquemos ahora el entero por el quebrado: tres por 
cero es cero ; tres por cuatro doce, llevo uno . . . 
10 — ¿Quieres dejarnos en paz, querido? — interrum- 
pió la señá Isabel, conteniendo á duras penas la cólera. 
— Estamos cansados de que lleves y traigas tantos 
quebrados y tantos mixtos para nada. 

— Mujer... ¿quieres que yo cuente por los de- 
15 dos? ... La ciencia . . . 

— ¡ Bah, bah, bah ! . . . aquí no estás en la escuela : 
hazme el favor de callar, 

D. Claudio hizo una mueca de resignación, volvió á 
atornillar el tintero, lo sepultó en el fondo de la levita 

20 y se puso de nuevo á partir jabón. 

Después de una pausa, el juez municipal mitigó el 
desaire de D. Claudio haciendo una apología acabada 
de la aritmética; para él no había más ciencias que 
las exactas. Pero D. Claudio, aunque agradecido al 

2$ socorro, se mostró contrario á las afirmaciones de la 
autoridad, y se entabló disputa acerca del orden y dig- 
nidad de las ciencias. 

El juez municipal de Rodillero era un capitán de 
Infantería, retirado hacía ya bastantes años: vivía ó 

30 vegetaba en su pueblo natal con los escasos emolumen- 
tos que el Gobierno le pagaba tarde y de mal modo: 
una hermana, más vieja que él, cuidaba de su casa y 



JOSÉ 



hacienda: era hombre taciturno, caviloso y en grado 
sumo susceptible; gozaba fama de pundonoroso y jus- 
tificado:^ se le achacaban como defectos la sobrada 
rigidez de carácter y el apego invencible á las propias 
opiniones. 5 

Á su lado estaba un caballero anciano, 4e nobles y 
correctas facciones, con grandes bigotes blancos y pe- 
rilla prolongada hasta el medio del pecho; el cabello 
largo también y desgreñado, los ojos negros y ardien- 
tes, la mirada altiva y la sonrisa desdeñosa : su figura 10 
exigua y torcida no era digno pedestal para aquella 
hermosa cabeza; además, la levita sucia y raída que 
gastaba, los pantalones de paño burdo y los zapatos 
claveteados de labrador, contribuían mucho á menos- ^ 
cabar su prestigio. Llamábase D. Fernando de Meira, 15 
y pertenecía á una antigua y noble familia de Rodi- 
llero, totalmente arruinada hacía ya muchos años. Los 
hijos de esta familia se habían desparramado por el 
mundo en busca del necesario sustento: el único que 
perm.anecía pegado al viejo caserón solariego como 20 
una ostra era D. Fernando, al cual su carrera de abo- 
gado no le había servido jamás para ganarse la vida, 
ó por falta de aptitudes para ejercerla, ó por el pro- 
fundo desprecio que al noble vástago de la casa de 
Meira le inspiraba toda ocupación que no fuese la caza 25 
ó la pesca. Vivía en una de las habitaciones menos 
derruidas de su casa, la cual se estaba viniendo abajo 
por diferentes sitios no hacía ya poco tiempo : servíanle 
de compañeros en ella los ratones que escaramuzaban 
y batallaban libremente por todo su ámbito, las tímidas 30 
lagartijas que anidaban en las grietas de las paredes, y 
una muchedumbre de murciélagos que volteaba por 



24 



JOSÉ 



las noches con medroso rumor. Nadie" le conocía^ renta 
ó propiedad de donde se sustentase, y pasaba como 
artículo de fe en el pueblo que el anciano caballero veía 
el hambre de cerca en bastantes ocasiones. 
5 .Cuando más joven, salía de caza y acostumbraba á 
traer provisión abundante, pues era el más diestro ca- 
zador de la comarca; al faltarle las fuerzas, consa- 
gróse enteramente á la pesca; los días en que la mar 
estaba bella salía el Sr. de Meira en su bote al calamar, 

10 al chicharro, á la robaliza ó á los muiles,^ según la esta- 
ción y las circunstancias del agua: en este arte dio 
señales de ser tan avisado como en la caza ; del pescado 
que le sobraba solía regalar á los particulares de Ro- 
dillero, porque D. Fernando se hubiera dejado morir 

15 de hambre antes que vender un solo pez cogido por su 
mano; pero estos regalos engendraban en justa corres- 
pondencia otros, y merced á ellos, el caballero podía 
atender á las más apremiantes necesidades de su coci- 
na, la leña, el aceite, los huevos, etc., y aún autorizarse 

20 en ocasiones algún exceso: él mismo se aderezaba los 
manjares que comía y no con poca inteligencia, al decir 
de las gentes; se hablaba con mucho encomio de una 
caldereta^ singular que el Sr. de Meira guisaba como 
ningún cocinero. Pero llegó un día en que el pueblo 

25 supo con sorpresa que el caballero había vendido su 
bote á un comerciante de Sarrió : la razón todos la adi- 
vinaron, por más que^ él la ocultó diciendo que lo había 
enajenado para comprar otro mejor. Desde entonces, 
en vez de salir al mar, pescaba desde la orilla con la 

30 caña, ó lo que es igual, en vez de ir al encuentro de los 
peces los espéraba pacientemente sentado sobre alguna 
peña solitaria. Cuando no venían, observaban los ve- 



T O S Z 



cines Gue no s¿l:a humo per la crvimenea ce la casa ce 
Meira.' 

— ;Maíre. r.j arrecia- !a cuenta á Jcsé-...es ya 

•hora de cenar — 1:;: Zlisa a la seña Isairl, 



mente, .a : r:: cansa a - 
se arr: ' - ; t- a su 

oír. : n asifr 



sobre mteresrs n n : n a n n n. n ^ 

Se habí: :e nn :::T:n^ ie ^ rnnnna. :ne aaaiaaa 
de adquirir en a:n-'ia ::n:araa alcanas nrrr:i-. 

— -Zs muy ríe: ese señ:r crníe' — :r^o-nn: «a- 
mariner : 

D. Fr:a:La n ex:enn: lan:a:*' c - *^--- — -,- ::fío: 



fanegas ce 



26 



JOSÉ 



padre le habrá quedado poco: el mayorazgo de los 
Vélaseos nunca fué muy grande, y lo ha mermado 
mucho mi tío. 

— Las doscientas fanegas que ha comprado en Rio- 
5 fontán — dijo el juez — son lo mejor del concejo:^ en 

veintidós mil duros han sido baratas. 

— D. Anacleto estaba necesitado de fondos; su hijo 
le ha gastado un capital en Madrid, según dicen — 
apuntó D. Claudio. 

10 — También á él le salieron baratas^ cuando las com- 
pró hace años — manifestó uno de los marineros. 

— ¿ Á quién se las compró — preguntó otro. 

D. Fernando extendió de nuevo la mano con igual 
majestad, diciendo: 
15 — A mi primo el marqués de las Quintanas . . . Pero 
éste no tenía necesidad de dinero : las vendió para tras- 
ladar sus rentas á Andalucía.^ 

— ¿También ese señor es su primo? — dijo Ber- 
nardo levantando la cabeza y haciendo una mueca có- 

20 mica que hizo sonreír á los presentes. 

D. Fernando le dirigió una mirada iracunda. 

— Sí señor, es mi primo ... ¿y qué hay con eso?*. . . 

— Nada, nada — manifestó Bernardo con sorna,^ — 
que^ me pareció demasiada primacía."^ 

25 — Pues has de saber — exclamó D. Fernando con 
exaltación, — que mi casa es dos siglos más antigua 
que la suya. Cuando los Quintanas eran unos petates, 
unos hidalgüelos de mala muerte^ en Andalucía, ya los 
señores de Meira levantaban pendón^ en Asturias y 

30 tenían fundada su colegiata y armada la horca^^ en los 
terrenos que hoy son de Pepe Llanos. Un Quintanas 
vino de allá á pedir la mano de una dama de la casa de 



JOSÉ 



27 



Meira, teniéndolo á mucho honor^ ... En mi casa 
había entonces dotes cuantiosas para todas las hem- 
bras que se casaban ... De mi casa salieron dotes 
para la casa de Miranda, para la de Peñalta, para la 
de Santa Cruz, para la de Guzmán ... 5 

— Vamos — dijo Bernardo sonriendo, — por eso se 
quedó V. tan pobre. 

Los ojos de D. Fernando centellaron de ira al escu- 
char estas malignas palabras, 

— Oyes tú, cochino, zambombo, ¿te he pedido algo 10 
á ti ? ¿ Qué tienes que partir en^ mi riqueza ni^ en mi 
pobreza ?, Has de saber que tú y yo no hemos mamado 

la misma leche, grandísimo pendejo* . . . 

— D. Fernando, sosiégúese V. — dijo D. Claudio. 
— La cólera es mala consejera. 15 

— No le haga V. caso, D. Fernando — manifestó la 
señá Isabel. 

— Paz, paz, paz, señores — exclamó el juez munici- 
pal levantando las manos con autoridad. 

Bernardo reía cazurramente, sin dársele nada, al 20 
parecer, de^ las injurias que le vomitaba el Sr. de 
Meira. Estas escenas eran frecuentes entre ambos: 
el festivo marinero gustaba de mortificarle y verle en- 
colerizado: después, se arrepentía de lo dicho, hacían 
las paces, y hasta otra.^ El anciano caballero no podía 25 
guardar rencor á nadie ; sus cóleras eran como la espu- 
ma del vino. 

— Madre, ya es hora de cenar — dijo Elisa aprove- 
chando el silencio que siguió á la reyerta. — José ten- 
tírá ganas de irse."^ 30 

La señá Isabel no contestó ; su ojo avizor^ había des- 
cubierto, hacía ya rato largo, que D. Fernando trataba 



28 



JOSÉ 



de hablar reservadamente con su esposo. En el mo- 
mento en que Elisa volvía á su tema, observó que el 
Sr. de Meira tiraba disimuladamente de la levita á 
D. Claudio, marchándose después hacia la puerta como 
5 en ademán de investigar el tiempo: el maestro le 
siguió. 

— Claudio — dijo la señá Isabel antes de que pudie- 
sen entablar conversación ; — alcánzame el paquete de 
los botones de nácar que está empezado. 

10 D. Claudio volvió sobre sus pasos; arrimóse á 
la estantería,^ y empinándose cuanto pudo, sacó los 
botones del último estante. En el instante de 
entregarlos, su esposa le dijo por lo bajo con acento 
perentorio : 

15 — Sube. 

El maestro abrió más sus grandes ojos saltones,^ sin 
comprender. 

— Que te vayas de aquí — dijo su esposa tirándole 
de una manga con fuerza. 

20 D. Claudio se apresuró á obedecer sin pedir explica- 
ciones ; salió por la puerta que daba al portal, y subió 
las escaleras de la casa. 

— El señor de la casa de Meira necesita cuartos — 
dijo Bernardo al oído del marinero que tenía cerca. 

25 — ¿ No has visto qué pronto lo ha olido^ la señá Isa- 
bel ? ¡ Si se descuida en echar fuera al maestro !^ . . . 

El marinero sonrió mirando al caballero, que seguía 
á la puerta en espera de^ D. Claudio. 

— Señores, ¿gustan VV. de cenar ?^ — dijo la señá 
30 Isabel levantándose de la silla. 

Los tertulianos se levantaron también. 

— José, tú subirás con nosotros, ¿verdad? 



JOSÉ 



29 



— Como V. quiera. Si mañana le viene^ mejor 
arreglar eso ... 

— Bien ; si á ti te parece . . . 

Elisa no pudo contener un gesto de disgusto, y dijo 
precipitadamente : 5 

— Madre, mañana es mal día ; ya lo sabe . . . tenemos 
que cerrar una porción de barriles ... y luego la misa, 
que siempre enreda algo^ . . . 

— No te apures tanto, mujer^ ... no te apures ... lo 
arreglaremos hoy todo — contestó la señá Isabel cía- ic 
vando en su hija una mirada fría y escrutadora que la 
hizo turbarse. 

Los tertulianos se fueron, dando las buenas noches."* 
La señá Isabel, después de atrancar la puerta, recogió 
el velón y subió la escalera, seguida de Elisa y José. 15 

La salita donde entraron era pequeña, al tenor de^ la 
tienda; gracias á los cuidados de Elisa, ofrecía grata 
disposición y apariencia; los muebles viejos, pero relu- 
cientes ; un espejillo de marco dorado cubierto con gasa 
blanca para preservarlo de las moscas; sobre la mesa 20 
dos grandes caracoles de mar, y en medio de ellos un 
barquichuelo de cristal toscamente labrado. Estos 
atributos marinos suelen adornar las salas de las casas 
decentes de Rodillero. Colgaban de las paredes algu- 
nas malas estampas con marco negro, representando 25 
la conquista de Méjico, dando la preferencia á las esce- 
nas entre Hernán-Cortés y Doña Marina;^ por bajo del 
espejo había algunas fotografías, con marco también, 
en que figuraba la señá Isabel y el difunto Vega poco 
después de haberse unido en lazo matrimonial; media 3c 
docena de sillas y un sofá con funda de hilo,"^ comple- 
taban el mobiliario. 



so 



JOSÉ 



Cuando entraron en la sala, D. Claudio, que estaba 
asomado al corredor, se salió dejándoles el recinto 
libre. La seña Isabel pasó á la alcoba en busca del 
cuaderno sucio y descosido donde llevaba las cuentas 
5 todas^ de su comercio ; Elisa aprovechó aquel momento 
para decir rápidamente á su novio: 

— No dejes de hablarle.- 

Hizo un signo afirmativo José, aunque dando á en- 
tender el miedo y la turbación que le producía aquel 
10 paso. La joven se salió también cuando su madre 
tornó á la sala. 

— El domingo, trescientas siete libras — dijo la señá 
Isabel, colocando el velón sobre la mesa y abriendo el 
cuaderno, — á real y cuartillo. El lunes, mil cuarenta, 

15 á real; el martes, dos mil doscientas, á medio real; 
el miércoles no habéis salido; el jueves, doscientas 
treinta y cinco, á dos reales ; el viernes nada ; hoy, mil 
ciento cuarenta, á real y medio ... ¿ No es esto,^ 
José? 

20 — Allá V., señora ; yo no llevo apunte.^ 
- — Voy á echar la cuenta.^ 

La vieja comenzó á multiplicar; no se oía en la sala 
más que el crugido de la pluma. José esperaba el 
resultado de la operación dando vueltas á^ la boina que 
25 tenía en la mano. No el interés ó el afán de saber 
cuánto dinero iba á recibir ocupaba en aquel instante 
su ánimo ; todo él estaba"^ embargado* y perplejo, ante 
la idea de tratar el negocio de su matrimonio ; buscaba 
con anhelo manera hábil de entrar en materia, conclui- 
. 30 da que fuese la cuenta.® 

— Son^ cuatro mil setecientos tres reales y tres cuar- 
tillos — dijo la señá Isabel, levantando la cabeza. 



JOSÉ 



31 



José calló en señal de asentimiento. Hubo una 
pausa. 

— Hay que quitar de esto — manifestó la vieja ba- 
jando la voz y dulcificándola un poco — la rebaja que 
me has hecho en tu quiñón y en los de la lancha ... 5 
El domingo me lo has puesto á real; el lunes á tres 
cuartillos; el martes no hubo rebaja por estar barato; 

el jueves, á real y medio, y hoy á real. ¿No es eso? 

— Sí, señora. 

— La cuenta es mala de echar . . . ¿Quieres que lo 10 
pongamos á siete cuartos,^ para evitar equivocacio- 
nes ? . . . Me parece que pierdo en ello . . . 

José consintió, sin pararse á pensar si ganaba ó per- 
día. La vieja comenzó de nuevo á trazar números en 
el papel, y José á escogitar los medios de salir de aquel 15 
mal paso. 

Terminó al fin la señá Isabel ; aprobó José su propio 
despojo y recibió de mano de aquélla un puñado de 
oro, para repartir al día siguiente entre sus compañe- 
ros. Después que lo hubo encerrado en un bolsillo de 20 
cuero y colocado entre los pliegues de la faja, se puso 
otra vez á dar vueltas á la boina con las manos temblo- 
rosas. Había llegado el instante crítico de hablar. 
José nunca había sido un orador elocuente, pero en 
aquella sazón se sintió desposeído como nunca de las 25 
cualidades que lo constituyen. Un flujo de sangre le- 
subió á la garganta y se la atascó ; apenas acertaba á 
contestar con monosílabos á las preguntas que la señá 
Isabel le dirigía acerca de los sucesos de la pesca y de 
las esperanzas que cifraba para lo sucesivo; la vieja, 30 
después de haberle chupado la sangre,^ se esforzaba en 
mostrarse amable con él. Mas la conversación, á pe- 



32 



JOSÉ 



sar de esto, fenecía, sin que el marinero lograse dar 
forma verbal á lo que pensaba. Y ya la señá Isabel se 
disponía á darla por terminada,^ levantándose de la 
silla, cuando Elisa abrió repentinamente la puerta y 
5 entró, con pretexto de recoger unas tijeras que le ha- 
cían falta; al salir, y á espaldas de su madre,^ le hizo 
un sin número^ de señas y muecas, encaminadas todas 
á exigirle el cumplimiento de su promesa; fueron tan 
imperativas y terminantes, que el pobre marinero, sa- 
10 cando fuerzas de flaqueza y haciendo un esfuerzo su- 
premo, se atrevió á decir : 

— Señá Isabel . . . 

El ruido de su voz le asustó, y sorprendió también 
por lo extraño á la vieja. 
15 — ¿Qué decías, querido? 

La mirada que acompañó á esta pregunta le hizo 
bajar la cabeza; estuvo algunos instantes suspenso y 
acongojado : al cabo sin levantar la vista y con la voz 
enronquecida dijo: 
20 — Señá Isabel, el día de San Juan pienso botar la 
lancha al agua . . . 

Contra lo que esperaba, la vieja no le atajó con nin- 
guna palabra; siguió mirándole fijamente. 

— No sé si recordará lo que en el invierno me ha 
25 dicho . . . 

La señá Isabel permaneció muda. 

— Yo no quisiera incomodarla . . . pero como el 
tiempo se va pasando, y ya no hay mayormente* nin- 
gún estorbo ... y después la gente le pregunta á uno 

30 para cuándo ... y tengo la casa apalabrada ... lo mejor 
sería despachar el negocio antes de que el invierno se 
eche encima . . . 



JOSÉ 



33 



Nada ; la maestra no chistaba.^ José se iba turban- 
do cada vez más : miraba al suelo con empeño, de- 
seando quizá que se abriese. 

La vieja se dignó al fin exclamar alegremente: 

— ¡ Vaya un susto que me has dado,^ querido ! 
Pensé al verte tan azorado que ibas á soltarme una 
mala noticia y resulta que me hablas de lo que más 
gusto me puede dar. 

El semblante del marinero se iluminó repentina- 
mente. 

— ¡ Qué alegría, señora ! Tenía miedo . . . 

— ¿ Por qué ? ¿ No sabes que yo lo deseo con tanto 
afán como tú ? . . . José, tú eres un buen muchacho, 
trabajador, listo, nada^ vicioso. ¿Qué más puedo de- 
sear para mi hija? Desde que empezaste á cortejarla 
te he mirado con buenos ojos, porque estoy segura de 
que la harás feliz. Hasta ahora hice cuanto estaba en 
mi mano* por vosotros, y Dios mediante, pienso seguir 
haciéndolo. En todo el día no os quito del pensamien- 
to ; no hago otra cosa que dar vueltas^ para ver de qué 
modo arreglamos pronto ese dichoso casorio . . . Pero 
los jóvenes sois muy impacientes y echáis á perder^ las 
cosas con vuestra precipitación ... ¿ Por qué tanta 
prisa? Lo mismo tú que Elisa^ sois bastante jóve- 
nes, y aunque, gracias á Dios, tengáis lo bastante 
para vivir, mañana ú otro día® si os vienen muchos 
hijos acaso no podáis decir lo mismo . . . Tened un 
poco de paciencia: trabaja tú cuanto puedas para 
que nunca haya miedo al hambre, y lo demás ya 
vendrá . . . 

El semblante de José se oscureció de nuevo. 

— Mientras tanto — prosiguió la vieja, — pierde 



34 



JOSÉ 



cuidado en lo que toca á Elisa: yo velaré porque su 
cariño no disminuya y sea siempre tan buena y hacen- 
dosa como hasta aquí . . . Vamos, no te pongas triste ; 
no hay tiempo más alegre que el que se pasa de novio. 

5 Bota pronto la lancha al agua para aprovechar la cos- 
tera del bonito. Cuando concluya, si ha sido buena, 
ya hablaremos. 

Al decir esto se levantó: José hizo lo mismo sin 
apartar los ojos del suelo; tan triste y abatido, que 

20 inspiraba lástima. La señá Isabel le dió algunas pal- 
maditas cariñosas en el hombro, empujándole al mismo 
tiempo hacia la puerta. 

— Ea, vamos á cenar, querido, que tú ya tendrás 
gana y nosotros también. Elisa — añadió alzando la 

15 voz, — alumbra á José, que se va. Vaya, buenas no- 
ches, hasta mañana . . . 

— Que V. descanse, señora — contestó José con voz 
apagada. 

Elisa bajó con él la escalera, y le abrió la puerta. 
20 Ambos se miraron tristemente. 

— Tu madre no quiere — dijo él. 

— Lo he oído todo. 

Guardaron silencio un instante; él, de la parte 
de fuera,^ ella dentro del portal con el velón en una 
25 mano y apoyándose con la otra en el quicio de la 
puerta. 

— Ayer — dijo la joven — había soñado con^ zapa- 
tos ... es de buen agüero : por eso tenía tanto empeño 
en que la hablases.^ 

30 — Ya ves — replicó él sonriendo con melancolía — 
que no hay que fiar de sueños. 

Después de otro instante de silencio, los dos exten- 



JOSÉ 



35 



dieron las manos y se las estrecharon diciendo casi al 
mismo tiempo: 

— Adiós, Elisa. 

— Adiós, José. 

IV 

Cuando la pesca anda escasa por la costa de Viz- 5 
caya/ suelen venir algunas lanchas de aquella tierra -ár 
pescar en aguas de Santander^ y de Asturias. Sus tri- 
pulantes eligen el puerto que más les place y pasan en 
-él la costera del bonito, que dura próximamente desde 
Junio á Setiembre. i^Iientras permanecen á su abrigo, 10 
observan la misma vida que los marineros del país, 
salen juntos á la mar y tornan á la misma hora: la 
única diferencia es que los vizcaínos comen y duermen 
en sus lanchas, donde se aderezan toscamente una 
vivienda para la noche, protegiéndolas con toldos em- 15 
breados y tapizándolas con alguna vela vieja que les 
permita acostarse, mientras los naturales se van tran- 
quilamente á reposar á sus casas. Ni hay rivalidades 
-ni desabrimientos entre ellos : los vizcaínos son de na- 
tural pacífico y bondadoso; los asturianos, más vivos 20 
de genio y más astutos, pero generosos y hospitalarios. 
Cuando navegan, se ayudan y se comunican cordial- 
mente el resultado que obtienen : después que saltan eft- 
tierra, acuden juntos á las tabernas y departen amiga- 
blemente, apurando algunas copas de vino. Los viz- 25 
caínos son más sobrios que los asturianos ; rara vez se 
embriagan : éstos, dados como los pueblos meridionales 
á la burla y al epigrama, los embroman por su virtud. 

Uno de tales vizcaínos fué el padre de José. Cuan- 



36 



JOSÉ 



do vino con otros un verano á la pesca, la madre era 
una hermosa joven, viuda, con dos hijas de corta edad, 
que se veía y deseaba^ para alimentarlas trabajando de 
tostadora en una bodega de escabeche. El padre de 
5 José trabó relaciones con ella, y la sedujo dándola pa- 
labra de casamiento. La bella Teresa esperó en vano 
por él: á los pocos meses supo^ que había contraído 
matrimonio con otra en su país. 

Teresa era de temperamento impetuoso y ardiente, 

10 apasionada en sus amores como en sus odios, pronta á 
enojarse por livianos motivos, desbocada y colérica: 
tenía el amor propio brutal de la gente ignorante, y le 
faltaba el contrapeso del buen sentido que ésta suele 
poseer ; sus reyertas con las vecinas eran conocidas de 

15 todos; se había hecho temible por su lengua, tanto 
como por sus manos. Cuando la cólera la prendía, se 
metamorf oseaba en una furia; sus grandes ojos negros 
y hermosos adquirían expresión feroz y todas sus fac- 
ciones se descomponían. Los habitantes de Rodillero 

20 al oírla vociferar en la calle, sacudían la cabeza con dis- 
gusto, diciendo : « Ya está escandalizando esa loca de 
Ramón de la Puente » (asi llamaban á su difunto ma- 
rido). 

La traición de su amante la hizo adolecer de rabia : 
25 hubiera quedado satisfecha con tomar de él sangrienta 
venganza. Las pobres hijas pagaron durante una 
temporada el delito del seductor : no se dirigía á ellas 
sino con gritos que las aterraban ; la más mínima falta 
les costaba crueles azotes : en todo el día no se oían más 
30 que golpes y lamentos en la oscura bodega donde la 
viuda habitaba. 

Bajo tales auspicios salió nuestro José á la luz del 



JOSÉ 



día. Teresa no pudo ni quiso criarlo : entrególo á una 
aldeana que se avino á hacerlo mediante algunos reales, 
y siguió dedicada á las penosas tareas de su oficio. 
Cuando al cabo de dos años la nodriza se lo trajo, no 
supo qué hacer de él ; dejólo entregado á sus hermani- 5 
tas, que á su vez le abandonaban para irse á jugar: el 
pobre niño lloraba horas enteras tendido sobre la tierra 
apisonada^ de la bodega, sin recibir el consuelo de una 
caricia: cuando lo arrastraban consigo á la calle era 
para sentarlo en ella medio desnudo con riesgo de ser 10 
pisado por las bestias ó atropellado por un carro. Si 
alguna vecina lo recogía por caridad, Teresa, al llegar 
á casa, en vez de agradecérselo, la apostrofaba « por 
meterse en la vida ajena.»^ 

Cuando José creció un poco, esta aversión se mani- 15 
festó claramente en los malos tratos que le hizo pade- 
cer. Si había sido siempre fiera y terrible con sus 
hijas legítimas, cualquiera^ puede figurarse lo que se- 
ría con aquel niño hijo de un hombre aborrecido, testi- 
monio vivo de su flaqueza. José fué mártir en su in- 20 
fancia. No se pasaba día sin que por un motivo ó por 
otro no sintiese los estragos de la mano maternal: 
cuando por inadvertencia ejecutaba la más leve falta, 
el pobre niño se echaba á temblar y corría á ocultarse 
en cualquier rincón del pueblo; mas no le valía: Tere- 25 
sa, encendida por la ira, con el palo de la escoba en la 
mano, iba por las calles en su busca,* vomitando ame- 
nazas, desgreñada como una furia, seguida por los chi- 
quillos, que gustan siempre de presenciar los espec- 
táculos trágicos, hasta que daba con él y lo traía arras- 30 
tranclo para casa. Si algún vecino de buen corazón, 
desde la puerta de su vivienda la recriminaba por tanta 



38 



JOSÉ 



crueldad, ; eran de oír^ los denuestos y los insultos que 
salían vibrantes y agudos de la boca de la viuda contra 
el imprudente censor! el cual, corrido y avergonzado, 
la mayor parte de las veces se veía obligado á reti- 
5 rarse. 

Asistió poco tiempo á la escuela, donde mostró una 
inteligencia viva y lúcida, que se apagó muy pronto 
con las rudas faenas de la pesca. Á los doce años le 
metió su madre de rapaj:^ en una lancha, á fin de que 

10 con el medio quiñón que le tocaba en el reparto ayu- 
dase al sostenimiento de la casa. Halló el cambio fa- 
vorable : pasar el día en la mar era preferible á pasarlo 
en la escuela recibiendo los palmetazos del maestro : el 
patrón rara vez le pegaba, los marineros le trataban 

15 casi como un compañero; la m,ayor parte de los días se 
iba á la cama sin haber recibido ningún golpe: sólo á 
la hora de levantarse para salir á la mar acostumbraba 
su madre á despavilarle^ con algunos mojicones. Ade- 
más, sentía orgullo en ganar el pan por sí mismo. 

20 A los diez y seis años era un muchacho robusto, de 
facciones correctas, aunque algo desfiguradas por los 
rigores de la intemperie, tardo en sus movimientos 
como todos los marinos, que hablaba poco y sonreía 
tristemente, sujeto á la autoridad maternal, lo mismo 

25 que cuando tenía siete años. Mostró ser en la mar 
diligente y animoso, y ganó por esta razón primero que 
otros la soldada completa. A los diez y nueve años, 
seducido por un capitán de barco, dejó la pesca y co- 
menzó á navegar en una fragata que seguía la carrera 

30 de América. Gozó entonces de independencia com- 
pleta, aunque voluntariamente remitía á su madre una 
parte del sueldo. Pero el apego á su pueblo, el recuer- 



JOSÉ 



39 



do de sus compañeros de infancia, y por más que 
parezca raro, el amor á su familia, fueron poderosos á 
hacerle abandonar, al cabo de algunos años, la navega- 
ción de altura,^ y emprender nuevamente el oficio de 
pescador. Fué, no obstante, con mejor provisión y 5 
aparejo, pues en el tiempo que navegó, consiguió jun- 
tar de sus pacotillas algún dinero, y con él compró una 
lancha. Desde entonces cambió bastante su suerte : el 
dueño de una lancha, en lugar tan pobre como Rodi- 
llero, juega papel principal ; entre los marineros fué 10 
casi un personaje, uniéndose al respeto de la posición 
el aprecio á su valor y destreza. Comenzó á trabajar 
con mucha fortuna: en obra de dos años, como sus 
necesidades no eran grandes, ahorró lo bastante para 
construir otra lancha. 15 

Por este tiempo fijó su atención en Elisa, que era 
hermosa entre las hermosas de Rodillero, buena, mo- 
desta, trabajadora y con fama de rica: si no la hubiera 
fijado, le hubieran obligado á ello las palabras de sus 
amigos y los consejos de las comadres del pueblo : — 20 
«José, ¿por qué no cortejas á la hija de la maestra? 
No hay otra en Rodillero que más te convenga. — José, 
tú debías casarte con la hija de la maestra ; es una chica 
como una plata,^ buena y callada; no seas tonto, dile 
algo. — La mejor pareja para ti, José, sería la hija de 25 
la maestra ...» — Tanto se lo repitieron, que al fin co- 
menzó á mirarla con buenos ojos. Por su parte ella 
escuchaba idénticas sugestiones respecto al marinero, 
donde quiera que iba ; no se cansaban de encarecerla su 
gallarda presencia, su aplicación y conducta. 30 

Pero José era tímido con exceso ; en cuanto se sintió 
enamorado, lo fué mucho más. Por largo tiempo, la 



40 



JOSÉ 



Única seña! que dió del tierno sentimiento que Elisa le 
inspiraba fué seguirla tenazmente con la vista donde 
quiera que la Iiallaba, huyendo, no obstante, el tropezar 
con ella cara á cara. Lo cual no impidió que la joven 
5 se pusiera al tanto muy pronto de lo que en el alma del 
pescador acaecía. Y en justa correspondencia, comen- 
zó á dirigirle con disimulo alguna de esas miradas^ 
como relámpagos con que las doncellas saben iluminar 
el corazón de los enamorados. José las sentía, las go- 
^lo zaba, pero no osaba dar un paso para acercarse á ella. 
Un día confesó á su amigo Bernardo sus ansias amo- 
rosas, y el vivo deseo c[ue tenía de hablar con la hija de 
la maestra. Aquel se rió no poco de su timidez, y le 
instó fuertemente para que la venciese ; mas por mucho 

15 que hizo, no consiguió nada. 

El tiempo se pasaba y las cosas seguían en tal estado, 
con visible disgusto de la joven, que desconfiaba ya de 
verlas nunca^ en vías de arreglo.^ Bernardo, obser- 
vando á su amigo cada día más triste y vergonzoso, 

20 determinó sacarle de apuros. Una tarde de romería^ 
paseaban ambos algo apartados de la gente por la pra- 
dera, cuando vieron llegar hacia ellos, también de pa- 
seo, á varias jóvenes: Elisa venía entre ellas. Sonrió 
maliciosamente el festivo marinero, halagado por una 

25 idea que en aquel momento se le ocurrió ; hizo algunas 
maniobras á fin de pasar muy cerca de las jóvenes, y 
cuando le fué posible i zas ! da un fuerte empujón á su 
amigo, y le hace chocar con Elisa, diciendo al mismo 
tiempo : — (( Elisa, ahí tienes á José.» Después se 

30 alejó velozmente. José confuso y ruborizado quedó 
frente á frente de la hermosa joven, también rubori- 
zada y confusa. — (( Buenas tardes,» — acertó al fin á 



JOSÉ 



41 



decir. — « Buenas tardes,» — respondió ella. Y fué 
cosa hecha. 

El amor en los hombres reflexivos, callados y vir- 
tuosos, prende, casi siempre, con fortaleza. La pasión 
de José, primera y única de su vida, echó profundas 5 
raíces en poco tiempo: Elisa pagó cumplidamente su 
deuda de cariño : mostróse propicia la astuta maestra : 
los vecinos lo vieron con agrado; todo sonrió en un 
principio^ á los enamorados. 

Mas hé aquí que á la entrada misma del puerto, 10- 
cuando ya el marinero tocaba su dicha con la mano, 
comienza el barco á hacer agua.^ Quedó aturdido y 
confuso ; el corazón le decía que el obstáculo no era de 
poco momento, sino grave. Una tristeza grande, que 
semejaba desconsuelo, se apoderó de su ánimo al sentir 15 
detrás el golpe de la puerta de Elisa, y quedar en las 
tinieblas de la calle. Cruzaron por su imaginación 
muchos presentimientos ; el pecho se le oprimió, y sin 
haber coiTÍdo nada, se detuvo un instante á tomar 
aliento. Después, mientras caminaba, hizo esfuerzos 20 
vanos para apartar de sí la tristeza por medio de cuer- 
das reflexiones: nada estaba perdido todavía: la señá 
Isabel no había hecho más que aplazar la boda sin opo- 
nerse á ella; en último resultado,^ sin su anuencia se 
podía llevar á cabo.* 25 

Sumido en sus cavilaciones,^ no vió el bulto de una 
persona que venía por la calle hasta tropezar con ella. 

— Buenas noches, D. Fernando — dijo al recono- 
cerlo. 

— Hola, José ; me alegro de encontrarte : tú me po- 30 
drás decir cuál es el camino mejor para ir al Robledal^ 

o . . mejor dicho, á la casa de D. Eugenio Soliva. 



42 



JOSÉ 



— El mejor camino es el de Sarrio liasta Antromero, 
y allí tornar^ el de Nueva, pasando por delante de la 
iglesia. Es un poco más largo, pero ahora de noche 
hay peligro en ir por la playa ... ¿ Pero cómo hace V. 

5 un viaje tan largo á estas horas ?^ Son cerca de dos 
leguas . . . 

— Tengo negocios que ventilar con D. Eugenio — 
dijo el Sr. de Meira con ademán misterioso. 

Los labios del marinero se contrajeron con una leve 
10 sonrisa. 

— Yo voy á entrar en la taberna á tomar algo. 
¿Quiere acompañarme antes de seguir su viaje, D. Fer- 
nando ? 

— Gracias, José ; acepto el convite para darte una 
15 prueba más de mi estimación — respondió el Sr. de 

Meira, colocando su mano protectora sobre el hombro 
del marinero. 

Ambos entraron en la taberna más próxima y se fue- 
ron á sentar en un rincón apartado: pidió José pan, 

20 queso y vino ; comió y bebió el Sr. de Meira con singu- 
lar apetito ; el joven le miraba con el rabillo del ojo^ y 
sonreía. Cuando terminaron, salieron otra vez á la 
calle despidiéndose como buenos amigos. El pesca- 
dor siguió un instante con la vista al caballero y mur- 

25 muró: 

— I Pobre D. Fernando ! ¡ Tenía hambre ! 

La figura de éste se borró entre las sombras de la 
noche. Iba, como otras muchas veces, á pedir dinero 
á préstamo. En el pueblo todos tenían noticia de estas 
30 excursiones secretas por los pueblos comarcanos; á 
veces extendía sus correrías hasta los puntos más leja- 
nos de la provincia, siem.prc de noche y con sigilo. Por 



JOSÉ 



desgracia, el Sr. de Meira tornaba casi siempre como ♦ 
había ido, con los bolsillos vacíps; pero erguido siem- ^ 
pre y con alientos^ para emprender otra campaña. 

Prosiguió José su camino hacia casa, á donde llegó 
á los pocos instantes. Halló á su m.adre en la cocina y 5 
cerca de ella á sus dos hermanas. Al verlas se oscure- 
ció aún más su semblante. Estas hermanas, de más 
edad que él, estaban casadas hacía ya largo tiempo; 
una de ellas tenía seis hijos. Vivían cada cual en su 
casa; el marinero sabía por experiencia que siempre 10 
que se juntaban con su madre, de quien habían here- 
dado el genio y la lengua, caía sobre él algún daño. 
Aquel conciliábulo á hora inusitada le pareció de muy 
mal agüero ; y él, que todos los días arrostraba las iras 
del océano, se echó á temblar delante de aquellas tres 15 
mujeres reunidas á modo de tribunal. Antes de que 
la borrasca, que presentía, se desatase, trató de mar- 
char á la cama, pretestando cansancio. 

— ¿No cenas, José? — le preguntó su madre. 

— No tengo gana : he tomado algo en la taberna. 20 

— ¿ Has hecho cuenta con la señá Isabel ? 

Esta pregunta era el primer trueno. José la escu- 
chó con terror, contestando, no obstante, en tono indi- 
ferente : 

— Ya la hemos hecho. 25 

— ¿Y cuánto te ha tocado de estas mareas ?^ — vol- 
vió á preguntar la madre mientras revolvía el fuego 
afectando distracción. 

El segundo trueno había estallado mucho más cerca. 

— No lo sé — respondió José, fingiendo como antes 30 
indiferencia. 

— ¿ No traes ahí el dinero ? 



44 



JOSÉ 



— Sí vScñora, pero hasta mañana que"^ haga cuenta 
con la compaña, no sé 4 punto fijo lo que me corres- 
ponde. 

Hubo una pausa larga. El marinero, aunque tenía 
5 los ojos en el suelo, sentía sobre el rostro las miradas 
inquisitoriales de sus hermanas, que hasta entonces no 
habían abierto la boca. Su madre seguía revolviendo 
el fuego. 

— ¿ Y á cómo le has puesto el bonito hoy? — dijo al 
10 fin ésta. 

— ¿ Á cómo se lo había de poner, madre ... no lo 
sabe ? — contestó José titubeando. 

— No ; no lo sé — replicó Teresa dejando el hierro 
sobre el hogar y levantando con resolución la cabeza. 

15 El marinero bajó la suya y balbució más que dijo: 

— Al precio corriente . . . á real y medio . . . 

— ¡ Mientes ! ¡ mientes ! — gritó ella con furor avan- 
zando un paso y clavándole sus ojos llameantes. 

— ¡Mientes! ¡mientes! — dijeron casi al mismo 
20 tiempo sus hermanas. 

José guardó silencio sin osar disculparse. 

— ¡ Lo sabemos todo ! . . . ¡ todo ! — prosiguió Teresa 
en el mismo tono. — ■ Sabemos que me has estado enga- 
ñando miserablemente desde que comenzó la costera, 

25 gran tuno ; que estás regalando el bonito á esa bribona, 
mientras tu madre está trabajando como una perra, 
después de haber sudado toda su vida para mante- 
nerte ... 

— Si trabaja es porque quiere ; bien lo sabe — dijo 
. 30 el marinero humildemente. 

— ¡ Y todo por quién ! siguió Teresa sin querer 
escuchar la advertencia de su hijo. — Por esa sin ver- 



JOSÉ 



güenza^ que se ríe de ti, que te roba el sudor echándote 
de cebo á su hija,^ para darte á la postre iCon la puerta 
en los hocicos^ . . . 

Estas palabras hirieron á José en lo más vivo del 
alma. 5 

— Madre — exclamó con emoción, — no sé por qué 
ha tomado tanta ojeriza á Elisa y á su madre. Aun- 
que me case, por eso no la abandono. La lancha que 
ahora tengo queda para V. . . y si más le hace falta, 
más tendrá ... lo 

— ¿Pero tú crees casarte, inocente? — dijo una de 
las hermanas sonriendo sarcásticamente. 

— Nada tenéis que partir vosotras en este negocio 
— replicó el marinero volviéndose airado hácia ella. 

— Tiene razón tu hermana ¡tonto! ¡tonto! — voci- 15 
f eró de nuevo la madre. — ¿ No ves que estás sirviendo 
de hazme reír* al pueblo? ¿No ves que esa bruja te 
está engañando como á un chino^ para chuparte la 
sangre ? 

El pobre José, hostigado de tan cruel manera, no 20 
pudo guardar más tiempo la actitud humilde que tenía 
frente á su madre, y replicó alzando la cabeza con dig- 
nidad : 

— Soy dueño de dar lo que es mío á quien me pa- 
rezca.® Usted, madre, no tiene razón ninguna para 25 
quejarse . . . Hasta ahora lo que he ganado ha sido 
de V. . . / 

— ¿Y vcyt lo echas en cara,*^ picaro ? — gritó aquélla 
cada vez/más furiosa. ¡ No me faltaba ya más que 
eso!^.*^ Después de haber pasado tantos trabajos 30 
para criarte ; después de quemarme la cara al pie de las 
calderas,^ y andar arrastrada^^ de día y de noche para 



4^ JOSÉ 

llevarte á ti y á tus hermanas un pedazo de pan, ¿me 
insultas de ese modo? . . . 

Aquí Teresa se dejó caer sobre una silla y comenzó 
á sollozar fuertemente. 
5 — i Quiero morir antes de verme insultada por mi 
hijo ! — siguió diciendo entre gemidos y lágrimas. 
¡ Dejadme morir ! . . . ¡ Para qué estoy yo en el mundo 
si el único hijo que tengo me echa en cara el pan que 
como ! . . . 

10 Y á este tenor prosiguió desatándose en quejas y 
lamentos, sacudiendo la cabeza con desesperación y al- 
zando las manos al cielo. 

Las hijas acudieron solícitas á consolarla. José, 
asustado del efecto de sus pala:bras, no sabía qué hacer ; 

15 ni tuvo ánimo para contestar á sus hermanas, que 
mientras cuidaban de su madre se volvían hacia él 
apostrofándole : 

(( ¡ Anda tú,^ mal hijo ! ¡ Vergüenza había de darte !^ 
¿ Quieres matar á tu madre, verdad ?^ Algún día te ha 

20 de castigar Dios ...» 

Aguantó el chubasco con resignación, y cuando vió 
á su madre un poco más sosegada, se retiró silenciosa- 
mente á su cuarto. Llevaba el corazón tan oprimido, 
que no pudo en largo espacio conciliar el sueño. 

V 

25 Con la llegada del nuevo día mitigóse su pesar, y 
entendió claramente que no había motivo para tanto 
apesadumbrarse: el obstáculo que de noche le había 
parecido insuperable, á la luz del sol lo juzgó liviano; 



JOSÉ 



47 



crecieron sus ánimos para vencerlo, y la esperanza vol- 
vió á inundar su corazón. 

Y en efecto, los acontecimientos pareció que justifi- 
caban^ este salto repentino de la tristeza á la alegría. 
En los días siguientes halló á la señá Isabel más amable 5 
que nunca, favoreciendo con empeño sus amores, dán- 
dole á entender con obras, ya que no de palabra, que 
seria, más tarde ó más temprano, el marido de Elisa. 
Ésta cobró también confianza y se puso á hacer cuen- 
tas galanas^ para lo porvenir, esperando vencer la re- 10 
sistencia de su madre y abreviar el plazo del casa- 
miento. 

Por otra parte, la fortuna siguió sonriendo á José. 
El día de San Juan, según tenía pensado, botó al agua 
la nueva lancha, la cual comenzó á brincar suelta y 15 
ligera sobre las olas, prometiéndole muchos y buenos 
días de pesca : vino el cura á bendecirla y hubo después 
en la taberna el indispensable jolgorio entre la gente 
llamada á tripularla. Encargóse el mismo José del 
mando de ella, dejando la vieja á otro patrón, y desde 20 
el día siguiente principió á hacerla trabajar en la pesca 
del bonito. Ésta fué abundante, corno pocas veces se 
había visto ; tanto que nuestro marinero, apesar de las 
sangrías que la señá Isabel le hacía en cada saldo de 
cuentas, iba en camino de hacerse rico. 25 

i Qué verano tan dichoso aquél ! Elisa, á fuerza de 
instancias, consiguió arrancar á su madre el permiso 
para casarse al terminar la costera, ó sea^ en el mes de 
Octubre. Y dormidos inocentemente sobre esta pro- 
mesa, los amantes gozaron de la dulce perspectiva de 30 
su próxima unión; entraron en esa época de la vida, 
risueña como ninguna,^ eñ que el cielo sólo ofrece son- 



48 



JOSÉ 



risas y la tierra flores á los enamorados. El trabajo 
era para ambos un manantial riquísimo de placeres : 
cada bonito que prendía en los anzuelos de José y en- 
traba saltando en su lancha, parecía un heraldo que le 
5 anunciaba su boda : cuando tornaba á casa con doscien- 
tas piezas bullendo sobre los paneles, pensaba que aquel 
día había dado un gran paso hacia Elisa. Ésta, dentro 
de la fábrica, no se daba tampoco punto de reposo; 
todo el día ocupada en vigilar las operaciones de pesar, 
10 cortar, salar, tostar y empaquetar el pescado ; al llegar 
la noche ya no podía tenerse en pie; pero se dejaba 
caer en la cama con la sonrisa en los labios, diciendo 
para sí : « Es necesario trabajar de firme ; mañana ten- 
dremos hijos^ ...» La hora más feliz para Elisa era 
15 la que precedía á la cena; entonces llegaba José á la 
tienda y se formaba una sabrosa tertulia, que les con- 
sentía^ acercarse uno á otro y cambiar frecuentes pala- 
bras y miradas. Rara vez se decían amores : no había 
necesidad; para los que aman mucho, cualquier con- 
20 versación va empapada^ de amor. De esta hora, los mi- 
nutos más dichosos eran aquellos en que se despedían ; 
ella con el velón en la mano, como la hemos visto la no- 
che en que la conocimos f él de la parte de fuera, apoya- 
do en el marco de la puerta ; en estos momentos solían 
^5 cambiar con labio trémulo algo de lo que llenaba por 
entero sus corazones, hasta que la voz de la señá Isabel, 
llamando á su hija, rompía tristemente el encanto. 

Aun por el día gozaba la hermosa doncella de otra 
hora feliz : era la de la siesta. Cuando su madre, des- 
jo pués de comer, se acostaba un poco sobre la cama, 
acostumbraba Elisa salirse de casa y subir á uno de los 
montes que rodean el pueblo á disfrutar de la vista y 



JOSÉ 



49 



del fresco de la mar. Á esta hora, en los días de Julio 
y Agosto, el calor era sofocante en Rodillero : la brisa 
del océano no penetraba más que en las primeras re- 
vueltas, dejando la mayor parte del lugar asfixiada 
entre las montañas laterales. La joven ascendía lenta- 5 
mente por un ancho sendero abierto entre los pinos, 
hasta la capilla de San Esteban, colocada en la cima del 
monte, y se sentaba á la sombra. Desde aquel punto 
se oteaba una gran extensión de mar, sobre el cual irra- 
diaba el sol su fuego: el cielo mostraba un azul oscuro 10 

por la parte de tierra ;^ por la del mar, más claro, tras- 
formándose en color gris al cerrar el horizonte.^ Al- 
gunas nubes blancas é hinchadas se amontonaban por 
la parte de Levante, sobre el pico de Peñas, el más sa- 
liente de la costa cantábrica:^ éste y los demás cabos 15 
lejanos se mostraban apenas entre la faja gris del hori- 
zonte, mientras el de San Antonio, más cercano, detrás 
del cual estaba la bahía de Sarrio, recibiendo de lleno 
los rayos del sol, ofrecía grato color de naranja. Los 
ojos de Elisa iban presurosos á buscar en las profundi- 20 
dades del mar las lanchas pescadoras que acostumbra- 
ban á mantenerse frente á la boca de Rodillero, á larga 
distancia, borrándose casi entre la tenue ceniza suspen- 
dida sobre el horizonte. Contaba con afán aquellos 
puntos blancos, y se esforzaba con ilusión en averi- 25 
guar* cuál de ellos sería^ la lancha de su novio. — 
« Aquélla que va un poco apartada á la izquierda, 
aquélla debe de ser; se conoce porque la vela es más 
blanca ; ; como que^ es nueva ! Además, á él le gusta 
siempre ir un poco separado y campar por sus respe- 30 
tos"^ . . . No hay quien huela el pescado como él.» — Y 
mecida por esta ilusión, seguía con anhelo las manió- 



50 JOSÉ 

bras de aquella lancha, que" ora se alejaba hasta perder- 
se de vista, bien^ se acercaba. Á veces advertía que 
tomaban todas el camhio del puerto : entonces torcía el 
gesto,^ exclamando : — « ¡ Malo ! hoy no hay mucho 
5 bonito.» — Pero en el fondo de su alma luchaba el gozo 
con la tristeza, porque de este modo iba á ver antes^ á 
su amante. Aguardaba todavía un rato hasta verlas 
salir poco á poco del vapor ceniciento que las envolvía, 
y entrar en la región luminosa. Parecían con sus ve- 

lo las apuntadas, blancos fantasmas resbalando suave- 
mente sobre el agua ; y cual si obedeciesen á un signo 
hecho por mano invisible, todas se iban acercando entre 
sí y formaban al poco tiempo una diminuta escuadra. 
Cuando ya las veía próximas se bajaba al pueblo á toda 

15 prisa; á nadie daba cuenta, ni aún al mismo José, de 
aquellos instantes de dicha que en la soledad del monte 
de San Esteban gozaba. 

El tiempo se iba deslizando, no tan veloz como nues- 
tros enamorados deseaban, pero sí mucho más de lo 

20 que á la seña Isabel convenía. Ésta no podía pensar 
en el matrimonio de Elisa sin sentir movimientos de 
terror y de ira, pues al realizarse era forzoso dejar la 
fábrica y otros bienes de su difunto esposo en poder del 
de su hija. Y aunque estaba resuelta en cualquier 

25 caso á oponerse con todas sus fuerzas á esta boda, to- 
davía le disgustaba mucho el verse obligada á poner de 
manifiesto* su oposición, temiendo que el amor guiase 
á Elisa á algún acto de rebeldía. Por eso su cabeza, 
rellena^ de maldades, no se cansaba de trabajar arbi- 

30 trando recursos^ para deshacer aquel lazo y volver so- 
bre*^ la promesa que le habían arrancado. Al fin pensó 
hallar uno seguro, mediante cierta infame maquinación 



JOSÉ 



que el demonio, sin duda, !e sugirió, estando desvelada 
en la cama. 

Había en el pueblo un mozo reputado entre la gente 
por tonto ó mentecato, hijo del sacristán de la parro- 
quia ; contaba ya veinte años bien cumplidos y no cono- 5 
cía las letras, ni se ocupaba en otra cosa que en tocar 
las campanas de la. iglesia (por cierto con arte magis- 
tral), y en discurrir solitario por las orillas de la mar 
extrayendo de los huecos de las peñas lapas, cangrejos, 
bígaros^ y pulpos, en cuyas- operaciones era también 10 
maestro. Mofábanse de él los muchachos, y le co- 
rrían^ á menudo por la calle con grita intolerable: lo 
que más le vejaba al pobre Rufo (tal era su nombre) 
era el oír que su casa se estaba cayendo; bastaba esto 
para que los chicuelos le dieran en lo vivo* sin cansarse 1 5 
jamás : donde quiera que iba, oía una voz infantil que 
de lejos ó de cerca, ordinariamente de lejos, le gritaba: 
— (( Cayó,^ Rufo, cayó.» — Enojábase el infeliz al es- 
cucharlo, como si fuese una injuria sangrienta; llamea- 
ban sus ojos y echaba espuma por la boca, y en esta 20 
disposición corría como una fiera detrás del chicuelo, 
que tenía buen cuidado de poner al instante tierra por 
medio,^ cuanta más, mejor; alguna vez el exceso de la 
ira le había hecho dar sin sentido en el suelo."^ Los ve- 
cinos le compadecían, y no dejaban de reprender áspe- 25 
ramente á los muchachos su crueldad, cuando presen- 
ciaban tales escenas. 

Sabíase en el pueblo que Rufo alimentaba en su 
pecho una pasión viva y ardiente hacia la hija de la 
maestra; esto servía también de pretexto para embro- 30 
marlo, si bien eran hombres ya los que se placían en 
ello.® Al pasar por delante de un grupo de marineros. 



52 



JOSÉ 



le llamaban casi siempre para darle alguna noticia refe- 
rente á Elisa : una vez le decían que ésta se había casa- 
do por la mañana, lo cual dejaba yerto y acongojado al ^ 
pobre tonto ; otro día le aconsejaban que fuese á pedir 
5 su mano á la señá Isabel, porque sabían de buena tinta^ 
que la niña estaba enamorada de él en secreto, ó bien 
que la robase, si la maestra no consentía en hacerlos 
felices. También mezclaban el nombre de José en 
estas bromas ; decían pestes de él llamándole feo, intri- 

10 gante y mal pescador, lo cual hacía reír y hasta dar sal- 
tos de alegría al idiota, y poniéndole en parangón con 
él, aseguraban muy serios que Rufo era incomparable- 
mente más gallardo, y que si no pescaba tanto, en cam- 
bio tocaba mejor las campanas. De esta suerte, al 

15 compás que^ iba creciendo en el pecho del tonto la 
afición á Elisa, iba aumentando también el odio hacia 
José, á quien consideraba como su enemigo mortal, 
hasta el punto de que no tropezaba jamás con él sin 
que dejase de echarle^ miradas iracundas y murmurase 

20 palabras injuriosas, de las cuales, como era natural, se 
reía el afortunado marinero. 

Elisa se reía también de este amor, que lisonjeaba, 
no obstante, su vanidad de mujer; porque la admira- 
ción es bien recibida, aunque venga de los tontos. 

25 Cuando encontraba á Rufo por la calle le ponía sem- 
blante halagüeño* y le hablaba en el tono protector y 
cariñoso que se dispensa á los niños : gozaba con las 
muecas y carocas de perro fiel en que se deshacía el 
tonto^ al verla: le prometía formalmente casarse con 

30 él, siempre que^ obedeciese á su padre y no pegase á 
los chicfjs. Rufo preguntaba con expresión de anhelo: 
— ¿ Para cuándo ? — Amigo, no lo sé — respondía ella, 



JOSÉ 



53 



— pregúntaselo al Santo Cristo, á ver^ lo que te dice. 

— Y el pobre ce pasaba horas enteras de rodillas en la 
iglesia, preguntando al célebre Cristo^ de Rodillero 
cuándo sería su boda, sui obtener contestación. — Es 
que todavía no quiere que nos casemos — le decía 
Elisa, — ten paciencia y sé bueno, que ya se ablandará. 

La señá Isabel imaginó utilizar la pasión de este 
mentecato para romper, ó por lo menos aplazar la 
unión de su hija con José. Un día salió paseando por 
las brillas de la mar, donde sabía que Rufo se hallaba á 
caza de cangrejos, y se hizo con él encontradiza.^ 

— ¿ Qué tal,* Rufo, caen muchos ?^ 

El tonto levantó la cabeza, y al ver á la madre de 
Elisa, sonrió. 

— Marea muerta,^ coge poco^ — contestó en el len- 
guaje incompleto y particular que usaba. 

— Vaya, vaya, no son tan pocos — replicó la señá 
Isabel acercándose más y echando una mirada al ees- 
tillo donde tenía la pesca. — Buena fortuna tiene con- 
tigo tu padre ; todos los días le llevas á casa un cesto de 
cangrejos. 

— Padre no gusta cangrejos^ . . . tira todos á la calle 
• . . y pega á Rufo con un palo . . . 

— ¿Te pega porque ^coges cangrejos? 

— Sí, señá Isabel. 

— Pues no tiene gusto tu padre ; los cangrejos son 
muy ricos. Mira, cuando tu padre no los quiera, me 
los llevas á mí ; á Elisa le gustan mucho. 

El rostro flaco y taciturno del idiota se animó repen- 
tinamente al escuchar el nombre de Elisa. 

— ¿Gusta Elisa cangrejos? 

— Mucho. 



54 



JOSÉ 



— Todos, Elisa ;^ todos, Elisa — dijo con énfasis, 
extendiendo las manos y señalando la orilla de la mar. 

— Gracias, Rufo, gracias ; tú quieres mucho á Elisa, 
¿ verdad ? 

5 — Sí, señá Isabel, yo quiere mucho Elisa.^ 

— ¿Te casarías con ella de buena gana ? 

El rostro del tonto se contrajo extremadamente por 
una sonrisa; quedó confuso y avergonzado mirando á 
la señá Isabel sin atreverse á contestar. 
10 — Vamos, di, ¿no te casarías? 

— Usté^ no quiere — dijo al fin tímidamente. 

— ¿ Yo no quiero ? ¿ Quién te ha dicho eso ? 

— Usté quiere José. 

— ¡Bah! si José fuese pobre no le querría: tú me 
15 gustas más; eres más guapo, y no hay en Rodillero 

quien toque como tú las campanas. 

— José no sabe — dijo el idiota con acento triunfal, 
manifestando una gran alegría. 

— I Qué ha de saber ! José no sabe más que pescar 
20 bonito y merluza . , . 

— Y besugo — apuntó Rufo, pasando súbito del 
gozo á la tristeza. 

— Bueno ; besugo también, ¿ y qué ? En cambio tú 
pescas cangrejos y pulpos ... y lapas . . .y bígaros . . . 

25 y erizos ... y ostras. Además, tú pescas solo, sin ayu- 
da de nadie, mientras José necesita que le ayuden los 
amigos: ¿quieres decirme lo que pescaría José si no 
tuviese una lancha ? 

— Tiene dos — volvió á apuntar tristemente Rufo. 
30 — Biven, pero la vieja ya vale poco . . . j Si no fuese 

por la nueva ! . . . Si no fuese por la nueva no le daría 
yo á Elisa, ¿ sabes tú ? . • . 



JOSÉ 



SS 



Los ojos zarcos y apagados del idiota brillaron un 
instante con expresión de ira. 

— Yo echo pique^ lancha nueva — exclamó dando^ 
x:on las tenazas que tenía en la mano sobre la peña. 

— : Porque José tiene obligaciones á que atender — 5 
siguió la vieja, como si no hubiese oído estas palabras. 
— Necesita alimentar á su madre, que pronto dejará 
de trabajar, mientras que tú eres libre: tu padre gana 
bastante para mantenerse ; además, tienes un hermano 
rico en la Habana ... 10 

— Tiene reloj — dijo Rufo interrumpiéndola. 

— Sí, ya lo sé. 

— Y cadena de oro que cuelga, señá Isabel. 

— Ya sé, ya sé ; tú también la tendrías si te casases 
con mi hija. Serías amo de la fábrica, y ganarías mu- 15 
cho dinero ... y comprarías un caballo para ir á las 
romerías con Elisa; ella delante y tú detrás, como va 

el señor cura de Arnedo, con el ama ... y tendrías 
botas de montar,^ como el hijo de don Casimiro. 

La vieja fué desenvolviendo un cuadro de dicha ino- 20 
cente sin olvidar ningún pormenor, por sandio que fue- 
se, que pudiese halagar al tonto. Éste la escuchaba 
embebecido y suspenso, sonriendo beatíficamente, co- 
mo si tuviese delante una visión celestial. Cuando 
terminó la señá Isabel su descripción, hubo un rato de 25 
silencio : al fin volvió á decir, sacudiendo la cabeza con 
pesar : 

— ¡Si no fuese por José ! — Y se quedó mirando 
reflexivamente al mar. 

Rufo se estremeció como si le hubiesen pinchado; 30 
puso el semblante hosco, y miró también fijamente al 
horizonte. 



JOSÉ 



— Vaya, Rufo, me voy hacia casa, que ya me estará 
esperando Elisa ; hasta la vista.^ 

— Adiós — dijo el tonto, sin volver siquiera la ca- 
beza. 

5 La señá Isabel se alejó lentamente. Cuando estuvo 
ya á larga distancia, se volvió para mirarle. Seguía 
inmóvil, con los ojos clavados en el mar, como le había 
dejado. 



VI 

Acaeció, como todos los años, que el número harto 

10 considerable de lanchas vizcaínas ocasionó, al fin de la 
costera del bonito, algún malestar en Rodillero. Eran 
tantas las embarcaciones que se juntaban por las tardes 
en la ribera, que los pescadores no podían botarlas 
todas á tierra ; por muy arriba que^ subiesen las prime- 

15 ras que llegaban de la mar, las últimas no tenían ya 
sitio y se veían precisados sus dueños á dejarlas en los 
dominios de la marea, amarradas á las otras. Esto 
causaba algunos disgustos y desazones ; se murmuraba 
bastante, y se dirigían de vez en cuando vivas reclama- 

20 ciones al cabo de mar f pero éste no podía impedir que 
los vizcaínos continuasen en el puerto, mientras la co- 
mandancia* de Sarrió no ordenase su partida. Las 
re^rtas, sin embargo, no eran tantas ni tan ásperas 
como pudiera esperarse, debido al temperamento pací- 

25 fico, lo mism.o de los naturales, que de los forasteros. 
Mientras el tiempo fué propicio (y lo es casi siempre 
allí en los meses de Junio, Julio y Agosto) , todo mar- 
chó bastante bien; mas al llegar Setiembre, creció la 



JOSÉ 



57 



discordia y la murmuración, con el peligro de las em- 
barcaciones que quedaban á flote. Aunque el cielo se 
muestre sereno en este mes y el viento no sople recio, á 
menudo se levanta marejada, la cual procede de tem- 
porales que se forman en otras regiones apartadas. 5 
Estas mares gruesas,^ que reinan en aquella costa gran 
parte del otoño, inquietaban á los armadores, temiendo 
que la hora menos pensada^ rompiesen las amarras de 
los barcos, y diesen con ellos al través.^ No había más 
que bajar por la noche á la ribera para convencerse de 10 
que tales temores eran fundados. La mar hacía bailar 
á las lanchas; embestían unas contra otras duramente, 
y rechinaban cual si se quejasen de los testerazos, pro- 
duciendo en el silencio y la oscuridad rumor semejante 
al de una muchedumbre agitada; parecía en ocasiones 15 
plática sabrosa que unas con otras tenían entablada 
acerca de los varios lances de su vida azarosa; otras 
veces disputa acalorada, donde todas á la vez querían 
mezclarse y dar su opinión; otras, grave y encendida 
pelea, en que algunas iban á perecer deshechas. 20 

Un suceso desdichado vino al fin á dar la razón á los 
que* más levantiscos^ andaban y con más afán pedían 
la salida de los vizcaínos. En cierta noche oscura,' 
aunque serena, del citado mes, la conversación de las 
lanchas empezó á ser muy animada desde las primeras 25 
horas ; pronto degeneró en disputa, que por momentos 
se fué acalorando; á la una de la madrugada estalló 
una verdadera y descomunal batalla entre ellas, como 
nunca antes se había visto. Los vizcaínos, que dor- 
mían á bordo, se vieron necesitados á ponerse en pie á 30 
toda prisa, y á maniobrar oportunamente para no pade- 
cer avería; más de una hora trabajaron esforzada- 



JOSÉ 



mente impidiendo la ruina de muchas lanchas, tanto 
suyas como de Rodillero, y la deserción de otras, pues 
las sacudidas eran terribles, y había peligro de que los 
cabos se quebrasen. Al fin redobló de tal modo la 
5 furia de la marejada, que juzgándose impotentes para 

- evitar una catástrofe, corrieron por el pueblo dando la 
voz de alarma. Acudieron al instante la mayor parte 
de los hombres y bastantes mujeres; cuando llegaron, 
algunos barcos se habían abierto ya á poder de^ las 

10 repetidas embestidas. Un vizcaíno llamó con violen- 
cia á la puerta de José. ^ 
— José, levanta en seguida; tienes perdida lancha.^ 
El marinero se alzó despavorido de la cama, se metió 
los pantalones y la chaqueta apresuradamente, y corrió 

15 descalzo y sin nada en la cabeza á la ribera. Antes de 
llegar con mucho, su oído delicado percibió entre el 
estruendo de las olas un ruido seco de malísimo agüero. 
El espectáculo que confusamente se ofreció á su vista 
le dejó» suspenso. 

20 La mar estaba picada de veras; el trajín^ de las lan- 
chas que habían quedado á flote era vertiginoso: las 
embestidas menudeaban; entre el rumor estruendoso 
de las olas escuchábase más claramente aquel ruido 
seco semejante al crujido de huesos. Uníase á este 

25 formidable rumor las voces de los hombres, cuyas si- 
luetas se agitaban también vivamente entre las som- 
bras, acudiendo á salvar sus barcos : increpábanse mu- 
tuamente por no evitar el choque de las lanchas ; pedían 
cabos para sujetarlas ; procuraban á toda costa apar- 

30 tarlas y dejarlas aisladas; gritaban las mujeres temien- 
do más por la vida de los suyos que por la ruina de los 
barcos; contestaban los hombres á sus llamamientos 



JOSÉ 



59 



con terribles interjecciones : todo ello formaba un ruido 
infernal que infundía tristeza y pavor. La oscuridad 
no era tanta que no consintiese distinguir los bultos : 
muchos habían traído farolillos, que cruzaban veloz- 
mente de un lado á otro como estrellas filantes.^ 

Repuesto José de la sorpresa, corrió al sitio donde 
había quedado su lancha nueva, que era la que estaba 
en peligro, pues la vieja se encontraba en seco. Su 
temor, sin embargo, no era grande, porque había tenido 
la fortuna de llegar á tiempo para anclarla detrás de 
una peña que avanzaba por el mar formando un muelle 
natural. Saltó en la embarcación más próxima á la 
orilla y de una en otra fué pasando hasta el sitio donde 
la había dejado ; pero al llegar se halló con que^ había 
desaparecido. En vano la buscó con los ojos por la 
vecindad ; en vano preguntó á sus compañeros ; nadie 
daba cuenta de ella. Por fin uno que llevaba farol le 
gritó desde tierra: 

— José, yo he visto hace rato escapar una lancha ; 
no sé si sería la tU3^a. 

El pobre José recibió un golpe en el corazón : no po- 
día ser otra, porque las demás estaban allí. 

— Si es la tuya, no pudo ir muy lejos — le dijo el 
marinero que estaba á su lado. — El poco viento que 
hay es forano;^ la mar la habrá- echado en seguida á 
tierra. 

Estas palabras fueron dichas con ánimo de darle aU' 
gún consuelo y nada más : bien sabía el que las pronun- 
ció que con la resaca de aquella noche tatito montaba^ 
ser arrastrada por la mar, como echada á tierra. 

Sin embargo, José concibió esperanzas. 

— Gaspar, dame el farol — : gritó al de tierra. 



6o 



JOSÉ 



— ¿ Dónde vas ? 

— Por la orilla adelante^ á ver si la encuentro. 

El marinero que le había consolado, movido de lás- 
tima, le dijo: 
5 — Yo te acompaño, José. 

El del farol dijo lo mismo. Y los tres juntos deja- 
ron apresuradamente la ribera de Rodillero y siguieron 
el borde de la mar, registrando escrupulosamente to- 
dos los parajes donde pensaban que la lancha pudiera 
10 quedar barada.^ Después de caminar cerca de una 
milla entre peñas, salieron á una vasta playa de arena : 
allí era donde José tenía cifrada^ principalmente su 
esperanza: si la lancha hubiese barado en ella, estaba 
salvada. Mas después de recorrerla toda despacio, 
15 nada vieron. 

— Me parece que es inútil ir más adelante, José — 
dijo Gaspar ; — el camino de las peñas debe de estar ya 
tomado por la mar ; está subiendo todavía . . . 

José insistió en seguir : tenía esperanza de hallar su 
20 lancha en la pequeña ensenada de los Angeles. . Pero 
la ribera estaba, en efecto, invadida por el agua, y por 
mucho que se arrimaban á la montaña, todavía los gol- 
pes de mar les salpicaban. Uno de estos, al fin, bañó 
completamente á José y le apagó el farol. Entonces 
25 los marineros se negaron resueltamente á dar un paso 
más ; nadie traía cerillas para encenderlo de nuevo ; 
caminar sin luz, era expuesto á romperse la cabeza, ó 
por lo menos una pierna, entre las peñas. José los 
animó á volverse pero negándose á seguirlos. 
30 Quedó solo y á oscuras entre la montaña que se al- 
^ " zaba á pico^ s®bre su cabeza, y la mar hirviente y furio- 
sa, cuyas olas, al llegar á tierra, semejaban enormes y 



JOSÉ 



oscuras fauces que quisieran tragarlo. Mas á nuestro 
marinero no le arredraban las olas ni la oscuridad : sal- 
tando de peña en peña y aprovechando los instantes de 
calma para salvar los pasos difíciles, consiguió llegar, 
ya bastante tarde, á la bahía de los Angeles. Tampoco 5 
allí vió nada, por más que se entretuvo buen espació á 
reconocer una por una las peñas todas que la cerraban. 
Rendido, al fin, y maltrecho, con los pies abiertos,^ em- 
papado y transido, dió la vuelta para casa. 

Cuando llegó á la gran playa cercana á Rodillero ya 10 
había amanecido. El sol brillaba sobre el horizonte y 
comenzaba á ascender majestuosamente por un cielo 
azul y sereno. El mar seguía embravecido. El agua 
que bañaba la costa estaba turbia, como siempre que la ^ ^ 
marejada es de fondo, y se revolvía airada contra los 15 
peñascos de la orilla y los batía con fragor : unas veces 
los tapaba enteramente con un blanco manto de espu- 
ma ; otras veces los escalaba llena de cólera y antes de 
llegar á la cima caía jadeante ; otras, en fin, se conten- 
taba con entrar al arma'-^ por todos sus huecos y conca- 20 
vidades para enterarse de si había allí algún enemigo 
escondido y darle muerte ; y no hallando á nadie en 
quien cebar su furor, se retiraba gruñendo y murmu- 
rando amenazas para tornar de nuevo y con más bríos 
á la carga. Sobre la gran playa arenosa, venían las 25 
olas en escuadrones cerrados que se renovaban sin ce- 
sar; llegaban en línea de batalla altas y formidables 
sacudiendo su melena de espuma; avanzaban majes- 
tuosamente sobre la alfombra dorada, esperando en- 
contrar resistencia; pero al ver libre el campo, se de- 30 
jaban caer perezosamente, no rendidas á ningún ad- 
versario, sino á su misma pesadumbre y fortaleza. Y 



62 



JOSÉ 



en pos de estas venían otras, y otras después al ins- 
tante, y después otras, y así siempre, sin dar punto de 
tregua; y todavía allá á lo lejos se columbraban infini- 
tas legiones de ellas que acudían iracundas y erizadas 
5 de todos los parajes del globo en socorro de sus com- 
paneras. 

La agitación inmensa del océano, puesto por arcana 
razón en movimiento ; aquel vaivén confuso que se ex- 
tendía hasta la línea indecisa del horizonte, formaba 

10 contraste singular con la serenidad riente del firma- 
mento. José detuvo un instante el paso delante de las 
olas y contempló el panorama con la curiosidad del ma- 
rino, la cual jamás se agota; no había en su mirada 
rencor ni desesperación. Avezados á tener su vida y 

15 su hacienda en poder de la mar y á ser derrotados en 
las luchas que con ella sostienen, los pescadores sufren 
sus inclemencias con resignación y respetan su cólera 
como la de un Dios irritado y omnipotente. En aquel 
momento le preocupaba más al marinero un barco que 

20 veía allá en los confines del horizonte, batiéndose con 
las olas, que su propia lancha. Después de observar 
con atención inteligente sus maniobras un buen rato, 
siguió caminando hacia el pueblo. Al divisar las pri- 
meras casas le asaltó una idea muy triste ; pensó que la 

25 pérdida de la lancha iba á estorbar de nuevo su matri- 
monio ya próximo; y como si entonces tan sólo^ se 
diese cuenta^ de que iba medio desnudo y mojado, co- 
menzó á tiritar fuertemente. 



JOSÉ 



63 



VII 

El daño causado en Rodillero por aquella gran 
(( vaga de mar » (así llaman los pescadores á la mar 
alta^), fué harto considerable: cuatro ó cinco lanchas 
desbaratadas, y mucha parte de las otras con avería. 
Los vizcaínos, á quienes se suponía causantes de él, y 5 
lo eran en realidad, aunque de un modo inocente, anda- 
ban confusos y avergonzados ; en cuanto la mar se 
aplacó, á los dos días del suceso,^ izaron vela para su 
tierra, dejando el puerto más despejado y el lugar tran- 
quilo. 10 

La lancha de José había sido la única arrastrada por 
el agua, lo cual llamó un poco la atención, porque las 
amarras de tierra no estaban rotas, sino que habían 
marchado enteras con el barco ; esto no era fácil de ex- 
plicar, suponiendo, como es lógico, que estuviesen anu- 15 
dadas. Cuando en la baja mar sacó José del agua el 
ancla de cuatro lengüetas que usan las lanchas, fué 
grande su sorpresa al ver que el cable no estaba roto 
por la fuerza de un tirón, sino por medio de cuchillo ó 
navaja. En vano trató de explicarse de un modo na- 20 
tural aquel extraordinario fenómeno; todo el trabajo 
de su cerebro era inútil ante la realidad que tenía de- 
lante. Al fin, y bien á su pesar,^ brotó en su alma la 
sospecha de que allí había andado una mano alevosa.* 
Pero esto le causaba aún mayor sorpresa. ¿De quién 25 
podía ser aquella mano ? Solamente de un enemigo, y 
él no tenía ninguno ; en el pueblo no había, á su enten- 
der,^ persona capaz de tal villanía. Y para no calum- 



64 JOSÉ 

niar mentalmente á nadie, obrando con su acostum- 
brada lealtad, determinó no pensar más en ello, ni dar 
noticia del terrible descubrimiento. Guardólo, pues, 
en el fondo de su espíritu, haciendo lo posible^ por ol- 
5 vidarlo enteramente. La pérdida de la lancha no aba- 
tió su ánimo, ni mucho menos ;^ pero las consecuencias 
que consigo trajo le llenaron de* amargura. 

La señá Isabel mostró tomar parte muy principal^ 
en su pesadumbre ; se deshizo en quejas y lamentos ; 
10 rompió en apóstrofes violentísimos contra los vizcaí- 
nos. En todas sus palabras dejaba, sin embargo, tras- 
lucir que consideraba muy grave el contratiempo. 

— ¿ No es una vergüenza que esos zánganos foraste- 
ros sean los causantes de la ruina de los vecinos de Ro- 

15 dillero? . . . 

Y dirigiéndose á José : 

— No te apures, querido, no te apures por quedar 
arruinado . . . No te faltará Dios, como no te ha falta- 
do hasta ahora . . . Trabaja con fe, que mientras uno 

20 es joven, siempre hay esperanza de mejorar de fortuna. 
Estas palabras de consuelo, dejaban profundamente 
desconsolado á nuestro marinero, pues le advertían 
bien claramente de que no había que hablar de matri- 
monio por entonces. Y, en efecto, dejó correr los días 

25 sin soltar^ palabra alguna referente á él, ni delante de 
la maestra ni á solas con su novia. Pero la tristeza 
que se reflejaba en el rostro, acusaba perfectamente el 
pesar que embargaba su alma : hacía esfuerzos por apa- 
recer sereno y risueño en la tienda del maestro, y pro- 

30 curaba intervenir alegremente en la conversación; mas 
á lo mejor^ quedaba serio sin poderlo remediar, y se 
pasaba la mano por la frente con abatimiento. Algo 



JOSÉ 



semejante le acontecía á Elisa: también comprendía 
-que era inútil hablar de boda á su madre, y trataba de 
ocultar su desazón sin conseguirlo. En las breves 
conversaciones que con José tenía, ni uno ni otro osa- 
ban decirse nada de aquel asunto ; pero en lo inseguro 5 
de la voz, en las tristes y largas miradas que se dirigían 
y en el ligero temblar de sus manos al despedirse, ma- 
nifestaban sin necesidad de explicarse más claramente 
que la misma idea los hacía á ambos desgraciados. Lo 
peor de todo era que no podían calcular ya cuándo se 10 
calmarían sus afanes, pues pensar en que José ahorrase 
de nuevo para comprar otra lancha, valía tanto como^ 
dilatar su unión algunos años. 

Mientras los amantes padecían de esta suerte, co- 
menzó á correr por el pueblo, sin saber quién la soltara, 15 
la especie^ de que la pérdida de la lancha no había sido 
fortuita, sino intencional. La circunstancia de haber 
marchado enteras las amarras se prestaba mucho á 
este supuesto ; además, se había sabido también que el 
cable del ancla no estaba roto, sino cortado. Teresa 20 
fué una de las primeras en tener noticia de ello ; y con 
la peculiar lucidez de la mujer y de los temperamentos 
fogosos, puso en seguida el dedo en la llaga :^ 

— ¡ Aquí anduvo la mano de la maestra ! 

En vano las comadres le insinuaban la idea de que 25 
José tenía en el lugar envidiosos de su fortuna : no qui- 
-so oírlas. 

— Á mi hijo nadie le quiere mal ; aunque haya al- 
guno que le envidie, no es capaz de hacerle daño. 

Y de esto no había quien la moviera. Irritósele la 30 
bilis* pensando en su enemiga, hasta un punto que cau- 
saba miedo : aquellos días primeros apenas osaba nadie 



66 



JOSÉ 



dirigirla la palabra ; se puso flaca y amarilla; pasaba el 
tiempo gruñendo por casa como una fiera hambrienta. 

Por fin una vez se plantó delante de José con los 
brazos en jarra/ y le dijo: 
5 — ¿Cuánto vamos á apostar á que cojo á la madre 
de tu novia por el pescuezo y se lo retuerzo ? 
José quedó aterrado. 

— ¿Por qué, madre ? — preguntó con voz tem- 
blorosa. 

50 — Porque sí ; porque se me antoja ... ¿ Qué tienes 
que decir á esto? — repuso ella clavándole una mirada 
altiva. 

El marinero bajó la cabeza sin contestar ; conociendo 
bien á su madre, esperó á que se desahogara. 
15 Viendo que él no replicaba, Teresa prosiguió, pa- 
sando de súbito de su aparente calma á una furiosa 
exaltación : 

— - Sí ; un día la cojo por los pocos pelos que le que- 
dan y la arrastro hasta la ribera ... \A esa bribo- 
20 na ! . . . ; Á esa puerca ! . . . ¡ Á esa sin vergüenza ! . . . 
Y siguió recorriendo fogosamente todo el catálogo 
de los dicterios. José permaneció mudo mientras duró 
la granizada; cuando se fué calmando, tornó á pre- 
guntar : 
25 — ¿Por qué, madre? 

— ¿Por qué? ¿Por qué? Porque ella ha sido, 
¡ esa infame ! quien te hizo perder la lancha . . . 

— ¿Y cómo sabe V. eso? — preguntó el pescador 
con calma. 

30 Teresa no lo sabía, ni mucho menos ; pero la ira la 
hizo mantener en aquel momento que sí, que lo sabía á 
ciencia cierta, y no teniendo datos ni razones que ex- 



JOSÉ 



67 



poner en apoyo de su afirmación, las suplía con gritos, 
con insultos y amenazas. 

José trató de disuadirla con empeño, representán- 
dola el grave pecado que era achacar á cualquiera per- 
sona una maldad semejante sin estar bien seguro de 5 
ello ; pero la viuda no quiso escucharle ; siguió cada vez 
con mayor cólera profiriendo amenazas. Entonces el 
marinero, atribulado, pensando en que si su madre lle- 
gaba á hacer lo que decía sus relaciones con Elisa que- 
daban rotas^ para siempre, exclamó con angustia : 10 

— ¡ Madre, por Dios le pido que no me pierda ! 

Fué tan dolorido el acento con que estas palabras se 
pronunciaron, que tocó el corazón de Teresa, el cual no 
era perverso sino cuando la ira le cegaba. Quedó un 
momento suspensa; murmuró aún algunas frases du- 15 
ras; finalmente se dejó ablandar, y prometió estarse 
quieta. Mas á los tres ó cuatro días, en un arranque 
de mal humor, rompió otra vez en amenazas contra su 
enemiga. Con esto José andaba triste y sobresaltado, 
esperando que la hora menos pensada se armase un es- 20 
cándalo que diera al traste con sus vacilantes rela- 
ciones.^ 

Teresa no sosegaba tampoco, queriendo á toda costa 
convertir en certidumbre la sospecha que la roía el co- 
razón. Corría por las casas del pueblo interrogando á 25 
sus amigas, indagando con más destreza y habilidad 
que un experimentado agente de policía. Al cabo 
pudo averiguar que, días antes del suceso, la señá Isa- 
bel había tenido larga plática con Rufo el tonto á la 
orilla del mar. Este dato bañó de luz el tenebroso"3o 
asunto ; ya no había duda : la maestra era la inteligen- 
cia y Rufo el brazo que había cometido el delito. En- 



68 JOSÉ 

tonces Teresa, para ol)tener la prueba de ello, se valió 
de un medio tan apropiado á su genio como oportuno 
en aquella sazón. Buscó inmediatamente á Rufo; ha- 
llólo en la ribera rodeado de unos cuantos marineros 
5 que se solazaban zumbándole, y dirigiéndose á él de 
improviso, lanzando rayos de cólera por los ojos, le 
dijo: 

— ¿ Conque has sido tú, gran picaro, el que soltó los 
cabos de la lancha de mi hijo, para que se perdiese? 

10 ¡ Ahora mismo vas á morir á mis manos ! 

El tonto, sorprendido de este modo, cayó en el lazo ; 
dió algunos pasos atrás, empalideció horriblemente, y 
plegando las manos comenzó á decir lleno de miedo : 

— ¡ Peldóneme,^ señá Telesa ! . . . ¡ Peldóneme, se- . 
15 ñá Telesa ! . . . 

Entonces ella se vendió á su vez ; en lugar de seguir 
en aquel tono irritado y amenazador, dejó que apare- 
ciese en su rostro una sonrisa de triunfo. 

— ¡ Hola ! ¿ Conque has sido tú de veras ? . . . Pero 
20 de ti no ha salido esa picardía . . . eres demasiado ton- 
to .. . Alguien te ha inducido á ello ... ¿ Te lo ha 
aconsejado la maestra, verdad ? 

El tonto, repuesto ya del susto y advertido por 
aquella sonrisa, tuvo la suficiente malicia^ para no 
25 comprometer á la madre de su ídolo. 

— No señóla ; no señóla ; fui yo sólo . . . 

Teresa trató con empeño de arrancarle el secreto; 
pero fué en vano. Rufo se mantuvo firme; los mari- 
neros, cansados de aquella brega, dijeron á una voz: 
30 — Vamos, déjele ya, señá Teresa; no sacará nada 
en limpio.^ 

La viuda persuadida, hasta la evidencia* de que la 



JOSÉ 



69 



autora de su infortunio era la señá Isabel, y rabiosa y 
enfurecida por no habérselo podido sacar del cuerpo 
al idiota/ corrió derechamente á casa de aquélla. 

Estaba á la puerta de la tienda cosiendo. Teresa la 
vio de lejos y gritó con acento jocoso : 

— Hola, señá maestra, ¿ está V. cosiendo ? Allá 
voy^ á ayudarla á V, un poquito. 

No sabemos lo que la señá Isabel encontraría en 
aquella voz de extraordinario, ni lo que vería^ en los 
ojos de la viuda al levantar la cabeza; lo cierto es que 
se alzó súbitamente de la silla, se retiró con ella y 
atrancó la puerta, todo con tal presteza, que por mucho 
que Teresa corrió, ya no pudo alcanzarla. Al verse 
defraudada, empujó con rabia la puerta gritando: 

— ¿Te escondes, bribona ? ¿ te escondes ? . . . 

Pero al instante apareció en la ventana la señá Isabel 
diciendo con afectado sosiego : 

— No me escondo, no ; aquí me tienes. 

— Baje V. un momento, señora — replicó Teresa, 
disfrazando con una sonrisa el tono amenazador que 
usaba. 

— ¿Para qué me quieres abajo? ¿Para verte me- 
jor esa cara de zorra vieja que te ha quedado?^ 

Este feroz insulto fué dicho con voz tranquila, casi 
amistosa. Teresa se irguió bravamente sintiendo el 
acicate,^ y alzando los puños á la ventana, gritó : 

— i Para arrancarte esa lengua de víbora y echár- 
sela á los perros, malvada ! 

Algunos curiosos rodeaban ya á la viuda; otros se 
asomaban á las ventanas de las casas vecinas esperando 
con visible satisfacción el espectáculo traj i-cómico que 
se iniciaba. En Rodillero las pendencias entre muje- 



JOSÉ 



res son frcciteñtísimas : es lógico, dado el genio vivo y 
exaltado de la mayoría de ellas : la mala educación, la 
ausencia de urbanidad propias de la plebe, no sólo hace 
que menudeen, sino que les da siempre un aspecto gro- 
5 sero y repugnante: además, en Rodillero, el asunto de 
las riñas tiene algo de tradicional y privativo; desde 
muy antiguo gozan fama en Asturias las disputas de 
las mujeres de este pueblo, y se sabe que no las hay 
más desvergonzadas y temibles cuando se desbocan. 

10 Asi que, acostumbradas desde niñas á presenciarlas y 
á tomar parte muy á menudo, casi todas conocen bas- 

, tante bien el arte de reñir y algunas llegan á ser con- 

V sumadas maestras. Este mérito no queda oculto; se 
dice, por ejemplo : « Fulana riñe bien ; Zutana se aca- 

15 lora demasiado pronto; Mengana da muchos gritos y 
no dice nada,» lo mismo que en Madrid se comentan y 
aquilatan las dotes de los oradores importantes. Ha- 
bía no hace mucho tiempo en Rodillero una persona 
que eclipsaba á todas las reñidoras del lugar y las de- 

20 rrotaba siempre que entraba en liza con ellas: era un 
hombre, aunque por sus gustos é inclinaciones tenía 
mucho de mujer; s^ llamaba, ó se llama, Pedro Rega- 
lado, pero nadie le conoce allí por otro nombre que por 
el de el marica de D, Cándido.'^ Teresa, aunque había 

25 reñido innumerables veces, no había llegado á adquirir, 
debido á su natural impetuoso, el grado de perfección 
que la retórica de las comadres exigía ; aquel Ajelar las 
injurias^ para herir al adversario sin descubrirse f 
aquel subir y bajar la voz con oportunidad, aquel ma- 

30 notear persuasivo, aquel sonreír irónico, aquel alejarse 
con majestad y venir de improviso con un nuevo in- 
sulto en la boca. La scñá Isabel, por su posición un 



JOSÉ 



71 



tanto^ más alta, descendía pocas veces á la palestra de 
la calle, pero era comúnmente temida á causa de su 
astucia y malevolencia. 

— Á los perros hace ti(.^nipo que estás echada tú, 
pobrecilla — dijo contestando sin inmutarse á la terri- s 
ble amenaza de Teresa. 

— i Eso quisieras tú ; echarme á los perros ! Para 
empezar me quieres echar á pedir Hmosna, quitándome 
el pan. 

— ¿Qué te he quitado yo? 10 

— La lancha nueva de mi hijo, ; infame ! 

— ¿ Que me he comido yo la lancha de tu hijo ? i No 
^reía tener tan buenas tragaderas P 

Los curiosos rieron. Teresa, encendida de furor, 
gritó: 15 

— Ríete, picara, ríete, que ya sabe todo el pueblo que * 
has sido tú la que indujo al tonto del sacristán á cortar 
los cables de la lancha. 

La maestra empalideció y quedó un instante suspen- 
sa; pero repuesta en seguida, dijo: 20 

— Lo que sabe todo el pueblo es que hace tiempo que 
debieras estar encerrada, por loca. 

— Encerrada, pronto lo serás tú en la cárcel. ¡Te 
he de llevar á la cárcel, ó poco he de poder ! 

— Calla, tonta, calla — dijo la maestra, dejando apa- 25 
recer en su boca una sonrisa, — ¿no ves que se están 
riendo de ti? 

— ¡ A la cárcel ! ¡ á la cárcel ! — repitió la viuda con 
energía, y volviéndose á los circunstantes, preguntó 
enfáticamente: — ¿Habéis visto nunca mujer más per- 30 
versa?... La madre murió de un golpe que le dió 
esta bribona coa una sartén, bien lo sabéis . . . Echó 



72 



JOSÉ 



de casa á su hermano y le obligó á sentar plaza^ ... Á 
su marido, que era un buen hombre, le dejó morir 
como á un perro, sin médico y sin medicinas, por no 
gastarse los cuartos . . . que tampoco eran suyos ; y si 
5 no mata á éste que ahora tiene, consiste en que es un 
calzonazos que no la estorba para nada . . . 

En este momento, D. Claudio, que estaba detrás de 
su mujer sin atreverse á intervenir en la contienda, 
sacó su faz deprimida y más fea aún por la indignación 
10 que reflejaba, diciendo: 

— ¡ Cállese V., deslenguada ; váyase V. de aquí ó 
doy parte^ en seguida al señor alcalde ! 

Pero la maestra, que refrenaba con grandísimo tra- 
bajo la ira, halló medio de darla algún respiro sin com- 
15 prometerse, y extendiendo el brazo, le pegó un sober- 
bio mojicón de mano vuelta^ en el rostro. El pobre 
pedagogo, al verse maltratado tan inopinadamente, 
sólo tuvo ánimo para exclamar, llevándose las manos 
á la parte dolorida: 
2o — j Mujer! tú, ¿por qué me castigas? 

Teresg- estaba tan embebida en la enumeración de las 
maldades de su enemiga, que no advirtió aquel chis- 
toso incidente y siguió diciendo á la muchedumbre que 
la rodeaba: 

25 — Ahora roba el dinero de su hija, lo que el di- 
funto tenía de sus padres, y no la deja casarse por 
no soltar la tajada'* . . . ¡Antes dejará los dientes- en 
ella ! . . . 

La señá Isabel lanzó una carcajada estridente. 
30 — ¡ Vamos, ya pareció aquello ¿ Estás ofendida 
porque no quiero que mi hija se case con el tuyo, ver- 
dad? ¿Quisieras echar las uñas á^ mi dinero y diver- 



JOSÉ 



73 



tirte con él, verdad? Lámete, pobrecilla, lámete, que 
tienes el hocico untado.^ 

La viuda se puso encarnada como una brasa. 

— Ni mi hijo ni yo necesitamos de tu dinero. Lo 
que queremos es que no nos robes. ¡ Ladrona ! ¡ la- 
drona ! . . . ¡ ladrona ! . . . ¡ ladrona ! 

El furor de que estaba poseída le hizo repetir innu- 
merables veces esta injuria, exponiéndose á ser proce- 
sada; en cambio la maestra procuraba insultarla á 
mansalva.^ 

— ¿Qué he de robarte yo, pobretona? Lo que te- 
nías, ya no se acuerda nadie de cuándo te lo han ro- 
bado . . . 

— ¡ Ladrona ! ¡ ladrona ! ¡ ladrona ! — gritaba la viu- 
da, á quien ahogaba el coraje. 

— Calla, tonta, calla — decía la señá Isabel sin caér- 
sele la sonrisa de los labios.^ — Vamos, por fo visto,* 
tú quieres que te llame aquello^ . . . 

— ; Has de parar en la liorca, bribona ! 

— No te empeñes en que te llame aquello, porque no 
quiero. — Y volviéndose á los circunstantes, exclama- 
ba con zumba: 

— ¡ Será terca esta mujer,^ que se empeña en que le 
llame aquello . . . ¡ Y yo, no quiero ! . . . ; Y yo, no 
quiero ! . . . 

Al decir estas palabras abría los brazos con una 
resolución tan graciosa, que excitaba la risa de los pre- 
sentes. El furor de Teresa había llegado al punto 
máximo; las injurias que salían de su boca eran cada 
vez más groseras y terribles. 

Por grande que sea nuestro amor á la verdad, y vivo 
el deseo de representar fielmente una escena tan seña- 



74 JOSÉ 

lada, el respeto que debemos á nuestros lectores nos 
obliga á hacer alto.^ Su imaginación podrá suplir 
fácilmente lo que resta. La reyerta prosiguió encen- 
dida largo rato y en la misma disposición; esto es, la 
5 señá Isabel esgrimiendo^ la burla y el sarcasmo, Teresa 
arrojándose á todos los denuestos imaginables: la 
acción acompañaba á la violencia de sus palabras ; iba 
y venía con portentosa celeridad ; daba vueltas en re- 
dondo como una peonza; sacudía los brazos en todas 

10 direcciones ; desgarraba el pañuelo de la garganta que 
le sofocaba ; todo su cuerpo se estremecía cual si estu- 
viese sometido á una corriente magnética. Más de 
cien veces se alejó de aquel sitio, y otras tantas volvió 
para arrojar con voz enronquecida un nuevo insulto á 

15 la faz dé su enemiga. Por último, rendida á tanto es- 
fuerzo y casi perdida la voz, se alejó definitivamente. 
Los curiosos la perdieron de vista entre las revueltas 
de la calle. La señá Isabel, victoriosa, le gritó aún 
desde la ventana: 

20 — ¡ Anda, anda ; vete á casa y toma tila y azahar ; 
no sea cosa que te dé la perlesía, y revientes !^ 

Teresa padecía, en efecto, del corazón, y solía resen-; 
tirse cuando experimentaba algún disgusto. En cuan- 
to llegó á casa cayó en un accidente tan grave, que fué 

25 necesario llamar apresuradamente al cirujano del 
lugar. 

VIII 

Cuando á la tarde llegó José de la mar y se enteró 
d^ lo acaecido, experimentó el más fiero dolor de su 
vida. No pudo medirlo bien, sin embargo, hasta que su 



JOSÉ 



75 



madre salió del accidente; los cuidados que exigía y 
la zozobra que inspiraba le hacían olvidar en cierto 
modo su propia desdicha. Mas al ponerse buena á los 
dos ó tres días, sintió tan viva y tan cruel la herida de 
su alma, que estuvo á punto de adolecer. No salió de 5 
sus labios, á pesar de esto, una palabra de recrimina- ^ 
ción; enterró su dolor en el fondo del pecho y siguió 
ejecutando la tarea cotidiana con el mismo sosiego 
aparente. Pero al llegar de la mar por las tardes, en 
vez de ir á la tienda de la maestra ó de pasar un rato 10 
en la taberna con sus amigos como antes, se metía en 
casa, así que despachaba los negocios del pescado, y no 
volvía á salir hasta el siguiente día á la hora de embar- 
carse. 

Esta resignación mortificaba aún más á Teresa que 15 
una reyerta cada hora : andaba inquieta y avergonzada : 
su corazón de madre padecía al ver el dolor mudo y 
grave de su hijo: aunque no se hubiese apagado ni 
mucho menos en su alma la hoguera de la cólera, y 
desease frenéticamente tomar venganza acabada de la 20 
señá Isabel, empezaba á sentir algo parecido al remor- 
dimiento. Pero no fué parte esto á impedir que de- 
mandase judicialmente^ al sacristán reclamándole los 
daños causados por su hijo Rufo, el cual por su ino- 
cencia no era responsable ante la ley. Y como el hecho 25 
estaba bien probado, el juez de Sarrió condenó al cabo 
al sacristán á encerrar en casa al tonto y á resarcir el 
valor de la lancha á José. Lo primero fué ejecutado 
al punto ; mas á lo segundo no era fácil darle cumplido 
efecto, porque el sacristán vivía de los escasos emolu- 3c 
mentos que el cura le pagaba, y no se le conocían más 
bienes de fortuna:^ cuando el escribano fué á embar- 



76 



JOSÉ 



garle la hacienda vióse necesitado á tomar los muebles, 
los enseres de cocina y las ropas de cama, todo lo cual, 
viejo y estropeado, produjo poquísimo dinero. Mas 
la sacristana debía de estimarlo como si fuese de oro y 
5 marfil, á juzgar por el llanto y los suspiros que le costó 
desprenderse de ello. Tenía esta mujer opinión de 
bruja en el pueblo; las madres la miraban con terror y 
ponían gran cuidado en que no besara á sus pequeños ; 
los hombres la consultaban algunas veces cuando ha- 

10 cían un viaje largo para saber su resultado. Ella, en 
vez de trabajar por deshacer esta opinión, la fomentaba 
con su conducta, á semejanza de lo que en otro tiempo 
hacían algunas desdichadas que la Inquisición man- 
daba á la hoguera : la vanidad femenina puede llegar á 

15 tales extravíos. Decía la buenaventura por medio de 
las cartas ó las rayas de la mano; sacaba el maleficio 
al que no podía usar del matrimonio ;^ propinaba untos 
y polvos para ser querido de la persona deseada, y se 
daba aire de suficiencia y aparato de misterio que ex- 

20 citaba grandemente la fantasía de los pobres pesca- 
dores. 

Al ver que le arrebataban de casa sus muebles, pro- 
rrumpió en maldiciones tan espantosas contra Teresa 
y su hijo, que consiguió horrorizar á los curiosos, que 
25 como sucede siempre en tales casos, habían seguido al 
escribano y al alguacil. 

— ¡ Permita Dios que esa bribona pida limosna por 
las calles y la ahorquen después por ladrona ! ¡ Per- 
mita Dios que se le haga veneno lo que coma ! i Per- 
30 mita Dios que su hijo vaya un día á la mar y no vuelva ! 
Mientras los ministros de la justicia desempeñaron 
su tarea, no cesó de invocar al cielo y al infierno contra 



JOSÉ 



77 



•sus enemigos. Los vecinos que se hallaban presentes 
marcharon aterrados. 

— Por todo lo que tiene D. Anacleto — decía un 
marinero viejo á los que iban con él — - no quisiera es- 
tar ahora en el pellejo de José el de la viuda.^ Hay 5 
que temer las maldiciones de esa mujer. 

— No será tanto- — repuso otro más joven y más 
despreocupado. 

— Te digo que sí : tú eres mozo y no puedes acor- 
darte, pero aquí están Casimiro y Juan, que bien saben 10 
lo que á mí me ha pasado con ella hace ya algunos 
años . . . Iba yo una tarde á la ribera para salir á la 
merluza, cuando me llamó para pedirme que llevase 
conmigo á su Rufo y le hiciese rapaz de la lancha. Yo 
me negué á ello, claro está, porque* ese bobo nunca ha 15 
servido para nada. Se puso entonces como una perra 
rabiosa contra mí, y me llenó de insultos y maldiciones. 
Yo sin hacer caso seguí mi camino y entré á bordo: 
llegamos á la playa de la merluza á eso de las nueve^ y 
tuvimos los aparejos echados hasta el amanecer. 20 
¿Querrás creer que no aferré miás de tres merluzas? 
Las demás lanchas vinieron con cada ochenta, ciento 

y hasta la hubo de ciento treinta.^ Al día siguiente me 
sucedió poco más ó menos lo mismo, y al otro igual,^ 
y al otro igual . . , En fin, muchacho, que no tuve más 25 
remedio que ir á su casa y pedirle por Dios que me 
levantase la maldición . 

Los marineros viejos apoyaron lo que su compañero 
afirmaba. Cuando los demás vecinos tuvieron noticia 
de las tremendas maldiciones proferidas por la mujer 30 
del sacristán, también compadecieron sinceramente á 
José. La misma Teresa, al saberlo, se sintió atemori- 



73 



JOSÉ 



zada, por más que la soberbia le hiciese ocultar el 
miedo. 

A la hora de comer, la seña Isabel, que lo había 
aprendido en la calle, se lo notició á su hija con extre- 
5 mado deleite. 

— ¿ No sabes una cosa,^ Elisa ? 

-¿Qué? 

— Que hoy fueron á embargar los muebles á Eu- 
genia la sacristana por lo que hizo su hijo Rufo con la 

10 lancha de José . . . ¡ Pero anda, que no les arriendo 
la ganancia^ ni á éste ni á su madre ! . . . Las mal- 
diciones que aquella mujer les echó no son para di- 
chas^ . . . Creo que daban miedo.^ 

Elisa, cuya alma impresionable y supersticiosa cono- 

15 cía bien la maestra,* se puso pálida. 

— ¡ Fueron espantosas, según cuentan ! — prosiguió 
la vieja relamiéndose interiormente.^ — Que había de 
verles pidiendo limosna por las calles . . . que ojalá 
José necesitase robar para comer y le viese después 

20 colgado de una horca, ó que saliese un día á la mar y 

. no volviese . . . 

Las manos de Elisa temblaban al llevar la cuchara 
á la boca, mientras su madre, con refinada cruel- 
dad, repetía una por una las atrocidades que por 

25 la mañana había proferido la sacristana. Al fin, 
algunas lágrimas salieron rodando de sus ojos her- 
mosos. La maestra, al verlas, se indignó terrible- 
mente. 

— -¿Por qué lloras, mentecata? ¿Habrá en el mun- 
30 do muchacha más bobalicona? ... ¡ Aguarda un poco, 
que yo te daré motivo para llorar ! 

Y levantándose de la silla, la aplicó un par de sober- 



JOSÉ ^79 

bias bofetadas, que enrojecieron las mejillas de la Cán- 
dida doncella. 

Mientras tales sucesos acaecían, estaba feneciendo 
en Rodillero la costera del bonito; por mejor decir, 
había terminado enteramente. Corrían los postreros 5 
días de Octubre ; el tiempo estaba sereno ; la mar se 
rizaba levemente en toda su extensión al paso de las 
brisas frías del otoño ; el cielo, á la caída de la tarde, se 
presentaba diáfano y pálido; algunas nubes de color 
violeta permanecían suspendidas en el horizonte ; los 10 
cabos de la costa parecían más cercanos por la pureza 
del ambiente ; cuando las ráfagas de la brisa eran más 
vivas corrían por la superficie del mar fuertes temblo- 
res de frío, cual si al monstruo se le pusiese carne de 
gallina.^ 15 

Había llegado la época propicia para la pesca de la 
sardina, más descansada y de menos peligro que la del 
bonito. Desgraciadamente, aquel año se presentó muy 
poca en la costa, las lanchas salían por mañana y tarde 
y regresaban la mayor parte de los días sin traer sobre 20 
los paneles el valor de la raba- que habían echado al 
agua como cebo. ¡ Qué distinto aquel año del anterior, 
en que se pescaba en una hora lo bastante para tornarse 
á casa satisfechos ; en que las gaviotas se cernían en 
bandadas sobre las barcas para recoger las migajas del 25 
botín; en que los muchachos, encaramados sobre las 
peñas, veían brillar de lejos la sardina en el fondo de 
las lanchas como montones enormes de lingotes de 
plata! Y no habiendo sardina, tampoco tenían cebo 
para salir al congrio y la merluza, ni pescar cerca de la 30 
costa la robaliza, el sollo, et salmonete y otros peces 
exquisitos. El hambre iba, pues, á presentarse muy 



8o 



JOSÉ 



pronto en Rodillero, porque los pescadores viven ordi- 
nariamente para el día, sin acordarse del siguiente. 
Algunos de ellos, no obstante, se defendían de la mise- 
ria persistiendo en salir al bonito, puesto que^ éste 
5 andaba escaso también, y se corría ya, por lo avanzado 
de la estación, grave riesgo en pescarlo : la mar, en esta 
época, se alborota presto; el viento, á veces, también 
cae^ de un modo repentino, y las lanchas necesitan ale- 
jarse mucho para hallar aquel pescado. José era uno 

10 de estos marineros temerarios ; pero vencido al fin de 
las amonestaciones de los viejos y de su propia expe- 
riencia, que también se lo mandaba, determinó de sus- 
pender las salidas al bonito y dedicarse á la sardina, 
aunque con poquísimas esperanzas de obtener buen 

15 resultado. 

Antes de emprender esta pesca se fué una mañana 
por tierra á Sarrió con el objeto de comprar raba. 
Había amanecido un día sereno : el mar presentaba un 
color lechoso : el sol se mantuvo largo rato envuelto en 

20 una leve gasa blanca ; los cabos en vapor trasparente y 
azulado. Sobre la llanura del mar, el cielo aparecía 
estriado de nubes matizadas de violeta y rosa. A las 
diez de la mañana el sol rompió su envoltura,^ disipá- 
ronse las nubes, y comenzó á ventar fresco del N. E. 

25 A la una de la tarde la brisa se fué calmando, y apare- 
cieron por la parte de tierra algunas nubecillas blancas 
como copos de lana : se indicó el contraste :^ á la media 
hora ya se había declarado. El viento del Oeste con- 
siguió la victoria sobre su enemigo, y comenzó á soplar 

30 reciamente, pero sin inspirar cuidado. Sin embargo, 
su fuerza fué aumentando poco á poco, de suerte que á 
las tres soplaba ya huracanado. Los .marineros que 



JOSÉ 



estaban en el pueblo habían acudido todos á la ribera. 
Á partir de esta hora/ fué aumentando por momentos 
la fuerza del vendaval. Comenzó á sentirse en el pue- 
blo la agitación del miedo: un rumor sordo y confuso 
producido por las idas y venidas de la gente, por las 5 
preguntas que los vecinos se dirigían unos á otros. 
Las mujeres dejaban las ocupaciones de la casa y salían 
á las puertas y á las ventanas, y se miraban asustadas, 
y se interrogaban con los ojos y con la lengua. 

— ¿Han llegado las lanchas? 10 

— ¿Están las lanchas fuera? 

Y unas después de otras, las que tenían á los suyos 
en el mar, enderezaron sus pasos hacia la ribera, for- 
mando grupos y comunicándose sus temores. Mas 
antes de que pudiesen llegar allá, el viento se desató 15 
• violento é iracundo, como pocas veces se había visto: 
en pocos minutos se convirtió en un terrible y pavoroso 
huracán: al cruzar por el estrecho barranco de Rodi- 
llero, con ruido infernal, batió furiosamente las puer- 
tas de las casas, arrebató algunas redes que se hallaban 20 
tendidas en las ventanas, y arrojó remolinos de inmun- 
dicia á los ojos de los vecinos. Las mujeres, embar- 
gadas por el miedo, suspendieron toda conversación y 
corrieron desaladas- á la playa: los demás habitantes, 
hombres, mujeres y niños, que no tenían ningún pa- 25 
riente en la mar, dejaron también sus casas, y las si- 
guieron ; por la calle no se oía más que este grito : 
<(¡ Las lanchas ! ¡ las lanchas !» 

Al desembocar aquella muchedumbre en la ribera, el 
mar ofrecía un espectáculo hermoso, más que impo- 30 
nente. Los vientos repentinos no traen consigo gran 
revolución en las aguas por el momento, sino una ma- 



82 



JOSÉ 



rejada viva y superficial. Así que la vasta llanura 
sólo estaba fuertemente fruncida ; brillaban en toda su 
extensión infinitos puntos blancos, surgiendo y des- 
apareciendo alternativamente á modo de mágico chis- 
5 porroteo. Pero los centenares de ojos clavados en el 
horizonte con ansiedad, no vieron señal ninguna de 
barco. Entonces una voz gritó : — ((¡ Á San Este- 
ban ! . . . ¡ á San Esteban ! » — Todos dejaron la ribera 
para subir á aquel monte, que señoreaba una extensión 

10 inmensa de agua. La mayoría se fué á buscar corrien- 
do el camino que por detrás del pueblo conducía á él ; 
mas los niños y las pobres mujeres que tenían á sus 
esposos y hermanos en la mar, se pusieron á escalarlo 
á pico ; la impaciencia, el terror, el ansia, les daba f uer- 

15 za para trepar por las rocas puntiagudas y la maleza. 

Cuando llegaron á la cima y tendieron la vista por la • 
gran planicie del océano, vieron en los confines del 
horizonte tres ó cuatro puntos blancos; eran las lan- 
chas. Después fueron apareciendo sucesivamente 

20 otros varios, mostrándose unos y otros cada vez con 
más precisión. 

— Vienen todas en vuelta de^ tierra, con el borri - 
quete de 'proa^ solamente — dijo uno de los marineros 
que acababan de llegar. 

25 — En vuelta de tierra, sí; pero á buscar pronto el 
abrigo de la costa: tienen la proa puesta á Peñascosa 
— repuso otro. 

El grupo de los espectadores colocado en la cima del 
monte, se fué engrosando rápidamente con los que 

30 llegaban á toda prisa. El viento hacía tremolar viva- 
mente los pañuelos de las mujeres, y obligaba á los 
hombres que gastaban sombrero á tenerlo sujeto con la 



JOSÉ 



mano. Reinaba silencio ansioso en aquel puñado de 
seres humanos: el huracán zumbaba con fuerza en los 
oídos, hasta aturdidos y ensordecerlos : todos los ojos 
estaban clavados en aquellos puntitos blancos que pare- 
cían inmóviles allá en el horizonte. De vez en cuando, 5 
los marineros se comunicaban rápidamente alguna ob- 
servación» 

— La salsa^ les debe de incomodar. 

— Phs^ . . . eso importa poco : por ahora, la mar no 
les hace mayor daño. Si consiguen abrigarse, no hay 10 
cuidado. 

— Necesitan orzar mucho. 

— Claro ; todo lo que dé el viento . . . ; y aun así, no 
sé si podrán meterse detrás del cabo. 

Las lanchas, al fin, se fueron ocultando una en pos 15 
de otra donde el marinero decía. 

El grupo respiró. Sin embargo, aquel consuelo se 
fué trocando poco á poco en angustia á medida que el 
tiempo avanzaba y los barcos no parecían sobre la 
punta de tierra más próxima á Rodillero, denominada 20 
el Cuerno. 

Trascurrió media hora; el grupo de los vecinos te- 
nía los ojos fijos en este cabo con expresión de anhelo: 
el viento seguía cada vez más soberbio y embravecido. 

— Mucho tardan — dijo un marinero al oído de 25 
otro. 

— Se habrán metido quizá en la concha^ de Peñas- 
cosa—contestó éste. 

— Ó vendrán ciñendo la tierra sin soltarla. 

Tenía razón el primero. • Después de aguardar largo 30 
rato, apareció por el Cuerno una lancha con el borri- 
quete solamente y á medio izar.* 



84 



JOSÉ 



— i Es la de JNicolás de la Tejera !^ — dijeron á un 
tiempo varias voces. 

— ¡ Alabado sea Dios ! ~ ; Bendita sea la Virgen 
Santísima ! • — ¡El Santo Cristo hermoso los ha salva- 

5 do ! — dijeron casi á un tiempo las esposas y las ma- 
dres de los que la tripulabaft. 

Y bajaron corriendo á la ribera para esperarlos. 
Al poco rato, apareció otra. 

— ¡ Es la de Manuel de Dorotea ! — exclamaron en 
10 seguida en el grupo. 

Se escucharon las mismas bendiciones y gritos de 
alegría, y otro golpe de mujeres y niños se destacó co- 
rriendo á la playa. 

Luego vino otra, y luego otra, y asi sucesivamente 

15 fueron apareciendo unas tras otras las lanchas. El 
grupo del monte de San Esteban iba mermando poco á 
poco á medida que las barcas entraban en la ensenada 
de Rodillero. Pronto quedó reducido á un puñado de 
personas. Faltaba una sola lancha. En la ribera, se 

20 sabía ya que aquella lancha no había de llegar, porque 
había zozobrado ; pero nadie osaba subir á San Esteban 
á noticiarlo. Las pobres mujeres que allí estaban, 
esperaban con sus pequeñuelos de la mano, silenciosas, 
inmóviles, presintiendo su desgracia, y haciendo es- 

25 fuerzos por alejar del pensamiento la terrible idea. 

El sol se ocultaba ya entre rojizos resplandores: el 
viento aun persistía en soplar furiosamente : las aguas 
del océano dejaban de fruncirse y comenzaban á hin- 
charse con soberbia. Las esposas y madres seguían 

30 con los ojos clavados en el mar esperando siempre ver 
aparecer los suyos: nadie se decía una palabra ni de 
temor ni de consuelo ; mas, sin advertirlo ellas mismas, 



JOSÉ 



algunas lágrimas saltaban á los ojos i el viento las se- 
caba prontamente. 

Mientras esto acaecía en Rodillero, José caminaba 
apresuradamente la vuelta de él por la carretera de Sa- 
rrio. Como marino experimentado, comprendió á las 5 
primeras señales de contraste que iba á caer un viento 
peligroso. Al observar la violencia inusitada de las 
ráfagas, se dijo, lleno de tristeza : — ((Es imposible 
que hoy no suceda una desgracia en Rodillero.» — Y 
apretó cuanto pudo el paso. De vez en cuando se de- 10 
tenía algunos instantes para subir á alguna eminencia 
del camino y escrutar atentamente los horizontes de la 
mar en busca de las lanchas. Cuando el huracán llegó 
á su mayor poder, no le fué dado resistir la impacien- 
cia: dejó el barril de raba, que había comprado, en 15 
manos de otro caminante que halló por casualidad, y se 
dió á correr como un gamo hasta perder el aliento. 

Cuando alcanzó las primeras casas del pueblo, era ya 
muy cerca del oscurecer. Un grupo de chicos estaba 
jugando á los bolos en las afueras: al pasar por de- 20 
lante, uno de ellos le dijo : 

— José ; la lancha de Tomás se perdió. 

El marinero detuvo el paso, y preguntó visiblemente 
conmovido : 

— ¿Dónde iba mi cuñado Nicasio? 25 
El muchacho bajó la cabeza sin contestar, asustado 

ya y arrepentido de habérselo dicho. 

José se puso terriblemente pálido, quitóse la boina y 
comenzó á mesarse los cabellos, dejando escapar pala- 
bras de dolor y gemidos. Siguió caminando hacia el 30 
pueblo, y entró en él escoltado por el grupo de chicos 
y por otros muchos que se les fueron agregando. — 



86 



JOSÉ 



(( Ahí va José ; ahí va José de la viuda : » — se decían 
los vecinos acercándose á las puertas y ventanas para 
verle pasar descolorido y con la boina en la mano. Al 
cruzar por delante de una taberna, salieron de ella tres 
5 ó cuatro voces llamándole; y otros tantos marineros 
acudieron á detenerle, y le hicieron entrar: Bernardo 
era uno de ellos ; otro el Corsario. 

— Acaban de decirme que^ se perdió la lancha de 
Tomás ... ¿ No se salvó ninguno ? — preguntó tem- 
ió blándole la voz, al poner el pie en la taberna. 

Ninguno de los marineros esparcidos por ella, le 
contestó. Después de algunos instantes de silencio, 
uno le dijo: 

— Vamos, José ; toma un vaso de vino, y serénate : 
15 todos estamos sujetos á lo mismo. 

José se dejó caer sentado sobre el banco próximo al 
mostrador, y metió la cabeza entre las manos sin hacer 
caso del vaso que su compañero le puso delante. Al 
cabo de un rato, sin embargo, alargó la mano para co- 
20 gerlo y bebió todo el vino con avidez. 

— ¡ Qué se va á hacer ! j Vaya todo por Dios !^ — 
dijo al colocarlo otra vez sobre el mostrador: y lim- 
piándose con la boina algunas lágrimas que le rodaban 
por el rostro, preguntó ya con voz entera : 

25 — ¿Y cómo fué eso? 

— Pues nada, muchacho, se fueron á pique porque 
quisieron — le contestó uno. — Cuando veníamos to- 
dos con el borriquete medio relingado y con muchísimo 
ojo,^ y que no nos llegaba la camisa al cuerpo,^ vemos 

30 que Tomás iza el trinquete en el palo del medio . . . 
Me parece que no había acabado de relingar cuando 
¡zas ! dió vuelta* la lancha . . . 



JOSÉ 



87 



— ¿No quedó flotando alguno? — preguntó Ber- 
nardo. 

— Sí ; vimos tres ó cuatro. 

— ¿Y por qué no los recogisteis ? 

— Porque pasábamos muy lejos de ellos . . . Detrás 5 
de nosotros y bien á barlovento venía Joaquín de la 
Mota . . . Pensábamos que él los recogería. 

— ¡ Pensabais ! ; pensabais ! — exclamó Bernardo 
indignado. — ¡ Lo que yo pienso es que debierais ir 
entre guardias civiles á la cárcel así que saltasteis en 10 
la ribera! 

— ¿Por qué, morral,^ por qué? — preguntó el otro 
lleno de ira. — ¿ Qué íbamos á hacer nosotros, pasando 
más de un tiro de carabina lejos de ellos? ¿Querías 
que por salvarlos á ellos nos ahogáramos todos? 15 

— ¡ Ahogaros ! ¡ ahogaros ! . . . ¡La lástima fué 
esa !^ . . . ¿Y por qué no arriasteis de plan^ la vela y 
-no os acercasteis bogando? 

— I Cállate, burro, cállate ! ¿ Crees tú que estaba 

4a mar para que hiciéramos dulces con ella ?* 20 

— La mar estaba bella ... un poco de salsa y nada 
más. 

— ¿ Qué sabes tú lo que pasaba en la mar si estabas 
en tierra rascándote la barriga?^ 

— La mar estaba bella, te digo ... Y además, en 25 
último resultado, ¿por qué no disteis fondo^ y no 
aguardasteis á que ellos se fueran acercando á voso- 
tros? 

Mientras Bernardo y el otro marinero disputaban, 
José permanecía silencioso, teniendo la cabeza entre 30 
las manos en actitud de profundo abatimiento. Pen- 
saba que su hermana quedaba con seis niños, el mayor 



88 



JOSÉ 



de once años, sin más amparo que la capa del cielo : y 
por más que sus hermanas jamás habían sido buenas 
para él y le habían ocasionado muchos pesares, todavía 
les dedicaba en su corazón un cariño inmenso. La ta- 
5 bernera, gorda y linfática, le miraba con lástima y ha- 
cía esfuerzos por consolarle, presentándole de vez en 
cuando el vaso lleno de vino : él alargaba el brazo dis- 
traídamente para cogerlo y lo bebía hasta el tope,^ sin 
darse cuenta cabal de lo que hacía. 

10 Cuando más encendida estaba la disputa entre Ber- 
nardo y su compañero, hé aquí que se oyen fuertes gri- 
tos en la calle, y casi en el mismo instante entra en la 
taberna con violencia la hermana de nuestro marinero, 
la que acababa de quedar viuda, suelto el. cabello, el 

15 rostro demudado y rodeada de sus hijos. Se abalanza 
á José y se arroja en sus brazos, rompiendo en agudos 
gemidos, que dejan silenciosos y graves a todos los 
marineros. Aquél la recibe también llorando. Cuan- 
do se separan, la mujer recoge sus niños, y, empuján- 

20 dolos hacia José, les dice, con cierta expresión teatral 
que repugna á los circunstantes, bien enterados de lo 
mucho que aquél había sufrido por su causa : 

— Hijos míos, ya no tenéis quien os mantenga; pe- 
did de rodillas á vuestro tío que sea vuestro padre ; él, 

25 que es tan bueno, os amparará. 

El noble marinero no advierte, como los demás, la 
hipocresía de su hermana; abraza á los niños y les besa 
diciendo : 

— No tengáis cuidado, pobrecitos ; mientras yo ten- 
30 ga un pedazo de pan, será vuestro y de vuestra madre. 

Después se limpia las lágrimas y dice á su hermana : 

— Vaya, llévalos á casa, que ya es noche. 



JOSÉ 



Así que la mujer y los chicos salieron de la taberna, 
se enredó de nuevo la disputa sobre el percance^ de la 
tarde : poco á poco todos los marineros fueron tomando 
parte en ella, hasta no entenderse nadie. 

José permanecía silencioso al lado del mostrador, 5 
apurando de vez en cuando el vaso de vino que la ta- 
bernera le presentaba. Al fin, tanto fué lo que bebió, 
^in advertirlo, que perdió la cabeza y fué preciso tras- 
portarlo á casa, en completo estado de embriaguez. 

IX 

Recogió, en efecto, á la viuda y sus hijos en casa y 10 
los mantuvo todo lo bien que- le consentían sus escasos 
recursos. Pero éstos, en vez de aumentar, fueron dis- 
minuyendo: la costera de la sardina fué desdichada 
hasta el fin ; no hubo apenas congrio ni merluza : cuan- 
do llegó la del besugo, por los meses de Diciembre y 15 
Enero, José estaba empeñado en más de mil reales, y 
aun le faltaba pagar cuatro barriles de raba, que ascen- 
dían á una respetable cantidad. Viéndose perseguido 
por los acreedores, se deshizo de su lancha, la cual por 
ser vieja y venderse con prisa, le valió poco dinero. 20 
Una vez sin lancha, no tuvo más remedio que entrar 
de simple compañero en otra, ganando como los demás, 
una soldada, que aquel año era cortísima. 

Agregábase á estas calamidades la de no tener so- 
siego en casa. Su madre no sufría con paciencia los 25 
reveses de la fortuna y se rebelaba contra ella, armando 
por el más liviano motivo una batahola, que se oía de 
todos los rincones del pueblo. Dentro de casa, su hija, 



90 



.JOSÉ 



SUS nietos y el mismo José, cuando llegaba de la mar, 
eran víctimas de aquella cólera que se le había derra- 
mado por g1 cuerpo y que la ahogaba. Por otra parte, 
la hermana casada no veía con buenos ojos que la viu- 
5 da y sus hijos se estuviesen comiendo todo lo que había 
en casa de su madre y la dejasen arruinada, cuando 
ella no había sacado ni un mal jergón^ (eran sus pala- 
bras) ; y no dejaba de echárselo en cara siempre que 
podía, y de ahí se originaban pendencias repugnantes 

10 que convertían la vivienda en un verdadero infierno. 
Para salir de él temporalmente, y no morirse de tris- 
teza, nuestro desgraciado marinero asistía de vez en 
cuando á la taberna y se pasaba allí algunas horas char- 
lando y bebiendo con sus compañeros. Poco á poco el 

15 vicio de la bebida, que tanto había aborrecido, se fué 
apoderando de él, y si no le dominó por entero como á 
otros, haciéndole olvidar sus obligaciones, todavía fué 
lo bastante para que en el pueblo se dijese que « estaba 
convertido en un borracho.» La señá Isabel se daba 

20 prisa á propalar esta especie entre las comadres. 

La miseria, el trabajo, la discordia doméstica, no 
serían poderosos á abatir el ánimo del pescador si á 
ellas no se añadiese la soledad del corazón, que es el 
desengaño. Educado en la desgracia, padeciendo des- 

25 de que nació todos los rigores de la suerte, luchando 
con la ferocidad de la mar y con los caracteres no me- 
nos feroces de su madre y hermanas, poco le importa- 
ría^ un latigazo más de la fortuna si su vida no hubiera ^ 
sido iluminada un instante por el sol de la dicha. Pero 

30 había tropezado con el amor en su monótona existen- 
cia, y había tropezado al tiempo mismo en que alcan- 
zaba también el bienestar material. De pronto, bien- 



JOSÉ 91 

estar 3^ amor se habían huido : apagóse el rayo de luz : 
quedó sumido en las tinieblas de la miseria y la sole- 
dad. Y si es cierto, como afirma el poeta, qvc no 
existe mayor dolor que recordar el tiempo feliz en la 
desgracia/ no es maravilla que el pobre José buscase s 
un lenitivo al suyo y el olvido momentáneo de sus pe- 
nas en la ficticia alegría que el vino comunica. 

Désde la reyerta de su madre con la seña Isabel no 
había vuelto á h¿iblar con Elisa, ni la había visto sino 
de lejos; 'en cuanto divisaba su figura (y era pocas 10 
veces porque se pasaba el día entero en la mar), se ale- 
jaba corriendo ó se mezclaba en un grupo para no tro- 
pezar, con ella, ó buscaba asilo en la taberna inmediata. 
Al principio esto fué por vergüenza y miedo: temía 
que Elisa estuviese ofendida y no le quisiera saludar. 15 
Más adelante- la maledicencia, que en tales casos nunca 
deja de andar suelta,^ trajo á sus oídos la noticia de que 
la joven estaba ya inclinada á despreciarle, que su 
madre había logrado persuadirla á ello, y que pronto se 
casaría con un piloto de Sarrió. Entonces por digni- 20 
dad evitó cuidadosamente su encuentro. Los contra- 
tiempos que después padeció ayudaron también mucho 
á alejarle de ella : pensaba, y no le faltaba razón, que 
im hombre arruinado y con tantas obligaciones como 
él tenía, no era partido para ninguna muchacha, y me- 25 
nos para una tan codiciada como la hija de la maestra. 

Así estaban las cosas cuando un día en que por fajta 
de viento no salieron á la mar, le propuso su madre ir 
á Peñascosa, distante de Rodillero poco más de media 
legua : tenía allí Teresa una hermana que le había of re- 30 
cido patatas de su huerta y algunas otras legumbres, 
que en el estado de pobreza en que se hallab.an, eran un 



92 



JOSÉ 



socorro muy aceptable. Decidieron ir por la tarde y 
tornar al oscurecer, para que José no pasase en medio 
del día, cargado, por el pueblo. Aunque había camino 
real para ir á Peñascosa, la gente de este pueblo y la 
5 de Rodillero acostumbraba seí v irse, cuando no lleva- 
ban carro ó caballería, de una trocha abierta á orillas 
de la mar; ésta fué la que siguieron madre é hijo 
cuando ya el sol declinaba. 

Era un día trasparente y frío del mes de Febrero ; el 

10 mar ofrecía un color azul oscuro. Como la vereda no 
consentía que fuesen pareados,^ la madre caminaba de- 
lante y el hijo la seguía : marchaban silenciosos y tris- 
tes : hacía tiempo que la alegría había huido de sus co- 
razones. Cuando se hallaban á medio camino próxi- 

15 mámente, en un paraje en que la trocha dejaba las 
peñas de la costa y entraba por un vasto y alegre cam- 
po, vieron á lo lejos otras dos personas que hacia ellos 
venían. Teresa no fijó la atención en ellas ; pero José, 
por su costumbre de explorar largas distancias, no tar- 

20 dó en descubrir que aquellas dos personas eran la señá 
Isabel y su hija: dióle un salto el corazón, pensando en 
que era forzoso tropezarse. ¡ Qué iba á pasar allí ! 
No se atrevió á decir nada á su madre y la dejó cami- 
nar distraída, con los ojos bajos ; mas al fin ésta levan- 

25 tó la cabeza, y fijándose en las dos figuras lejanas, se 
volvió hacia él preguntando: 

— Oyes, José, ¿aquellas dos mujeres no te parece 
que son la señá Isabel y Elisa? 

— Creo que sí — respondió el marinero sorda- 
30 mente. 

— ¡Ah! — exclamó Teresa con feroz regocijo, y 
apretó un poco el paso sin pronunciar palabra, temien- 



JOSÉ 



do, sin duda, que el hijo tratase de estorbar el proyecto 
que había nacido súbitamente en su imaginación. 

José la siguió con el corazón angustiado, sin osar 
decirle nada. No obstante, después que hubieron ca- 
minado algunos pasos; í)udo más el temor de una es- 5 
cena violenta y escandalosa que el respeto filial, y se 
aventuró á decir severamente: 

— Madre, haga el favor, por Dios, de no compro- 
meterse ni comprometerme. 

Pero Teresa siguió caminando sin contestarle, como 10 
m quisiera evitar razonamientos. 

Un poco más allá, tornó á decirle aún con más seve- 
ridad : 

— ¡ Mire bien lo que va á hacer, madre ! 

El mismo silencio por parte de Teresa. En esto^ se 15 
habían acercado ya bastante los que iban y los que 
venían de Peñascosa. Cuando estuvieron á un tiro de 
piedra, próximamente, la señá Isabel detuvo el paso y 
vaciló un instante entre seguir ó retroceder, porque 
había advertido la resolución nada pacífica con que 20 
Teresa caminaba hacia ella. Por fin, adoptó el tér- 
mino medio de estarse quieta. Teresa avanzó rápida- 
mente hacia ella; pero al hallarse á una distancia de 
veinte ó treinta pasos, se detuvo también, y poniendo 
los brazos en jarras, comenzó á preguntar á su ene- 25 
miga en el tono sarcástico que la ira le hacía siempre 
adoptar : 

— ¡ Hola, señora ! . . . ¿ Cómo está V., señora? . . . 
¿ Está V. buena ? . . . ¿El esposo bueno también ? . o . 
Hacía tiempo que no tenía el gusto de verla ... 30 

— ¡ José, ten cuidado con tu madre, que está loca ! — 
gritó la señá Isabel con el semblante demudado. 



94 



JOSÉ 



— ¡ Ah, señora ! ¿,Conque después de haberle echa- 
do á pedir limosna y haberse reído de él, le pide V. to- 
davía que la socorra ? — Y cambiando repentinamente 
la expresión irónica de su rostro por otra iracunda y 
5 feroz, salvó como un tigre la distancia que la separaba 
de su enemiga, y se arrojó sobre ella gritando: — ; Tú 
me has vuelto loca, bribona ! . . . \ Pero ahora me las 
vas á pagar todas !^ 

La lucha fué tan rabiosa como repugnante. La 

10 viuda, njás fuer'te y más nerviosa, consiguió en seguida 
arrojar al suelo á la señá Isabel ; pero ésta, apelando á 
todos los medios de defensa, arrancó los pendientes á 
su enemiga, rajándole las orejas y haciéndole sangrar 
por ellas copiosamente. 

15 José de un lado y Elisa del otro, se habían precipi- 
tado á separar á sus madres, y se esforzaban inútil- 
mente por conseguirlo. Elisa tenía el rostro bañado 
de lágrimas; José estaba pálido y conmovido. Sus 
manos en uno de los lances de la faena,^ se encontraron 

20 casualmente ; y por un movimiento simultáneo, alzaron 
ambos la cabeza ; se miraron con amor, y se las estre- 
charon tiernamente. 

Al fin José, cogiendo á su madre por medio del cuer- 
po, la levantó en el aire y fué á depositarla algunos 

25 pasos lejos : Elisa ayudó á levantarse á la suya. Unos 
y otros se apartaron siguiendo su camino. Las ma- 
dres iban delante murmurando sin cesar injurias: los 
hijos volvían á menudo la cabeza para mirarse, hasta 
'que se perdieron enteramente de vista. 



JOSÉ 



X 

Don Fernando, de la gran casa de Meira, se paseaba 
una noche, dos meses después del suceso que acabamos 
de referir, por el vasto salón feudal de su casa solarie- 
ga. Alguien hubiera echado menos- en aquel instante 
la artística lámpara de bronce, en consonancia con la 5 
majestuosa amplitud de la cuadra, ó los primorosos 
candelabros de plata de un período más reciente ; por- 
que el pavimento no estaba llano, liso y extendido como 
en I03 siglos anteriores ; ofrecía aquí y allá algunos 
agujeros, que aunque labrados por la planta nobilísima 10 
de los señores de Meira, y en este supuesto muy dignos 
de veneración, no dejaban de ser enemigos declarados 
de la integridad y salud de todas las piernas, lo mismo 
hidalgas que plebeyas. Pero D, Fernando los conocía 
muy bien, y los evitaba sin Verlos, caminando con 15 
paso rápido de un cabo á otro de la estancia, en medio 
de las tinieblas. 

Sus pasos retumbaban huecos y profundos en el 
vetusto caserón; mas los ratones, habituados desde 
muy antiguo^ á escucharlos, no mostraban temor algu- 20 
no y persistían tranquilamente en su obra devastadora, 
rompiendo el silencio de la noche con un leve y con- 
tinuado crugido; los murciélagos, con menos temor 
aún, volaban en danza fantástica sobre la cabeza del 
anciano con sordo y medroso zumbido. 25 

En aquel momento, D. Fernando se hubiera meta- 
morfoseado de buena gana en ratón, y acaso acaso, ^ en 
murciélago. Por muy triste que fuese roer en la ma- 



96 



JOSÉ 



dera sepultado en un tétrico agujero, ó yacer aletar- 
gado durante el día sobre la cornisa de una puerta, 
para volar únicamente en las lúgubres horas de la no- 
che, ¿ lo era menos, por ventura, verse privado de salir 
5 á la luz del sol y caminar al aire libre después de cono- 
cer las dulzuras de uno y otro? Pues esto, ni más ni 
menos, era lo que le acaecía al noble vástago de la casa 
de Meira, hacía ya cerca de un mes. ¿ Y todo por qué ? 
Por una cosa tan sencilla y corriente, como no tener 
10 camisa. 

Hacía ya bastante tiempo que D. Fernando sólo tenía 
una ; pero con ella se daba traza para ir tirando ;^ cuan- 
do estaba sucia la lavaba con sus propias manos, y la 
tendía en un patine jo^ que había detrás de la casa, y 
15 después que se secaba, bien aplanchada con las manos, 
se la ponía. Mas sucedió que una mañana, estando la 
camisa tendida a4 sol, y el señor de Meira esperando en 
su mansión que se secase, acertó á^ entrar en el patio, 
por una de sus múltiples brechas, el asno de un vecino ; 
20 el señor de Meira le vió acercarse á la camisa, sin sos- 
pechar nada malo ; le vió llegar el hocico á ella, y toda- 
vía no comprendió sus planes ; .sólo al contemplarla 
entre los dientes del pollino se hizo cargo de su impre- 
visión, y sintió el corazón desgarrado ; y la camisa tam- 
as bién. Desde entonces D. Fernando no puso más los 
pies en la calle á las horas del día ; repugnaba mucho, 
y no sin razón, á sus altos sentimientos feudales, pre- 
sentarse sin una prenda^ tan indispensable ante los 
hijos de aquellos antiguos villanos, sobre quienes sus 
30 antepasados ejercían el derecho de pernada"* y otros 
privilegios tan despóticos, aunque menos ominosos. 
Entre los hijos de aquellos villanos corría como muy 



o s É 97 

cierta la voz de que D. Fernando estaba pasando « las 
de Caín.» ^ Y aunque el hambre se cernía como águila 
rapaz sobre la cabeza de casi todos los vecinos de Ro- 
dillero, no faltaban corazones compasivos que procura- 
ban socorrer al noble caballero sin ofender su extraor- s 
diñaría y delicadísima susceptibilidad. El que más 
se distinguía en esta generosa tarea era nuestro José, 
el cual apelaba á mil ardides y embustes para obligar al 
señor de Meira á que aceptase sus auxilios : unas veces 
le venía hablando de una deuda antigua que su madre lo 
tenía con la casa de Meira ; otras muchas le mandaba 
pescado de regalo; otras, llevando las viandas en un 
cesto, se iba á cenar con él en grata compañía.^ D. Fer- 
nando, que conocía la precaria situación del marinero, 
rechazaba con heroísmo aquellos tan apetecidos soco- ^15 
rros, y sólo después de largo pugilato,^ lograba José 
que los aceptase, volviendo la cabeza ^para no ver las 
lágrimas de agradecimiento que el' anciano caballero no 
era poderoso á contener. Pero estos y otros socorros 
no bastaban algunas veces: había días en que nadie 20 
parecía por el lóbrego caserón, y entonces era cuando 
D. Fernando pasaba aquellas de Caín » á que la voz 
pública se refería. 

Ahora las está pasando más terribles y crueles que 
nunca. Hace veinticuatro horas que no ha entrado 25 
alimento alguno en el estómago del noble caballero; 
y según se puede colegir, no es fácil que entre todavía 
en algunas más, pues son las doce de la noche y se en- 
cuentran todos los vecinos reposando. Á medida que 
el tiempo pasa crece su congoja : los paseos no son tan 30 
vivos ; de vez en cuando se pasa la mano por la frente, 
donde corren ya algunas gotas de sudor frío, y deja 



98 



JOSÉ. 



escapar algunos suspiros que mueren tristemente sin 
llegar á todos los ámbitos del tenebroso salón. El úl- 
timo vástago de la alta y poderosa casa de Meira está 
á punto de desfallecer. De pronto, sin darse él mismo 
S cuenta cabal de lo que hace, movido sin duda del puro 
instinto de conservación, abandona rápidamente la es- 
tancia, baja las ruinosas escaleras en pocos saltos y se 
lanza á la calle. Una vez en ella, se queda inmóvil sin 
saber á dónde dirigirse. 

no Era una noche templada y oscura de primavera: 
espesos nubarrones velaban por completo el fulgor de 
las estrellas. D. Fernando gira la vista en torno con 
dolorosa expresión de angustia, y después de vacilar 
unos instantes, empieza á caminar lentamente á lo lar- 

35 go de la calle en dirección de la salida del pueblo. Al 
pasar por delante de las casas vacila, medita si llamará 
en demanda de socorro; pero un vivo sentimiento de 
vergüenza se apodera de él en el momento de acercarse 
á las puertas y sigue su camino; sigue siempre, bien 

20 convencido, sin embargo, de que pronto caerá rendido 
á la miseria. Empieza á sentir vértigos y nota que la 
vista se le turba. Al llegar delante de la casa de la 
señá Isabel, que es una de las últimas del lugar, se de- 
tiene . ¿A dónde va? ¿A morir quizá como un 

25 perro en la carretera solitaria? Entonces vuelve á 
mirar en torno suyo^ y ve á su izquierda blanquear la 
tapia de la huerta del maestro : es una huerta amplia y 
feraz, llena de frutas y legumbres ; la mejor que hay en 
el pueblo, ó por mejor decir, la única buena. El pen- 

30 samiento criminal de entrar en aquella huerta y apo- 
derarse de algunas legumbres asalta al buen hidalgo; 
lo rechaza al instante ; le acomete otra vez ; torna á re- 



JOSÉ 



chazarlo. Finalmente, después de una lucha tenaz, 
pero desigual, vence el pecado. D. Fernando se dijo 
para cohonestar el proyecto de robo : — • « ¿ Pues qué, 
voy á dejarme morir de hambre? Unas cuantas pata- 
tas más ó menos no suponen nada^ á la maestra ; bas - s 
tante tiene . . . mal adquirido á costa de los pobres pes- 
cadores.» 

Y hé aquí cómo el hambre hizo socialista en un ins- 
tante al último vástago de la gran casa de Meira. 

Siguió la tapia á lo largo, torció á la izquierda y lo 
buscó por detrás de la casa el sitio más accesible para 
entrar. La pared por aquel sitio no era tan alta y 
estaba descascada y ruinosa en algunos trozos.^ Don 
Fernando apoyando los pies en los agujeros logró colo- 
carse encima; una vez allí se agarró á las ramas de un 15 
pomar y descendió por ellas lentamente y con mucha 
cautela hasta el suelo. Después de permanecer algu- 
nos momentos inmóvil para cerciorarse de que nadie le 
había sentido, se introdujo muy despacito en la huerta. 
Lo primero que hizo en cuanto se halló entre los cua- 20 
dros de las legumbres, fué arrancar una cebolla y 
echarle los dientes. En cuanto la engulló, arrancó 
otras tres ó cuatro y se las metió en los bolsillos ; des- 
pués se volvió otra vez á paso de lobo^ hacia la tapia. 
Mas antes de llegar á ella percibió con terror que se 25 
movían las ramas del pomar por donde había saltado, 
y á la escasísima claridad de la noche observó que el 
bulto de un hombre se agitaba entre ellas y se dejaba 
caer al suelo, como él había hecho. D. Fernando que- 
dó petrificado ; y mucho más creció su miedo y su ver- 30 
güenza cuando el hombre dió unos cuantos pasos por 
la huerta y se vino hacia él : lo primero que se le ocu- 



loo 



JOSÉ 



rrió fué echarse al suelo : el hombre pasó rozando con 
él : era José. 

¿Vendrá también á robar? — pensó D. Fernando; 
pero José dejó salir de su boca un silbido prolongado, 
5 y el señor de Meira vino á entender que se trataba de 
una cita amorosa, cosa que le sorprendió bastante, pues 
creía, como todo el pueblo, que las relaciones de Elisa 
y el marinero estaban rotas hacía ya largo tiempo. No 
tardó en aparecer otro bulto por el lado de la casa, y 

10 ambos amantes se aproximaron y comenzaron á hablar 
en voz tan baja que D. Fernando no oyó más que un 
levísimo cuchicheo. La situación del caballero era un 
poco falsa; si á los jóvenes les diese por^ recorrer la 
huerta ó estuviesen en ella hasta que el día apuntase y 

15 le viesen, ¡ qué vergüenza ! Para evitar este peligro se 
arrastró lenta y suavemente hasta el pomar y se ocultó 
entre uñas malezas que cerca de él había, esperando 
que José se marchase para escalar de nuevo el árbol y 
retirarse á su casa. Mas al poco rato de estar allí^ co- 

20 menzaron á ^caer algunos goterones de lluvia, y los 
amantes vinieron también á refugiarse debajo del po- 
mar, que era uno de los pocos árboles copudos^ y fron- 
dosos de la huerta, y el más lejano de la casa. Don 
Fernando se creyó perdido y comenzó á sudar de mie- 

25 do; ni un dedo se atrevió á mover. Elisa y José se 
sentaron en el suelo uno al lado de otro dando la espal- 
da^ al caballero, sin sospechar su presencia. 

— ¿Y por qué crees que tu madre presume algo ? — 
dijo José en voz baja. 

30 — No sé decirte ; pero de algunos días á esta parte^ 
me mira mucho y no me deja un instante sola. El otro 
día, mientras estaba barriendo la sala, me puse á can- 



tar ; al instante subió ella y me dijo : « ¡ Parece que 
estás contenta, Elisa ! Hacía ya mucho tiempo que no 
te salía la voz del cuerpo.»^ Me lo dijo de un modo y 
con una sonrisa tan falsa, que me puse colorada y me 
callé. 

— ¡ Bah, son cavilaciones tuyas ! — replicó el mari- 
nero. 

Guardó silencio, sin embargo, después de esta excla- 
mación y al cabo de un rato lo rompió, diciendo : 

— Bueno es vivir prevenidos. Ten cuidado, no te 
sorprenda. 

— ¡ Desgraciada de mí entonces ! Más me valiera 
no haber nacido — repuso la joven con acento de 
terror. 

Ambos volvieron á quedar silenciosos. Elisa, cabiz- 
baja y distraída, jugaba con las hierbas del suelo. 
José alargó la mano tímidamente, y, simulando tam- 
bién jugar con el césped, consiguió rozar suavemente 
los dedos de su novia. La lluvia, que comenzaba á 
arreciar, batía las hojas del pomar con redoble^ triste 
y monótono ; la huerta exhalaba ya un olor penetrante 
de tierra mojada. 

— ¿Pensáis salir mañana á la mar? — preguntó 
Elisa al cabo de un rato, levantando sus hermosos ojos 
rasgados hacia el marinero. 

— Me parece que no — repuso éste. — ¿ Para qué ? 
— añadió con amargura. — Hace ocho días que no 
traemos valor de cinco duros. 

— Ya lo sé, ya lo sé ; este año no hay merluza en 
la mar. 

— ¡ Este año no ha habido nada ! — exclamó José 
con rabia. 



I02 



JOSÉ 



Otra vez quedaron silenciosos. Elisa seguía jugan- 
do con las hierbecitas del suelo. El marinero le había 
aprisionado un dedo entre los suyos y lo estrechaba 
suavemente, sin osar apoderarse de la mano. Al cabo 
5 de un rato, Elisa, sin levantar la cabeza, comenzó á 
decir, en voz baja y temblorosa : 

— Yo creo, José, que la causa de todo lo que nos está 
pasando, es la maldición que te ha echado la sacristana. 
¿ Por qué no vas á pedirla que te la levante ? . . . Desde 

10 que esa mujer te maldijo no te ha salido nada bien. 

— Y antes tampoco^ — apuntó José con sonrisa me- 
lancólica. 

— Otros muchos lo han hecho antes que tú — siguió 
diciendo la joven, sin hacer caso de la observación de 

15 su amante. — Mira, Pedro el de la Matiella, ya sabes 
cómo estaba, flaco y amarillo que daba lástima ver- 
lo^ .. . todo el mundo pensaba que se moría. En cuan- 
to pidió perdón á la sacristana, empezó á ponerse bueno 
y ya ves hoy cómo está. 

20 — No creas esas brujerías, Elisa — dijo el marinero, 
con una inflexión de voz en que se adivinaba que él an- 
daba muy cerca de creerlas también. 

Elisa, sin contestar, se agarró fuertemente á su brazo 
con un movimiento de terror. 

25 — ¿ No has oído ? 

-¿Qué? 

— ¿ Ahí entre las zarzas ? 

— No he oído nada. 

— Se me figuró escuchar la respiración de una per- 
30 sona. 

Ambos quedaron un momento inmóviles con el oído 
atento. • 



JOSÉ 



— ; Qué miedosa eres, Elisa ! — dijo riendo el mari- 
nero. — Es el ruido de la lluvia al pasar entre las hojas 
hasta el suelo. 

— ¡ Me parecía ! . . . — repuso la joven sin quitar los 
ojos de la maleza donde estaba oculto el Sr. de Meira, 5 
y aflojando poco á poco el brazo de su novio. 

Mientras tanto, aquél sudaba copiosamente temiendo 
que José viniese á explorar las zarzas. Afortunada- 
mente, no fué así : Elisa se tranquilizó pronto, y viendo 
á su amante triste y cabizbajo, cambió de conversación lo 
con ánimo de alegrarle. 

— ¿ Cuándo comenzaréis á salir al bonito ? . . . Ten- 
go ya deseos de que empiece la costera . . . Me da el 
corazón^ que va á ser muy buena . . . 

— Allá veremos — repuso José moviendo la cabeza 15 
en señal de duda. — Creo que saldremos dentro de 
quince ó veinte días ... ¿ Qué vamos á hacer si no ? . . . 

— Comienza el buen tiempo ... y vendrán en segui- 
da las romerías ... ¡ Qué gusto ! . . . La de la Luz^ 

es ya de mañana en un mes — dijo Elisa esforzándose 20 
por aparecer alegre. 

— ¡ Qué importa que comiencen las romerías si yo 
no puedo acompañarte en ellas ! — exclamó el marinero 
con acento doloridot 

— No te dejes acobardar, José, que todo se arregla- 25 
rá . . Hay que tener confianza en Dios . . . Yo todos 
los días le pido al Santo Cristo. que te dé buena suerte, 

y que le toque en el corazón á mi madre. 

— Es difícil, Elisa ... es muy difícil ... Si no me 
ha querido cuando tenía algunos cuartos, ¿ cómo me ha 30 
de querer hoy que soy un pobrete, y tengo sobre los 
hombros tanta familia? 



JOSÉ 



Elisa comprendió la justicia de esta observación; 
pero repuso con la tenacidad sublime que el amor co- 
munica á las mujeres: 

— No importa ... yo creo que se ablandará. Ten- 
5 gamos confianza en el Santo Cristo de Rodillero, que 

otros milagros mayores ha sabido obrar . . . 

La lluvia arreciaba con ímpetu ; de tal suerte, que ya 
el árbol no bastaba á proteger á los amantes: las hojas 
se doblaban al peso del agua, y la dejaban caer en 

10 abundancia sobre sus cabezas. Pero ellos ni lo adver- 
tían siquiera, embargados enteramente por el deleite de 
hallarse juntos ; las manos enlazadas, los ojos en extá- 
tica contemplación. 

Elisa logró al cabo ahuyentar la melancolía de su 

15 novio; su plática tomó un sesgo^ risueño; hablaron de 
los incidentes ocurridos en pasadas romerías, y rieron 
de buena gana recordándolos. 

— ¿Te acuerdas cuando Nicolás nos convidó en la 
romería de San Pedro? . . . Tú me dijiste por lo ba- 

20 jo :^ — (( Hay que beberle todo el vino que saque . . .» 

— Porque en seguida vi que el gran tacaño^ lo que 
quería era echársela de rumboso^ á poca costa. 

— ¡ Qué trabajo me costó echar todo el vaso al cuer- 
po !^ Tú te lo bebiste en un decir Jesús^ ... y anda 

25 que Ramona tampoco se portó mal del todo.*^ 

— Pero, cuando vió que Bernardo se lo iba á tragar 
entero también, ¿qué de prisa le echó mano,^ verdad? 

— ¡ Como que ya no podía resistir más el pobre ! — 
dijo Elisa rompiendo á reír. — Lo mejor de todo fué 

30 lo que decía para disculpar la porquería ... « ¡ Ésa es 
una broma ! . . . i yo no quiero bromas ! . . .» Cuando 
se me representa la cara que ponía el infeliz al vernos 



JOSÉ 



apurar el vaso, me río como una loca, aunque esté 
sola . . . 

Ambos reían en efecto, procurando no hacer ruido. 

— Por cierto — siguió Elisa, fingiendo seriedad, — 
que tú más tarde te pusiste un poco alegre, y le diste un 
beso á mi prima Ramona. 

— No me acuerdo. 

— Sí ; no te acuerdas de lo que no quieres. 

— De todos modos, estando borracho, no sabe uno 
lo que hace. 

— No se te ocurriría, sin embargo, echarte al agua. 

— ¡ Claro ! 

— Pero se te ocurre besar á las muchachas. 

— No estando borracho, jamás — afirmó resuelta- 
mente José. 

— ¡ Madre mía, si en la hora de la muerte me pusie- 
ran á la cabecera tantos angelitos como besos habrás 
dado! 

- — Te irías sola para el cielo — repuso el marinero 
riendo. 

La plática se trocaba en alegre disputa : los amantes 
se embriagaban con aquella charla sencilla hallando tan 
chistoso lo que mutuamente se decían, que no cesaban 
de soltar carcajadas, cuyo ruido apagaban llevando la 
mano á la boca. La noche, oscura y lluviosa, era para 
ellos plácida y grata como pocas. 

Pero Elisa creyó percibir otra vez la respiración 
que antes la asustara.^ Se quedó algunos instan- 
tes distraída; y no queriendo decir nada á José por- 
que no la llamase otra vez medrosa, optó por sepa- 
rarse. 

— Ya debe de ser muy tarde, José — dijo levantán- 



io6 



JOSÉ 



dose. — Mañana tengo que madrugar . . . además, nos 
estamos poniendo como una sopa.^ 

El marinero se levantó también, aunque no de buen 
grado. 

5 — ¡ Qué bien se pasa el tiempo á tu lado, Elisa ! — 
dijo tímidamente. 

La joven sonrió con dulzura oyendo aquella declara- 
ción que el marinero no había osado pronunciar hasta 
entonces, y un poco ruborizada le tendió la mano. 
10 — Hasta mañana, José. 

José tomó aquella mano, la estrechó tierna y larga- 
mente, y contestó con melancolía : 

— Hasta mañana. 

Pero no acababa de soltarla : fué necesario que Elisa 
15 dijese otra vez: 

— Hasta mañana, José. 

Tiró de ella con fuerza, y se alejó rápidamente en 
dirección á la casa. El marinero no se movió, hasta 
que calculó que estaba ya dentro : luego escaló cautelo- 
20 sámente la cerca, montó sobre ella, y desapareció por 
el otro lado. 

Algunos instantes después, salía de su escondite el 
Sr. de Meira mojado hasta los huesos. 

— ¡ Pobres muchachos ! — exclamó sin acordarse de 
25 su propia miseria y trepando con trabajo por el pomar. 

Y una vez en la calle, enderezó los pasos hacia su man- 
sión feudal acariciando en la mente un noble, cuanto 
singular proyecto.^ 



JOSÉ 



XI 

Pocos días después, D. Fernando de Meira se per- 
sonó en casa de José, muy temprano, cuando éste aun 
no había salido á la mar. 

— ^José, necesito hablar contigo á solas; ven á dar 
una vuelta^ conmigo. 5 

El marinero pensó que llegaba en demanda de so- 
corro, aunque hasta entonces jamás se lo había pedido 
directamente: cuando el hambre más le apuraba, solía 
llegarse á él, diciéndole: 

— José, á Sinforosa se le ha concluido el pan, y no lo 
quisiera tomárselo á la otra panadera ... Si me hicie- 
ses el favor de prestarme una hogaza . . . 

Mas para que á esto llegase, era necesario que el ca- 
ballero estuviese muy apurado; de otra suerte, ni di- 
recta ni indirectamente se humillaba á pedir nada. No 15 
obstante, José lo pensó así, porque no era fácil pensar 
otra cosa, y tomando el puñado de cuartos que tenía y 
metiéndolos en el bolsillo, se echó á la calle^ en com- 
pañía del anciano. 

Guióle D. Fernando fuera del pueblo, y cuando es- 20 
tuvieron á alguna distancia, cerca ya de la gran playa 
de arena, rompió el silencio diciendo: 

— Vamos á ver, José, tú debes de andar algo apura- 
dico de dinero, ¿verdad?^ 

José pensó que se confirmaba lo que había imagi- 25 
nado ; pero le sorprendió un poco el tono de protección 
con que el hidalgo le hacía aquella pregunta. 



io8 



JOSÉ 



— Phs ... así así/ D. Fernando. No estoy muy so- 
brado . . . pero en fin, mientras uno es joven y puede 
trabajar, no suele faltar un pedazo de pan. 

— Un pedazo de pan es poco . . . No sólo de pan 
5 vive el hombre^ — manifestó el señor de Meira senten- 
ciosamente; y después de caminar algunos instantes 
en silencio, se detuvo repentinamente, y encarándose 
con el marinero le preguntó: 

— ¿Tú te casarías de buena gana con Elisa, verdad ? 
10 José quedó sorprendido y confuso. 

— ¿ Yo ? . . . Con Elisa no tengo nada ya^ . . . Todo 
el mundo lo sabe . . . 

— Pues -sabe una gran mentira, porque estás en 
amores con Elisa;* me consta — afirmó el caballero 

15 resueltamente. 

José le miró asustado, y empezaba á balbucir ya otra 
negación cuando D. Fernando le atajó diciendo: 

— No te molestes en negarlo, y dime con franqueza 
si te casarías gustoso. 

20 — i Ya lo creo ! — murmuró entonces el marinero 
bajando la cabeza. 

— Pues te casarás — dijo el Sr. de Meira ahuecando 
la voz todo lo posible y extendiendo las dos manos ha- 
cia adelante. 

25 José levantó la cabeza vivamente y le miró, pensando 
que se había vuelto loco ; después, bajándola de nuevo, 
dijo: 

— Eso es imposible, D. Fernando . . . No pensemos 
en ello. 

30 — Para la casa de Meira no hay nada imposible — 
respondió el caballero con mucha mayor solemni- 
dad.^ 



JOSÉ 



109 



José sacudió la cabeza, atreviéndose á dudar del po- 
derío de aquella ilustre casa. 

— Nada hay imposible — volvió á decir D. Fernan- 
do lanzándole una mirada altiva, propia de un gue- 
rrero de la reconquista.^ 5 

José sonrió con disimulo. 

— Atiende un poco — siguió el caballero : — en el 
siglo pasado, un abuelo mío, don Alvaro de Meira, era 
corregidor^ de Oviedo. Había allí una casa pertene- 
ciente al clero que estorbaba mucho en la vía pública, 10 
y el corregidor se propuso echarla abajo. Tropezó en 
seguida con la oposición del Obispo y cabildo catedral, 
los cuales le manifestaron que de ningún modo lo in- 
tentase, so pena de excomunión; pero el corregidor, 
sin hacer caso de amenazas, cierto día manda á ella una 1 5 
cuadrilla de albañiles y comienzan á derribarla. Dan 
parte del hecho al Obispo, alborótase su ilustrísima,^ 
convoca al cabildo y deciden ir revestidos á excomul- 
gar á todo el que se atreva á tocar en ella ; pero mi bisa- 
buelo lo supo, ¿y qué hace entonces? Va y manda á 20 
allá^ al verdugo á leer un pregón en que se impone la 
pena de cien azotes á todo albañil que se baje del teja- 
do . ¡Ni uno solo se bajó, muchacho ! . . . Y la 
casa vino al suelo. 

D. Fernando, con un movimiento enérgico de la ma- 25 
no, derribó de golpe el edificio clerical ; mas José pare- 
ció enteramente insensible á esta proeza de los Meiras : 
seguía cabizbajo y triste, considerando tal vez que era 
lástima que tal poder de infligir azotes no quedase 
anejo á todos los señores de Meira, en cuyo caso no 30 
sería imposible que pidiese unos cuantos para la señá 
Isabel. 



lio 



JOSÉ 



— Cuando á un Meira se le mete algo entre ceja y 
ceja^ — siguió el hidalgo, — ¡ hay que temblar ! . . . 
Toma — añadió sacando del bolsillo un paquetito y 
ofreciéndoselo: — Ahi tienes diez mil reales: cómpra- 

5 te una lancha, y deja lo demás de mi cuenta.^ 

El marinero quedó pasmado, y no se atrevió á alar- 
gar la mano pensando que aquello era una locura del 
Sr. de Meira, á quien ya muchos no suponían en su 
cabal juicio. 

10 — Toma, te digo; cómprate una lancha, y á tra- 
bajar. 

José tomó el paquete, lo desenvolvió y quedó aún 
más absorto al ver que eran monedas de oro. D. Fer- 
nando, sonriendo orgullosamente continuó : 
15 —Vamos á otra cosa ahora. Dime: ¿cuántos años 
tiene Elisa? 
' — Veinte. 

— ¿ Los ha cumplido ya ? 

— No señor ; me parece que los cumple el mes que 
20 viene.^ 

— Perfectamente : el mes que viene te diré lo que has 
de hacer. Mientras tanto, procura que nadie se entere 
de tus amores . . . mucho sigilo y mucha prudencia. 

D. Fernando hablaba con tal autoridad, y arqueaba 
25 las cejas tan extremadamente, que á pesar de su figu- 
rilla menuda y torcida, consiguió infundir respeto al 
marinero; casi llegó á creer en el misterioso é inven- 
cible poder de la casa de Meira. 

— A otra cosa ... ¿ Tú puedes disponer de la lan- 
30 cha esta noche? 

— ¿Qué lancha? ¿la de mi patrón? 

— Si. 



JOSÉ 



III 



— ¿ Para ir á dónde ? 

— Para dar un saleo.^ 

— Si no es más que para eso . . . 

— Pues á las doce de la noche, pásate por mi casa^ 
dispuesto á salir á la mar: necesito de tu ayuda para 5 
una cosa que ya sabrás . . . Ahora vuélvete á casa y 
comienza á gestionar^ la compra de la lancha; vé á 
Sarrio por ella, ó construyela aquí; como mejor te 
parezca. 

Confuso y en grado sumo perplejo se apartó nuestro lo 
pescador del señor de Meira; todo se volvía cavilar 
mientras caminaba la vuelta de su casa* de qué modo 
habría llegado aquel dinero á manos del arruinado 
hidalgo, y se propuso no hacer uso de él en tanto que 
no^ lo averiguase. Pero como los enigmas, particular- 15 
mente los enigmas de dinero, duran en las aldeas cor- 
tísimo tiempo, no se pasaron dos horas sin que supiese 
que D. Fernando había vendido su casa el día anterior 
á D. Anacleto, el cual la quería para hacer de ella una 
fábrica de escabeche, no para otra cosa, pues en reali- 20 
dad estaba inhabitable. El señor de Meira la tenía 
empeñada ya hacía algún tiempo á un comerciante de 
Peñascosa en nueve mil reales. D. Anacleto pagó esta 
cantidad y le dió además otros catorce mil. En vista 
de esto, José se determinó á devolver los cuartos al 25 
generoso caballero tan pronto como le viese, porque le 
pareció indecoroso aceptar, aunque fuese en calidad 
de préstamo, un dinero de que tan necesitado estaba su 
dueño. 

Todavía le seguía preocupando, no obstante, aquella 30 
misteriosa cita de la noche, y aguardaba con impacien- 
cia la hora, para ver lo que era. Un poco antes de dar 



112 



JOSÉ 



las doce por el reloj de las Consistoriales^ enderezó los 
pasos hacia el palacio de Meira ; llamó con un golpe á 
la carcomida puerta y no tardó mucho el propio D. Fer- 
nando en abrirle. 
5 — Puntual eres, José. ¿ Tienes la lancha á flote ? 

— Debe de estar, si señor. 

— Pues bien ; ven aquí y ayúdame á llevar á ella 
I esto. 

D. Fernando le señaló á la luz de un candil un bulto 
10 que descansaba en el zaguán de la casa, envuelto en un 
pedazo de lona y amarrado con cordeles. 

— Es muy pesado, te lo advierto. 
Efectivamente, al tratar de moverlo se vió que era 

casi imposible llevarlo al hombro. José pensó que era 
15 una caja de hierro. 

— En hombros no podemos llevarlo, D. Fernando. 
¿ No será mejor que lo arrastremos poco á poco hasta 
la ribera? 

' — Como á ti te parezca. 

20 Arrastráronlo, en efecto, fuera de la casa; apagó 
D. Fernando el candil, cerró la puerta y, dándole vuel- 
tas, no con poco trabajo, lo llevaron lentamente hasta 
colocarlo cerca de la lancha. El señor de Meira iba 
taciturno y melancólico, sin despegar los labios: José 

25 le seguía el humor, pero sentía al propio tiempo bas- 
tante curiosidad por averiguar lo que aquella pesadí- 
sima caja contenía. 

Fué necesario colocar dos mástiles desde el suelo á 
la lancha y, gracias á ellos, hicieron rodar la caja hasta 

30 meterla á bordo. Entraron después, y con el mayor 
silencio posible se fueron apartando de las otras em- 
barcaciones. 



La noche era de luna, clara y hermosa; el mar 
tranquilo y dormido como un lago; el ambiente, 
tibio como en estío. José empuñó dos remos, con- 
tra la voluntad del hidalgo, que pretendía tomar uno, 
y apoyándolos suavemente en el agua se alejó de la 
tierra. 

El señor de Meira iba sentado á popa, tan silencioso 
y taciturno como había salido de casa. José, tirando 
acompasadamente de los remos, le observaba con in- 
terés, Cuando estuvieron á unas dos millas de Ro- 
dillero, después de doblar la punta del Cuerno, don 
Fernando se puso en pie. 

— Basta, José. 

El marinero soltó los remos. 

— Ayúdame á echar este bulto al agua. 

José acudió á ayudarle ; pero deseoso, cada vez más, 
de descubrir aquel extraño misterio, se atrevió á pre- 
guntar sonriendo: 

— ¿Supongo que no será dinero lo que V. eche al 
agua, D. Fernando? 

Éste, que se hallaba en cuclillas preparándose á le- 
vantar el bulto, suspendió de pronto la operación, se 
puso en pie y dijo : 

— No ; no es dinero ... es algo que vale más que el 
dinero . . . Me olvidaba de que tú tienes derecho á 
saber lo que es, puesto que me has hecho el favor de 
acompañarme. 

— No se lo decía por eso, D. Fernando : á mí no me 
importa nada lo que hay ahí dentro. 

— Desátalo. 

— De ningún modo, D. Fernando ; yo no quiero que 
V. piense . . . 



114 



JOSÉ 



— ¡ Desátalo, te digo ! — repitió el señor de Meira, 
en un tono que no daba lugar á réplica. 

Obedeció José y, después de separar la múltiple en- 
voltura de lona que le cubría, descubrió, al cabo, el ob- 
5 jeto, el cual no era otra cosa que un trozo de piedra 
toscamente labrado. 

— ¿Qué es esto? — preguntó con asombro. 

D. Fernando, con palabra arrastrada y cavernosa, 
contestó : 

10 — El escudo de la casa de Meira. 

Hubo después un silencio embarazoso. José no sa- 
lía de su asombro y miraba de hito en hito^ al caballero, 
esperando alguna explicación ; pero éste no se apresu- 
raba á dársela : con los brazos cruzados sobre el pecho 
15 y la cabeza doblada hacia adelante, contemplaba sin 
pestañear la piedra que el marinero acababa de poner 
) al descubierto. Al fin dijo en voz baja y temblorosa: 

— He vendido mi casa á D. Anacleto . . . porque un 
día ú otro yo moriré, y ¿ qué importa que pare en ma- 

20 nos extrañas antes ó después ? . . . Pero se la vendí 
bajo condición de arrancar de ella el escudo . . . Hace 
unos cuantos días que trabajo por las noches en separar 
la piedra de la pared . . . : al f in lo he conseguido . . . 
Como D. Fernando se callase^ después de pronunciar 

25 estas palabras, José se creyó en el caso de^ preguntarle : 

— ¿Y por qué lo echa V. al agua ? 

El anciano caballero le miró con ojos de indignación. 

— l Zambombo ! ¿ Quieres que el escudo de la gran 
casa de Meira esté sobre una fábrica de ^escabeche ? 

30 Y aplacándose de pronto, añadió : 

— Mira, esas armas . . . repáralas bien . . . Desde el 
siglo XV están colocadas sobre la puerta de la casa de 



JOSÉ 



Meira ... (no esta misma piedra, porque según se ha 
ido enlazando con otras casas fué necesario mudarla y 
poner en el escudo nuevos cuarteles/ pero otra pare- 
cida). En el siglo pasado quedó definitivamente fija- 
da con la alianza de los Meiras y los Mirandas . . . Son 5 
cinco cuarteles ; el del centro es el de los Meiras : está 
colocado en lo que se llama en heráldica punto de 
honor^ . . . Sus armas son : azur y banda de plata, con 
dragantes de oro ; bordura de plata y ocho arminios de 
sable^ . . . Tú dirás — añadió D. Fernando con son- 10 
risa protectora, — ¿ dónde están esos colores ? . . . Es 
muy natural que lo preguntes, no teniendo nociones de 
heráldica . , . Los colores en la piedra se representan 
por medio de signos convencionales : el oro, míralo aquí 
en este cuartel, se representa por medio de puntitos 
trazados con buril ; la plata, por un fondo liso y unido ; ^ 
el azur, por rayitas horizontales; los gules, por rayas 
perpendiculares, etc., etc. ... es muy largo de expli- 
car . . . Los Meiras se unieron primeramente á los 
Viedmas, y aquí está su escudo en este primer cuartel 20 
de gules y una puente de plata de tres arcos, por los 
cuales corre un caudaloso río ; y una torre de oro levan- 
tada en medio de la puente; bordura de plata y ocho 
cruces llanas de azur* . . . Después se unieron á los 
Carrascos, y aquí tienes á la izquierda su cuartel, par- 25 
tido en dos partes iguales: la primera de plata y un 
león rapante de sable; la segunda de oro y un árbol 
terrazado y copado, con un pájaro puesto encima de la 
copa y un perro ladrante al pie del tronco^ ... Ni el 
pájaro ni el perro se notan bien, porque los ha destruí- 30 
do la intemperie . . . pero aquí están . . . Más tarde se 
unieron á los Ángulos: su cuartel es de plata y cinco 



ii6 



JOSÉ 



cuervos de sable puestos en sáutor^ . . . Tampoco se 
notan bien los cuervos . . . Por último, se unieron á 
los Mirandas, cuyo cuartel es de oro y un castillo de 
gules en abismo, sumado de un guerrero armado con 
5 alabarda, naciente de las almenas, acompañado de cinco 
róeles de sinople y plata, puestos dos de cada lado y 
uno en la punta^ . . . Todo el escudo, como ves, está 
coronado por un casco de acero bruñido de cinco rejas. 
Nada entendió el marinero del discurso del señor de 
10 Meira ; mirábale de hito en hito con asombro. El mar 
balanceaba suavemente la barca. 

— De la casa de Meira — siguió D. Fernando con 
voz enfática — han salido en todas las épocas hijos 
muy esclarecidos; hombres muy calificados .. . De- 

15 masiado sabrás tú que en el siglo XV D. Pedro de 
Meira fué comendador de Villaplana, en la orden de 
Santiago,^ y que D. Francisco fué jurado* en Sevilla y 
procurador en las Cortes de Toro.^ También sabrás 
que otro hijo de la misma familia fué presidente del 

20 Consejo de Italia:^ se llamaba D. Rodrigo: otro, llama- 
do D. Diego, fué oidor de la real Audiencia"^ de la ciu- 
dad de Méjico y después presidente de la de Guadala- 
jara. En el siglo pasado, D. Alvaro de Meira fué regi- 
dor^ de Oviedo y fundó en Sarrió una colegiata y un 

25 colegio de primeras letras y latinidad; bien lo sabrás. 
José no sabía absolutamente nada de todo aquello; 
pero asentía con la cabeza para complacer al desgra- 
ciado caballero, el cual se quedó repentinamente silen- 
cioso, y así estuvo buen rato, hasta que comenzó á decir, 

30 bajando mucho la voz y con acento triste: 

— Mi hermano mayor, Pepe, fué un perdido , . . bien 
lo sabrás . . . 



JOSÉ 



117 



En efecto, era lo único que José sabía de la familia 
de Meira. 

— Le arruinó una bailarina . . , Los pocos bienes 
que á mí me habían tocado, me los llevó amenazándo- 
me con casarse con ella si no se los cedía . . . Yo, para 
salvar el honor de la casa, los cedí ... ¿ No te parece 
que hice bien? 

José asintió otra vez. 

— Desde entonces, José, ¡ cuánto he sufrido ! . . . 
¡cuánto he sufrido! 

El hidalgo se pasó la mano por la frente con abati- 
miento. 

— La gran casa de Meira muere conmigo . . . pero, 
no morirá deshonrada, José; ¡te lo juro! 

Después de hacer este juramento, quedó de nuevo 
silencioso en actitud melancólica. El mar seguía me- 
ciendo la lancha. La luna rielaba su pálida luz^ en 
el agua. 

Al cabo de un largo espacio, D. Fernando salió de 
su meditación, y volviendo sus ojos rasados de lágri- 
mas hacia José, que le contemplaba con tristeza, le dijo 
lanzando un suspiro: 

— Vamos allá^ . . . Suspende por ese lado la piedra : 
yo tendré por éste . . . 

Entre uno y otro lograron apoyarla sobre el carel. 
Después, D. Fernando la dió un fuerte empujón: el 
escudo de la casa de Meira rompió el haz del agua con 
estrépito, y se hundió en sus senos oscuros. Las gotas 
amargas que salpicó bañaron el rostro del anciano, con- 
fundiéndose con las lágrimas no menos amargas que 
en aquel instante vertía. 

Quedóse algunos instantes inmóvil, con el cuerpo 



JOSÉ 



doblado sobre el carel mirando al sitio por donde la 
piedra había desaparecido; levantándose después, dijo 
sordamente : 

— Boga para tierra, José. 

5 Y fué á sentarse de nuevo á la popa. 

El marinero comenzó á mover los remos sin decir 
palabra. Aunque no comprendía el dolor del hidalgo 
y andaba cerca de pensar, como los demás vecinos, que 
no estaba sano de la cabeza, al verle llorar sentía pro- 

10 funda lástima y no osaba turbar su triste enajenamien- 
to. Mas el propósito de devolverle el dinero, no se 
apartaba de su cabeza, porque veía claramente que tal 
favor en las circunstancias en que se hallaba D. Fer- 
nando, era una verdadera locura : le bullía el deseo de 

1-5 acometer el asunto, pero no sabía de qué manera co- 
menzar : tres ó cuatro veces tuvo la palabra en la punta 
de la lengua, y otras tantas la retiró por no parecerle 
adecuada. Finalmente, viéndose ya cerca de tierra, 
no halló traza mejor para salir del aprieto que sacar los 

2o diez mil reales del bolsillo y presentárselos al caballero 
diciendo algo avergonzado: 

— D. Fernando ... V., por lo que veo, no está muy 
sobrado de dinero . . . Yo le agradezco mucho lo que 
quiere hacer por mí, pero no debo tomar esos cuartos 

25 haciéndole falta^ ... j >v< 

D. Fernando, con ademán descompuesto^ y soltando 
chispas de indignación por los ojos, le interrumpió 
gritando ^^{^M" 

— i Pendejo ! ¡ Zambombo ! ; Después que te hice 
30 el honor de confesarte mi ruina, me insultas ! Guarda 

ese dinero ahora mismo, ó lo tiro al agua -. . . 

José comprendió que no había más rem,edio que 



JOSÉ 



guardarlo otra vez; y así lo hizo después de pedirle 
perdón por el supuesto insulto. Formó intención, no 
obstante, de vigilar para que nada le faltara y devol- 
vérselo en la primera ocasión favorable. 

Saltaron en tierra y se separaron como buenos 5 
amigos. 



XII 

Guardó el secreto de todo aquello José: así se lo 
había pedido con instancia D. Fernando. Volvió éste 
á prometerle que se casaría con Elisa si ejecutaba punto 
por punto cuanto le ordenase, y le hizo creer que del 10 
sigilo con que se llevase el asunto pendía enteramente 
el suceso de él. 

Mediante la cantidad de seis reales cada día, halló el 
buen caballero hospedaje, si no adecuado á la antigüe- 
dad y nobleza de *su estirpe, suficiente para no perder 15 
la vida de hambre, como no había estado lejos de acon- 
tecer, según sabemos. Y ¡ caso raro ! desde que se vió 
con algunos cuartos en el bolsillo, subió todavía algu- 
nos palmos^ su orgullo nobiliario : andaba por el pueblo 
con la cabeza erguida, el paso sosegado y firme, echan- 20 
do á los vecinos miradas muy más propias del Renaci- 
miento^ que de nuestros días, saludando á las jóvenes 
con una sonrisa galante y protectora, como si aun ejer- 
ciese sobre ellas el ominoso derecho de pernada. 

Donde quiera que la ocasión se ofrecía, brindaba á 25 
sus vasallos con alguna copa de vino, y á las vasallas 
con golosinas de la confitería. Pero hay que declarar 
á fuer de verídicos^ que los villanos y las villanas de 



I20 



JOSÉ 



Rodillero no aceptaban los favores de D. Fernando 
con aquel respeto y sumisión con que sus mayores en 
otros tiempos recibían los desperdicios^ feudales de la 
gran casa de Meira ; antes parecía que al beber el vino 
5 y al tomar los confites lo hacían por pura condescen- 
dencia, por no herir la delicada susceptibilidad del hi- 
dalgo : y aun se advertía en todos ellos una cierta son- 
risa de compasión, que á poderla ver, hubiera hecho 
estremecerse en sus tumbas á todos los hijos de aquella 

10 ilustre casa, al comendador de Villaplana, al procura- 
dor de las Cortes de Toro, al presidente del Consejo de 
Italia, etc., etc. Y por si^ esta sonrisa de compasión 
no fuese bastante para ajar el prestigio de su linaje, los 
comentarios que se hacían á espaldas del caballero eran 

15 mucho más humillantes todavía: — «Este pobre Don 
Fernando se figura que catorce mil reales no se con- 
cluyen nunca. — ¡ Cuánto mejor sería que con ese dine- 
ro pusiese una tiendecita y le sacase un rédito!^ — 
Nada se lo va á gastar en cuatro días,^ y luego vamos 

20 á tener que mantenerlo de limosna.» 

Elisa, una de las feudatarias más hermosas que el 
señor de Meira tenía en Rodillero, era asimismo una de 
las más rebeldes. En vano el noble señor se esforzaba 
en brindarla protección siempre que la hallaba al pa- 

25 so;^ en vano la ofreció repetidas veces un cartuchito^ 
de almendras traídas exprofeso de Sarrió; en vano 
desenvolvía con ella todos los recursos de la más refi- 
nada galantería que recordaba los buenos tiempos de 
la casa de Austria.^ La linda zagala acogía aquellos 

30 homenajes con sonrisa dulce y benévola, donde no se 
advertía ni rastro de admiración ó temor; y algunas 
veces, cuando los acatamientos ceremoniosos y las fra- 



JOSÉ 



121 



ses melifluas subían de punto/ hasta se vislumbraba 
detrás de sus ojos tristes y suaves cierta leve expresión 
de burla. La verdad es que la naturaleza no había 
secundado poco ni mucho las disposiciones feudales de 
D. Fernando; al verle con su cuerpecillo contrahecho 5 
delante de la figura elevada y gentil de Elisa, la imagi- 
nación más poderosa y amiga de forjarse quimeras no 
podría seguramente representarse al señor del castillo 
delante de una tímida villana. 

Por dos ó tres veces^ la había preguntado, rompien- lo 
do súbitamente el hilo de sus discreteos^ clásicos : 

— ¿Cuántos años tienes? 

— Veinte. 

i La última vez le dijo: 

i — ¿ Tienes tu fe de bautismo ?* 1 5 

— Me parece que sí, señor. 

— Pues tráemela mañana. ¡ Pero cuidado que na- 
die sepa nada ! Yo he resuelto que tú y José os caséis 
á la mayor brevedad.^ 

Al escuchar estas palabras volvió á aparecer en los 20 
labios de Elisa aquella sonrisa benévola y compasiva 
de que hemos hecho mención, y al separarse del caba- 
llero, después de un rato de plática, no pudo menos de 
murmurar : 

— ¡Pobre D. Fernando; qué rematado está! 25 
Sin embargo, por consejo de José, que algo, aunque 

no mucho, fiaba en el poder de la casa de Meira, le 
llevó al día siguiente el documento. Nada se perdía 
en ello y se complacía al buen señor. La joven, que no 
tenía motivo alguno para fiar en aquel poder, como su 30 
novio, tomó el asunto en chanza. 

Lo que tomaba muy en serio era la maldición de la 



122 



JOSÉ 



sacristana; cada día más. En su alma candorosa, 
siempre había echado raíces la superstición: al ver 
ahora la constancia implacable con que la suerte se em- 
peñaba en estorbar su felicidad, era natural que lo 
5 achacase á una potencia oculta y misteriosa, la cual, 
bien considerada, no podía ser otra que la malqueren- 
cia de aquella bruja. Para deshacer ó contrarrestar 
su poder acudía á menudo en oración al camarín^ del 
Santísimo Cristo de Rodillero, famosa imagen, encon- 

10 trada en medio de la mar por unos pescadores hace 
algunos siglos. 

Pero en vano fué que en poco tiempo le pusiese^ 
más de una docena de cirios y le rezase más de un 
millón de padrenuestros; en vano, también, que se 

15 ofreciese á pasar un día entero en el camarín sin probar 
bocado,^ y lo cumpliese: el Santísimo Cristo, ó no la 
escuchaba ó quería experimentar aún más su fortaleza. 
El negocio de sus amores iba cada día peor : pensando 
serenamente, podía decirse que estaba perdido: José 

20 cada vez más azotado por la desgracia; ella cada vez 
más sometida al yugo pesado de su madre, sin osar 
moverse sin su permiso ni replicarle palabra. 

En tan triste situación, comenzó á acariciar la idea 
de desagraviar á la sacristana, y vencer de esta suerte 

25 el influjo desgraciado que pudiera tener en sú vida. 
Lo primero que se le ocurrió fué que José le pidiese 
perdón, y repetidas veces se lo aconsejó con instancia; 
pero viendo que aquél se negaba resueltamente á ello, 
y conociendo su carácter tenaz y decidido, se deter- 

30 minó ella misma á humillarse. 

Una tarde, á la hora de la siesta, dejando la casa 
sosegada, salióse sin ser vista y enderezó los pasos por 



JOSÉ 



123 



el camino escarpado que conducía á la casa del sacris- 
tán, la cual estaba vecina de la iglesia y, una y otra, 
apartadas bastante del pueblo, sobre una meseta que 
formaba hacia la mitad la montaña. Como iba tan 
preocupada y confusa, no vió á la madre de José, que 5 
estaba cortando tojo para el horno, no muy lejos del 
camino. Ésta levantó la cabeza y se dijo con sor- 
presa: — ¡ Calle !^ ¿ á dónde irá Elisa á estas horas ? — 
Siguióla con la vista primero y, llena de curiosidad, 
echó á andar en pos de ella^ para no perderla. Vió 10 
que se detenía á la puerta de la casa del sacristán, que 
llamaba y que entraba. 

— lAh, grandísima picara! — dijo con voz irritada. 
— ¡ Conque eres uña y carne de^ la sacristana ! ¡ Ya 
me parecía á mí que con esa cara de mosquita muerta* 15 
no podías ser cosa buena ! . . . ; Yo te arreglaré, buena 
pieza ;^ yo te arreglaré! 

Sólo porque Elisa entraba en casa de la sacristana, 
ya era uña y carne de ella. Esta falta de lógica, siem- 
pre había sido característica de Teresa : la cólera of us- 20 
caba enteramente el escaso juicio que Dios la había 
dado. Aparentaba despreciar la maldición de la sa- 
cristana, y su orgullo salvaje la impulsaba á desa- 
tarse en insultos siempre que de ésta se hablaba ; pero 
en realidad, no había en Rodillero quien creyese más 25 
á pie juntillas^ en tales hechicerías. 

Salió Eugenia á recibir á la joven, y se quedó gran- 
demente sorprendida de su visita ; pero al saber el ob- 
jeto de ella, mostróse muy satisfecha y triunfante. 
Elisa se lo explicó ruborizada y balbuciendo. La sa- 30 
cristana, hinchándose hasta un grado indecible, se 
negó á otorgar su perdón mientras la misma Teresa y 



124 



JOSÉ 



José no viniesen á pedírselo. En vano fué que Elisa 
se lo suplicase con lágrimas en los ojos ; en vano que 
se arrojase á sus pies y con las manos cruzadas le pi- 
diese misericordia; nada pudo conseguir. La sacris- 
5 tana, gozándose en aquella humillación y casi creyendo 
en el poder sobrenatural que los sencillos pescadores 
le daban, repetía siempre en actitud soberbia: 

— No hay perdón, mientras la misma Teresa no ven- 
ga á pedírmelo de rodillas ... así como tú estás ahora. 

10 Elisa se retiró con el alma acongojada: bien com- 
prendía que era de todo punto imposible decidir á la 
madre de su novio á dar este paso; y viendo que la 
sacristana se negaba á levantarla, creyó aún con más 
firmeza en la virtud de su maldición. 

15 Caminaba con paso vacilante, los ojos en el suelo, 

I meditando en la desgracia que había acompañado 
siempre á sus amores : sin duda. Dios no los quería, á 
juzgar por los obstáculos que sobre ellos había amon- 
tonado en poco tiempo. El camino por donde bajaba 

20 era revuelto y pendiente ; de trecho en trecho tenía al- 
gunos espacios llanos á manera de descansos. 

Al llegar á uno de ellos, salióle inopinadamente al 
encuentro Teresa. Como á pesar del desabrimiento^ 
de las dos familias nunca le había demostrado la ma- 

25 dre de José antipatía, Elisa sonrió para saludarla : pero 
Teresa acercándose, contestó al saludo con una terrible 
bofetada. 

Al verse maltratada tan inesperadamente, la pobre 
Elisa quedó sobrecogida, y en vez de defenderse, se 
30 llevó las manos á los ojos y rompió á sollozar con gran 
sentimiento. 

Teresa, después de este acto de barbarie, quedó á su 



JOSÉ 125 

vez suspensa y descontenta de sí misma: la actitud 
humilde y resignada de Elisa la sorprendió. Y para 
cohonestar su acción indigna, ó por ventura, para atur- 
dirse y escapar al remordimiento, comenzó á vociferar 
como tenía por costumbre injuriando á su víctima. 5 

— ¡ Anda, picara, ves^ á reunirte otra vez con la sa- 
cristana! ¿Estás aprendiendo para bruja ?^ Yo te 
regalaré el palo de la escoba. ¡Vaya, vaya, con la 
mosquita muerta! \Y cómo saca los pies de las alfor- 
jas !^ ; Yo pensé que no necesitabas salir fuera de casa i 
para aprender brujerías! 

Tal efecto hicieron sobre la infeliz muchacha estos 
insultos injustificados después de los golpes, que no 
pudiendo resistir á la emoción, se dejó caer desmayada 
en el suelo. Esto acabó enteramente de desconcertar i 
á la viuda ; y por un impulso del corazón, muy natural 
en su carácter arrebatado, pasó repentinamente de la 
cólera á la compasión, y corriendo á sostener á Elisa 
en sus brazos, comenzó á decirla al oído : 

— ¡ Pobrecilla ! ¡ Pobrecilla ! ; No hagas caso de 2 
mí, pichona!^... ¿Te he hecho daño, verdad?... 
Soy una loca ... ; Pobrecilla mía ! ¡ Pegarte, siendo 
tan buena y tan hermosa ! . . . ¡ Qué dirá mi José 
cuando lo sepa ! . . . 

Y viendo que Elisa no volvía en sí, comenzó á me- 2 
sarse el cabello con desesperación. 

— ¡Bestia, bestia! ¡No hay mujer más bestia que 
yo ! ¡ Santo Cristo bendito, ayúdame y socorre á esta 
niña ! . . . ¡ Elisa, Elisina, vuelve en ti, por Dios, mi 
corazón ! y 

Pero la joven no acababa de salir del síncope. Te- 
resa giraba la vista en torno buscando agua para echar- 



JOSÉ 



le á la cara. Al fin, no viéndola por ninguna parte y 
no atreviéndose á dejar sola á Elisa, tomó el partido 
de levantarla en sus robustos brazos y llevarla á cues- 
tas^ hasta una fuente que había algo más abajo. 
5 Cuando la hubo rociado las sienes con agua, recobró 
el conocimiento; la viuda se apresuró á besarla y pe- 
dirla perdón; pero aquellas vivas y extremadas cari- 
cias, en vez de tranquilizarla, estuvieron á punto de 
hacerla perder de nuevo el sentido; tanto la sorpren- 
10 dieron. Por fin, entre sollozos y lágrimas, pudo decir : 

— Muchas gracias ... Es V. muy buena . . . 

— I Qué he de ser buena !^ — • prorrumpió Teresa con 
gran vehemencia. — Soy una loca rematada ... La 
buena eres tú, mi palomita ... ¿ Estás bien ? . . . ¿Te 

1 5 he hecho mucho daño ? . . . i Qué dirá mi José cuando 
lo sepa! 

— Fui á casa de la sacristana á pedirla que le levan- 
tase la maldición . . . 

Teresa al oír esto comenzó otra vez á mesarse el 
20 cabello. 

— ¡ Si soy una bestia !^ ¡ Si soy una loca ! Razón 
tienen en decir que debiera estar atada ... ¡ Pegar á 
esta criatura por hacerme un beneficio ! 

Fué necesario que Elisa la consolase, y sólo después 
25 de afirmar repetidas veces que no la había hecho daño, 
que ya le había pasado el susto y que la perdonaba y la 
quería, logró calmarla. 

En esto ya la joven se había levantado del suelo: 
Teresa le sacudió la ropa cuidadosamente, le enjugó 
30 las lágrimas con su delantal, y abrazándola y besándola 
con efusión gran número de veces, la fué acompañando 
por la calzada de la iglesia, llevándola abrazada por la 



JOSÉ 



127 



cintura, hasta que dieron en el pueblo.^ Por el camino 
hablaron de José (¿de qué otra cosa podían hablar de 
más gusto para las dos?) ; Elisa manifestó á Teresa 
que ó se casaría con su hijo ó con ninguno ; ésta se 
mostró altamente satisfecha y lisonjeada de este ca- 5 
riño; se hicieron mutuas confidencias y revelaciones; 
se prometieron trabajar con alma y vida para que 
aquella unión se realizase, y, por último, al llegar al 
pueblo, se despidieron muy cariñosamente. Teresa, 
todavía avergonzada de lo que había hecho, preguntó 10 
á la joven antes de separarse: 

— ¿No es verdad, Elisina, que me perdonas de co- 
razón ? 

— i Bah ! — repuso ésta con sonrisa dulce y gra- 
ciosa. — Si V. me ha pegado, es porque puede hacer- 15 
lo . . . ¿No soy ya su hija? 

Teresa la abrazó de nuevo, llorando. 



XIII 

El suceso anterior, que pudo muy bien desbaratar 
los planes tenebrosos de la casa de Meira respecto á la 
suerte de Elisa y José, vino por su dichosa resolución 20 
á secundarlos. Porque á partir de este día, se entabló 
una firme amistad entre Elisa y la madre de su novio, 
la cual procuraron ambas mantener oculta por necesi- 
dad: veíanse furtivamente, cambiábanse rápidamente 
la palabra y se daban recados de José y para José ; las 25 
entrevistas de éste con la joven continuaban siendo en 
las horas más silenciosas de la noche. En el pensa- 
miento de los tres estaba el escogitar los medios de 



128 



JOSÉ 



realizar el apetecido matrimonio contra la voluntad 
de la maestra, pues ya estaban bien convencidos de 
que nada lograrían de ella. Elisa se representaba bien 
claramente que la causa de aquella ruda oposición no 
5 era otra que la avaricia, el disgusto de entregar los 
bienes que pertenecían á su difunto padre ; pero no sólo 
no lo confesaba á nadie, sino que hacía esfuerzos por 
no creerlo, y alejar de sí tal pensamiento: y aun se 
prometía muchas veces despojarse de su hacienda 

10 cuando^ llegase el caso, para no causar pesadumbre 
alguna á su madre. 

Mas aunque en ella y en José tal pensamiento estu- 
viese presente, no- acertaban á dar un paso para po- 
nerlo en vías de obra;^ la rudeza del pobre marinero, 

15 y la supina ignorancia de las mujeres, no les consentía 
ver en aquel asunto un solo rayo de luz. En esta oca- 
sión, como en tantas otras durante la Edad Media, fué 
necesario que el castillo viniese en socorro del estado 
llano.^ La casa de Meira, sin que ellos lo supiesen, 

20 ni menos"* persona alguna de Rodillero, trabajaba en 
favor suyo silenciosamente, con el misterio y sigilo 
diplomáticos que ha caracterizado siempre á los gran- 
des linajes, á los Atridas, á los Médicis, á los Austrias. 
Más de media docena de veces había ido D. Fernando 

25 á Sarrió y había vuelto sin que nadie se enterase del 
verdadero negocio que allá le llevaba: unas veces era 
para comprar aparejos de pesca, otras para encargarse 
unos zapatos, otras á ver un pariente enfermo, etc., 
etc. ; siempre mintiendo y engañando sútilmente á todo 

30 el mundo con un refinamiento verdaderamente floren- 
tino. Lo mismo Teresa que Elisa, no dejaban de ad- 
vertir que la sombra del noble vástago las protegía; 



JOSÉ 



129 



había señales ciertas para pensarlo: cuando cruzaba á 
su lado las dirigía hondas miradas de inteligencia 
acompañadas á veces de ciertos guiños inexplicables, 
otras de alguna palabra misteriosa como « esperanza ; » 
<( los amigos velan ; » « silencio y reserva ; » y así por 5 
el estilo^ otras varias destinadas á conmoverlas y 
sobresaltarlas; pero ellas la mayor parte de las veces 
no se daban por entendidas, ó porque no las entendie- 
ran realmente, ó porque no concediesen á los manejos 
diplomáticos del caballero toda la importancia que 10 
tenían. Sólo José estaba al tanto de ellos en cierta 
manera, aunque no mucho confiaba en su eficacia. 

Un día D. Fernando le llamó á su posada, y presen- 
tándole un papel le dijo: 

— Es necesario que firme Elisa este documento. 15 

— ¿ Pero, cómo ? . . , 

— Llévalo en el bolsillo; provéete de un tintero de 
asta y una pluma ... y á la primera ocasión . . . ¿ en- 
tiendes ? 

— Sí, señor. 20 

— Quedamos en eso.^ 

Devuelto el papel al cabo de algunos días con la 
firma, el caballero le dijo : 

— Es necesario que preguntes á Elisa si está dis- 
puesta á todo ; á desobedecer á su madre y á vivir fuera 25 
de su casa algunos meses, para casarse contigo.^ 

Esta comisión fué de mucho mayor empeño^ y difi- 
cultad para el marinero. Elisa no podía decidirse á 
dar un paso tan atrevido. No el temor de cometer un 
pecado y faltar á sus deberes filiales la embarazaba, 30 
pues por el cura que la confesaba sabía que siendo la 
oposición de los padres irracional ó fundada única- 



130 



JOSÉ 



mente sobre motivos de intereses, estaba en su derecho 
faltando á la obediencia: pero siempre había vivido 
tan supeditada á su madre, tenía tantísimo miedo á su 
cólera fría y cruel, que la idea de aparecer en plena 
5 rebelión ante ella, la aterraba. Fué necesario que pa- 
sasen muchos días, que José la suplicase infinitas 
veces hasta con lágrimas en los ojos, y que ella se per- 
suadiese á que no había absolutamente otro recurso ni 
otro medio de salir de aquella angustiosa situación y 
10 alcanzar lo que tan ardientemente deseaba, para que al 
fin viniese á consentir en ello. 

Noticioso el Sr. de Meira de esta concesión, dijo á 
José en el tono imperativo propio de su rango: 

— Esta tarde ven á buscarme; tenemos que hacer 
15 juntos. 

José inclinó la cabeza en testimonio de sumisión. 

— ¿Te encuentras resuelto á todo? 
La misma señal de respeto. 

— Perfectamente : no desmereces del alto concepto 
20 que de ti había formado. En los asuntos arduos es 

menester que se aúnen la diplomacia y el valor . . . ; en- 
tiéndelo bien. Tal ha sido lo que caracterizó siempre 
á mi familia: prudencia y decisión. El adelantado 
D. Alonso de Revollar, un ascendiente mío por la lí- 
25 nea femenina, pasó en su época, y durante la guerra de 
América/ por un consumado diplomático, y sin em- 
bargo, esto no dañaba poco ni mucho á su valor, que en 
ocasiones rayó en temeridad . . . 

— ¿Y á qué hora quiere que vaya á buscarle? — 
30 preguntó José temiendo con razón que el caballero se 

descarriase,^ como soha acontecer. 

— Después de comer . . . á la una. 



JOSÉ 



— Pues con su permiso, D. Fernando . . . tengo que 
componer una red . . . 

— Bien, bien, hasta la vista. ^ 

Á la hora indicada fué el marinero á la posada del 
Sr. de Meira : al poco rato salieron juntos y endereza- s 
ron los pasos por la calle abajo en dirección de la ri- 
bera. Antes de llegar á ella, D. Fernando se detuvo 
delante de una casa algo más decente que las contiguas. 

— Alto; vamos á entrar aquí. 

— ¿En casa de D. Cipriano? lo 

— En casa de D. Cipriano. 

El Sr. de Meira llamó á la puerta y preguntó si se 
podía ver al señor juez municipal. La vieja que les 
salió á abrir, hermana de éste, les dijo que estaba dur- 
miendo la siesta. D. Fernando insistió: era un negó- 15 
cío urgente. La vieja, mal humorada y gruñendo, 
porque estaba lejos de reconocer en el señor de Meira 
derechos señoriales, se fué al cabo á despertar á su her- 
mano. 

D. Cipriano, á quien ya tenemos el honor de conocer 20 
por haberle visto en la tienda de la maestra-, los recibió 
afablemente, aunque mostrando sorpresa. 

— ¿ Qué hay de nuevo, D. Fernando ? 

Éste sacó del bolsillo de su raidísima levita un papel, 
lo desdobló con lentitud académica y lo presentó gra- 25 
vemente al juez. 

— -jQué es esto? 

— Una solicitud^ de Da. Elisa Vega pidiendo que se 
la saque del poder de su madre y se la deposite con 
arreglo á la ley, para contraer matrimonio. 30 

D. Cipriano dió un salto atrás. 

— ¿Cómo . . . Elisita ... la hija de la maestra? 



132 



JOSÉ 



D. Fernando inclinó la cabeza en señal de asenti- 
miento. 

El juez municipal se apresuró á coger las gafas de 
plata que tenía sobre la mesa y á ponérselas, para leer 
5 el documento. 

La lectura fué larga, porque D. Cipriano, en acha- 
que de letras,^ se había andado toda su vida con pies 
de plomo. Mientras duró, José tenía los ojos clava- 
dos ansiosamente en él. El señor de Meira se acari- 
10 ciaba distraídamente su luenga perilla blanca. 

— i No sospechaba esto ! — exclamó el juez levan- 
I tando al fin la cabeza. - — Y á la verdad no puedo me- 
nos de^ confesar que lo siento . . . porque al cabo^ la 
maestra y su marido son amigos ... y van á llevar un 

15 disgusto grande... ¿Ha escrito V. esta solicitud, 
D. Fernando? 

— ¿ Está en regla, señor juez ? — respondió éste gra- 
vemente. 

— Sí, señor. 

20 — Pues basta ; no hay necesidad de más. 

D. Cipriano se puso pálido; después rojo. No ha- 
bía hombre de más extraña susceptibilidad en todo el 
mundo : una mirada le hería ; una palabra le ponía fuera 
de sí pensó que D. Fernando había querido darle una 

25 lección de delicadeza y se inmutó notablemente. 

— Sr. D. Fernando ... yo no pretendía . . esas pala- 
bras . . . me parece . . . 

— No ha sido mi ánimo ofender á V., señor juez. 
Quería solamente hacer constar mis derechos á callar- 

30 me delante del funcionario . . . Por lo demás, V. es 
mi amigo hace tiempo y he tenido siempre un gran 
placer en tenderle mi mano. Basta que V. haya per- 



JOSÉ 



tenecido á los ejércitos de su majestad, para que sea 
acreedor á la más alta consideración por parte de todos 
los hombres bien nacidos. 

El tono y la actitud con que D. Fernando pronunció 
estas palabras debía semejar mucho al que usaban en 
tiempos remotos los nobles al dirigirse á algún miem- 
bro del estado llano, cuando éste entró á deliberar con 
ellos en los negocios del gobierno. Pero D. Cipriano, 
que no estaba al tanto de^ estos ademanes puramente 
históricos, en vez de ofenderse más, se tranquilizó re- 
pentinamente. 

— Gracias, D. Fernando . . ., muchas gracias. Co- 
mo yo aprecio tanto á esa familia . . . 

— Yo la aprecio también. Pero vamos al caso: 
Elisa se quiere casar con este muchacho ; su madre se 
lo impide sin razón alguna . . . porque es pobre, tal 
vez ... ó tal vez (esto no lo afirmo, lo doy como hi- 
pótesis) por no entregar la herencia del difunto Vega, 
con la cual comercia y se lucra. No hay otro medio 
que acudir pidiendo protección á la ley ; y la muchacha 
ha acudido. 

— Está muy bien. Ahora lo que procede," es que 
yo vaya á preguntar á la chica si se ratifica en^ lo que 
aquí demanda. En caso afirmativo, procederemos al 
depósito. 

— ¿Y cuándo? 

— Hoy mismo . . . Esta misma tarde, si VV. quieren. 
• — Por la tarde, señor juez — apuntó José, — se 

va á enterar todo el pueblo y habrá un escándalo . . . 
Si V. quisiera dejarlo para después que oscu- 
rezca . . . 

— Como quieras ; á mí me es igual. Pero te ad- 



JOSÉ 



vierto que es necesaria la presencia del secretario, y 
está hoy en Peñascosa. 

— D. Telesforo estará aquí entre luz y luz^ — dijo 
el señor de Meira. 

5 — Entonces no tengo nada que objetar. Al oscure- 
cer les espero á VV. 

— Ahora, D. Cipriano — dijo el señor de Meira, in- 
clinándose gravemente, — yo espero que nada se sabrá 
de lo que ha pasado aquí . . . 

— ¿Qué quiere V. decir con eso, D. Fernando? — 
preguntó el juez, poniéndose otra vez pálido. 
D. Fernando sonrió con benevolencia. 

— Nada que pueda ofender á V., señor juez . . . 
Usted es un hombre de honor y no necesita que le re- 

15 comienden el secreto en los negocios que lo exigen. 
Quería decir únicamente que en este asunto necesi- 
tamos el mayor sigilo; que nadie sospeche nuestro 
propósito, ni se trasluzca absolutamente nada. 

— Eso es otra cosa — repuso D. Cipriano sosegán- 
20 dose. 

— Quedamos, pues, en que^ después que anochezca 
nos espera V., ¿no es eso? 

— Sí, señor. 

— Hasta la vista, entonces. 

25 El prócer alargó su mano al representante del tercer 
estamento. 

— Adiós, D. Fernando: adiós, José. 

Así que cerró la noche, una noche de Agosto calu- 
rosa y estrellada, D. Fernando, D. Telesforo (que 
30 había llegado oportunamente pocos momentos antes) 
y José, se dirigieron otra vez á casa del juez: subió 
D. Telesforo únicamente: aguardaron á la puerta el 



JOSÉ 



noble y el marinero: al poco rato salió D. Cipriano 
acompañado de cerca por su notable bastón^ con puño 
de oro y borlas, y algo más lejos por el secretario del 
juzgado. Los cuatro, después de cambiar un saludo 
amical en tono de falsete, enderezaron los pasos silen- 5 
ciosamente por la calle arriba en dirección á la casa 
del maestro. 

Las tabernas estaban, como siempre á tal hora, ates- 
tadas de gente: por sus puertas abiertas se escapaba * 
la luz y rumor confuso y desagradable de voces y 10 
juramentos: nJestros amigos se alejaban de ellas 
cuanto podían para no ser notados. El pobre José 
iba temblando de miedo : él, tan sereno y tan bravo ante 
los golpes de mar, sentía encogérsele el corazón y do- 
blársele las piernas al imaginar cómo se pondría la 15 
maestra viéndose burlada. Más de veinte veces es- 
tuvo para huir,^ dejar que aquellos señores desempe- 
ñasen su tarea solos ; pero siempre le detenía la idea de 
que Elisa iba á necesitar de su presencia para ani- 
marse. ¿Cómo estaría la pobrecilla en aquel momen- 20 
to ? Al preguntarse esto José tomaba fuerzas y seguía 
caminando quedo en pos de los tres ancianos. 

Cuando llegaron frente á la casa de la maestra, el 
juez se detuvo y les dijo bajando cuanto pudo la 
voz : 25 

— Ahora voy á entrar yo solamente con D. Teles- 
foro. Usted, D. Fernando, puede quedarse con José 
cerca de la puerta, por si hacen falta para dar valor á 
la chica. 

Asintió el marinero de todo corazón, pues en aquel 30 
instante podía ahogársele con un cabello. D. Cipriano 
y D. Telesforo se apartaron de ellos ; la luz de la tienda 



136 



JOSÉ 



les iluminó por un momento : entraron. Un estremeci- 
miento de susto y pavor sacudió fuertemente el cuerpo 
de José. 



XIV 

En la tienda de la maestra se habían congregado, 
5 como todas las noches á primera hora/ unos cuantos 
marineros y algunas mujerucas, que rendían parias á 
la riqueza y á la importancia de la señá Isabel : estaban 
además el cabo de mar y un maragato que traficaba 
con el escabeche. La tertulia se mantenía silenciosa 

10 y pendiente de los labios del venerable D. Claudio, el 
cual, sentado detrás del mostrador en un antiguo sillón 
de baqueta,^ leía en alta voz á la luz del velón por^ un 
libro manoseado y grasicnto. 

Era costumbre entre ellos solazarse en las noches de 

15 invierno con la lectura de alguna novela: las mujeres, 
particularmente, gozaban mucho siguiendo sus peripe- 
cias dolorosas. Porque era siempre una historia tris- 
tísima la que se narraba, y si no los tertulianos se abu- 
rrían: una esposa abandonada de su marido, que á 

20 fuerza de paciencia y dulzura consigue traerle de nue- 
vo á sus brazos ; las aventuras de un niño expósito, que 
al fin resulta hijo de un duque ó cosa que lo valga;** 
los trabajos de dos enamorados á quienes la suerte 
persigue cruelmente muchos años. Había dos ó tres 

25 docenas de estas novelas en Rodillero, que habían dado 
ya varias veces la vuelta al pueblo,^ siempre con el mis- 
mo éxito lisonjero y con un poquito más de grasa cada 
día en sus folios : todas <( concluían bien : » era requi- 



JOSÉ 



sito indispensable. D. Claudio, que era muy sensible 
á las desgracias narradas y solía llorar con^ ellas, cuan- 
do estaba constipado^ nunca dejaba de proponer que se 
leyese, con objeto de desahogar un poco la cabeza. 

Titulábase la novela que ahora tenía entre las ma- 
nos, Maclovia y Federico, ó las minas del Tirol: era 
una relación conmovedora de las desdichas de dos 
amantes que, habiendo nacido en egregia cuna, por el 
rigor de sus padres se ven precisados á ganarse el sus- 
tento con las manos. Federico y Maclovia se casan en 
secreto : el padre de ésta, que es un príncipe de malísi- 
mas pulgas,^ los persigue : huyen ellos, y Federico en- 
tra de bracero en una mina; su joven esposa le sigue 
con admirable valor; tienen un hijo; padecen mil do- 
lores é injusticias: al fin el príncipe se ablanda y los 
redime de tanta desgracia, llevándolos en triunfo á su 
palacio. Las mujerucas, y hasta los hombres, estaban 
sumamente interesados y ansiaban saber en qué para- 
ba.* De vez en cuando alguna de aquéllas exclamaba 
en tono lastimero: 

— ¡Ay, pobrecita mía; cuánto pasó!^ 

La compasión era siempre para el elemento feme- 
nino de la obra. 

La señá Isabel cosía como de costumbre detrás del 
mostrador al lado de su fiel esposo ; no parecía muy 
apenada por las desgracias de los jóvenes amantes. 
Elisa también estaba sentada cosiendo ; pero á menudo 
se levantaba de la silla con distintos pretextos, descu- 
briendo cierta inquietud que desde luego^ llamó la 
atención de la sagaz maestra. 

— ¡ Pero muchacha, hoy tienes azogue V 

No azogue, sino miedo y muy grande tenía la pobre. 



JOSÉ 



; Cuántas veces se arrepintió de haber cedido á los 
ruegos de José! Pensando en lo que iba á suceder 
aquella noche, sentía escalofríos ; el corazón le bailaba 
dentro del pecho con tal celeridad, que se extrañaba 
5 de que los demás no lo advirtiesen. Había rezado ya 
á todos los santos del cielo y les había prometido mil 
sacrificios si la sacaban con bien^ de aquel aprieto. — 
¡ Dios mío — solía decirse, — que no vengan ! — Y á 
cada instante dirigía miradas de terror á la puerta. La 
lo señá Isabel observó que unas veces estaba descolorida, 
y otras roja como una amapola. 

— Oyes, Elisa ; tú estás enferma . . . 

— Sí, madre ; me siento mal — repuso ella vislum- 
brando con alegría la idea de marcharse. 

1 5 — Pues anda, vete á la cama . . . será principio de un 
constipado. 

La joven no lo quiso ver mejor,^ y soltando la obra 
que tenía en las manos, desapareció rápidamente por 
la puertecilla de la trastienda. Subió la escalera á 
20 saltos como si huyese de un peligro inminente ; pero al 
llegar á la sala quedó petrificada oyendo en la tienda 
la voz de D. Cipriano. 

En efecto, éste y D. Telesforo entraban en aquel ins- 
tante. 

25 — Buenas noches, señores. 

— Buenas noches — contestaron todos. 

La maestra quedó muy sorprendida, porque D. Te- 
lesforo hacía bastante tiempo que estaba reñido con 
ella y no frecuentaba la tienda. Después de un mo- 
30 mentó de silencio algo embarazoso, D. Cipriano pre- 
guntó con amabilidad: 

— ¿Y Elisita? 



JOSÉ 



— Ahora se ha ido á la cama : se siente un poco mal 
— repuso la señá Isabel. 

— Pues necesito hablar con ella dos palabritas — 
replicó el juez apelando siempre^ á los diminutivos. 

La maestra se puso terriblemente pálida, porque s 
adivinó la verdad. 

— Bueno, la llamaré — dijo con voz opaca^ levan- 
tándose de la silla. 

— No es necesario que V. la moleste ; yo subiré, si 

es que no se ha acostado. 10 

— Subiremos cuando V. quiera . . . 

El juez extendió la mano como para detenerla, di- 
ciendo : 

— Permítame V., señora Isabel ... El negocio que 
vamos á tratar es reservado^ ... El único que debe 15 
subir conmigo es D. Telesforo. 

La maestra le clavó una mirada siniestra : D. Cipria- 
no se puso un poco colorado. 

— Yo lo siento mucho, señora, pero es necesario . . . 

Y por no sufrir más tiempo los ojos de la vieja, se 20 
apresuró á subir á la casa,* seguido del secretario. 

El venerable D. Claudio, prodigiosamente afectado ' 
con aquella escena, dejó caer al suelo á la desdichada 
Maclovia, y ya no se acordó de recogerla. Abría los 
ojos de tal modo, mirando á su mujer, que era un mila- 25 
gro del cielo el que no se le escapasen de las órbitas.^ 
La maestra, inmóvil, clavada al suelo en el mismo sitio 
en que la había dejado D. Cipriano, no perdía de vista 
la puerta por donde éste había salido. 

— Vamos — dijo al fin con ira concentrada, pasán- 30 
dose la mano por el rostro ; — la niña está en el celo f 
hay que casarla á escape.*^ 



140 



JOSÉ 



— ¿Cómo casarla? — preguntó D. Claudio. 

Su mujer le echó una mirada de desprecio, y vol- 
viéndose á los circunstantes que estaban pasmados sin 
3aber lo que era aquello, añadió: 
5 , — ¿ Qué ; no se han enterado VV. todavía ? . . . Pues 
está bien claro; que ese perdido de la viuda necesita 
cuartos, y quiere llevarme á ílisa. 

José oyó perfectamente estas ipalabras, y se estreme- 
ció como si le hubiesen pinchado. D. Fernando trató 
10 de sosegarlo, poniéndole una mano sobre el hombro; 
pero él mismo estaba muy lejos de hallarse tranquilo ; 
por más que se atusase^ gravemente su luenga perilla 
blanca hasta arrancársela, la procesión le andaba por 
dentro.^ 

15 — Yo creía — dijo uno de los tertulios — que eso 
había concluido hacía ya mucho tiempo. 

— En la apariencia sí — contestó la maestra ; — pero 
ya ven VV. cómo se las ha arreglado^ ese borrachín 
para engatusarla otra vez. 

20 — Pero ese es un acto de rebelión por parte de Elisa, 
que merece un castigo ejemplar — saltó D. Claudio. — 
Yo la encerraría en la bodega y la tendría quince días 
á pan y agua. 

— Y yo te encerraría á ti en la cuadra por borrico — 
25 dijo la señá Isabel, descargando sobre su consorte el 

fardo de cólera que la abrumaba. 

— ¡ Mujer ! . . . esa severidad . . . ¿á qué conduce? . . 
Me parece que te ha cegado la pasión en este momento. 

El rostro del maestro, al proferir estas palabras, 
30 reflejaba la indignación y el miedo á un mismo tiempo, 
y guardaba, aunque no esté bien el decirlo, más seme- 
janza que nunca con el de un perro dogo. 



JOSÉ 



141 



Su esposa, sin hacerle caso alguno, siguió hablando 
con aparente calma. 

— ¡ Vaya, ya se le contentó el antojo á la viuda! . . . 
Hay que alegrarse, porque si no, el día menos pensado • 
se queda en un patatús.^ 5 

— ¡ Pero quién había de decir que una chica tan bue- 
na como Elisa!... — exclamó una de las mujerucas. 

— Á la pobre le han llenado la cabeza de viento — 
dijo la maestra. — Se figura que hay en casa torres y 
montones y que todos son de ella ... ¡ No se van á 10 
llevar mal chasco ella y su galán !^ 

— Señora Isabel — dijo el juez, que bajaba en aquel 
momento, — Elisa ha solicitado el depósito para ca- 
sarse y acaba de ratificarse en su petición . . . N© me 
queda más remedio que decretarlo . Siento en el 15 
alma darle este disgusto . . . pero la ley ... yo no puedo 
menos . . . 

La maestra, después de mirarle fijamente, hizo un 
gesto despreciativo con los labios. 

— No se disguste V., D. Cipriano, que va á enfer- 20 
mar.^ 

Una ola formidable de sangre subió al rostro del 
susceptible funcionario. 

— Señora, tenga V. presente* con quien habla. 

— Con el hijo de Pepa la panadera — dijo ella, ba- 25 
jando la voz y volviéndole la espalda. 

El capitán D. Cipriano era hijo, en efecto, de una 
humilde panadera y había ascendido desde soldado:^ 
no era de los que ocultasen su origen ni se creía des- 
honrado por esto ; mas el tono de desprecio con que la 30 
maestra pronunció aquellas palabras, le hirió tan pro- 
fundamente, que no pudo articular ninguna. Después 



142 



JOSÉ 



de mover varias veces los labios sin producir sonido 
alguno, al fin rompió, diciendo en voz temblorosa: 

— Cállese V., mala lengua ... ó por vida de Dios, 
que la llevo á V. á la cárcel. 

5 La maestra no contestó, temiendo sin duda que el 
juez exasperado cumpliese la amenaza: se contentó 
con reírse frente á sus tertulios. 

D. Cipriano, repuesto de su emoción dolorosa, ó con- 
valeciente por lo menos, dijo con acento imperativo: 
10 — A ver . . . designe V. la persona que ha de encar- 
garse de su hija mientras permanezca en depósito. 

La maestra volvió la cabeza, le miró otra vez con 
desdén y se puso á cantar frente á sus amigas : 

Tan tarantán, los higos son verdes. 

15 Viendo lo cual D. Cipriano, dijo con más imperio 
aún: 

— Venga V. acá, D. Telesforo . . . Certifique usted 
ahora mismo que la señora no ha querido designar 
persona que se encargue de tener á su hija en casa 

20 mientras esté depositada. 

Después de dar esta orden, salió de la tienda y se 
fué al portal: allí estaba Elisa á oscuras y temblando 
de miedo. Cuando hubo hablado con ella algunas pa- 
labras, volvió á entrar. 

25 — En uso de la facultad que la ley me concede, de- 
signo á Da. Rafaela Morán, madrina de la interesada, 
para que la tenga en su poder hasta que cese el de- 
pósito. 

Mientras D. Telesforo extendía estas diligencias,^ 
30 los marineros y las mujerucas comenzaron á consolar 
á la señá Isabel y á poner infinitos comentarios y glo- 



JOSÉ 



sas á la escena que se estaba efectuando : repuestos de 
la sorpresa que les había producido, se les desató la 
lengua de forma que^ la tienda parecía un gallinero. 

— 1 Pero cómo se atrevería esa chica á dar un paso 
semejante ! — decía uno. 5 

— Después de todo, ¿ qué se va á hacer ? . . . Hay 
que tomarlo con calma, señá Isabel ... — decía una 
vieja que no le pesaba nada^ del disgusto que la maes- 
tra padecía. 

— Por mí, si estuviera en su lugar — decía otra á 10 
quien le pesaba mucho menos — no me disgustaría 
poco ni muclio^ . . . Que la niña se quiere marchar de 
casa ... i Vaya bendita de Dios ! . . . Con darle lo 
que es suyo, estamos en paz.* 

La maestra la echó una rápida mirada de ira. La 15 
vieja sonrió con el borde de los labios:^ ya sabía que 
había herido en lo más vivo. 

— Lo peor de todo es el ejemplo, D. Claudio — - dijo 
el maragato. 

— Tiene V. razón, ¡el ejemplo! ¡el ejemplo! — ex- 20 
clamó aquél elevando al cielo los ojos y las manos. 

— A mí me daba en la nariz^ que Elisa tenía algún 
secreto — apuntó un marinero anciano. — Por dos 
veces la vi hablando con D. Fernando de Meira, camino 
deF monte de San Esteban, y noté que en cuanto me 25 
atisbaron^ echaron á correr, uno para un lado y otro 
para otro. 

— Pues otra cosa me pasó á mí — dijo el cabo de 
mar. — Iba una tarde hacia Peñascosa, y á poco más 
de media milla de aquí me encontré á D. Fernando, en 30 
gran conversación con Elisa, y noté que acababa de 
separarse de ellos la viuda de Ramón de la Puente. 



144 



JOSÉ 



— ¡ Ya me parecía que aquí había de andar la mano 
del señor de la gran casa de Meira ! — exclamó la 
maestra. 

Oyendo aquel insulto, D. Fernando no pudo conte- 
5 nerse y entró como un huracán por la puerta de la 
tienda, con las mejillas pálidas y los ojos cente- 
llantes. 

— ¡Oiga V., grandísima pendeja; enjuáguese V. la 
boca antes de hablar de la casa de Meira ! 

10 — ¡No lo dije yo! — exclamó la maestra soltando 
al mismo tiempo una carcajada estridente. — ¡ Ya pa- 
reció el marqués de los calzones rotos ! — Y encarán- 
dose con él, añadió sarcásticamente : — ¿ Cuántos zo- 
quetes de pan le han dado, señor marqués, por encar- 

15 garse de este negocio? 

Los tertulios rieron. El pobre caballero quedó ano- 
nadado; la cólera y la indignación se le subieron á la 
garganta, y en poco estuvo que no le ahogasen ;^ com- 
prendió que era imposible luchar con la desvergüenza 

20 y procacidad de aquella mujer, y se salió de la tienda 
pálido y convulso. Pero la maestra, viendo que se le 
escapaba la presa, le gritó: 

— ¡ Ande V., pobretón ! Le habrán llenado la pan- 
za para servir de pantalla, ¿verdad? Ande, váyase y 

25 no vuelva, ¡ gorrón ! ¡ pegote ! ¡ chupón ! 

El noble señor de Meira, al recibir por la espalda 
aquella granizada de injurias, se volvió, agitó los puños 
y tuvo fuerzas para preguntar : 

— ¿Pero no hay quien clave un hierro candente en 
30 la lengua á esa infame mujer? 

Al decir esto recordaba, sin duda, los terribles casti- 
gos que sus antepasados infligían á los villanos inso- 



JOSÉ 



lentes. Pero en la tienda, estas aterradoras palabras 
fueron acogidas con una risotada general. 

D. Telesforo, en tanto/ había concluido de escribir. 
El juez, cada vez más ofendido con la maestra, dijo al 
secretario : 5 

— Haga V. el favor de notificar á la madre de la 
joven que debe entregar la cama y la ropa de su uso. 

— Yo no entrego nada, porque lo que hay en casa es 
mío — dijo la vieja poniéndose seria. 

— Dígale V. á la señora — continuó el juez, diri- lo 
giéndose á D. Telesforo, — que eso ya se verá : por lo 
pronto,^ que entregue la cama y la ropa que la ley con- 
cede á la depositada. 

— Pues yo no entrego nada. 

— i Pues se lo tomaremos ! — exclamó D. Cipriano 1 5 
exasperado. — A ver : dos de VV. que vengan conmigo 

á servir de testigos . . . 

Y señalando á un par de marineros, les obligó á 
subir con él al cuarto de Elisa. Ésta sollozaba en el 
portal escuchando con terror los atroces insultos que á 20 
ella, á su novio y á la familia de éste lanzaba su madre 
dando vueltas^ por la tienda como una fiera. 

Al cabo de un instante bajó D. Cipriano. 

— Elisa, sube conmigo á señalar tu ropa. 

— -¡Por Dios, señor juez! Déjeme V. por Dios! 25 
No quiero llevarme nada . . . 

D. Cipriano, respetando el dolor de la joven y su 
delicadeza, no quiso insistir. Pero se fué á la calle en 
busca de José, le llevó arriba y le hizo cargar con la 
ropa y la cama de Elisa. Después sacó á ésta del por- 30 
tal, la colocó entre D. Fernando de Meira y él, y se 
dirigieron á casa de la madrina escoltados por el secre- 



146 



JOSÉ 



tario y algunas mujeres y marineros que se habían jun- 
tado á la puerta de la tienda. José marchaba delante 
trotando con su grata carga. 



XV 

Trascurrieron los tres meses que la ley señala 
5 para esperar el consejo paterno: no se pasaron tan 
alegres como podía presumirse. Elisa no estaba con- 
tenta en casa de su madrina: era una vieja egoísta é 
impertinente que no cesaba en todo el día de reñir con 
las gallinas, con el cerdo y con los gatos. Acostum- 

10 brada á este gruñir y rezar constante, pronto consideró 
á su ahijada como uno de tantos animales domésticos, 
y le prodigó los mismos discursos : de vez en cuando 
le echaba en cara directa ó indirectamente el favor que 
la hacía; favor que la joven había prometido pagar 

15 cuando estuviese en posesión de sus bienes. Además, 
la rebelión contra su madre la traía pesarosa;^ sentía 
remordimientos ; lloraba á menudo ; más de una vez se 
sintió tentada á volverse á casa, echarse á los pies de 
señá Isabel y pedirla perdón. José la sostenía con su 

20 pasión enérgica y dulce á la par^ en estos momentos 
de flaqueza, tan propios en una hija buena y sencilla. 
No salía apenas á la calle : sólo á la hora del oscurecer, 
cuando su novio venía de la mar, hablaba algunos cor- 
tos instantes con él á la puerta de casa, delante de su 

25 madrina, quien no se alejaba un punto de ellos, más por 
el gusto de estorbarles, que para guardar á su ahijada. 
Tal vez que otra, muy rara,^ salían de paseo los tres 
por algún camino extraviado, de suerte que nadie los 



JOSÉ 



viese: la inocente muchacha imaginaba que su con- 
ducta era juzgada severamente en Rodillero, y que to- 
dos la reprobaban. No era verdad: los vecinos del 
lugar, sin faltar uno, hallaban justificada su resolu- 
ción, y se habían alegrado no poco de ella : la maestra 5 
era generalmente odiada. 

Hubo un suceso también que les impresionó doloro- 
samente, lo mismo á ella que á José, y que hizo bastante 
ruido en el pueblo. D. Fernando de la casa de Meira 
había desaparecido de Rodillero pocos días después de 10 
haberse depositado á Elisa ; de nadie se despidió, y na- 
die supo á dónde se había dirigido: todas las indaga- 
ciones que se hicieron para averiguar su paradero, fue- 
ron infructuosas. José experimentó un gran disgusto : 
precisamente tenía ya ahorrados de la costera del bo- 15 
nito cerca de tres mil reales que pensaba darle en 
seguida á cuenta de los diez mil que de él había recibi- 
do, figurándose, no sin razón, que los dineros con que 
se había quedado^ de los catorce mil que D. Anacleto 
le había pagado por la casa, andarían muy cerca de 20 
concluirse. Volvíase loco pensando que acaso hosti- 
gado por la necesidad, y no queriendo de vergüenza 
pedirle nada, se habría huido por el mundo^ el buen 
caballero á quien tantos favores debía. Salió expe- 
ditamente él mismo en su busca, abandonando para ello 25 
lancha y trabajo; pero después de recorrer durante 
cuatro días todos los contornos y haber extendido la 
excursión á varios puntos distantes de la provincia 
preguntando en todos los parajes, vióse necesitado á 
regresar sin saber nada. Esto le tenía muy apesa- 30 
dumbrado. 

La costera del bonito había sido tan buena aquel año 



148 



JOSÉ 



como el anterior : la lancha que José había comprado á 
un armador vizcaíno, trabajó admirablemente todo el 
verano: la compaña, en la cual figuraban como antes 
el satírico Bernardo y el tremendo Corsario, estaba 

5 contentísima, no sólo por las ganancias que percibía, 
sino por ver al pobre José, á quien todos apreciaban de 
veras, al cabo de sus desgracias y en vísperas de ser 
feliz. Repetíase sin notables variantes lo que pasaba 
en .el comienzo de esta historia : Bernardo embromaba 

10 á sus compañeros, y en particular al Corsario, con fara- 
mallas divertidas como la de la piedra de marras:^ 
José no salía tampoco ileso de ellas. Á menudo le 
preguntaba : — ¿ Pero cuándo vemos esa comedia, mu- 
chacho? Mira tú que se van á marchar los cómicos. 

15 — Todos estaban al tanto de lo que aquello significaba, 
y reían, recordando la promesa que José les había 
hecho el año anterior, de darles dinero el día de su ma- 
trimonio para ir á Sarrió á ver una función de teatro. 
La única diferencia, y de ello no les pesaba nada, era 

20 que este año había mucha sardina : los viejos, mientras 
ellos corrían por la altura aferrando bonitos, se man- 
tenían cerca de la costa, con las barcas chicas, y ma- 
ñana y tarde solían volver á casa cargados de pescado. 
En pocos meses había entrado mucho dinero en el 

25 pueblo : las fábricas de escabeche funcionaban noche y 
día; no se veían por la calle sino maragatos y carros 
atestados de barriles. El cuerno de la abundancia se 
había vaciado de golpe sobre Rodillero ; y, como suce- 
día siempre en tales casos, en vez de separar una parte 

30 de las ganancias para comer en los días de miseria, 
todas se invertían en las tabernas y en el mercado. 
Entre los pescadores no se conoce apenas el ahorro; 



JOSÉ 



149 



pero hay disculpa para ello : el peligro constante en que 
viven les arranca la facultad de prever» que tan des- 
arrollada está entre los campesinos ; el trabajo rudo y 
sombrío á que se entregan les hace apetecer con ansia 
los momentos de expansión y la alegría ruidosa que el 5 
vino comunica. 

Sucedió lo que era de esperar : en pos de los bienes, 
los males. Terminada la costera del bonito, y también 
casi dando las boqueadas^ la de la sardina, quedaron 
las lanchas paradas algún tiempo esperando la merluza 10 
y el congrio. Los marineros, durante este tiempo de 
holganza, vivían en las tabernas ó se paseaban en pan- 
dillas, según su costumbre, por las riberas de la mar 
escrutando y dando su opinión sobre las velas que cru- 
zaban por el horizonte. En estos días se comieron lo 15 
que les restaba de los pingües quiñones del verano. 

Pero el invierno no se presentó benigno. Cuando 
empezaron á salir al congrio y la merluza, volvían la 
mayor parte de los días sin nada ó con muy poco pes- 
cado. Además, en varias ocasiones sintieron algunos 20 
latigazos del Noroeste, que les puso en cuidado. De- 
jaron entonces de pescar, y aguardaron que llegase la 
época propicia para el besugo. El mes de Diciembre 
siguió aún más rudo y tornadizo^ que el de Noviem- 
bre ; mas como no había otro remedio que ir á la mar, 25 
bajo pena de morirse de hambre ó salir á pedir limosna 
por las aldeas, cosa que solamente hacían en el último 
aprieto, comenzaron á trabajar en la pesca del besugo, 
aunque recelosos y prevenidos para cualquier evento. 
El tiempo fué de mal en peor: algunos días serenos 30 
llegaban que les hacían concebir esperanzas de mejo- 
ría ; pero al instante se cambiaba y volvía á mostrarse 



JOSÉ 



con cariz feo y huraño.^ Cierta especie propalada por 
el lugar les infundió aún más recelo: se decía que un 
muchacho había visto varias noches salir de la ribera 
tres de las lanchas, tripuladas por hombres vestidos de 
5 blanco, y que al cabo de dos ó tres horas las veía entrar 
de nuevo solas. No es fácil representarse el terror 
que esta noticia produjo en el pueblo, sobre todo entre 
las mujeres: los hombres también estaban tristes y 
medrosos, pero lo disimulaban. 

lo Á la general tristeza que en el pueblo reinaba, y de 
la cual participaban, no en pequeña porción, Elisa y 
José, se añadió para éstos una desgracia que les con- 
movió hondamente: se supo de modo evidente^ que 
D. Fernando de Meira había sido encontrado muerto 

15 en un camino de sierra, allá hacia la montaña^ de León. 
Se dió por supuesto^ entre los vecinos que el caballero 
iría^ á buscar dmero á réditos^ por la noche, según su 
costumbre, y se habría matado"^ de una caída ; pero al- 
gunos, sin respeto á la memoria del comendador de 

20 Villaplana, del procurador de las Cortes de Toro, del 
presidente del Consejo de Italia y del oidor de la Au- 
diencia de Méjico, aseguraban que D. Fernando iba 
pidiendo limosna y se había muerto de hambre y de 
frío. Sea de esto lo que quiera,^ su muerte causó en 

25 todo el pueblo triste impresión, porque era universal- 
mente querido. Elisa le lloró como á un padre, y José 
anduvo muchos días caviloso^ y taciturno. Pero al 
cabo, los preparativos de boda consiguWon secar las 
lágrimas de ambos y ocupar exclusivar^nte su aten- 

30 ción. Habían pensado casarse en los primeros días de 
Diciembre ; mas no fué posible por algunas dificultades 
que el cura puso y necesitaron vencer ; y también por- 



JOSÉ 



que no hallaron casa. José no quería de modo alguno 
vivir con su madre, pues conociéndole el genio, sabía 
que Elisa iba á tener disgustos, por más que aquélla ya 
la amase entrañablemente. Quedó aplazado el matri- 
monio para año nuevo. Los preliminares, tan sabro- 5 
sos siempre para los enamorados, no lo fueron tanto en 
esta ocasión por las particulares circunstancias en que 
se hallaban y por la atmósfera de tristeza que pesaba 
sobre el pueblo. 

El tiempo vino tan recio^ y la desconfianza de la lo 
marinería era tanta, que reunidos los patrones de las 
lanchas, acordaron velar todas las noches tres de ellos, 
para reconocer atentamente el estado de la mar y del 
cielo, y en vista de sus observaciones, decidir si se ha- 
bía de llamar á la gente ó no. Además, como general- 15 
mente se salía antes de amanecer, se previno que la 
lancha que saliese primero ó fuese delante pusiese una 
luz en la proa, en caso de que hallase peligroso el con- 
tinuar, la cual serviría de señal á las otras para volver- 
se al puerto. Dos noches antes del suceso que vamos 20 
á narrar le tocó á José hacer la guardia con otros dos ; 
vieron malo el cariz y no quisieron avisar. Pero como 
hacía ya algunos días que estaba la pesca parada y co- 
menzaba á dejarse sentir el hambre, algunos murmu- 
raron en la taberna de esta determinación ; el día había 25 
mejorado un poco, aunque no mucho. Por la noche se 
quedaron de vela otros tres patrones, los cuales vacila- 
ron mucho tiempo antes de dar al muchacho la orden 
de revolver,'^ porque el semblante era feo y sucio como 
pocas veces ; mas al fin la dieron, pensando en la mise- 30 
ría de la gente ó temiendo acaso las murmuraciones. 

José fué uno de los primeros que llegaron á la ribera. 



JOSÉ 



— ¡ Ave María, qué barbaridad !^ — exclamó, mi- 
rando al cielo. — ¡ Vaya una noche que han escogido 
para salir á la mar ! 

Pero era demasiado prudente para alarmar á sus 
5 compañeros, y demasiado bravo para negarse á salir. 
Se calló, y ayudado de sus compañeros botó al agua la 
lancha: como estaba la más próxima, quedó á flote y 
aparejada la primera. En cuanto la compaña estuvo 
á bordo, comenzaron á bogar. Eran más hombres que 

lo en el verano, lo cual sucede siempre, tanto porque en 
el invierno la gente no se reparte en otras faenas, cuan- 
to porque á causa de las frecuentes calmas, es preciso 
que haya bastantes remos en las lanchas. En la de 
José iban catorce. 

15 Después que se hubieron apartado del puerto una 
milla, José dió la orden de izar vela. Las lanchas 
asturianas llevan siempre cinco, que son por orden de 
magnitud : la mayor, la cebadera, el trinquete, el borri- 
quete y la imción,^ las cuales se combinan diversamente 

20 según la fuerza del viento : la unción, que es la más pe- 
queña, lleva este nombre terrible, porque se iza sola 
cuando están á punto de perecer. 

— ¿ Qué izamos, José ? — preguntó uno. 

— Los trinquetes — respondió éste secamente. 

25 Los marineros pusieron la cebadera en el medio y el 
trinquete en la proa, pues tal era lo que la orden sig- 
nificaba. 

La noche estaba oscura, pero no encapotada ; el cielo 
se mostraba despejado á ratos ; las nuB^s negras y re- 
30 dondas corrían con extraña velocidad, lo cual manifes- 
taba claramente que el viento soplaba huracanado arri- 
ba, por más que abajo no se hubiese aún dejado sentir 



JOSÉ 



^53 



con fuerza. Esto tenía sumamente inquieto y preocu- 
pado á José, quien no apartaba la vista del cielo. Iban 
todos silenciosos y tristes ; el frío les paralizaba las ma- 
nos, y el temor, que no podían ocultar, la lengua ; echa- 
ban también frecuentes miradas al firmamento, por 5 
donde corrían cada vez con más furia las nubes ; la mar 
estaba gruesa y sospechosa. 

Así caminaron un cuarto de hora, hasta que José 
rompió de súbito el silencio lanzando una interjección. 

— . . . ¡ Esto es una porquería ! ¡ Hoy no salen á la 10 
mar ni los perros ! 

Tres ó cuatro marineros se apresuraron á decir: 

— Tienes razón. — Es un tiempo cochino. — Está 
bueno para los cerdos, no para los hombres. 

— Por nosotros, José — concluyó diciendo uno, — 15 
no sigas adelante ... Si te parece, da la vuelta^ . . . 

José no respondió : siguió callado unos minutos hasta 
que, levantándose de pronto, dice en tono resuelto : 

— Muchacho, enciende ese farol ... Á cambiar.^ 

El rapaz encendió el farol, y lo colocó en la proa con 20 
visible satisfacción. Los marineros ejecutaron la ma- 
niobra, satisfechos también, aunque sin mostrarlo. 

La lancha comenzó á navegar orzada hacia Rodi- 
llero. Al instante vieron encendidas, allá á lo lejos, 
unas después de otras, las luces de todas las lanchas. 25 
Esto significaba que todas habían visto la señal y se 
volvían al puerto. 

— i Si no podía menos !^ — dijo uno. 

— ¡ Quién va con ganas á la mar hoy ! — dijo otro. 

— Pero esos borricos de Nicolás y Toribio, ¿ por qué 30 
mandaron revolver? 

Se les había desatado la lengua á todos. Mas des- 



154 



JOSÉ 



pués de caminar un rato hablando, observó José por 
sotavento el bulto de una lancha que pasaba no muy le- 
jos de la suya, sin luz en la proa. 

— Alto, muchachos — dijo. — ¿Qué diablos es esto? 
5 ¿Á dónde va esa lancha? 

— Pregunta. 

El patrón se puso en pie y haciendo con las manos 
una bocina, gritó: 

— i Ah de la lancha !^ 

— ¿Qué quieres, José? — contestó el de la otra, que 
le conoció por la voz. 

— ¿A dónde vas, Hermenegildo ? — preguntó José, 
• que también le había conocido. 

— Á la playa — repuso el otro acercándose cuanto 
15 pudo. 

— ¿Pero no habéis encendido los faroles después 
que yo lo puse ?^ 

— Sí, pero conozco muy bien á este pueblo : te ha- 
brán enseñado los faroles, sin hacer maldito el caso^. . . 

20 ¿ Cuánto me apuestas á que todos los barcos amanecen 
hoy^ en la playa? 

— ¡ Malditos envidiosos ! — exclamó José por lo 
bajo, y dirigiéndose á la tripulación : — Á cambiar 
otra vez ... El día menos pensado va á haber una 

25 desgracia por estas cicaterías . . . 

Los marineros ejecutaron la maniobra de mal hu- 
mor. 

— ¿No te dije muchas veces, José — apuntó Ber- 
nardo, - que en este pueblo cualquiera se queda tuerto 

30 porque el vecino ciegue?^ 
El patrón no contestó. 

— Lo gracioso^ es — observó otro — que esos ba- 



JOSÉ 



155 



biecas piensan que van á engañarse, cuando aquí al que 
más y al que menos, le duelen los ríñones de saber con 
qué bueyes ara.^ 

— La risa será cuando nos veamos todos, así que 
amanezca — añadió un tercero. 

— Ya veréis si cualquier día sucede algo — dijo 
otra vez José, — cómo^ no ha de faltar á quien echar 
la culpa. 

— Eso siempre — repuso Bernardo con gravedad 
cómica. 

Después de estas palabras reinó silencio en la lan- 
cha. Los marineros contemplaban taciturnos el hori- 
zonte: el patrón observaba cuidadosamente el cariz y 
se mostraba cada vez más inquieto, apesar de que hubo 
un instante en que el cielo apareció despejado casi por 
entero. Pero no tardó en cubrirse de nuevo. Sin 
embargo, el viento no soplaba duro sino arriba : hacia 
el amanecer también aquí se calmó. La aurora fué 
triste y sucia como pocas : la luz se filtraba con enor- 
me trabajo por una triple capa de nubes. 

Cuando llegaron á la playa, vieron en efecto á casi 
todas las lanchas de Rodillero que ya habían echado al 
agua las cuerdas y pescaban no muy lejos unas de 
otras. Hicieron ellos otro tanto^ después de arriar las 
velas, y metieron á bordo durante dos horas algunos 
besugos ; no muchos. Á eso de las diez se ennegreció 
más el cielo y cayó un chubasco que arrastró consigo 
un poco de viento : á la media hora vino otro y el viento 
sopló más fuerte. Entonces algunas lanchas recogie- 
ron los aparejos, é izaron vela poniendo la proa á tie- 
rra : las demás, unas primero y otras después, siguie- 
ron el ejemplo. 



JOSÉ 



— Para este viaje no necesitábamos alforjas — dijo 
un compañero de José, amarrando de mal humor el 
puño del borriquete^ á la proa. 

Estaban á unas diez ó doce leguas de la costa. An- 
5 tes de haberse acercado dos millas á ella, vieron que el 
cielo se ennegrecía fuertemente hacia el Oeste : fué tal 
la negrura, que los marineros se miraron unos á otros 
despavoridos. 

— ¡ Madre del alma, lo que allí viene ! — - exclamó 
10 uno. 

José había mandado desde el principio, por precau- 
ción, izar los borriquetes, esto es, el trinquete en él me- 
dio y el borriquete á proa. Miró fijamente al Oeste: 
la negrura se iba acercando rápidamente. Cuando 

15 sintió en el rostro el fresco que precede al chubasco, se 
puso en pie gritando: 

— - i Arriar en banda escotas y drizas !^ 
Los marineros, sin darse cuenta tan cabal del peligro, 
se apresuraron, no obstante, á obedecer. Las velas 

20 cayeron pesadamente sobre los bancos: y fué bien á 
punto,^ porque una ráfaga violentísima cruzó silbando 
por los palos y empujó con fuerza el casco de la embar- 
cación. Los marineros dirigieron una mirada á José, 
que era un voto de gracias y confianza. 

25 — ¡ Cómo has olido el trallazo recondenado-!* — dijo 
uno. 

Pero al dirigir la vista al mar, observaron que una 
de las lanchas había zozobrado : otra vez volvieron los 
rostros á José, pálidos como difuntos. 
30 — ¿Has visto, José? — ^^le preguntó uno con voz 
ronca y temblorosa. 

El patrón cerró los ojos en señal de afirmación. 



JOSÉ 



Pero el rapaz que estaba á proa, al enterarse de lo que 
había ocurrido, comenzó á lamentarse á voces. 

— jAy Virgen Santísima! ¿qué va á ser^ de noso- 
tros ? ¡ Madre mía ! ¿ qué va á ser de nosotros ? 

José, encarándose con él, los ojos centelleantes de 5 
cólera, gritó: 

— ¡ Silencio, cochino, ó te echo al agua ahora mis- 
mo ! 

El chiquillo, asustado, se calló. 

— Traed^ el borriquete al medio y la unción á proa 10 
— ordenó después. 

Así se hizo rápidamente: José arribó^ cuanto pudo, 
teniendo cuidado de no perder la línea de Rodillero: 
la lancha comenzó á navegar con extraordinaria velo- 
cidad, porque el viento soplaba impetuoso y cada vez 15 
más recio. No se pasaron muchos minutos sin que se 
levantase una formidable marejada ó mar del viento, 
que les impidió ver el rumbo de las otras lanchas: á 
intervalos cortos llevía copiosamente. La salsa les in- 
comodaba bastante y fué necesario que varios hombres 20 
se empleasen constantemente en achicar el agua ; pero 
José atendía más al viento que á ésta : soplaba tan de- 
sigual y traidoramente, que al menor descuido estaba 
seguro de zozobrar : otras dos veces se vió precisado á 
arriar de golpe las velas para eludir la catástrofe. 25 
Últimamente, viendo la imposibilidad de navegar con 
dos velas, mandó izar sola la unción. Los marineros 
le miraban consternados : á varios de ellos les tembla- 
ban las manos al ejecutar la maniobra. 

— Hay que arribar del todo — dijo José, con la voz 30 
ronca ya por los gritos que había dado. — No podemos 
entrar en Rodillero. Entraremos en Sarrió. 



JOSÉ 



— Me parece que ni en Sarrio tampoco — repuso un 
viejo por lo bajo. 

— Nada de amilanarse/ muchachos : ; ánimo, que 
esto no es nada ! — replicó el patrón con energía. 

5 Desde el momento en que se resignaron á no entrar 
en Rodillero y pusieron la popa al viento, éste ya no 
dió cuidado, máxime llevando tan poquísimo trapo. 
Pero el mar comenzaba á inspirar mucho miedo: la 
marejada, ayudada de la mar gruesa de la noche, se 

lo había convertido en verdadera mar de fondo, terrible 
é imponente. Los golpes que recibían por la popa 
eran tan fuertes y continuados, que al fin hubo nece- 
sidad de orzar un poco, presentando el costado á las 
olas : de otra suerte corrían peligro inminente de que 

15 la lancha se anegase: así y todo,^ muchos de ellos no 
cesaban de achicar agua. El movimiento de ésta se- 
guía aumentando ; las olas eran cada vez más altas ; la 
lancha desaparecía debajo de ellas y por milagro vol- 
vía á salir. Uno de los golpes les llevó el timón : José 

20 tomó apresuradamente el que tenía de reserva ; pero al 
engancharlo, otro golpe se lo arrancó de las manos y 
metió dos ó tres pipas de agua á bordo. 
El rapaz volvió á exclamar sollozando: 

— ¡ Ay, madre de mi alma, estamos perdidos ! 

25 José le arrojó la caña del timón, que había quedado 
sobre el banco, á la cabeza. 

— ; Cállate, ladrón, ó te mato ! 

Y viendo en los rostros de algunos compañeros 
señales de terror, les dijo echándoles una mirada fe- 
30 roz : 

— ¡ Al que me dé un grito, le retuerzo el pescuezo ! 
Aquella ferocidad era necesaria : si el pánico se apo- 



JOSÉ 



deraba de la compaña y dejaba un instante de achicar, 
se iban á pique sin remedio. 

Para sustituir al timón, puso un remo en la popa. 
Con las velas izadas, es de todo punto^ imposible gober- 
nar con el remo; pero como no llevaban más que la 5 
unción, pudo, á costa de grandes esfuerzos, sujetar la 
lancha. Cada golpe que recibían, metía una cantidad 
extraordinaria de agua á bordo; y apesar de que un 
hombre, trabajando bien, puede achicar con el balde 
una pipa en ocho ó diez minutos, era imposible echarla 10 
toda fuera ; les llegaba casi siempre cerca de la rodilla. 
José no cesaba un momento de gritar, con la poca voz 
que le quedaba: 

— ; Achicar, muchachos, achicar ! ¡ Ánimo, mucha- 
chos ! . . . I achicar, achicar ! 15 

Una oleada llevó la boina á Bernardo. 

— ¡ Anda — dijo éste con rabia, — que pronto irá la 
cabeza ! 

La situación era angustiosa: aunque procuraban di- 
simularlo, el terror se había apoderado de todos igual- 20 
mente. Entonces José, viendo que las fuerzas les iban 
á faltar muy pronto, les dijo : 

— Muchachos, estamos corriendo un temporal des- 
hecho;^ ¿queréis que acudamos al Santo Cristo de 
Rodillero para que nos saque de él? 25 

— Sí, José — contestaron todos con una precipita- 
ción que mostraba la congoja de su espíritu. 

— Pues bien ; le ofreceremos ir descalzos á oír una 
misa, si queréis . . . Pero es menester que esto sirva 
para darnos valor . . . Nada de asustarse. \ Animo y 30 
achicar, achicar, muchachos! 

La oferta les dió confianza y siguieron trabajando 



i6o 



JOSÉ 



con fe; de tal modo que en pocos minutos echaron la 
mayor parte del agua fuera y la lancha quedó desa- 
hogada. José observó que el palo del medio les estor- 
baba. 

— Vamos á desarbolar del medio^ — dijo, y él mis- 
mo se abalanzó á poner las manos en el mástil. 

Pero en aquel instante vieron con espanto venir ha- 
cia ellos una ola inmensa, alta como una montaña y 
negra como una cueva. 

— i José, ya no hay comedia !^ — exclamó Bernardo 
resignado á morir. 

El golpe fué tan rudo, que hizo caer de bruces á 
José, batiéndolo contra los bancos: la lancha quedó 
inundada, casi entre aguas. Pero aquél, aunque atur- 
dido, se alzó bravamente gritando: 

— ; Achicar, achicar ! Esto no es nada. 



XVI 

; Qué pasaba en Rodillero ? 

Las pocas lanchas que habían obedecido á la señal de 
José, regresaron al puerto antes del amanecer : sus tri- 
pulantes quedaron corridos y pesarosos al ver que tan 
ruinmente se les había engañado; mucho más con la 
matraca que las mujeres les dieron en casa. 

— ¡ Siempre habías de ser tú el tonto ! ¡ Cuándo 
acabarás de saber con quién tratas, hombre de Dios?^ 
; Ya verás qué marea hoy ... ya lo verás ! 

Ellos callaban, según su costumbre, reconociendo la 
verdad que las asistía,^ y haciendo juramento interior 
de no caer otra vez en el lazo. 



JOSÉ * i6i 

Pero al entrar el día se modificó un poco la opinión : 
era tan triste el aspecto del mar, y el cariz tan feo, que 
ya no les pesó mucho de la holganza. Cuando envuelto 
en un chubasco se sintió en el pueblo el primer rama- 
lazo del Noroeste, algunos se volvieron á sus esposas 5 
sonriendo : 

— ¿Qué te parece? ¿Te gustaría que anduviese 
por la mar ahora, verdad? 

Les tocó entonces callar á ellas. El segundo rama- 
lazo, mucho más fuerte que el primero, puso en con- lo 
moción al vecindario. Acudieron hombres y mujeres 
á la ribera, y desde allí, á despecho del agua que caía á 
torrentes, subieron á San Esteban. El miedo y la zo- 
zobra se pintó tan pronto en todos los semblantes, que 
advertía bien claramente del desasosiego supersticioso 15 
que había reinado en el lugar todo el invierno. Las 
mujeres miraban con el rabillo del ojo á los marineros 
viejos : estos torcían el hocico.^ Algunas se arrojaban 
á preguntar : 

— ¿Hay cuidado, tío Pepe? 20 
El tío Pepe, sin apartar los ojos del horizonte, con- 
testaba : 

— Muy bueno no está . . . Pero la mar no dijo toda- 
vía (( aquí estoy.» 

Lo dijo, sin embargo, más pronto de lo que se pen- 25 
saba. La tormenta vino repentiíia, furiosa ; la mar se 
revolvió en un instante de modo formidable, y comenzó 
á romper en los Huesos de San Pedro, que era el bajo^ 
más cercano á la costa: al poco tiempo rompió tam- 
bién en el Cobanín, que era el más próximo por el otro 30 
lado de la ensenada. La muchedumbre que coronaba 
el monte de San Esteban contempló con pavor los pro- 



102 



JOSÉ 



grcsos de la borrasca: algunas mujeres comenzaron á 
llorar. 

Sin embargo, no había aún motivos para afligirse, 
al decir de los prácticos; el puerto se hallaba entera- 
5 mente libre; con tal que no zozobrasen (y esto era 
cuenta de ellos,^ pues estaba en sü mano el evitarlo), 
podían entrar sin peligro en Rodillero. Alguno 
apuntó : 

— ¿Y los golpes de mar? ¿Tendrán tiempo á 
10 achicar el agua? 

— ¡ Vaya si hay tiempo !^ . . . Pero no parece más 
que no hemos visto mares hasta ahora! No hay pue- 
blo como éste para alborotarse por nada — dijo un ma- 
rinero bilioso. 

15 La energía con que pronunció estas palabras hizo ca- 
llar á los pesimistas y tranquilizó un poco á las muje- 
res. Desgraciadamente, duró poco su triunfo: á los 
pocos minutos la mar rompía en el Torno, otro de los 
bajos de la barra. 

20 Cerca de la capilla de San Esteban había un¿ ca- 
sucha que habitaba un labrador encargado por el gre- 
mio de mareantes, mediante un cortísimo estipendio 
anual, de encender las hogueras que servían de señal 
en los días ó noches de peligro. Este labrador, aun- 

25 que se había embarcado pocas veces, conocía la mar 
como cualquier práctico. Después de observarla con 
atención un buen rato y haber vacilado muchas veces, 
sacó de la corralada^ de su choza una carga de retama 
seca y tojo, la colocó en lo más alto del monte y la dió 

30 fuego. Era el primer aviso para los pescadores. 

Elisa, que se hallaba entre la muchedumbre, cerca 
de su madrina, al ver la hoguera sintió que el corazón 



JOSÉ 



163 



se le apretaba; acordóse de la terrible maldición de la 
sacristana, y todos los presentimientos tristes y terro- 
res supersticiosos que dormían en su alma, despertaron 
de golpe. Procuró, no obstante, reprimirse, por ver- 
güenza, pero comenzó á recorrer los grupos escuchan- 
do con mal disimulada ansiedad los pareceres de los 
marineros : cada frase la dejaba yerta. 

Entre las gentes se hablaba poco y se miraba mucho ; 
el viento les azotaba la cara con las últimas gotas del 
chubasco. La mar crecía rápidamente: después de 
romper en los Huesos de San Pedro., en el Cobanín y 
en el Torno, rompió también en otro bajo más separa- 
do de la costa. 

— ¡ Rompió en la Furada! Manuel, puedes en- 
cender otra hoguera — exclamó un marinero. 

Manuel corrió á casa de nuevo, trajo otra carga de 
tojo y la encendió cerca de la primera. Esto era señal 
de peligro inminente : si los que estaban en la mar no 
se daban prisa á meterse en el puerto, se exponían á 
que «e les cerrase pronto. 

— ¿Se ve alguna lancha, Rafael? — preguntó una 
joven, por cuyas mejillas rodaban dos gruesas lágri- 
mas. 

— Por ahora no ; la salsa nos quita mucho la 
vista. 

Ni una vela- parecía en el horizonte : el afán, la an- 
gustia embargaban de tal modo á los espectadores, que 
se pasaban algunos minutos sin que una voz se alzase 
entre ellos : todos tenían la vista clavada en el Carre- 
ro,^ un corto espacio que la barra de Rodillero tenía 
libre, y por donde las lanchas entraban á seguro cuan- 
do la mar estaba picada. Elisa sentía algunas gotas 



164 



JOSÉ 



de siulur frío en la frente, y se agarraba fuertemente 
á su madrina para no caerse. 

Así trascurrió un cuarto de hora. De pronto de 
aquella muchedumbre salió un grito, un lamento más 
5 débil pero más triste que los rumores del Océano. 
Una ola acababa de romper en el Carrero, La barra 
no era ya más que una franja espumosa: el puerto 
estaba cerrado^^^ 

Manuel, pálido, silencioso, fué á buscar una nueva 

10 carga y la encendió al lado de las otras dos. La lluvia 
había cesado enteramente y las hogueras ardían ani- 
madas por el viento. 

Elisa, al escuchar aquel grito, se estremeció, y por un 
movimiento irresistible semejante á inspiración, se ale- 

15 jó corriendo de aquella escena, bajó á saltos el sendero 
de los pinos, atravesó el pueblo solitario, subió la cal- 
zada de la iglesia y llegó desalada y jadeante á sus 
puertas. Se detuvo un instante á tomar aliento; des- 
pués hizo la señal de la cruz, dobló las rodillas y sobre 

20 ellas entró caminando por la nave del templo hasta el 
altar mayor; pero en vez de parar allí torció á la de- 
recha y comenzó á subir penosamente la escalera de 
caracoP que conducía al camarín del Cristo. Era la 
escalera de la penitencia y sus peldaños de piedra esta- 

25 ban gastados ya por las rodillas de los devotos ; las de 
Elisa cuando llegó arriba chorreaban sangre. 

El camarín era una pieza oscura, tapizada de retra- 
tos y ofrendas, con una ventana enrejada, abierta sobre 
la iglesia, por donde los fieles veían la veneranda ima- 

30 gen los días que se oficiaba en su altar. El Santo 
Cristo se hallaba, como de ordinario, tapado por una 
cortina de terciopelo: Elisa corrió con mano trémula 



JOSÉ 



165 



esta cortina y se prosternó. Poco rato después, unas 
tras otras, fueron entrando en la estancia muchas mu- 
jeres y prosternándose igualmente en silencio. Algún 
sollozo, imposible de reprimir, turbaba de vez en cuan- 
do el misterio y la majestad del adoratorio. 5 

Por la tarde aplacó un poco la mar, y gracias á esto 
pudo, aunque con peligro, entrar un grupo numeroso 
de lanchas en Rodillero: más tarde entraron otras 
cuantas, pero al cerrar la noche faltaban cinco : una de 
ellas era la de José. Los marineros, que sabían á qué 10 
atenerse acerca de su suerte, porque habían visto pe- 
recer alguna, no se atrevían á decir palabra y contes- 
taban con evasivas^ á las infinitas preguntas que les 
dirigían : ninguno sabía nada ; ninguno había visto na- 
da. La ribera siguió llena de gente hasta las altas 15 
horas de la noche ;^ pero según avanzaba ésta, iba 
creciendo el desaliento. Poco á poco también la 
ribera se fué despoblando; sólo quedaron en ella las 
familias de los que aun estaban en la mar. Al fin 
éstas, perdida casi enteramente la esperanza, abando- 20 ' 
naron la playa y entraron en el pueblo con la muerte 
en el alma. 

¡ Horrible noche aquélla ! Aun suenan en mis oídos 
los ayes desgarradores de las esposas infelices, de los 
niños que llamaban á sus padres. El pueblo ofrecía 25 
un aspecto sombrío, espantoso: la gente discurría por 
la calle en grupos, formaba corros á la puerta de las 
casas; todos se hablaban á voces. Las tabernas esta- 
ban abiertas, y en ellas los hombres disputaban acalo- 
radamente, echándose unos á otros la culpa de la des- 30 
gracia. De vez en cuando, una mujer desgreñada, 
convulsa, cruzaba por la calle lanzando gritos horro- 



i66 



JOSÉ 



rosos que erizaban los cabellos. Dentro de las casas 
también sonaban gemidos y sollozos. 

A este primer momento de confusión y estrépito, 
sucedió otro de calma, más triste aún y más aciago, si 
5 posible fuera. La gente se fué encerrando en sus vi- 
viendas, y el dolor tomó un aspecto más resignado. 
¡Dentro de aquellas pobres chozas, cuántas lagrimas 
se derramaron ! En una de ellas, una pobre vieja, que 
tenía á sus dos hijos en la mar, lanzaba chillidos tan 

lo penetrantes, que las pocas personas que cruzaban por 
la calle se detenían horrorizadas á la puerta; en otra, 
ima infeliz mujer que había perdido á su marido, sollo- 
zaba en un rincón, mientras dos criaturitas de tres ó 
cuatro años jugaban cerca comiendo avellanas. 

15 Cuando Dios amaneció,^ el pueblo parecía un cemen- 
terio. El cura hizo sonar las campanas llamando á 
la iglesia, y concertó, con los fieles que acudieron, cele- 
brar al día siguiente un funeraP por el reposo de los 
que habían perecido. 

20 Pero hacia el medio día corrió la voz, sin saber quién 
la trajera, de que algunas lanchas de Rodillero habían 
arribado^ al puerto de Banzones, distante unas siete 
leguas. Tal noticia causó una emoción inmensa en el 
vecindario : la esperanza, muerta ya, renació de pronto 

25 en todos los corazones. Tornaron á reinar la confu- 
sión y el ruido en la calle; despacháronse propios ve- 
loces para que indagasen la verdad; los comentarios, 
las hipótesis que se hacían en los corrillos eran infini- 
tos. El día y la noche se pasaron en una ansiedad y 

30 congoja lastimosas; las pobres mujeres corrían de gru- 
po en grupo, pálidas, llorosas, queriendo sorprender en 
las conversaciones de los hombres algo que las animase. 



JOSÉ 



167 



Por fin, á las doce llegó la nueva de que eran dos 
lanchas solamente las que habían arribado á Banzones. 
¿Cuáles? Los propios no lo sabían ó no querían de- 
cirlo. Sin embargo, al poco rato comenzó á cundir 
secretamente la noticia de que una de ellas era la de 5 
José, y otra la de Toribio. 

Allá, á la tarde,^ un muchacho llegó desalado, cu- 
bierto de sudor y sin gorra. 

— ; Ahí están, ahí están ! 

— ¿ Quiénes ? 10 
— ; Muchos, muchos ! ¡ Vienen muchos ! — acertó 

á decir con trabajo, pues le faltaba respiración. — Es- 
tarán ahora en Antromero. 

Entonces se operó una revolución indescriptible en 
el pueblo: los vecinos todos, sin exceptuar uno, salie- 15 
ron de sus casas, se agitaron en la calle breves instan- 
tes con estruendo, y formando una masa compacta, 
abandonaron presurosos el lugar. Aquella masa si- 
guió el camino de Antromero, orillas de la mar, en un 
estado de agitación y angustia que es difícil represen- 20 
tarse. Los hombres charlaban, haciendo cálculos 
acerca del modo que habrían tenido sus compañeros 
de salvarse: las mujeres iban en silencio arrastrando á 
los niños que se quejaban en vano de cansancio. Des- 
pués de caminar media legua, en cierto paraje descu- 25 
bierto, alcanzaron á ver á lo lejos un grupo de marine- 
ros que hacia ellos venían con los remos al hombro. 
Un clamor formidable salió de aquella muchedumbre» 
El grupo de los pescadores respondió ¡ hurra ! agitando 
en el aire las boinas. Otro grito de acá; otro en se- 30 
guida de allá. De esta suerte se fueron acercando á 
toda prisa y muy pronto llegaron á tocarse. 



i68 



JOSÉ 



i Escena gozosa y terrible á la vez ! Al confundirse 
el grande y el pequeño grupo, estallaron á un tiempo 
ayes de dolor y gritos de alegría. Las mujeres abrían 
los ojos desmesuradamente buscando á los suyos, y no 
5 hallándolos, rompían en gemidos lastimeros y se deja- 
*^an caer al suelo retorciéndose los brazos con desespe- 
ración: otras, más afortunadas, al tropezar con el es- 
poso de su alma, con el hijo de sus entrañas,^ se arro- 
jaban á ellos como fieras, y permanecían clavadas á su 
lo pecho sin que fuerza en el mundo fuera bastante á des- 
pegarlas. Los pobres náufragos, objeto de aquella 
calurosa acogida, sonreían queriendo ocultar su emo- 
ción, pero las lágrimas 1er resbalaban, á su pesar, por 
las mejillas. 

15 Elisa, que iba entre la muchedumbre, al ver á José, 
sintió en la garganta un nudo tan estrecho,^ que pensó 
ahogarse : llevóse las manos al rostro y rompió á sollo- 
zar procurando no hacer ruido. El marinero sintióse 
sujeto, casi asfixiado por los brazos de su madre: mas 

20 por encima del hombro de ésta, buscó con afán á su 
prometida. Elisa levantó el rostro hacia él y sus ojos 
se encontraron y se besaron. 

Pasado el primer momento de expansión, aquella 
masa de gente tornó á paso lento hacia el pueblo. Ca- 

25 da uno de los náufragos vióse rodeado inmediatamente 
por un grupo de compañeros, los cuales se enteraban 
por menudo^ y con interés de las peripecias de la jor- 
nada:^ sus mujeres iban detrás; algunas veces para 
cerciorarse de que los tenían vivos les llamaban por su 

30 nombre, y al volver ellos el rostro no tenían qué de- 
cirles. 

Aquella misma tarde se convino dar gracias á Dios 



JOSÉ* 169 

al día siguiente con una solemne fiesta. Resultó que 
casi todos los marineros salvados habían ofrecido lo 
mismo, oír misa descalzos en el altar del Cristo: era 
una oferta muy común en Rodillero en los momentos 
de peligro y que venía de padres á hijos. Y en efecto, 5 
á la mañana siguiente se reunieron en la ribera, y des- 
de allí, cada compaña con su patrón á la cabeza, se en- 
caminaron lentamente hacia la iglesia descalzos todos 
y con la cabeza descubierta. Marchaban graves, calla- J 
dos, pintada en sus ojos serenos la fe sencilla y ardiente 10 
á la vez del que no conoce de esta vida más que las 
amarguras. Detrás marchaban las mujeres, los niños 
y los pocos señores que había en el pueblo, silenciosos 
también, embargados por la emoción al ver á aquellos 
hombres tan fuertes y tan ásperos humillarse como 15 
débiles criaturas. Las viudas, los huérfanos de los 
que habían quedado en la mar iban también allí á rogar 
por el descanso de los suyos: se habían puesto un pa- 
ñuelo, un delantal, una boina, cualquier prenda de color 
negro que les fué posible adquirir en el momento. 20 

Y en la pequeña iglesia de Rodillero el milagroso 
Cristo les aguardaba pendiente de la cruz, con los bra- 
zos abiertos. Él era también un pobre náufrago, liber- 
tado de las aguas por la piedad de unos pescadores; 
había probado como ellos la tristeza y la soledad del 25 
océano y el amargor de sus olas. Doblaron la rodilla 
y hundieron la cabeza en el pecho, mientras la boca 
murmuraba plegarias aprendidas en la niñez, nunca 
pronunciadas con más fervor. Los cirios de que esta- 
ba rodeada la sacrosanta imagen chisporroteaban tris- 30 
temente; de la muchedumbre salía un murmullo leví- 
simo. La voz cascada y temblorosa del sacerdote que 



170 yosÉ 

oficiaba rompía de vez en cuando el silencio majes- 
tuoso del templo. 

Al concluirse el oficio, Elisa y José se encontraron 
en el pórtico de la iglesia y se dirigieron una tierna 

5 sonrisa; y con ese egoísmo inocente y perdonable que 
caracteriza al amor, olvidaron en un punto toda la 
tristeza que en torno suyo reinaba, y en viva y alegre 
plática bajaron emparejados la calzada del pueblo, de- 
jando señalado/ antes de llegar á casa, el día de su 

10 boda. 



NOTES 



NOTES 



Pag^e !• — I. Asturias, province of northern Spain. Since 
1833 it has been called, oííicially, by the ñame of its capital, 
Oviedo, though the older ñame remains in ordinary usage. 

2. Rodillero, the real ñame is Cudillero. 

3. ya que no, eveit if not. 

4. se las puede haber, it may vie. Haber(sé) las con^ " to deal 
with," then "to dispute with," "to rival.'* Las^ as also the sing. 
/út, is found in numerous idioms in an indeterminate sense, though 
representing, at least originally, some feminine noun understood; 
not necessarily cosa, Cf. page 94, note i, and page 104, note 4. 

5. cuando se mienta . . . á, wheit mention is made of. Imper- 
sonal reflexive, substitute for passive. 

6. piños, dusters, 

Page 2. — I . tramos y revueltas, stretches and windings, 

2. no dan espacio más que, leave room only. 

3. van haciendo eses, go winding on, lit. " making S's." 

4. en forma de escalinata, Hke a Jiight of steps. Escalinata is 
properly a straight flight of stone steps, few in number, leading up 
to a building, Eng. "perron." 

5. dais con, meety fnd. Dar, in this and many other idioms, 
has the forcé of "to strike" or "come into contact vvith." 

6. se tornan, become, Cf. Eng. "to turn traitor." 

7. al revolver de una peña, on turning {round) a cUff. 

8. subir ... á la rastra, drag up, lit. "bring up dragging,'* 
"on the drag." 

9. adosadas, attached. A term of structural engineering — 
adheridas, arrimadas, 

I o. lustre, position, importance, 

Page 3. — I. les daréis la razón, you will say that they were 
right. 

.173 



174 



NOTES 



[P. 4-6 



2. debe de ser bien triste, must he very gloomy. Deber alone 
denotes obligation, deber de, probability. This distinction is not 
universally observad, but is tending to become so.. Bien here 
=: muy. 

3. no se echa menos, is not missed, Also echar de menos. 

4. Adviértese. This inversión of verb and personal pronoun 
object occurs only when the verb is indicativa, and, in general, 
only when it begins a clause; though deviations from this latter 
usage are frequent in Valdés and other contemporary authors. 

5. sin poder atribuirlo, without one's being able to attribute it. 
Infinitive with indefinite subject (uno) understood. 

6. apenas, almost as soon as, lit. " hardly." 

Pag-e 4. — I. inutilizan. Se is understood with this verb from 
preceding mueren. 

2. va labrando su espíritu, ¿^¿7^^ on moulding their character, 

3. habilidosa, capable. 

4. lo moral, the moral nature, 

5. no hay más que, one can but, lit. " there is no more than." 

6. rasgados, large and fulL Cf. Fr. bien fendu. 

Page 5. — I. los que SiméiiSfyou who ¡ove, Anteceáent z/osotros 
understood. This construction is analogous to the frequent sup- 
pression of the subject-pronoun before a noun 01 pronoun in appo- 
sition. Cf. page 7, line 9. 

2. á la ventura, at random. 

3. las montañas de tierra adentro, the mountains inland. 
Tierra adentro is an adverbial phrase, here used substantively, 
governed by de, the whole forming an adjectival phrase. 

Page 6. — I. carel, wales or bends of the boat. 

2. quiénes . . . quiénes . . . quiénes, some . . . some . . . other s. 

3. les hacía no soltarlos. Les is dative. The object of hacer 
when it governs also an infinitive is dative when the infinitive is 
transitiva; when the latter is intransitive, the object is accusative 
if it denote a thing, usually dative if denoting a person. 

4. formando á modo de escuadrilla, /£?rw/«^ as it were a little 
squadron. 

5. fijándose, fixing his attention. As in so many other cases 
we have here a meaning neglected by the dictionaries. The verb 



P. 7-8] 



NOTES 



175 



is also used without complement expressed : no me Jijé, " I did not 
notice." 

6. no dejaban de ser, were nevertheless, lit. "did not leave off 
being.'* Cf. Fr. cela ne laisse pas de in*ennMyer. 

Pa^e 1* — I. el semblante viene de allá, // seems likely to hlow 
fro7n that quarter, lit. "the signs [of it] are coming from yonder." 

2. amuró, has tacked. This use of the pretérita as equivalent to 
a perfect in speaking of recent events is not sufficiently noted by the 
grammars. It is used when the result of the action rather than the 
action itself is to be emphasized. Cf . ¿ Ya se levantó V, ? " Have 
you risen already?" i.e. "Are you already up?" Todo se acabó, 
"It's all over." 

3. bonito, bonito, striped tunny. This fish, which plays a con- 
siderable role in the novel, may be so called from its handsome 
coloring, steel-blue with oblique stripes of black. It belongs to 
the mackerel family (Scombridae), its scientific ñame being Sarda 
Sarda, It reaches a length of 2-2 J ft. and a weight of 8-10 Ibs. 
Its flesh is rather coarse and oily, red in color, resembling beef in 
appearance. 

4. Allá veremos, We shall see when the time comes, lit. " yonder." 
There is an additional shade of meaning in the phrase which might 
be expressed by " but I won't guarantee it." 

5. tornó á ser. Tornar, like volver, with d + foUowing infinitiva 
means " to be (or do) a thing again." 

6. mira qué cara tan fea pone el Corsario para dormir, see 
what a very ugly face the Corsair (nickname) makes when he sleeps. 
Qué tan = cudn. Cara . . , para dormir might be rendered "sleep- 
ing-face" if this phrase were allowable. Cf. un estante para libros, 
"a book-case." 

Page 8. — I. ¡Ay María! My goodnessl It is almost super- 
fíuous to note that this and similar expressions have, like 
"Heavens!" in English, mon Dieul etc., in French, a much weaker 
forcé than literal translation would convey. 

2. dar un testerazo, strike his head, lit. "give a blow with (-azo) 
the head." 

3. tirar ufano. This use of an adjective relating to the subject 
is somewhat common in Spanish in cases where in English we prefer 
an adverb modifying the verb. 



176 



NOTES 



[P. 9-10 



4. Se necesita que ... no lo aferré, There can t be a fish in the sea 
without this wretch caiching it, lit. "it is necessary that there be not 
. . . in order that he may not catch it." The prefix re-y attached to 
adjectives, adverbs and, less frequently, to nouns, is characteristic 
of familiar style. It adds an intensive or superlative forcé, which 
undoubtedly derives from its original forcé of repetition. Some- 
times doubled, or takes the form rete-, e.g. ¡Qué reteinfamia! 
" What terrible infamy ! " 

5. se pusieron al tanto de, hecame aware of. 

6. frente á, toward, to, lit. "facing." 

7. ¡ Así Dios me mate I 3fay I never draw another hreath ! lit. 
"So may God kill me!" 

8. el mejor animal de la costera, the best fish of the season. Cos- 
teray "fisherman's basket," **haul," "fishing-season." 

9. Mientras tanto, Meanwhile, 

10. de vez en cuando, from time to time, Also de cuando en 
cuando. 

11. traerá consigo, can he have about him, Future of proba- 
bility or modified statement. 

Page 9. — I. cada vez más, mo^-e and more, 

2. no hizo caso, paid no attention, 

3. siguió, went on. 

4. I Allí fué Troya! Then came the crash! lit. "There was (the 
fall of) Troy ! " 

5. soltaron ... el hilo de la risa, burst out laughing all together, 
lit. "loosed the thread of laughter." Similar phrases are: soltar 
la llave de las IdgrifnaSy escaparse el flujo de la risa, etc., etc. 

6. que. The conjunction que is frequently used with a subtle 
and variable forcé. Here it lends emphasis and might be rendered 
by a simple "and": and they 7teeded to badly enough. In line 12. 
below, it is nearly equivalent to porque, Sometimes it expresses 
surprise, etc., and may be rendered "so," cf. page 71, note 2. And 
elsewhere it shades into a mere expletive, without translatable forcé. 

7. un si es no es, ú5 trifle, 

8. que yo, elliptical for en que yo 77ie he visto. 

Page 10. — I. Á las pocas brazas de hilo que metió dentro, 

After hauling Í7i a few fathoms of Une, lit. "upon, or after the few 
fathoms of line that he brought in." 



P. 11-13] 



NOTES 



177 



Vsíge 11. — I. por dar la vuelta, to tum, 
z. hiciese la mortecina, were feig^iing death, 

3. de pronto, all at once, suddenly. 

4. que en poco estuvo no saltase otra vez al agua, that he carne 
near jumping into the water again. The conjunction que is here 
omitted before no saltase. Generally speaking, it is permissible to 
omit this introductory que between two contiguous verbs, the second 
of which is subordínate to the first, especially if the dependent verb 
be subjunctive. Cases in which the omission is relatively frequent 
are: i) when the second clause begins with no, as above, or after a 
verb of fearing; 2) after a verb of mental activity, as espero me es-' 
cribas ; 3) after an impersonal verb or verb-phrase, as no es fácil lo 
consiga. 

5. En obra de, /;/ about, in a matter of. 

6. aguza las uñas que asombra, puts his best foot foremost, does 
wondersy lit. "sharpens his nails [so] that he astonishes." 

Pa^e 12. — I. cambiar, tack. 

2. en cuanto, as soon as. 

3. quedaría. Quedar, ir, andar, etc., are used as substitutes for 
estar, yet each retains its own particular connotation. 

4. perdonaba. Imperfect with forcé of conditional. The effect 
is to make the statement more graphic. 

5. los cuartos, the cash. 

6. la maestra, the schoolmaster'' s wife. 

7. entre risueño y enfadado, half smiling, half vexed. 

Page 13. — I. la gente principal ó de media levita, the gentry 
or well-tO'do citizens. Levita, ''frock coat," gente de levita, "people 
who [can afford to] wear such a garment,'* people of the cultured 
or leisured class. Gente principal — gente de levita, gente de media 
levita — la de la clase media. 

2. Antes de llegar, con mucho, Long before they arrtved. Con 
mucho, "by much." 

3. embarrancando, grounding, sinking in. 

4. se salían. Some intransitive verbs are used reflexively to 
emphasize the volition of the agent. El prisionero salió de la 
cárcel, "the prisoner left the gaol"; el p. se saltó, etc., "the prisoner 
got out of gaol." Cf. below, se quedaban» 



178 



NOTES 



[P. 14-16 



5. pieza tras pieza, one after another^ fish after fish. Pieza is 
used in speaking of a unit of fish or game. 

Page 14. — I. mujerucas, oíd wives. -uco, -uca^ depreciative, 
contemptuous in forcé. A somewhat rare suffix. 

2. lo fresco, the fresh fish, 

3. bajarlo, i.e. el precio. 

4. Á mí no me cuente nada, DonU blame me for ity lit. " Do not 

ascribe anything to me." 

5. señá = señora, 

6. Yo no he dicho esta boca es mía, / didn^t say a word, lit. " I 
didn't say this mouth is mine." 

7. Allá ellos lo arreglaron, They settled it aniong themselves. 
Allá in this and similar expressions has not entirely lost its usual 
connotations of direction and motion. It indicates the throwing off 
of responsibility and the attaching it to some one else. Cf. page 7, 
note 4, and page 21, note 3. 

8. tú has debido advertirles, yotc ought to have warned the7n, 
Pag'e 15. — I. te haces cargo, 7^72^ note, 

2. el maragato siguiendo así nos devolverá los barriles, if it 
keeps on this way the Maragato (man from the Maragatería, district 
south of Astorga, in León) will return us the casks^ i.e. **he will not 
buy." 

3. dar la lengua, parley. 

4. ¿Le parece mucho á diez cuartos? Do you think ten cuartos 
[a pound] too much ? lit. " does it seem to you [too] much at t^n 
cuartos ? " Note the pregnant meaning of mucho, Too " may be ex- 
pressed (though not with mucho) by muy (. . . para) or demasiado^ 
though the latter is rather avoided, and the adjective or adverb 
sufíices for the double sense, e.g. esta puerta es grande para el cuarto^ 
"this door is too large for the room." — The cuarto = 4 maravedís^ 
and the real = 34 mar,y or about 5 cents of our money. 

5. para no andar en más cuestiones, not to dispute any longer, 

6. se encogió de hombros, shrugged his shoulders, 

7. percal, percate, a cotton stuff. 

8. embebecida, absorbed. 

Page 16. — I. Nos falta, We have to. 

2. no te pongas seria, don^t get sole7n7iylook grave» 

3. el día de San Juan. The 24th of June. 



P. 17-21] 



NOTES 



179 



Page 17. — I. Claro está, Of course. Also simply claro, 

2. no se da por entendida, gives no sign^ lit. "does not show her- 
self as [so] understanding [it]." Several idioms are formed on this 
modal; cf. page 18, note 6, page 32, note i, and page 150, note 4. 

3. así que, as soon as. 

4. El que no se atreve, no pasa la mar, Nothing venture^ nothing 
win, 

5. Lo mismo da, It's all the same. 

6. Hasta luego, Good-bye for the present. Cf. Fr. a bienio f, 

7. por la playa arriba, up over the beach. 

Page 18. — I. á la sazón, at the time. 

2. tendezuela, depreciative diminutive of tienda. 

3. bacalao, also written bacallao. 

4. botes, cans. 

5. á medio consumir, half consumed. The infinitive represents 
progressive condition, whereas the past participle {medio consumido) 
would indícate stationary condition. 

6. no se daba por ofendida, took no ojffence. 

7. maestro de primeras letras, primary teacher. 

8. percalina, percalincy lining-cotton. 

9. SU-i^ios, /aste?íed. 

10. hacía gala, displayed, paraded. 

11. no eran parte, did not avail, were not sufficient. Parte ^ in 
this expression, has the meaning of "[sufficient] cause." 

Page 19. — I. poco más ó menos, or thereabout, approximately. 
2. SdihxosoSy pleastírable. 

Page 20. — I. daba remate, yí^/j/^^-^. 

2. "le tenía en un puño,'' had him under herthumb,' kepthim 
in subjection^ lit. " held him in one fist." 

3. porque ... se prestase. The use of the subjunctive after 
porque (which ordinarily requires the indicative) shows that the 
reason given is vather a suggestion of the speaker's or a motive 
than a definite logical cause. One might transíate because, no doubt^ 
.... Cf. page 174, note 2. 

4. toda, it all. 

Pa^e 21.-^ I. marea, catch, lit. "tide," 
2. A últim.i hora, At the last moment. 



i8o 



NOTES 



[P. 23-26 



3. allá la seSá Isabel, Irefer you to Mrs, Elizabeth. Cf. page 14, 
note 7. 

4. entre dientes, mumbling, 

5. saltó, out. 

6. recalcando, emphasizing. 

7. á no encontrarse, ¿/ 4- inf. = an if-clause, just as al + inf. = a 
time-clause. 

8. de espaldas, with his back tumed, 

Page 23, — i. justificado, righteous, upright. 

Page 24:. — i. Nadie le conocía. No one knew him to have. Le, 
dativa of possession ; cf. Fr. on ne lui connait que deux aniis. 

2. muiles, mullet. The word is written variously nmgily mujily 
muil. 

3. caldereta, fish-stew. 

4. por más que, althoughy however tnuch. Por . . . que is a con- 
cessive conjunctive formula, foUowed by indicative or subjunctive 
according as fact or ideation is prominent. The intervening word 
may be noun, adjective or adverb, Q.g. por ocasión que venga, what- 
ever occasion may arise,"/í?r fuerte que fuese, "however strong he 
might be," and cf. below, page 56, note 2. 

Page 25. — i. arregla. Present for future. Note that Elisa 
uses the formal, her mother the familiar mode of address. 

2. se arrojó, ventured. 

3. mil fanegas de renta, 1000 fanegas of incotne [^yielding ¡and]. 
The fanega is a measure of land of varying extent in different parts 
of Spain. 

Page 26. — i. concejo, district, subdivided into parishes {^pa- 
rroquias). 

2. á él le salieron baratas, they stood him cheap. Salir —^'\o 
turn out." 

3. Andalucía. Southernmost and largest province of Spain. 

4. ¿y qué hay con eso? and what of that? 

5. con sorna, with a malicious drawl. Sorna is intentional and 
malicious slowness of speech or action. 

6. que, may here be rendered only, Cf, page 9, note 6. 

7. primacía, superiority of rank, precedencc, An evident pun on 
primo, which is of course lost in translating. 



P. 27-29] 



NOTES 



l8l 



8. unos petates, unos hidalgüelos de mala muerte, a lot of good- 
for-nothingSy petty comitry gentry of sniall importance, ^ of no account^ 
Cf. un empleíllo de mala muerte^ "a wretched little position." 

9. levantaban pendón, were raismg their standard. 

10. tenían fundada ... la horca, had their collegiate churck 
founded and the gallows set up. A collegiate church is one which, 
not being the seat of a bishop or archbishop, is governed by secular 
dignitaries and canons, and in which the divine services are cele- 
brated as in cathedrals. 

Pag^e 27. — i . teniéndolo á mucho honor, holding it a high honor, 

2. ¿Qué tienes que partir en . . .? What have you to d» 
with . . lit. "share." 

3. ni. Note that ni is used instead of ó where negation is ex- 
pressed or even merely implied, as here. 

4. "pendejo y poltroon. 

5. sin dársele nada . . . de, without caring anything about. 
Dársele = importarle, 

6. y hasta otra, and that was the end of it till the next time. El- 
liptical for hasta otra vez. 

7. tendrá ganas de irse, no doubt wishes to be going. Cf. page 8, 
note II. 

8. avizor, searching, 

Page 28. — I. estantería, shelves, 

2. ojos saltones, goggle-eyes, 

3. lo ha olido, got wind of it, scented it out, 

4. ¡ Si se descuida en echar fuera al maestro ! If she had de- 

layedy neglected to throw the dominie out! We have here a present 
indicative substituted, to render the narration more graphic, for a 
plpf. subjunctive. The sentence might be completed; el otro le 
pide {= hubiera pedido^ dinero. 

5. que seguía ... en espera de, who stayed waiting for. 

6. ¿gustan VV. de cenar? It is customary in Spanish countries 
to offer whatever one has in the way of food, etc., to those present, 
but the invitation may be accepted only if repeated. 

Page 29. — i. yiene, suits, 

2. enreda algo, interferes somewhat. 

3. No te apures tanto, mujer, Don't worry so muchy I tell you. 



l82 



NOTES 



[P. 30-33 



Mujer and hombre are often used as expletives in familiar address 
by way of emphasis or remonstrance. Cf. page i6o, note 3. 

4. dando las buenas noches, saying good-night 

5. al tenor de, after the fashion of, like. 

6. Hernán-Cortés y Doña Marina. The latter was an Indian 
woman, daughter of a cacique^ but presented as a slave to Cortés, 
whom she greatly aided in his conquest, especially by serving him 
as interpreter. 

7. funda de hilo, Unen cover. Hilo = "[Unen] thread." Cf. 
Eng. " thread-lace," which is made of Unen. 

Page 80. — I. las cuentas todas. Note the unusual position 
of todas, which lends emphasis. 

2. No dejes de hablarle, Do not faü to speak to her, i.e. of our 
marriage. 

3. ¡No es esto . . .1 Isn^t that right? 

4. Allá V. , . ., yo no llevo apunte, / leave it to you . . ., / 

have no note of it. Llevar as a substitute for tener has the sub- 
sense of continuation. 

5. echar la cuenta, cast the account, 

6. dando vueltas á, iurning over, 

7. todo él estaba, he was wholfy, 

8. concluida que fuese la cuenta, when the calculation should be 
completed. 

9. Son, // is, 

Page 31. — - I. siete cuartos. She cheats him, but the book do es 
not give US data for estimating the amount of his loss. 

2. después de haberle chupado la sangre, after having ^bled' 
him, lit. "sucked his blood." 

Page 32. — i. se disponía á darla por t^xminaL^Si, gave signs 
of considering it at an end. 

2. á espaldas de su madre, behind her mother's back, 

3. un sin número, no end of, The phrase sin número is treated 
as a substantive. 

4. mayormente, in the main. 

Page 33» — ^ I. no chistaba, did not utter a word. 
2. jVaya un susto que me has dado! Oh, but you^ve given me 
a fright! 



P. 34-39] 



NOTES 



183 



3. nada, not at all. 

4. en mi mano, in my power, 

5. dar vueltas, rack my brainsy iit. "go about [seeking a thing 
without finding it]." 

6. echáis á perder, spoil, 

7. Lo mismo tú que Elisa, You as well as Elisa, 

8. mañana ú otro día, some day or other, 

Page 34. — i. de la parte de fuera, outside, 

2. soñado con, dreamed of. 

3. tenía tanto empeño en que la hablases, / ivas so anxious for 
you to speak to her, 

Pag^e 35. — i. Vizcaya, one of the three Basque provinces 
(Guipúzcoa, Álava, Vizcaya). Separated by the province of San- 
tander from Asturias. 

2. Santander, province to the east of Asturias, now incorporated 
with Oíd Castile. 

Page 36. — i. se veía y deseaba, worked very hard, Had much 
difficulty in, 

2. á los pocos meses supo, afew months afterward she learned, 

Page 37. — i. apisonada, hard, lit. " rammed," " well-packed." 

2. por meterse en la vida ajena, /í^r meddling with other people's 
affairs. 

3. cualquiera, any one. Here a pron., more commonly an adj. 
Grammars do not note this use. 

4. en su busca, in search of him, Possess. adj. replaces objec- 
tive genitive. 

Page 38. — i. eran de oír, were worth hearing, 

2. de rapaz, as ''boy''' 

3. despavilar, rouse, Also written despabilar. This quite fre- 
quent variation is due to the fact that b and v have the same 
phonetic valúes, that of a bilabial fricative generally, and that of a 
bilabial explosive after m (and n = m). 

Page 39. — i. la navegación de altura, sailing the high seas. 

2. una chica como una plata, a fi^ie girl, lit. "[shining] like 
silver," i.e. neat and pretty. Cf. valer tanto como la plata^ "to be 
worth one's weight in gold." But also esa niña es de oro. 



NOTES 



[P. 40-43 



Page 40. — I. alguna de esas miradas. The grammars do 
not note this curious use of the singular of alguno in a distributive 
or plural sense. It is paralleled by the Italian alcuno (e.g. era 
alcuíto presente che diceva). Cf . in Spanish the similar use of tanto : 
al ver tanto libro, "on seeing so many books." In English the use 
of " many a," " many a man," etc., is somewhat analogous. 

2. nunca, ever, Correlative to negative prefix in desconfiaba. 

3- en vías de arreglo, in a way of being settled. The plural is 
sometimes used with a forcé apparently singular, but more general 
or indefinite. Here the idea is perhaps "in one of a number of 
possible ways." Cf. al fin del mes, "at the end of the month," 
á fines del mes, " about the end of the month " (during the last days 
of the month?). In the conventional forms of greeting, buenos 
días, etc., the fundamental idea is, according to Foerster, Spanische 
Sprachlehre, page 275, to extend the greeting to subsequent 
meetings. 

4. romería, journey or pilgrimage made to some sanctuary. It 
is mainly, however, a pleasure-trip or picnic, for when the religious 
duties are accomplished, the rest of the time is given over to 
dancing and other amusements. 

Page 41. — I. en un principio, atfirst. 

2. hacer agua, leak. 

3. en último resultado, as a last resource, 

4. llevar á cabo, carry out, lit. "bring to an end." 

5. cavilaciones, worries, brooding. 

6. el Robledal, the Oaks, lit. "oak-grove" or " oak-forest." 

Pag'e 42. — i. allí tomar. Infinitive for imperative. This use 
is confined to brief directions and commands. 

2. á estas horas, at this time [0/ night], Cf. page 40, note 3. 

3. con el rabillo del ojo, out of the comer of his eye, lit. " with 
the tail of his eye." 

Page 43. — i. con alientos. Here the plur. seems to be merely 
a stronger form of the sing., or to express the sum of courage or 
energy: with {JuWX courage. 

2. ¿Y cuánto te ha tocado de estas mareas? And how much 
has fallen to your share out of this catch ? 



P. 44-47] 



NOTES 



Page 44. — i. hasta mañana que, until to-morrow when. 
Hasta que, used of future time, governs the subjunctive, and the 
insertion of mañana does not change the construction. 

Page 45. — i. esa sin vergüenza, that shameless woman. Cf. 
page 32, note 3. 

2. echándote de cebo á su hija, enticing yon with her daiighter, 
lit. "throwing you her daughter as bait." 

3. para darte á la postre con la puerta en los hocicos, only to 
shut the door in your face at last. Hocico, properly "snout." 

4. hazme reír, laughing-stock, Written also as one word, haz- 
merreír. The word belongs to a somewhat limited class of com- 
pound nouns formed of phrases, cf. quehaceres, "occupations," cum- 
pleaños, "birthday." 

5. chino, simple ton. 

6. Soy dueño de dar . . . á quien me parezca, / am free to 
give what is mine to whomever I like, lit. " I am master of giving . . . 
to whomever it seems best to me [to give it]." 

7. ¿Y mo lo echas en cara . . .? And you twit me with it? 
lit. "and you throw it in my face?" 

8. ¡No me faltaba ya más que eso! That caps the climax, 
thafs the last straw, lit. "I lacked no more than that." Another 
form of the phrase is ¡ Eso faltaba l 

9. al pie de las calderas, over the kettles. Al pie de=i. "at the 
foot of," then 2. "near," "next," then 3. "about," "over." 

10. andar arrastrada, Uve in misery. lit. "go dragging along." 

Page 46. — i. ¡Anda tú . . .! Outupo7tyou! 

2. ¡ Vergüenza había de darte ! You ought to be asha?ned of your- 
self, lit. "it ought to give you shame." Subj. is ello under- 
stood. 

3. ¿Verdad ? Don'' t you ? Elliptical for fio es verdad? 

Page 47. — i. los acontecimientos pareció que justificaban. 

The logical order would be pareció que, etc. Such inversión, how- 
ever, is common where the principal verb is in sense really an 
auxiliary to the second, and in such cases que is often omitted. 

2. cuentas galanas, ñfie calculations, castles in the air. Also 
cuentas alegres* 



i86 



NOTES 



[P. 48-51 



3. 6 sea, that is to say, The conjunction when it denotes not 
difference or separation, but equivalence, is sometimes strengthened 
by the present subjunctive of the verb ser, Cf. Italian ossia, 

4. ninguna, no7ie other, 

Pa^e 48. — i. mañana tendremos hijos, before long there will 
he childrejt, 

2. consentía = permitía» 

3. va empapada, is imbued^ replete, 

4. la conocimos, we made her acquaintance, 

Page 49. — i. por la parte de tierra, on the land side, 

2. al cerrar el horizonte, where the horizon ended. This con- 
struction, which usually marks time, here denotes place. But 
the idea of time is still present in the suggestion of the glance 
travelling over the scene. The transition is very natural, 

3. la costa cantábrica. Cantabria was a province of ancient 
Spain, including the north coast to the Pyrenees, Biscay and 
western Guipúzcoa. The Cantabrian Mts. are the coast range of 
northern Spain, the western continuation of the Pyrenees. 

4. se esforzaba con ilusión en averiguar, tried fondly to discover, 
i.e. " tried to give herself the illusion of discovering," " to deceive 
herself into believing she discovered." The same idea might be 
expressed by trataba de ilusionarse en uno de ellos. 

5. sería, rnight be, Conditional of modified statement. 

6. como que, since indeed. 

7. campar por sus respetos, to act independe7ttly. Campar — " to 
be prominent," "take precedence." 

Pag'e 50. — I. ora . . . bien, now , , , now^ at one time , . . 
at another, Also ora , , , ora, 

2. torcía el gesto, made a wry face^ lit. " twisted her face." 

3. antes, sooner, 

4. poner de manifiesto, viake manifest, 

5. rellena,/"?^// to overJlowÍ7ig^ very full. 

6. arbitrando recursos, devising means, 

7. volver sobre, retracta ^^go back í?;/." 

Page 51. — I. bígaros, sinall sea-snails, 

2. cuyas. Here a substitute for las cuales. This construction. 
though objected to by grammarians, is gaining acceptance. 



P. 52-53] 



NOTES 



3. corrían, pursued, ran after. 

4. le dieran en lo vivo, wound kim to the quick, 

5. Cayó, Ifs down, lit. " it has fallen." Cf. page 7, note 2. 

6. poner . . . tierra por medio, put distance between \them\ 

7. dar ... en el suQlOyf all to the ground, 

8. si bien ... en ello, though in this case {ya) it ivas men who 
took pleasure in it, 

Page 62« — i. de buena tinta, on good authority^from a good 
source, lit. " ink." 

2. al compás que, in proportion as. 

3. sin que dejase de echarle, without being sure to cast at kim, 
This very curious construction is not noted in grammars or dic- 
tionaries, not even in Cuervo*s excellent Diccionario de Construc- 
ción. The development of dejar de as a negative may be sum- 
marized as follows: i. It negatives an action by denoting its 
cessation, e.g. deje V. de hablar. 2. From "ceasing to do" the next 
step is "fail to begin," cf. page 30, note 2. 3. No dejar de — 
" nevertheless," cf . page 6, note 6. 4. Dejar de = nOy e.g. si éramos 
liberales^ ó dejábamos de serlo. 5. Finally, as in the present 
example, it comes to be merely an expletive (here correlative to 
si7i)^ though an expletive which adds a certain emphasis. No 
coma V. melón sin dejar de echarle saly ** Don't eat melón without 
putting salt on it." No pase V. por Madrid sin dejar de venir 
á verme. 

4. le ponía semblante halagüeño, looked sweetly at kim, lit. 
" made him a friendly face." 

5. en que se deshacía el tonto, in which the idiot indulged, " to 
which he abandoned himself," "gave vent." 

6. siempre que, provided that. 

Page 53. — i. á ver, let us see^ and we shall see. This con- 
struction, imperative in forcé, is explainable by the ellipse of some 
word like vamos. 

2. al célebre Cristo. This image is not really at Cudillero, but 
at Candás, another small port-town of Asturias. 

3. se hizo con él encontradiza, viet him as if by chance. The 
suffix -izo indicates susceptibility or tendency, " that may be met." 
V 4- ¿Qué tal? Howgoesit? 



i88 



NOTES 



[P. 54-60 



5 caen muchos? are you catching many? lit. **are many fall- 
ing?" Caer en el ajtzuelo is the full expression. 

6. Marea muerta, slack tide. 

7. coge poco. Rufo speaks of himself in the 3d person. 

8. Padre no gusta cangrejos = Al padre no le gustan los can- 
grejos, 

Pagre 54. — i. Todos, Elisa — Todos serán para Elisa, 

2. yo quiere mucho Elisa — yo quiero mucho d Elisa. 

3. Usté — Usted. í/j// represents phonetically the common pro- 
nunciation of this pron. 

Page 55. — i. echo pique = echo á pique, sink. 

2. dando, striking. 

3. botas de montar, riding-boots. 

Page 56. — i. hasta la vista, au revoir. 

2. por muy arriba que, however far up. Cf. page 24, note 4. 

3. cabo de mar, harbor-master. 

4. la comandancia, the authorities. In every important Spanish 
port there is a military chief of marine callad comandantCy who 
settles local maritime affairs which in any way concern the State. 
His office is called comandancia. 

Page 57. — i. mares gruesas, heavy seas, lit. "thick." 

2. la hora menos pensada, when least expected, lit. "the hour 
least thought of." 

3. diesen con ellos al través, drive them ashore \wrecked\ 

4. dar la razón á los que, show that those were in the right who, 

5. levantiscos, turbulent. 

Page 58. — i. á poder de, by dint of, 

2. José, levanta . . . perdida lancha = José, levántate . , , tienes 
perdida tu lancha, Somewhat broken Spanish. 

3. trajín, rocking, driving to and fro, 

Page 59. — i. estrellas filantes, shooting stars, 

2. se halló con ^t^found out that, 

3. forano, /rom the sea, lit. "from outside." 

4. tanto montaba, amounted to the same thing, 

Page 60. — I. Por la orilla adelante, On alongthe skore. 
2, barada, stuck, grounded, Barar also written varar. 



P. 61-66] 



NOTES 



189 



3. cifrada, yíx^-^/, lit. "calculated." 

4. á pico, sheer. 

Page 61. — I. abiertos, tom^ lit. "opened (pierced)." 
2. al arma, armed, in battle array. 

Page 62. — i. como si entonces tan sólo, as if then and then 
only. 

2. se diese cuenta, realized. 

Page 63. — i. '*vaga de mar,*' la mar alta: sea'' : the high 
waves produced by the bursting of a storm. 

2. á los dos días del suceso, two days afterthe event. Cf. page 36, 
note 2. 

3. bien á su pesar, much a^^ahist his will^ lit. "in his despite." 

4. allí había andado una mano alevosa, a treacherous hand had 
been at work in the matter. 

5. á SU entender, in his opinión. 

Page 64. — i. haciendo lo posible, doing his best 

2. ni mucho menos, /¿zr from it, 

3. mostró tomar parte muy principal, evinced very great syni- 
fathy, gave evidence of sharing very deeply. 

4. sin soltar, without uttering. 

5. á lo mejor, suddenly, all ai once. Usually of something dis- 
agreeable. 

Page 65. — i. valía tanto como, was equivalent to. 

2. comenzó á correr ... la especie, the rumor began to spread 
through the town without any one knowing who had started it. With 
saber supply the indefinite subject nadie^ cf. page 3, note 5. Soltara^ 
the so-called first impf. or conditional subjunctive is by derivation 
a plpf. indicative (Lat. -averam > -ararn > -ara). This valué still 
persists, but is confined to rather elevated style, and is usually, 
though not always, found in dependent clauses, not necessarily, 
however, in relative clauses alone. Soltar una especie^ " to launch a 
suggestion," "throw out a feeler," "start a report." 

3. puso ... el dedo en la llaga, solved the mystery^ struck the 
nail on the head^ lit. " laid her finger on the wound." 

4. Irritósele la bilis, her wrath was roused, lit. " bile." 

Page 66. — i. con los brazos en jarra, with arms akifnbo^ lit. 
"like (the handles of) a jug or jar." 



190 



NOTES 



[P. 67-72 



Page 67. — i. quedaban rotas, would he hroken. Cf. page 12, 
note 4. 

2. Con esto . . . relaciones, At this José was sorrowful and 
alarmed, expecting that at any time a disturbance might arise which 
would destroy his already uncertain relations. Armar, lit. "to stir up," 
*'setup." 

Page 68. — i. xV^íditríQmQX = ¡ Perdóneme ! 

2. malicia, cunning, 

3. no sacará nada en limpio, you will not get to the hottom of it^ 
lit. " bring nothing out clearly." 

4. hasta la evidencia, beyond a doubty lit. "up to (the point of) 
evidentness." 

Page 69. — i. por no habérselo ... al idiota, at not having 
heen able to find it out from the idiot, ^^g^t it out of him^ 

2. Allá voy, I am coming. 

3. encontraría, vería. Cf. page 49, note 5. 

4. ¿ Para verte . . . que te ha quedado ? The better to see that 
oíd hag^s face that you'' ve got? 

5. acicate, sting, spur, 

Page 70. — I. el marica de D. Cándido, Z>. Cándido the oíd 
woman. Marica is applied to effeminate men and to such as inter- 
fere in woman's business. De denotes apposition. Cándido = sim- 
pleton. 

2. velar las injurias, veiling one's insults. 

3. descubrirse, laying oneself open (to prosecution), 

Page 71. — I. un tanto, somewhat. 

2. ¿Que me he comido . . . tragaderas! So I ate up your son's 
fishing-smack, did I? I didnH think I could swallow so large a mouth- 
ful! lit. " had so good a gullet." 

Page 72. — I. sentar plaza, enlist, 

2. doy parte, / shall inform. 

3. un soberbio mojicón de mano vuelta, a tremendous back-handed 
blow, For soberbio, cf. Yx.fier used in the same sense. 

4. por no soltar la tajada, not to let go the money, lit. "slice." 
Cf. tener una buena tajada — "to have a good thing of it." 

5. ya pareció aquello! ifs out at lasty lit, "that (i.e. the real rea- 
son) has appeared." 



P. 75-78] 



NOTES 



6. echar las uñas á, get your cla-ws on. 

Page 73, — i. Lámete . . . hocico untado, Lick yourself, poor 
thing,for your snout is greasy. There is a sub-sense of ''undeceive 
yourself " in this expression; untar la cara^ el casco — " to flatter." 

2. á mansalva = d mano salva, vjithout risk. 

3. sin caérsele la sonrisa de los labios, uñthout the smile leavñig 
her lips, 

4. por lo visto, ez idently. 

5. aquello. The allusion is to the disgrace brought upon Teresa 
by her lover, the father of José. 

6. ¡Será terca esta mujer! Isn't this woman obstínate! Cf. page 
8, note II. 

Page 74. — I. hacer alto, stop, halt. 

2. esgrimiendo, unelding. 

3. ¡Anda, anda ... y revientes! Begone, begone ; go home and 
take lime-tea and orange-Jlcnver, le st yon get the palsy and biirst. Tila 
y azahar is a popular remedy for hysteria and nervousness. No sea 
cosa qne — no sea que. 

Page 7o. — I. que demandase judicialmente, her bringing 
action against. 

2. no se le conocían más bienes de fortuna, he ivas not known 
to have other worldly goods. 

Page 76. — i. sacaba el maleficio al que no podía usar del ma- 
trimonio, she removed the spell fro7n such as could not consnmmate 
marriage. 

Page 77. — i. José el de la viuda, /í?^/, the widoiv's (son). 

2. No será tanto, // can't be so bad (as you think). 

3. á eso de las nueve, about g o' dock. Cf. page 11, note 5. 

4. hasta la hubo de ciento treinta, there zvere even some with 130. 
For this distributive use of the pron. cf. page 40, note i. A singu- 
lar noun is sometimes used in the same way. 

5. al otro igual, the next the same. 

Page 78. — i. ¿No sabes una cosa? Havent yon heard the 
news ? 

2. no les arriendo la ganancia, I would not be in the shoes of, I 
^'ould not answer for the consequences to^ lit. Til not rent their 
profit." 



192 



NOTES 



[P. 79-87 



3. no son para dichas, are not \^fit\ to be mentioned. The ex- 
planation of this construction, as of the use of the past part. after 
después dey etc., is that the verb ser is understood. 

4. Creo que daban miedo, I should think they were frightful. 

5. relamiéndose interiormente, with inward relish. Relamerse, 
lit. *' to lick one's lips." 

Page 79. — i. cual si . . . carne de gallina, as if the monster 
were getting gooseflesh, Cf. Fr. chair de poule, 
2. raba, codjish-roe. 

Page 80. — I. puesto que = aunque, 

2. cae, co7nes up. 

3. envoltura, veil^ wrappijig. 

4. se indicó el contraste, there were signs of a sudden change cf 
wifid [to foul]. 

Page 81. — I. A partir de esta hora, f rom now on, 
2. desaladas, eager, breathless, Cf. page 8, note 3. 

Page 82. — i. en vuelta de, toward, in the directíon of. Also 
la vuelta de, 

2. borriquete de '^xodi, f oretopsaiL 

Page 83. — i. salsa, spray. 

2. Phs, Pshaw! Álso written ps! Expressive of scorn or in- 
difference. 

3. concha, bay, harbor. 

4. á medio izar, cf. page 18, note 5. 

Page 84. — i. Nicolás de la Tejera, cf. page 77, note i. 

Page 86. — i. ¡ Vaya todo por Dios 1 God's will be done, 

2. con muchísimo ojo, with the greatest vigilance. 

3. que no nos llegaba la camisa al cuerpo, whe7i we were beside 
ourselves with fear. 

4. dió vuelta, capsized, 

Page 87. — i. morral, lubber, booby. 

2. ¡La lástima fué ésal A pity you didnU! 

3. arriasteis de plan, lower fíat, 

4. estaba la mar . . . dulces con ella, the sea could be controlled 
at will, lit. "was (in a condition) for us to make sweetmeats out 
of it." 



P. 88-96] 



NOTES 



5. rascándote la barriga, scratching your paunch, i.e. "idling." 

6. disteis fondo, cast anchor. 

Page 88. — i. hasta el tope, to the dregs, lit. " to the top," henee 
"fuUy," "completely." 

Page 89. — i. percance, accidenta mishap, 
2. todo lo bien que, as well as. 

Page 90. — I. no había sacado . . . jergón, had notgotten even 
a wfetched straw tíck [out of 

2. serían, añadiese, importaría. - This use of simple for com- 
pound tense is quite common when a negative is expressed or im- 
plied. The eff ect is to rendef the diction more graphic. 

Page 91. — I. que no existe . . . desgracia. Dante, Inferno, V, 
11. 121, ff.: 

. . . Nessun maggior dolare. 
Che ricordarsi del lempo felice 
Nella miseria; . . . 

2. más adelante, laier on. 

3. andar suelta, circuíate freely, 

Pa§:e 92. — i. no consentía . . . pareados, did not allow of 
their walking abre asi. 

Page 93. — i. En esto, Meanwhile. 

Page 94. — i. me las vas á pagar todas, ^/í^/^ are goingto pay 
up for everything. Cf. page i, note 4. 

2. los lances de la faena, the vicissitudes of the task. 

Page 95. — i. desde muy antiguo, /rí?^ of oíd. 

2. acaso acaso, perhaps, who knows ? Repetition to express 
emphasis or the superlative idea is a characteristic Romance con- 
struction, cf. Fr. beaucoup beaucoup. 

Page 96. — i. se daba traza para ir tirando, contrived to get 
alongy lit. "found means to go pulling (along)." 

2. patinejo, little yard. 

3. prenda, article of dress. 

4. el derecho de pernada, seignorial right. This is the fus 
primae noctis, droit dit seigneur, Herrenrecht, according to which 
the bride of a vassal belonged, for the wedding night, to the feudal 



194 NOTES [P. 97-104 

lord. The existence of this right as a part of the feudal system 
is a moot question. Dr. Vicente de la Fuente, quoted by Karl 
Schmidt, y«j Fri?nae Noctis, Freiburg, 1881, p. 56, says: "Entre 
nosotros no fué conocido ese derecho inmoral y abominable." 
Schmidt indeed, as the result of a thorough historical investiga- 
tion, characterizes the custom as a legend and a "learned super- 
stition." 

Page 97. — i. pasando "las de Caín/' having "¿z deuce of a 
time^'^ lit. "passing through the [experiences] of Cain," i.e. living 
like Cain after the murder of his brother, in similar gloom and 
isolation. 

2. pugilato, struggle, 

Page 98. — i. en torno suyo, around kim, 

Page 99. — i. no suponen nada, matter nothing, ^ 

2. trozos, partSf places. 

3. á paso de lobo, stealthily, Cf. Fr. á pas de loup, 

Page 100. — I. si á los jóvenes les diese por, if the young 
people should take it into their heads to, if it should occur to them to, 

2. al poco rato de estar allí, when he had been there a Hule 
while, 

3. copudos, umbrageousy with spreading top, 

4. dando la espalda, turning their backs. 

5. de algunos días á esta parte, for sovie days past. Note the 
habit of thought in this and similar expressions (e.g. de poco acáy 

recently which starts f rom a point in the past and comes down 
to the present. 

Page 101. — I. que no te salía la voz del cuerpo, since you 
sang. 

2. redoble, /¿z^^r, lit. "repetition." 

Page 102. — I. Y antes tampoco, Ñor before either. 
2. daba lástima verlo, he was a pitiful sight. 

Page 103. — I. Me da el corazón, My heart tells me. 
2. La de la Luz, short for La de Santa María de la Luz. 

Page 104. — I. sesgo, trend, 
2. por lo bajo, in an undertone* 



P. 105-109] 



NOTES 



^95 



3. el gran tacaño, the great scotindrel. This phrase is the 
popular title of the famous picaresque novel of Quevedo: "His- 
toria de la vida del buscón llamado Don Pablos, Ejemplo de vaga- 
mundos y Espejo de tacaños." 

4. echársela de rumboso, to play the generous, 

5. echar todo el vaso al cuerpo, to drink the whole glass. 

6. en un decir Jesús, in an instante '•^befare you could say Jack 
Robinsony 

7. y anda que . . . del todo, and upon my word Ramona didnH 
behave at all badly either, 

8. le echó mano, laid hands on him, 

Page 105. — I. asustara. Cf. page 65, note 2. 

Page 106. — I. nos estamos poniendo como una sopa, -we are 

getting soppÍ7tg Duet. 

2. un noble, cuanto singular proyecto, a project as noble as 
(it was) unique. Cuanto thus used includes its antecedent cor- 
relative tanto, 

Page 10 7. — I. dar una vuelta, take a walk, 

2. se echó á la calle, started into the street, 

3. Vamos á ver . . . ¿verdad? Let us see^ /ose, you must be 
somewhat hard up for money, arenU you ? 

Page 108. — I. Phs ... así así. Oh, tolerably, *'so so'' 

2. No sólo de pan vive el hombre, a paraphrase of the famous 
Biblical passage. In the Spanish Bible it is, in Deut. 8, 3; El 
hombre no vivirá de solo pan ; in Matt. 4, 4 : No con solo el pan 
vivirá el hombre, and in Luke 4, 4 : No co7t pan solo vivirá el 
hombre, 

3. Con Elisa . . . nada ya, / havenH anything to do with 
Elisa now. 

4. estás en amores con Elisa, you and Elisa are sweethearts. 

5. mucha mayor. Note that mucho and poco, vichen modifying 
a singular comparative, agree like adjectives if a feminine noun 
follow. 

Page 109. — I. la reconquista, the re conque st (of Spain from 
the Moors). 

2. corregidor, chief magistrate, town governor. An ofíicer of the 
Crown, originally holding an authority concurrent with that of 



196 



NOTES 



[P. 110-116 



the regidores or councillors, but who gradually usurped the whole 
municipal government. 

3. su ilustrísima, his lordship. 

4. á allá, over tkere, thither. 

Page 110. — I. Cuando á un Meira . . . ceja y ceja, When a 
Metra takes something into his heady lit. "between eyebrow and 
eyebrow." 

2. deja lo demás de mi cuenta, leave the rest to me, 

3. el mes que viene, the coming month. 

Page 111. — I. dar un saleo, take a boat-ride. Salearse por el 
7nar is parallel to pasearse por la tierra, 

2. pásate por mi casa, cali at my house, 

3. gestionar, negotiate, 

4. todo se volvía ... de su casa, he did nothing but speculate 
as he made his way home^ lit. "all (the affair) turned into 
brooding." 

5. en tanto que no, untiL 

Page 112. — I. las Consistoriales, the town-halL Supply casas, 

Page 114. — I. miraba de hito en hito, looked fixedly at, 

2. Como ... se callase. Cf. page 20, note 3. 

3. se creyó en el caso de, thought himself in a position to, 

Pag-e 115. — I. cuarteles, quarterings. 

2. punto de honor, honor point, 

3. azur y banda de plata . . . arminios de sable, azure, a bend 
argenty with dragons"* heads or; a bordure argenta with eight ermines 
sable. 

4. gules y una puente . . . cruces llanas de azur, gules, a bridge 
argent with three arches, through which runs a tnighty river; and a 
tower or ascendant from the midst of the bridge ; a bordure argent 
and eight plain crosses azure, 

5. la primera de plata ... al pie del tronco, the first argent, a 
lion rampant sable ; the second or, a tree issuant from a mound and 
in foliage, with a bird placed upon the top and a dog baying at the foot 
of the trunk, 

Page 116.— I. de plata ... en sautor, argent, f ve ravens 
sable in saltire. 



P. 117-120] 



NOTES 



197 



2. de oro y un castillo . . . en la punta, or, a castle gules in base, 
surmounted by a warrior armed with a halberd, naissant /rom the 
turret, accompanied by five roundlets veri and argent, placed two on 
each side and one at the point. 

3. la orden de Santiago. One of the three great military orders 
of Spain: Calatrava, Santiago and Alcántara. 

4. jurado, jurat. The jurats were a body who watched, in the 
interests of the inhabitants, the proceedings of the regidores^ raising 
protests against unpopular measures. 

5. procurador en las Cortes de Toro, deputy to the parliament of 
Toro. Two important parliaments sat at this city, summoned by 
ilenry II, of Trastamara, in 1369 and 137 1. 

6. Consejo de Italia. An administrative council for the Spanish 
possessions in Italy, established by Charles V in 1555. 

7. oidor de la real Audiencia, judge of the royal court of appeaL 

8. regidor, ruler. 

Page 117. — I. La luna rielaba su pálida luz, The palé Hght 
of the nioon gleamed, lit. " The moon made its palé light to sparkle." 
Rielar is usually intransitive. 

2. Vamos allá, Let us to work, 

Page 118. — I. haciéndole falta, when you need it, i.e. the 
money {cuartos). 

2. descompuesto, violent. 

Page 119. — I. subió todavía algunos palmos, rose several de- 
grees higher^ lit. several spans more. Cf. Fr. eftcore quelques , . . 

2. Renacimiento, Renaissance. 

3. á fuer de verídicos, on our word as a truthful author. 

Page 120. — I. desperdicios, largess. 

2. por si, in case. 

3. que . . . sacase un rédito, for him to set up a nice Httle shop 
and get an income from it. 

4. nada, nothing of the sort. 

5. cuatro días, a few^ a couple of days. Cuatro is used as an indef- 
inite numeral. » 

6. al paso, going alongé passing by. 
7- cartuchito, Htíle paper [roll]. 

8. los buenos tiempos de la casa de Austria, the i6th and i7th 



NOTES 



[P. 121-127 



centuries, during which the Spanish branch of the house of Austria 
occupied the throne. 

Pa^e 121. — I. subían de punto, increased, 

2. por dos ó tres veces, twice or thrice over, 

3. discreteos, conceits^ clever spe eches, 

4. fe de bautismo, certifícate of baptism, 

5. á la mayor brevedad, very shortly. 

Page 122. — i. camarín, 

2. pusiese, made offering of, 

3. sin probar bocado, without tasting a mouthful, 

Page 123. — I. i Calle! Strange! 

2. echó á andar en pos de ella, began to follow her. 

3. uña y carne de, hand and glove with, lit. "nail and flesh." 

4. esa cara de mosquita muerta, that innocent-looking face of 
yours. Mosquita muerta^ "demure person," "hypocrite." 

5. Yo te arreglaré, buena pieza, /'// settle you, my fine girl. 

6. á pie juntillas, firmly, tenaciouslyy lit. " with feet together." 
Also d pie juntillo, 

Page 124. — i. ^^Sd\iX\vcí\^rL\.Oy estrangement. 

Pag'e 125. — i. ves = vé.go. This colloquial form of the im- 
perativa is parallel to the French forms in -s of the first conj., found 
before en and>', e.g. donnes-en, vas-y. The form vas is even found 
under the same condition as here, viz. before the preposition ¿, e.g. 
vas á. la veillée, Mérimée, Colomba, C. XII. Indicative influence is 
the usual explanation. 

2. para bruja, to be a witchy ^^for a witch^''^ cf. page 78, note 3. 

3. I cómo saca los pies de las alforjas ! how bold she's gettingl 
lit. "getting her feet out of the saddle-bags." 

4. pichona, sweetheart^ dove. 

Page 126. — i. á cuestas, on her shoulders. 

2. ¡ Qué he de ser buena ! Good, am I? lit. "How can I be good ?'* 

3. I Si soy una bestia! Oh^ but I am a brutel This is the ex- 
pletiva use of si (often rendered "why"), to be explained by an 
ellipse, perhaps of qué or a verb of asking. 

Page 127. — i. dieron en el pueblo, reached the town^ ''struck 
the town.'*^ 



. P. 128-136] NOTES I99 

Page 128. — i. cuando, 2/. 

2. ponerlo en vías de obra, begin its realization, cf. page 4a, note 3. 

3. que el castillo viniese en socorro del estado llano, that the 
nobility should come to the aid of the commons, 

4. ni menos, much less. 

Page — i. y así por el estilo, and so on, lit. "and thus in 

the (same) style." 

2. Quedamos en eso, Agreedy lit. " We abide by that." 

3. á desobedecer . . . contigo. This right of sequestration of a 
minor for the purpose of contracting marriage when the parents 
refuse their consent without just cause is a feature of Spanish law. 
The institution is sufíiciently explained by the episode which follows. 

4. empeño, trouble, effort. 

Page 130. — I. la guerra de América. The reference is to 
the conquests of Cortés, Pizarro, etc. 

2. se descarriase, should lose himself in digressions, lit. "go 
astray." 

Page 131. — I. soMciividiy petition. 

Page 132. — i. en achaque de letras, in the matter of learning, 

2. no puedo menos de, / cannot help, lit. "can (do) no less 
than." 

3. al cabo, afteralL Cf. above, where the usual meaning, "at 
last/' fits better. 

4. fuera de sí, beside himself, 

Page 133. — i. al tanto de, familiar with, Cf. page 8, 
note 5. 

2. lo que procede, the manner of proceeding, 

3. se ratifica en, confirms, 

Page 13é. — I. entre luz y luz, at twilight. Also entre dos 
luces, 

2. Quedamos ... en que. Cf. page 129, note 2. 

Page 135.— i. bastón, siaff, 

2. estuvo para huir, was on the point of escaping, 

Page 136. — i. á primera hora, early. 
2. baqueta, sole-leather, Also vaqueta. 



200 



NOTES 



[P. 137-141 



3. por, tHy vut of^^ 

4. cosa que lo valga, something of the sortj lit. - something to 
equal it.*' 

5. dado ... la vuelta al pueblo, gone the round of the town, 

Page 137. — i. llorar con, weep over, Cf. page 34, note 2. 

2. estaba constipado, had a cold. 

3. un príncipe de malísimas pulgas, a most ill-tempered prince. 
Pulgas, "fleas"; henee de malas pulgas, "easily stung," "roused 
(to anger)." 

4. en qué paraba, how it tumed out, lit. " in what it stopped." 

5. \ cuánto pasó ! how much she went through l 

6. desde luego, forthwith, 

7. tienes azogue, you are very restless, lit. " you have quicksilver 
(in you)." 

Page 138. — i. con bien, well, with advantage, 
2. no lo quiso ver mejor, desired nothing betíer, 

Page 139. — i. siempre, still. 

2. opaca, thick, husky, 

3. reservado, one requiring circumspection. 

4. casa, dwelling. 

5. el que no se le escapasen de las órbitas, their not starting /rom 
their sockets, The article el modifies the following noun clause. 

6. está en el celo, is impassioned. 

7. á escape, post-haste, 

Page 140. — I. atusase, stroked, 

2. la procesión le andaba por dentro, he was pretty well sHrred 
up [though he did not show it]. 

3. se las ha arreglado, has arranged matters. 

Page lél. — I. porque si no ... en un patatús, because other- 
wise, some fine day she would have had a fit. Here the present tense 
is substituted for the compound conditional for the purpose of 
graphic narration. Si no llego d bajar ayer, de fijo me 7?ianda al 
médico, " If I had not gotten down-stairs yesterday, he would cer- 
tainly have sent the doctor to me." Cf. page 28, note 4. 

2. ¡No se van á llevar mal chasco ella y su galán ! She and 
her lover are going to have no small disappointment* 



P. 142-148] 



NOTES 



20I 



3. que va á enfermar, or you'll get sük. 

4. tenga V. presente, bear in mmd. 

5. había ascendido desde soldado, had risen /rom the ranks. 

Page lá2. — I. extendía estas diligencias, executed the sí. 
formalities. 

Page 143. — i. de forma que, so that. 

2. que no le pesaba nada, who was not at all sorry. Cf. the 
more usual construction two Unes below. The former is however 
a thoroughly Spanish construction, though more common in the 
older language than to-day. Cf . que estaba dictándoles su amay 
**to whom his housekeeper was saying." D. Quijote, I, ch. V. It 
is in reality a sort of aposiopesis : whom — it did not at all grieve 
her (dat.)." 

3. poco ni mucho, at all, lit. " little or much." 

4. estamos en paz, the matter is settled, 

5. sonrió con el borde de los labios, smiled a f creed stnile, Cf. 
Fr. sourire du bout des levres, des dents. 

6. A mí me daba en la nariz, / scented it out, 

7. camino de, on the road to. 

8. atisbaron, espied, 

Page 144:. — i. en poco estuvo . . . ahogasen. Cf. page ii,note4* 

Page 145. — i. tniaaiiOy meanwhile, 

2. por lo pronto, the time being, 

3. dando vueltas, pacing up and down, 

Page 146. — i. la traía pesarosa, kept her sorrowful, troubled, 

2. á la par, equally, alike, 

3. Tal vez que otra, muy rara. Once in a while, very seldom. 
Cf. alguno que otro, uno que otro, tarde que temprano. In such 
expressions que seems to have a comparative forcé. 

Page 147. — i. con que se había quedado, which he had 
had lejt, 

2. se habría huido por el mundo, might be wandering about 
in the world, 

Page 148. — i. la de la piedra de marras, the oíd [trich] with 
the stone. De marras, adverbial phrase of time = " f ormerly," 
"previously." 



202 



NOTES 



[P. 149-155 



Page 149. — i. dando las boqueadas, at the lastgasp, 
2. tornadizo, changeful, 

Page 150. — I. huraño, grim, 

2. se supo de modo evidente, /V was ascertained beyond a 
doubt. 

3. la montaña, the mountains, mountainous country. 

4. Se dió por supuesto, // was taken for granted. 

5. iría, was probably going, 

6. buscar dinero á réditos, get money on infere st, 

7. se habría matado, must have got killed. 

8. Sea de esto lo que quiera. Be this as it may, 

9. caviloso, brooding, 

Page 151. — I. El tiempo vino tan recio, The weather carne 
on so heavy, 

2. revolver, return (to the fishing) = dar la vuelta, 

Page 152. — i. qué barbaridad l what frightful weather, 
2. la mayor ... la unción, the mainsail^ spritsail, foresail^ fore^ 
topsail and storm-trysaiL 

Page 153. — i. da la vuelta, tum about, 

2. A cambiar, About ship. 

3. ¡ Si no podía menos I Well, it couldnH be otherwise, 

Page 154. — i. ¡ Ah de la lancha! Ship ahoy, 

2. ¿ después que yo lo puse ? after I showed one ? 

3. sin hacer maldito el caso, without paying the slightest atten- 
tion, 

4. amanecen hoy, tum up this moming, 

5. ¿cualquiera se queda tuerto porque el vecino ciegue? any 

one will lose an eye (lit. "become one-eyed") that his neighbor may 
go blind? i.e. will do anything to get ahead of the rest. 

6. Lo gracioso, The funny part of it, 

Page 155. — i. esos babiecas . . . con qué bueyes ara, those 
dolts think they are going to deceive each other, while here we all, 
'wise or foolishy know only too well with what people we are dealing, 
lit. "... he who knows most and he who knows least have their 
loins aching from knowing with what oxen they are ploughing.'* 
Al que más y al que menos z=i al que más sepa y al que menos sepa; 



[P. 156-163 



NOTES 



203 



le duelen los ríñones — es cansado, hastiado; con qué bueyes ara=:i 
con qué gente trata. 

2. cómo, how that, 

3. otro tanto, the same. 

Page 156. — i. amarrando ... el puño del borriquete, making 
fast the foretopsail clew. 

2. ¡Arriar en banda escotas y drizas! Let go amain sheets and 
halliards! 

3. bien á punto, in the nick of time, 

4. \ Cómo has olido el trallazo recondenado I How did you fe el 

the confounded squall coming? Trallazo, lit., "crack of the whip- 
\2,sh'' {tralla), 

Page 157. — i. SQXybecome. 

2. Traed, Raise. 

3. arribó, bore away. 

Page 158. — i. Nada de amilanarse. No Jlinching. 
2. así y todo, nevertheless^for all this, 

Page 159. — I. de todo punto, quite, 
2. temporal deshecho, violent storm, 

Page 160. — I. desarbolar del medio, take down the mainmast. 

2. ¡ya no hay comedia I the game is up, 

3. ¿ hombre de Dios ? man alive ? 

4. las asistía, was on their side, lit. " attended them." 

Page 161. — I. torcían el hocico, screwed up their faces, 
2. bajo, shoal. 

Page 162. — i. cuenta de ellos, their affair, 

2. ¡Vaya si hay tiempo! Of course there^s time! 

3. C0XXdi\a,ñ.3iy enclosure. -Ada has a collecti ve forcé: "the yard 
and its contents '* (of outhouses, etc.). 

Page 163. — i. Carrero. Some of the ñames applied to these 
bajos have a meaning, others seem to be fanciful. Huesos de San 
Pedro is evident. Torno means peg, lathe, wheel, etc. Furada is 
from furar, an Asturian word meaning to bore (horadar). Carrero 
has the meaning of driver, cárter, which, however, does not seem to 
fit here. A meaning for Cobanín was not found. Indeed, Torno 
and Carrero also seem devoid of signification as used here. 



204 NOTES [P, 164-170 

Page 16á. — I. escalera de caracol, winding stair. 

Page 1(>5« — I. evasivas, evasions. 
^ 2. las altas horas de la noche, late into the night 

Pag'e 166. — i. Cuando Dios amaneció, When day broke. 

2. un funeral, a funeral service, 

3. arribado, put in, 

Pa^e 167. — i. Allá, á la tarde, on in the aftemoon. 

Page 168. — i. el esposo de su alma ... el hijo de sus en- 
trañas, their beloved husband^their darling child (child of their bosoni), 

2. sintió en la garganta un nudo tan estrecho, felt so big a 
lump in her throat, 

3. por menudo, minutely. 

4. las peripecias de la jornada, the vicissitudes of the trip, 
Pagre 170«— I, dejando señalado, 



VOCABULARY 



Id this vocabulary words identical in Spanish and English, articles, auxiliary 
verbíi, pronouns (except pronouns forming idioms), and words occurring but once 
and explained in notes on such words, have been omitted. 



A 

á, to, f or, of , f rom ; at, in, into, 
by, up to, on, as, with, toward, 
until, in order to; — bordo, 
on board ; — que, until, that ; 
— seguro, in safety. 

abajo, down, under, underneath ; 
belovv; más — , lower (down); 
venirse — , to fall. 

abalanzar, to balance; — se(á), 
to rush or dart forward. 

abandonar, to abandon, reléase. 

abatimiento, w., depression, des- 
pair ; con — , sorrowf ully. 

abatir, to beat down, discourage, 
dismay. 

abierto, -a, p.p, abrir ; opened ; 
distended, outstretched ; open, 
clear ; nariz — a, flat or wide 
nose. 

ablandar, to soften, melt ; — se, 

relent. 
abogado, w., lawyer. 
aborrecido, -a, hated, abhorred. 
abrazar, to embrace, clasp, ca- 

ress. 

abreviar, to shorten, cut short ; 

basten, hurry. 
abrigar, to shelter, protect, cov- 

er; — se, to take shelter. 
abrigo, w., shelter, cover. 
abrir, to open, extend. 
abrumar, to consume, ovef- 

whelm, oppress. 
abrupto, -a, abrupt, rugged, 

broken, craggy. 



absorber, to absorb, engross. 
absorto, -a,/./, absorber; amaz- 

ed, dumbfounded. 
abuelo, m.y grandfather, ances- 

tor. 

abundancia,/., abundance, plen- 

abundar, to abound, be f requent, 
be plentiful. 

abundoso, -a, abundant, plenti- 
ful, luxuriant. 

aburrirse, to be bored, grow 
weary. 

acá, here, hither, this way, to 
this place {implies motion). 

acabado, -a, finished, complete, 
perfect, faultless. 

acabar, to finish, complete, end, 
conclude; — de + to 
have just done (acíion expres- 
sed by infinitivé) ; — de deci- 
dirse, to come to a decisión; 
— de desconcertar, to com- 
pletely disconcert; — de sa- 
ber, to finally learn ; no — de 
salir de, not to recover at all 
from. 

académico, -a, learned, scholar- 

'y- 

acaecer, to happen, occur, come 

to pass; lo acaecido, the oc- 

currence. 
acaloradamente, hotly, vehe- 

mently, excitedly. 
acalorado, -a, heated, excited. 
acalorarse, to grow hot or angry; 

get excited, overheated. 



205 



2o6 



VOCABULARY 



acariciar, to cheñsh, entertain, 

harbor; stroke. 
acaso, perhaps, perchance. 
acatamiento, respect, cour- 

tesy, reverence. 
accidente, w., accident, sudden 

attack ; illness. 
acción,/., action, gesture, gestic- 

ulation. 
aceite, m., (olive) oil. 
acento, w., accent, inflection, 

emphasis. 
aceptar, to accept. 
acerca (de), about, concerning. 
acercar, to bring near; — se (á), 

to approach. 
acero, w., steel. 

acertar (á), to succeed; happen. 
aciago, -a, sad, ominous. 
acobardar, to daunt, dismay. 
acoger, to receive, accept. 
acogida,/., reception, 
acometer, to attack, assail, be- 

set ; undertake, begin. 
acompañar, to accompany, join, 

attend. 

acompasadamente, rhythmical- 

ly- 

acongojado, -a, oppressed, af- 

flicted, agonizad, 
aconsejar, to advise, counsel, 

charge. 

acontecer, to happen, come 
about. 

acontecimiento, w., event, oc- 
currence, circumstance. 

acordar, to agree; — se (de), to 
remember, recollect. 

acostarse, to go to bed, lie down, 
retire. 

acostumbrado, -a, customary, 

habitual, usual, 
acostumbrar, to accustom; be 

accustomed, used. 
acreedor, -a, deserving, worthy. 
acreedor, w., creditor; recipient. 
actitud,/., attitude, posture, po- 

sition. 



acto, w., act, action. 

acudir (á), to repair to, run to, 

come f orvi^ard ; apply, appeal. 
acuerdo, etc^ v. acordar, 
acusar, to witness, give evidence 

of, indícate, acknowledge. 
achacar, to attribute, impute, 

charge, ascribe. 
achicar, to bail. 

adecuado, -a, adequate, fitting. 

adelantado, -a, advanced, bold. 

adelante, ahead, forward, on- 
vi^ard; hacia — , forward, in 
front, before (one). 

ademán, w., gesture, manner, at- 
titude; en — de, in the atti- 
tude of ; como en — de, as if . 

además, besides, moreover, any- 
how, likewise. 

adentro, in, inside, within, inner. 

aderezar, to prepare, arrange, 
dress, cook. 

adiós, good-bye, farewell. 

adivinar, to divine, guess, con- 
jecture. [der. 

admiración,/., admiration, won- 

adolecer, to suffer, be seized (w. 
illness), fall sick; succumb; 
— de rabia, to be overeóme by 
rage. 

adoptar, to adopt, assume. 
adoratorio, /w., oratory, chapel. 
adornado, -a, adorned, embel- 
lished. 

adquirir, to acquire, obtain, get. 
adulador, -a, flattering, fawning. 
adusto, -a, dark, gloomy. 
adversario, w., adversary. 
advertencia,/., remark, warning. 
advertido, -a, warned, on one's 

guard, made cautious. 
advertir (de), to notice, note; 

apprise, acquaint, give notice 
evidence; show, betoken. 
advierto, etc., v. advertir, 
advirtió, etc., v. advertir, 
afablemente, courteously, cor- 

dially, pleasantly. 



VOCABULARY 



207 



afán, m.y eagerness, anxiety, so- 
licitude. 

afectar, to influence, impress; 

affect, pretend, feign. 
aferrar, to catch. 
afición, /., aífection, fondness, 

attachment. 
afilado, -a, sharp. 
afirmación,/., statement, asser- 

tion. 

afirmar, to declare, assert, main- 
tain. 

afirmativo, -a, affirmative, con- 
senting. 

afligirse, to grieve, worry, re- 
pine. 

aflojar, to let go, loosen, relax. 
afortunadamente, luckily. 
afortunado, -a, fortúnate, lucky. 
afuera, out, outside. 
afueras, /. //. outskirts, envi- 
rons. 

agarrar, to grasp; — se (á), to 
lay hold oí, clutch, seize, hold 
on to. 

agitación, /*., agitation, excite- 

ment, disturbance, fluctuation. 
agitar, to move, shake, wave, 

sway, flutter; agítate, excite, 
agosto, w., August. 
agotar, to exhaust, tire, 
agradecer, to be grateful for, ac- 

knowledge, thank. 
agradecido, -a, grateful, thank- 

ful. 

agradecimiento, m., gratitude. 
agrado, w., pleasure, satisfac- 

tion, content, liking. 
agradezco, etc^ v. agradecer, 
agregar, to add, join. 
agua, /., water, the sea; entre 

aguas, sunk to the level oí 

the water, swamped. 
aguantar, to bear, suff er, endure, 
aguardar, to await, expect; — se, 

to wait. 

agudo, -a, sharp, piercing, keen, 
acute. 



agüero, w., sign, ornen; de buen 

— , lucky. 
águila, /., eagle. 
aguileno, -a, aquiline. 
agujero, m,y hole. 
aguzar, to sharpen. 
aherrojado,-a, in chains, in irons. 
ahí, there, yonder ; de — , thence. 
ahijada, /., goddaughter. 
ahogar, to smother, choke,stran- 

gle; drown; — se, to be suf- 

focated, drowned. 
ahora, now, at present, just now; 

— mismo, this very minute; 

por — , for the present. 
ahorcar, to hang. 
ahorrar, to save, economize. 
ahorro, m.y frugality, economy; 

parsimony. 
ahuecar, to deepen, to make hol- 
ló w, 

ahuyentar, to banish, dispel. 
airado, -a, wrathful, furious, 
angry. 

aire, w., air, atmosphere, wind; 

al — libre, outdoors, in the 

fresh air. 
aislado, -a, isolated, separated. 
ajar, to spoil, mar. 
ajeno, -a, another's, one's neigh- 

bor's. 

alabado, -a, praised. 

alargar, to extend, reach out. 

alarma, /., alarm. 

alarmar, to alarm, rouse. 

albafíil, m,y masón, bricklayer. 

alborotarse, to get excitad, be- 
come agitated or disturbed; 
be roused. 

alcalde, ni. y mayor, justice of the 
peace. 

alcanzar (á), to obtain, attain, 
acquire; reach, overtake, come 
up to; succeed. 

alcoba, /., alcove, bed-room. 

aldea, /., village. 

aldeana, /., village maid, coun- 
trywoman. 



208 



VOCABULARY 



alegrar, to comfort, cheer, en- 
liven; — se (de), to be glad, 
rejoice. 

alegre, gay, happy, cheerful. 
alegremente, cheerfully, merri- 

ly, brightly. 
alegría, /., joy, pleasure, mirth, 

rejoicing, festivity. 
alejar, to drive or put away, re- 

move, sepárate; — se (de), to 

go off, get away, withdraw. 
aletargado, -a, lethargic, in- 

active, duU. ^ 
alfombra, /., carpet. 
alforja, /., saddle-bag. 
algodón, m,, cgtton. 
alguacil, m.y bailiíf, constable, 

sheriff. 
alianza, /., alliance. 
aliento, m.^ breath, 
alimentar, to feed, nourish, sup- 

port, cherish. 
alimento, w., f ood, nourishment. 
aliño, w.,neatness,tidiness; elab- 

orateness. 
alma, soul, spirit; mind, 

heart; human being; //., 

people, persons ; con — y vi- 
da, with heart and soul. 
almendra, /., almond. 
Alonso, w., Alonzo, Alphonso. 
alquitrán, m.^ tar, liquid pitch. 
altamente, highly, exceedingly. 
altar mayor, m.y high altar, 
alternativamente, alternately. 
altivo, -a, haughty, proud, lofty. 
alto, -a, tall, high, elevated; 

eminent, illustrious. 
jalto! halt! stopi 
altura, /., high seas, open sea. 
alumbrar, to light. 
alzar, to raise, lif t up ; — se, to 

rise, get up. 
allá, there, thither, to or in that 

place; más — , further; {im- 

pites motion). 
allí, there, yonder, in that place 

{itnplies resi). 



ama, /., housekeeper. 
amabilidad, /., amiability, cor- 

diality, courtesy. 
amable, amiable, afíable. 
amanecer, m.^ dawn, daybreak. 
amanecer, to dawn. 
amanezca, etc.^ v, amanecer, 
amante, w., lo ver, sweetheart. 
amapola, /., poppy. 
amar, to love, like. 
amargo, -a, bitter. 
amargor, bitterness. 
amargura,/., bitterness, sorrow. 
amarillo, -a, yellow, golden. 
amarra, /., cable, 
amarrar, to fasten, tie, lash, 

moor. 

ambiente, w., atmosphere, air. 
ámbito, extent, length, 

depths. 
ambos, -as, both. 
amenaza, /., threat. 
amenazador, -a, threatening, 

menacing. [ace. 
amenazar (con), threaten, men- 
amenidad,/., agreeableness, de- 

light, pleasantness. 
ameno, -a, pleasant, agreeable, 

delightful, delicious. 
amical, friendly, fraternal, 
amigablemente, amicably. 
amigo, -a, m. /., friend. 
amigo, -a, friendly, fond, wil- 

ling. 

amistad, friendship. 
amistoso, -a, friendly, cordial, 
amo, m., master, owner, propri- 
etor. 

amonestación, /., warning, ad- 

vice, admonition. 
amontonar, to heap, pile up, 

gather. 

amor, m., love, aff ection ; — pro- 
pio, self-love, conceit. 

amoroso, -a, amorous. 

amparar, to aid, shelter, protect. 

amparo, shelter, protection, 
refuge. 



VOCABULARY 



209 



amplio, -a, ampie, large, ex- 

tensive. 
amplitud, /., extent, size. 
amurar, to tack. 
anciano, -a, oíd, aged. 
ancla, /., anchor, 
anclar, to anchor, 
ancho, -a, broad, wide, large. 
andar, to walk, come, go, go on ; 

to be ; ¡ anda ! here ! well ! I 

tell you! be gone, oíí with 

you ! 

anduviese, etc, v. andar. 

anegarse, to sink. 

anejo, -a, annexed, joined, at- 

tached. 
angelito, m., cherub. 
angosto, -a, narrow, limited. 
angustia,/., agony, anguish, af- 

fliction. 

angustiado, -a, wretched, mis- 
erable, worried, in anguish. 

angustioso, -a, difficult, distres- 
sing, painful. 

anhelo, m.^ anxiety, eagerness. 

anidar, to nest, nestle. 

animal, w., animal, beast ; dolt, 
booby. 

animar (á), to encourage, aní- 
mate, incite, urge ; — se, to f eel 
encouraged, hopeful, grow ani- 
mated; /. 164^ l. 11 j anima- 
das, quickened, fanned. 

ánimo, m.^ mind, thought; in- 
tention ; courage, spirit, brav- 
ery. [ageous. 

animoso, -a, brave, daring, cour- 

anochecer, to grow dark. 

anochezca, etc.^ v, anochecer. 

anonadar, to annihilate. 

ansia,/., anxiety, longing. 

ansiar, to desire earnestly, long 
for, crave. 

ansiedad,/., anxiety, eagerness. 

ansiosamente, anxiously, un- 
easily, eagerly. 

ansioso, -a, anxious, solicitous, 
careful. 



ante, before. 

antepasado, ancestor, prede- 
cessor. 

anterior, — , former, previous, 

preceding. 
antes (de), prep.^ before, prior 

to; adv, dy> conj.y before, first; 

— de que, before; — que, 

rather than, sooner than. 
antigüedad, /., antiquity, age ; 

priority. 
antiguo, -a, antique, oíd, an- 

cient ; desde muy — , v, p, 95, 

«. 7. 

antipatía, /., antipathy, dislike, 

repugnance. 
antojarse, to fancy, take a no- 

tion to. 

antojo, w., fancy, whim, caprice. 
Antonio, w., Anthony, 
anual, annual, yearly. 
anudado, -a, knotted, tied. 
anuencia, /, consent, permis- 
sion. 

anunciar, to announce, proclaim. 
anzuelo, w., (fish-)hook. 
añadir, to add, join. 
año, VI. ^ year. 

apacible, peaceable, mild, inof- 
fensive. 

apagado, -a, dull, faint; submis- 
sive. 

apagar, to put out, extinguish, 
destroy, quench; smother (a 
laugh) ; — se, to go out, grow 
dim. 

apalabrado, -a, bespoken, en- 
gaged. 

aparato, m.^ pomp, display, cere- 

mony, formality. 
aparecer, to appear, seem, look, 

show up. 
aparejado, -a, ready, rigged, 

equipped. 
aparejo, w., equipment, furnish- 

ing; gear, tackle, rigging; in- 

struments, apparatus. 
aparentar, to appear, pretend. 



2 lO 



VOCABULARY 



aparente, apparent, evident, 

seeming. 
apariencia,/., appearance, look. 
apartado, -a, separated, retirad, 

distant. 

apartar, to put away, banish, 
dismiss; dislodge, remove, 
sepárate; — se (de), to leave, 
withdraw (from), quit, go off. 

aparte, apart, aside. 

apasionado, -a, passionate, in- 
tense, devoted. 

apego, w., attachment, fondness. 

apelar, to have recourse to, ap- 
peal. 

apenado, -a, pained, grieved, 

saddened. 
apenas, hardly, scarcely, no 

sooner than, as soon as. 
apesadumbrado, -a, anxious, 

grieved, sad. 
apesadumbrarse, to grieve, wor- 

ry, be troubled. 
apesar (de que), in spite of, al- 

though. 

apetecer, to desire, long for, 
crave. 

apetito, m.y appetite, hunger. 
aplacarse, to grow calm. 
aplanchado, -a, pressed, ironed, 

smoothed. [defer. 
aplazar, to put off, postpone, 
aplicación, assiduity, labori- 

ousness, perseverance. 
aplicar (en), to apply, give. 
apocado, -a, weak, abject, mean, 
apoderarse (de), to take posses- 

sion of, seize. 
apología, /., apology, defense, 

eulogy. 
apostar (á), to bet, wager. 
apostrofar, to address. 
apoyar, to rest, lean; support, 

substantiate, back ; — se, to 

lean (upon). 
apoyo, w., help, support. 
apreciar, to appreeiate, valué, 

esteem. 



aprecio, m.y appreciation, regard, 
esteem. 

apremiante, pressing, urgent. 
aprender, to learn; hear about. 
apresuradamente, hastily, hur- 
riedly. 

apresurarse (á), to basten, hurry, 

make baste, 
apretadamente, fast, closely, 

tightly. 

apretado, -a, cióse, dense, tight. 
apretar, to squeeze, tighten; 

urge, basten, quicken (one's 

step). 

aprieto, w., stringency, difficul- 
ty ; distress, afiiiction ; //., 
straits, difficulties, embarass- 
ments; último — , last ex- 
tremity. 

aprisionar, to imprison, take 

possession of. - 
aprobar, to approve. 
apropiado, -a, fit, suitable, ap- 

propriate ; characteristic. 
aprovechar, to take advantage 

of, make use of, profit by; 

— se (de), to avail oneself of. 
aproximar, to approach. 
aptitud, /., aptitude, ability, fit- 

ness. 

apuestas, etc., v. apostar, 
apuntado, -a, pointed. 
apuntar, to mark, jot down; re- 

mark, put in, point out, hint; 

begin to appear (daylight). 
apurar, to drain; push, press; 

— se, to fret. 
apuro, m.y difíiculty, strait, tight 

place. 

aquí, here, in this place; hither; 
{implies rest) ; hasta — , until 
now. 

aquilatar, to estimate, examine. 

árbol, 791. y tree, mast. 

arcano, -a, secret, hidden, un- 

fathomable, obscure, un- 

known. 
arder, to burn, blaze, glow. 



VOCABULARY 



2 11 



ardid, w., trick, device, strata- 
gem. 

ardiente, ardent,glowing, gleam- 

ing, fiery. 
ardientemente, ardently, fer- 

vently. 

arduo, -a, arduous, difficult. 
arena, /., sand. 
arenoso, -a, sandy. 
aritmética, /., arithmetic. 
armas, f. pLy arms ; coat of arms. 
armador, w., ship-owner. 
armar, to put together, mount; 

set up, raise. 
arquear, to raise, arch. 
arraigado, -a, rooted, fixed. 
arrancar (á) {pers. indir. obj\)^ 

to snatch, jerk, tear; pulí 

out or up, draw up; wrest; 

carry off. 
arranque, m.y fit, burst. 
arrastrado, -a, drawn out, linger- 

ing, lengthened, slow. 
arrastrar, to drag or draw (up). 
arrebatado, -a, impetuous, rash, 

hasty, passionate, violent. 
arrebatar {pers. indir. obj.)^ to 

carry off. 
arreciar, to increase, grow more 

heavy. 

arredrar, to terrify, daunt. 
arreglar, to arrange, fix, settle. 
arreglo, m.^ arrangement, settle- 

ment; conformity; COn — á, 

in accordance with. 
arrepentido, -a, (de), repentant, 

regretful. 
arrepentirse (de), to repent, re- 

gret. 

arrepintió, etc.^ v. arrepentir. 
arriar, to let out, lower. 
arriba, up, upstairs ; over, over- 

head; above, high. 
arrimarse (á) , to approach ; press 

cióse, lean against, crouch. 
arrojar, to fling, throw, hurí, 

drive, cast ; — se (á), to throw 

oneself into, throw or launch 



oneself upon ; indulge in, have 
recourse to. 

arrostrar, to encounter, combat, 
fight face to face. 

arroyo, w., brook, rivulet, small 
stream, creek. 

arruinar, to ruin, destroy. 

arte, m. &^ /., art; trade, pro- 
fession; skill, cunning. 

artefacto, w., construction, de- 
vice. 

articular, to articúlate, say, ut- 

ter, pronounce distinctly. 
asaltar, to occur suddenly, sur- 

prise, seize ; assail. 
ascender, to ascend, mount, 

climb; — (á), to amount to. 
ascendiente, ancestor,forefather. 
asegurar, to affirm, assert. 
asentimiento, w., assent, con- 

sent. 

asentir, to assent, acquiesce. 
asfixiado, -a, smothered, suffo- 
cated. 

así, thus, in this or that way or 
manner, so ; so that, therefore ; 

— que, so, so that; as soon as. 
asiduo, -a, assiduous, persistent, 

habitual. 

asilo, m.y refuge, shelter. 

asimismo, likewise, in Irke man- 
ner, exactly so, also. 

asintió, eu.y v. asentir. 

asistir (á), to attend, go to. 

asno, m.y ass. 

asomado, -a, peeping, peering 
out. 

asomar, to (begin to) appear, 
peep out, look out, bob up; 
— se (á), to peep out of or in- 
to. 

asombrar, to obscure, shade; 
astonish; terrify, frighten; 

— se, to wonder. 

asombro, w., astonishment, won- 
der, amazement ; dread, terror. 

aspecto, w., aspect, look, ap- 
pearance. 



2 I 2 



VOCABULARY 



ásperamente, harshly, severely. 
áspero, -a, bitter, severe, harsh, 
rough. 

aspirar, to breathe, take in. 
asta,/., horn. 

astucia, shrewdness, cunning. 
asturiano, -a, Asturian. 
astuto, -a, artful, shrewd, cun- 
ning. 

asunto, m.y matter, aífair, busi- 
ness. 

asustar, to frighten, terrify; 

— se, to be frightened. 
atajar, to cut short, stop, inter- 

cept, interrupt. 
atar, to tie (up) ; confine, 
atascar, to stop up, choke. 
atemorizado, -a, afraid, ap- 

palled, dismayed, daunted. 
atención, /., attention, heed; 

kindness, courtesy. 
atender (á), to attend (to) ; take 

care of ; hearken, listen, heed. 
atenerse, to hold to, abide by; 

á que — (w. saber), to know 

the real truth. 
atentamente, attentively, care- 

fully. 

atento, -a, attentive, heedful. 
aterrador, -a, terrible, frightful. 
aterrar, to terrify, appal, make 
cower. 

atesar, to haul taut, brace, 

tighten, fasten. 
atestado, -a, crowded, crammed, 

jammed, thronged. 
atiende, etc., v. atender, 
atmósfera, atmosphere, air. 
atormentar, to torment, plague, 

harass. 
atornillar, to screw. 
atrancar, to bar, bolt. 
atrás, back, backward. 
atravesar, to go through, cross 

over; lay or place across. 
atreverse (á), to daré, venture. 
atrevido, -a, daring, bold, in- 

trepid, venturesome. 



atribuir, to attribute, ascribe. 
atribulado, -a, troubled, dis- 

tressed, harassed. 
atributo, w., emblem. 
Atridas, Atrides. 
atrocidad, /., atrocity, cruelty. 
atropellado, -a, trampled upon, 

run over. 
atroz, atrocious, flagrant. 
aturdir, to bewilder, confuse, 

dull, daze. 
aumentar, tó augment, increase. 
aun, aún, even, still, yet, f urther, 

nevertheless. 
aunar, to unite, join. 
aunque, although, notwithstand- 

ing. 

aurora, /., dawn. 

ausencia, /., absence, lack. 

auspicio, m.y auspice. 

autor, -a, m. 6^ /., author, per- 

petrator. 
autoridad, /., authority, power. 
autorizar, to authorize, permit. 
auxilio, w/., assistance, aid, help. 
avanzado, lo — , the lateness. 
avanzar, to advance, progress. 
avaricia, /., avarice, cupidity, 

greed. 

avaro, -a, avaricious, cióse, nig- 

gardly. 
avaro, w., misar, 
ave, /., bird ; pluma de — , quill, 

pen. 
Ave, Hail! 

avellana, /., hazel nut, filbert. 
avenirse (á), to settle, agree. 
aventura, /., adventure. 
aventurarse (á), to venture, daré, 
risk. 

avergonzado, -a, ashamed, em- 

barrassed, abashed. 
avergonzar, to shame, make 

blush. 

avergüenzan, etc., v. avergonzar, 
avería, /., damage, loss. 
averiguar, to verify, ascertain, 
find out, investigate, inquire. 



VOCABULARY 



213 



avezado, -a, (á), accustomed, 
used. 

avidez, m,^ avidity, eagerness. 

avino, etc,^ v. avenir. 

avisado, -a, skilful, expert, 

adroit, elevar, 
avisar, to give notice, announce, 

advise, 
aviso, m., notice, warning. 
¡ay! oh! alas! 
ay, 7n.y groan, moan, lament. 
ayuda, help, assistance, aid. 
ayudar (á), to help, aid, assist. 
azaroso, -a, hazardous, perilous, 

adventurous. 
azorado, -a, terrified, abashed, 

confused. [down. 
azotar, to lash, whip, strike, beat 
azote, vi,y blow, whipping. 
azui, adj\ blue, azure; 

blueness. 
azulado, -a, bluish. 

B 

babor, m.y port, larboard. 

bacalao, w., codfish. 

¡ bah ! pshaw ! 

bahía,/., bay, harbor. 

bailar, to dance. 

bailarina, /., dancer, ballet girl. 

bajar(se), to go down, descend; 
lov^er, reduce the price ; — la 
escalera, to go downstairs ; — 
la cabeza, to hang (one's 
head). 

bajo, -a, adj.y low ; adv.y under, 
underneath, below ; por lo — , 
in an undertone, a whisper ; 
por — de, below. 

balancear, to balance, sway, 
rock. 

balanza, /., scale, balance, 
balbucir, to stammer. 
balde, m., bucket, pail. 
banco, /w., bench, seat. 
banda, border, edge, side. 



bandada, /., covey, flock. 
bañar, to ¡Dathe. 
barato, -a, cheap, inexpensive. 
barba,/., beard, chin. ' 
barbarie, /., barbarity, cruelty; 

brutality ; rudeness. 
barca, /, bark, boat. 
barco, w., ship, vessel. 
barlovento, w., weather side, 

windward. 
barquichuelo, w., little boat. 
barra, /., bar, sand bank. 
barranco, w., ravine, glen, gully, 

gulch. 
barrer, to sweep. 
barril, barrel, keg. 
bastante, adj.^ enough, sufficient, 

//., a number, a good many; 

adv.y enough, sufficiently, rath- 

er ; quite, "pretty," a good 

deal ; lo — , enough. 
bastar, to suffice, be ampie, be 

enough. 
batahola, /., uproar, clamor, 
batallar, to fight, struggle, 

battle. 

batir, to beat, dash, strike, 
pound; — se, to struggle. 

beatíficamente, blissfully. 

beber, to drink, swallow, drain. 

bebida, /., drink; drunkenness. 

becerro, w., calf, calf-skin. 

belleza, /., beauty, fairness. 

bello, -a, beautiful, handsome. 

bendecir, to bless. 

bendito, -a, bendecir, bles- 
sed, holy. 

bendición, /., benediction, bles- 
sing._ 

beneficio,/., kindness, favor, 
benevolencia, /., kindness, good- 

will, charity. 
benévolo, -a, kindly, gentle, 

friendly. 
benigno, -a, kind, mild, merci- 

ful. 

Bernardo, w., Bernard. 
besar, to kiss. 



214 



VOCABULARY 



beso, m.y kiss. 
bestia, /., beast, bruta, 
besugo, w., sea-bream, red gilt- 
head. 

bien, w., good, welfare; //., 
goods, property, riches ; pros- 
perity. 

bien, adv.y well, right ; very, 
quite, rather; surely ; readily, 
heartily; all right; very well; 
Ó — , más — , or, rather; si 
— , although. 

bienestar, m.y comfort, well- 
being, prosperity. 

bigote, w., moustache, whisker. 

bilioso, -a, bilious. 

bisabuelo, w., great-grandfather. 

blanco, -a, white, fair. 

blancura, whiteness, fairness. 

blanquear, to shine white. 

bobalicón, -a, foolish, silly, stu- 
pid. 

bobo, -a, m. fool, simple- 

ton, dunce. 
boca, /.y mouth ; entrance ; — 

arriba, mouth up (on one's 

back). 

bocina, /., speaking-trumpet. 
boda, /., wedding, marriage ; 
match. 

bodega, /., cellar, warehouse. 
bofetada, /., box, slap, blow. 
bogar, to row. 
boina, /., cap. 
boletín, m.y bulletin, list. 
bolos, m.y nine-pins, bowls. 
bolsillo, m.y pocket, purse. 
bondadoso, -a, kind, kindly, 

generous. 
borde, m.y border, edge; shore 

(of sea), 
bordo, m.y board ; á — , on (ship-) 

board, aboard. 
borla, /., tassel. 
borrachín, m.y drunkard, tippler. 
borracho, -a, drunk, tipsy. 
borracho, m.y drunkard, wine- 

bibber. 



borrarse, to fade away, grow 

dim, disappear. 
borrasca, /., squall, tempest, 

storm. 
borrico, m.y ass, fool. 
botar, to launch ; — al agua, to 

launch; — á tierra, to haul 

ashore, draw up (on land). 
bote, 7n.y boat ; can. 
botín, m.y booty, spoils. 
botón, m.y button. 
bracero, w., day-laborer. 
brasa, live coal. 
bravamente, bravely. 
bravo, -a, brave. 
braza, fathom. 
brazo, m.y arm. 

brea, /., pitch, tar; dar — , to 

pay, cover ship's bottom w. 

pitch, resin, efe. 
brecha,/., breach, gap, apertura, 
brega,/., strife,struggle,quarrel. 
breve, short, brief, limited. 
bribón, -a, m. /., wretch, 

scoundrel. 
brillar, to shine, glitter, gleam, 

sparkle. [gambol. 
brincar, to caper, frisk, leap, 
brindar, to pledge, toast, drink 

health of. 
brío, w., strength, vigor, forcé ; 

resolution. 
brisa, /, breeze. 
broma,/, joke,jest ; merriment, 

hilarity. 
bronce, w., bronze, brass. 
brotar, to bud, arise, break forth, 

come up. 
bruces, de — , mouth down, face 

downward, face forward. 
bruja, /, witch. 
brujería, /, witchcraft, enchant- 

ment, superstition. 
bruñido, -a, burnished, polished. 
buenaventura, /., fortune. 
buen(o), -a, good, kind, loving, 

virtuous ; well; favorable ; ¡ — ! , 

all right. 



VOCABULARY 



bulto, m., bulk, mass, package; 

figure, outline, shape. 
bullir, to move about, stir, 

swarm; — le á uno el deseo, 

to be very desirous, intensely 

eager. 

burdo, -a, coarse, rough, com- 
mon. 

buril, w., burin, graver. 
burla,/., mockery, ridicule, fun, 
banter. 

burlar, to frústrate, outwit, baf- 
fle; — se (de), to makefun of, 
ridicule, mock. 

burro, w., donkey, ass. 

busca, /., search, pursuit. 

buscar, to seek, search, look for, 
seek out. 



C 

cabal, just, exact, full. 
caballería, /., riding-beast, 
mount. 

caballero, w., gentleman, noble- 
man. 

caballo, w., horse. 

cabecera, /., head of a bed. 

cabello, -s, w., hair. 

cabeza, /., head, mind. 

cabildo, w., (cathedral-)chapter. 

cabizbajo, -a, crestfallen, dis- 
pirited, dejected. 

cabo, m.^ end, extremity ; cape, 
headland; cord, rope, cable; 
master, chief ; al — de, at the 
end of ; al — , at last, in the 
end, finally, at length. 

cabriola, /., caper, leap, gambol. 

cadena, /., chain. 

caer, to fall, fall down, tumble, 
drop; of wind, to rise, come 
up; — se, to fall down; — de 
bruces, to fall headlong; — 
sobre, to befall. 

caída, /., fall, cióse; — de la 
tarde, nightfall, evening. 



caja, /., box, chest. 
calafate, w., caulker. 
calamar, w., squid ; salir al — , 

to go out — fishing. 
calamidad, /., misfortune, mis- 

ery, calamity. 
calcular, to calcúlate, reckon, 

estímate, 
cálculo, w., calculation, conjec- 

ture. 

calidad, /., quality, character. 
calificado, -a, competent, able, 

brilliant. 
calma, calm, stillness, hush, 

quiet, peace. 
calmar, to calm, hush, pacify, 

soothe; soften, mitígate, alle- 

víate. 

calor, heat, warmth. 
calumniar, to blarce ; slander. 
caluroso, -a, warm, hot, oppres- 

sive; enthusíastíc, excíted. 
calzada, /., way, road, path. 
calzón, -es, m.y trousers, breech- 

es. 

calzonazos, w., dotard; nonen- 
tity. 

callado, -a, discreet, sensible; 

sílent, thoughtful, reserved. 
callarse, to be sílent, hold one's 

tongue. 

calle, /., Street, walk, road; por 
la — abajo, down the street; 
por la — arriba, up the street. 

cama, /., bed. 

cámara, /., ship's cabin. 

camarín, w., shríne. 

cambiar (de), to change, ex- 
change. 

cambio, m,, change, exchange; 

recompense; en — , on the 

other hand. 
caminante, w., traveller. 
caminar, to walk, go or move 

along, march, travel. 
camino, m., road, way, path; — 

real, high-way; á medio — , 

half-way. 



2l6 



VOCABULARY 



camisa, /., shirt. 
campana, /., bell. 
campaña, y., campaign. 
campesino, countryman, 

peasant, farmer. 
campiña, /., plain, field, level 

tract of land. 
campo, w., field. 
candelabro, w., candlestick, 

chandelier. 
candente, glowing, red-hot. 
Cándido, candid, simple, artless, 

ingenuous. 
candil, w., oil-lamp. 
candoroso, -a, candid, ingenu- 
ous; sincere, 
cangrejo, w., crab. 
cansado, -a, tired, worn, weary, 

spent, exhausted. 
cansancio, m,^ weariness, fatigue, 
cansarse (de), to tire of, grow 

weary. [fun. 
cantaleta, /., joking, chaffing, 
cantar, to sing. 

cantidad, quantity, amount, 

sum of money. 
caña, /., handle; helm, tiller; 

pole, rod. 
capa, y., cloak, mantle, cover; 

layer; canopy. 
capaz, capable. 
capilla,/., chapel. 
capitán, w., captain. 
caprichoso, -a, capricious, whim- 

sical, odd, fantastic. 
carabina,/., carbine ; tiro de — , 

gun-shot. 
caracol, m,^ sea-shell. 
carácter, w., character, nature, 

disposition. 
característico, -a, characteristic, 

peculiar, 
caracterizar, to characterize,dis- 

tinguish. 
carcajada,/., loud, hearty laugh. 
cárcel,/., jail, prison. 
carcomido, -a, wormeaten, de- 

cayed. 



carecer (de), to lack, need, want. 
carel, m.^ wales, bends (of boat). 
carena, /., careening, repairing. 
carenar, to careen, 
carga, /., load ; charge, attack, 

onset. 
cargar, to load, 
caricia,/., caress, endearment. 
caridad,/., charity, kindness. 
cariño, love, aífection. 
cariñosamente, kindly, lovingly, 

fondly. 

cariz, m.^ aspect, appearance (of 
weather). 

carne,/., meat, flesh; Ufe. 

caroca,/, caress. 

carrera,/, course, route; career, 
profession. 

carretera, /., wagon-road. 

carro, w., cart. 

carta,/, playing-card. 

casa,/, house, home, family ; á 
— , home; en — , at home; en 
— de, at the house of; — 
solariega, manor-house; para 
— , home; por — , around 
home, about the house. 

casado, -a, married. 

casamiento, marriage, wed- 
ding. 

casarse (con), to marry, wed. 
cascado, -a, broken, feeble. 
casco, w., huU (of a ship); hel- 
met. 

caserío, m.y group of houses, 

settlement, village. 
caserón, vt.^ mansión, manor. 
casi, almost, nearly. 
Casimiro, Casimir, 
caso, case, matter, event, oc- 

casion, need; ir al — , come to 

the point; — raro ! wonder of 

wonders ! 
casorio, w., marriage, wedding. 
castigar, to punish, chastise. 
castigo, m.y punishment, chas- 

tisement, correction, aíiíiction. 
casualidad,/, chance, accident. 



VOCABULARY 



217 



casualmente, accidentally. 
casucha, /., cottage, hut, hovel. 
catálogo, m,y catalogue, list, ta- 
ble. 

catecismo, w., catechism. 
catedral,/. 6^ adj.y cathedral. 
catorce, fourteen. 
causa,/., cause, reason, motive, 

occasion ; á — de, because of , 

owing to. 
causante, w., causer, occasioner, 

"to blame for." 
causar, to cause, produce, créate, 

occasion, bring about. 
cautela,/., precaution, care. 
cautelosamente, guardedly, cau- 

tiously, warily. 
cavernoso, -a, hollow, deep. 
cavilación,/., worry, brooding. 
caviloso, -a, captious, testy, 

faultfinding. 
cayendo, etc.^ v, caer, 
caza,/., hunting, chase; á — de, 

out hunting; salir de — , to 

go out hunting. 
cazador, w., hunter, sportsman, 
cazurramente, slyly. 
cebar, to f eed ; vent. 
cebo, m.y bait. 
cebolla, /., onion. 
ceder, to comply, give way, 

yield; grant, make over. 
cegar, to biind, bewilder, con- 

fuse. 
ceja, /., eyebrow. 
célebre, celebrated, famous. 
celebrar, to celébrate, applaud, 

praise ; to conduct (a service). 
celeridad, /., speed, swiftness, 

intensity. 
cementerio, w., cemetery. 
cenar, to take supper. 
cendal, gauze, scarf ; haze. 
ceniciento, -a, ashen. 
ceniza, /., ashes; (ashen) haze 

or mist. 
censor, w., critic. 
centellante, centelleante, scin- 



tillating, sparkling, gleaming, 

flashing. 
centellar, centellear, to flash, 

gleam, sparkle. 
centenar, m., hundred. 
ceñir, to gird, encircle; hug. 
centro, center, middle. 
cerca,/., fence, enclosure, hedge. 
cerca, near, cióse by, at hand, 

not far off ; — de, about, cióse 

to, nearly; de — from near 

by, very cióse, 
cercano, -a, near, cióse by, 

neighboring, adjoining. 
cerciorar, to assure, affirm; — se 

(de), to make sure, ascertain, 

assure oneself. 
cerdo, w., hog, pig. 
cerebro, w., brain, mind. 
ceremonioso, -a, ceremonious, 

polite, formal, 
cerilla, /., wax taper; match, 
cernerse, to soar, hover. 
cero, zero. 

cerrado, -a, closed; thick, cióse, 

abundant, heavy. 
cerrar, to cióse, shut, fasten; 

obstruct, block up; to fall 

(the night). 
certeza, /., certitude, certainty. 
certidumbre, /., id. 
certificar, to certify, attest. 
cesar (de), to stop, cease, inter- 

rupt ; sin — , ceaselessly, end- 

lessly. 

césped, w., turf, sod, grass. 
cestillo,'^., little basket. 
cesto, -a, m. c2r= /., basket, ham- 
per. 

cicatería, /., meanness, trick. 
cielo, w., sky, heavens, firma- 
ment. 

ciencia, /., science, knowledge ; 
— s exactas, exact sciences; 
mathematics ; á — cierta, 
positively, with certainty. 

cien(to), m.y one hundred. 

cierran, etc., v. cerrar. 



2l8 



VOCABULARY 



ciertamente, certainly, surely. 

cierto, -a, certain, sure, evident, 
positive; por — , indeed, cert- 
ainly. [ish. 

cifrar, to calcúlate, place; cher- 

cigarro, w., cigar. 

cima, /., summit, top, crest, 
peak, height. 

cinco, five. 

cincuenta, fifty. 

cinta, ribbon, tape, band. 

cintura, /., waist. 

ciñe, etc.y v. ceñir. 

Cipriano, w., Cyprian. 

circunstancia, circumstance ; 
position, condition, state (//. 
w, sing. meaning). 

circunstantes, m.pl.y bystanders, 
onlookers, spectators. 

cirio, m.^ taper, wax-candle. 

cirujano, w., surgeon, doctor. 

cita, y., appointment, engage- 
ment, rendez-vous ; — amo- 
rosa, lovers* tryst. 

citado, -a, aforesaid. 

ciudad, /., city, town. 

claramente, clearly, obviously, 
openly. 

claridad, /., light, brightness, 
clearness. 

claro, -a, olear, bright, light; 
¡ — !, of course, certainly. 

clásico, -a, classic. 

Claudio, m.y Claude, Claudius. 

clavar, to nail, drive in, fasten; 
fix, root, rivet ; — una mirada 
(pers. indir, obj.)^ fix a glance 
or look upon ; clavado al pe- 
cho, in a cióse embrace. 

claveteado, -a, hob-nailed. 

clero, m., clergy. 

cobrar, to recover, regain. 

cocina, /., kitchen. 

cocinero, m., cook. 

cochino, -a, nasty, dirty, filthy, 
beastly. 

cochino, m.y pig; a dirty, mean 
person. 



codazo, m.j nudge. 

codiciado, -a, coveted, desired, 

sought after. 
codicioso, -a, covetous, avari- 

cious, grasping, greedy. 
coger, to grasp, hold, seize, 

catch; pick up, collect, gather. 
cohonestar, to justify, vindícate, 

exonérate, clear, defend. 
cojo, -a, cripple, lame, 
colegio, m.y coUege, school. 
colegir, to gather, infer, deduce, 
cólera, /., anger, rage, passion. 
colérico, -a, provoked, angry, 

wrathful. 
colgar, to hang, suspend. 
colocar, to place, set, lay, lócate, 
colorado, -a, red; ponerse — , 

to blush. 
columbrar, to discern, perceive, 

espy. 

comadre,/., gossip, (godmother). 

comarca, /., neighborhood, reg- 
ión, district. 

comarcano, -a, near, neighbor- 
ing. 

combinar, to combine, join. 
comedia, /., comedy, play, show, 
comendador, m.y knight com- 
mander. 

comentar, to comment, criticise, 
judge. 

comentario, w., comment, re- 

mark, observation. 
comenzar (á), to commence, be- 

gin. 

comer, to eat. [er. 
comerciante, w., merchant, trad- 
comerciar, to trade, traffic. 
comercio, w., commerce, trade, 

business, 
cometer, to commit. 
cómico, -a, comical, ludicrous, 

funny. 

cómico, m.y comedian, actor, 
comiencen, etc.y v. comenzar, 
comienzo, w., beginning, com- 
mencement. 



VOCABULARY 



comisión, /., commission, order, 
charge. 

como, as, how, like, since, inas- 
much as; ¿cómo? how? in 
what manner or way ? j cómo! 
what! -why! ¿á — ? (at) how 
much ? — que, as ; — si, as if . 

compacto, -a, solid, dense, cióse. 

compadecer, to pity, sympathize 
with. 

compaña, /., company, crew. 
compañero, -a, m. ^ /., com- 

panion, comrade, friend, fel- 

low, chum ; seaman, 
compañía, /., company, fellow- 

ship. 

comparación, /., comparison. 
compartir, to share, divide 
equally. 

compasión, /., pity, sympathy. 
compasivo, -a, compassionate, 

tender, pitying. 
complacer, to please, humor, 
completamente, entirely. 
completar, to complete, finish, 

make up. 
completo, -a, complete, full; 

por — , entirely. 
complicado, -a, complicated, in- 

tricate, involved. 
componer, to compose, mend, 

repair. 
compra, /., purchase. 
comprar {pers, indir. obj.)^ to 

buy. 

comprender, to understand,com- 
prehend, know; comprise, em- 
brace, include, contain. 

comprometer, to compromise, 
expose, endanger. 

común, common, ordinary, usu- 
al, customary, frequent ; por 
lo — , commonly, usually, as 
a rule. 

común, m.y average, majority, 

greater number. 
comúnmente, commonly, ordin- 

arily, generally. 



comunicar, to communicate, im- 

part ; make known, inform. 
con, with, by, in, toward, against, 

about; on account of, because 

of; — que, so; — tal que, 

provided that. 
concavidad, /., concavity, hol- 

low, hole, cavity. 
concebir, to conceive. 
conceder, to concede, bestow, 

grant, admit. 
concentrado, -a, concentrated. 
concepto, w., idea, conception, 

opinión. 

concertado, -a, harmonious, reg- 
ular, correct. 

concertar, to arrange, agree. 

concesión, /., concession, con- 
sent. 

concibió, etc.^ V. concebir, 
conciliábulo, w., assembly, (un- 

lawful) gathering. 
conciliar, to reconcile, win over, 

induce. 

concluir (de), to end, finish, 
cióse, complete; — se, to come 
to an end, to run out of (bread, 
etc.). 

concluya, etc., v. concluir. 

conde, w., count. 

condena, /., sentence, condemn- 
ation, penalty. 

condenar (á), to condemn, sen- 
tence. 

condescendencia, /., condescen- 

sion, complaisance, courtesy, 

affability. 
condición, /., state, condition, 

disposition, temper. 
conducir, to conduct, guide, lead. 
conducta, behavior, deport- 

ment. 

confesar, to confess, acknowl- 
edge, own, grant ; hear confes- 
sions ; shrive. 

confianza, /., confidence, trust, 
faith; courage. 

confiar, to trust in, confide. 



220 



VOCABULARY 



confidencia,/., confidence,secret. 
confiese, etc.^ v. confesar, 
confín, w., confine, boundary, 

limit, border. 
confirmar, to confirm, verify, 

corrobórate, 
confite, ni.y candy, comfit, sugar- 

plum. 

confitería, confectioner's 
(shop). 

confundirse, to mix, mingle. 

confuso, -a, confused, mixed; 
blurred, indistinct, obscure. 

congoja,/., anguish, agony, tor- 
ture. 

congregar, to assemble, gather, 
meet. 

congrio, m.y conger eel. 
conmigo, with me, with or to 
myself. 

conmoción, /., commotion, ex- 

citement, tumult. 
conmovedor, -a, moving, touch- 

ing, pathetic, heart-rending. 
conmover, to move, disturb, af- 

fect. 

conocer, to know, recognize. 
conocimiento, m,^ knowledge, un- 

derstanding, consciousness. 
conozco, etc.y V. conocer, 
conque, so, well then, now, in 

short, finally. 
conquista,/., conquest. 
consagrar, to consécrate, devote. 
consecuencia, /., consequence, 

effect. 

conseguir, to obtain, get, gain, 

succeed in getting or doing, 

bring about. 
consejera,/., counsellor. 
consejo, w., advice, counsel, re- 

commendation, admonition; 

opinión, decisión, 
consentir (en), to consent, agree, 

acquiesce ; permit, allow. 
conservación, /., self-preserva- 

tion. 

conservar, to keep, hold. 



consideración,/., consideration, 

regard, esteem, respect. 
considerar, to consider, regard, 

think over; esteem, respect. 
consigo, with himself, herself, 

yourself, itself, oneself, them- 

selves, yourselves. 
consigue, etc,^ conseguir, 
consintiese, etc.^ v. consentir, 
consistir, to consist, lie. 
consolar, to comfort, soothe, 

cheer. 

consonancia, /, harmony, ac- 

cord, conformity. 
consorte, w., consort, spouse. 
constancia,/., constancy, steadi- 

ness, persistence. 
constante, constant, never-end- 

ing. 

constar, to be olear, plain, evi- 
dent. 

consternado, -a, alarmed, ter- 
rified, panic-stricken, in con- 
sternation. 

constipado, w., cold. 

constituir, to constitute, make, 
produce. 

constituyen, etc, v. constituir. 

construir, to construct, build. 

construye, etc., v. construir. 

consuelo, w., consolation, com- 
fort, [vice. 

consultar, to consult, ask ad- 
consumado, -a, consummate, ac- 
complished, perfect. 

contar, to count; relate, tell; — 
. . . años, to be . . . years oíd. 

contemplar, to contémplate, look 
at, gaze at, examine, study. 

contener, to contain, hold, en- 
dose; restrain, repress, con- 
trol, check; — se, to restrain 
oneself. 

contentar, to contení, picase, 
gratify. 

contento, -a, contented, satis- 

fied, happy. 
contestación,/., reply, answer. 



VOCABULARY 



221 



contestar (á), to answer, respond, 
reply. 

contienda, /., quarrel, dispute, 

fray, fight. 
contigo, with thee, you. 
contiguo, -a, touching, adjoin- 

ing, cióse, near by. 
continuado, -a, continued, con- 

stant, prolonged, steady, un- 

interrupted. 
continuamente, constantly, end- 

lessly, steadily. 
continuar, to continué, pursue, 

proceed, go on. 
contorno, m,^ vicinity, environs. 
contra, against, across, counter, 

contrary or in opposition to. 
contraer, to contract ; — matri- 
monio, to marry. 
contrahecho, -a, bent, deformed. 
contraído, -a, contracted, tight- 

ened, diminished, shrunk. 
contrajeron, etc.y v. contraer, 
contrapeso, m.y counterpoise, 

counterbalance. 
contrario, -a, contrary, opposed, 

antagonistic. 
contrarrestar, to check, counter- 

act, neutralize. 
contrastar, to contrast. 
contratiempo, m.y accident, mis- 

hap, misfortune, calamity, dis- 

aster. 

convaleciente, convalescent. 
convecino, -a, m. &^ /., neigh- 

bor, companion, associate. 
convencer, to convince, assure. 
convencional, conventional. 
convenga, etc.^ v, convenir, 
convenido, -a, agreed, settled. 
convenir (á), to agree; {pers, 

indir. obj\) to suit, be suitable 

or compatible; — se, to be 

agreed. 

conversación, /., conversation, 

talk; company. 
convertir, to convert, change, 

transform ; — se, to change. 



convidar (á), to invite, treat. 
convino, etc.^ v. convenir, 
convirtió, etc., v. convertir, 
convite, w., invitation. 
convocar, to convene, summon, 

cali together. 
convulso, -a, convulsed, shaken. 
conyugal, conjugal, 
copa, /., glass. 

copiosamente, copiously, abund- 
antly. 

copla,/., stanza, bailad, popular 
song. 

copo, w., bundle, flake. 
coraje, w., rage, passion. 
corazón, m., heart ; de (todo) — , 

truly, sincerely, heartily. 
corcovado, -a, hump-backed; n, 

m., hunchback. 
cordel, w., cord, rope. 
cordialmente, cordially , heartily. 
cordón, w., cord, girdle. 
cornisa, /., cornice. 
coronado, -a, crowned, sur- 

mounted. 
coronar, to crown, crowd. 
corporal, — , bodily, physical; 

lo — , the physical make-up, 

external appearance. 
corrección, /., correction, im- 

provement; correctness. 
corredor, w., corridor. 
correr (á), torun, flow; pass by, 

go through; travel; draw 

aside (curtain); be current; 

undergo ; pursue ; echar á — , 

to begin running. 
correría,/., excursión; //., trav- 

els. 

correspondencia, /., return, in- 
terchange. 

corresponder, to correspond; be- 
long to, be due to. 

corrido, -a, abashed, ashamed. 

corriente, current, ordinary, reg- 
ular, common. 

corrillo, w., dim, corro. 

corro, m.y group, circle. 



222 



VOCABULARY 



cortar, to cut, sepárate, 
cortejar, to court, woo. 
cortina, /., curtain. 
corto, -a, short, scanty, little, 
brief. 

cosa,/., thing, object; matter; 

something; otra — , some- 

thing else; fué — hecha, the 

matter was settled. 
coscorrón, blow on the head, 

whack. 
coser, to sew. 

costa, y., coast, shore, beach ; 

cost, expense, charge. 
costado, w., rib, side (of a ship). 
costanero, -a, on the coast; 

shore. 

costar, to cost, cause, occasion. 
costera, /., (fishing-)season. 
costumbre,/., custom,habit; //., 

customs, manners; de — , 

usual, 
cotidiano, -a, daily. 
crecer, to grow, become larger, 

increase; swell, rise. 
creer, to believe, credit ; ¡ ya lo 

creo! I should say so! creo 

que sí, I believe so. 
crepúsculo, m.^ twilight, dusk. 
criar, to nurse, rear. 
criatura,/., creature, child, baby. 
criaturita, /., little one, little 

child. 
cristal, crystal, glass. 
cristalino, -a, crystalline, olear, 

transparent, bright. 
Cristo, m., Christ. 
crítico, -a, critical, decisive. 
crueldad, /., cruelty, inhuman- 

ity; harshness. 
cruelmente, cruelly, mercilessly. 
crugido, w.,scratching; rattling, 

cracking, 
crugir, to crunch, crackle, creak, 

rustle. 
cruzado, -a, clasped. 
cruzar (por), to cross, dart; to 

pass. 



cuaderno, w., memorandum- 
book, note-book. 

cuadra, /, stable; large hall. 

cuadrilla, /., band, troop, gang. 

cuadro, m.^ square; picture, 
scene; bed,plot (of vegetables). 

cual, -es; el, la— ; los, las— es, 
who, which; such as, like, 
same; cada — , each one; lo 
— , which ; — si, as if. 

cualidad, /., quality, character- 
istic. 

cuando, when, whenever; para 
— , when; de vez en — , v. p. 
8y n. lo. 

cuantioso, -a, ampie, rich. 

cuanto, -a, -os, -as, how much, 
how many; as much as, as 
many as ; the more {when cor- 
relative ¿/tanto) ; all, all that, 
whatever, a few; en — , as 
soon as ; en — á, in regará to, 
as to; — más (mejor), the 

more (the better) ; h poder, 

as much as possible; otras 
cuantas, several others ; unos 
— os, several. 

cuarenta, forty. 

cuartillo, w., fourth of a real. 

cuarto, w., room; v. p. 75, n. 4; 
quarterof an hour ; //., money, 
cash. 

cuatro, four. 

cubierto, -a, p.p, cubrir. 

cubrir, to cover, spread over. 

cuclillas, en — , crouching. 

cuchara, /., spoon. 

cuchicheo, m., whispering. 

cuchillo, m.j knife. 

cuelga, etc., v. colgar. 

cuenta, /., account, calculation, 
reckoning; á — , on account, 
in part payment; dar — (de), 
to tell (about), relate; answer 
(for), give account, know (of) ; 
account (for); z'. /. 62, n. 2; 
hacer — , settle an account. 

cuentan, etc.^ v, contar. 



VOCABULARY 



223 



cuerda, /., cord, rope, line. 
cuerdo, -a, prudent, sensible, 

judicious, discreet. 
cuerno, w., horn. 
cuero, w., leather. 
cuerpecillo, w., little, diminutive 

body. 

cuerpo, w., body ; medio del — , 
waist. 

cuestión, question ; quarrel ; 

dispute, 
cueva, /., cave. 

cuidado, 7n.^ care, solicitude; ap- 
prehension, fear; ¡ — ! take 
care! en — , on guard. 

cuidadosamente, carefully. 

cuidar (de), to take care, be 
careful. 

culpa, /., fault, blame, guilt. 
cumplidamente, completely, en- 

tirely, fully, to the utmost. 
cumplido, ful], complete, ampie; 

bien — , fully, quite, 
cumplimiento, w., fulfilment; 

accomplishment. 
cumplir, to fulfil, complete, ac- 

complish ; perform, carry out; 

keep a promise. 
cuna, y., eradle, family, lineage. 
cundir, to spread. 
cuñado, w., brother-in-law. 
cura, w., priest. 
curiosidad, /., curiosity. 
curioso, -a, m. er^ /., meddler, 

(curious) onlooker. 

CH 

chanza, /., fun, joke, jest. 
chaqueta, /., jacket, coat. 
charla, /., chatter, light talk. 
charlar, to chat, talk, gossip. 
chasco, m.^ trick, practical joke; 

dar un — , to play a joke on. 
chico, -a, w. cr" /., youngster; 

little lad, chap ; little girl, lass. 
chicuelo, w., urchin, youngster. 



I chicharro, w., small tunny. 

I chillido, m,^ scream, shriek. 

I chimenea, /., chimney, hearth. 

I chiquillo, m., youngster, child. 

I chispa, /., spark. 

: chisporrotear, to sputter. 

1 chisporroteo, w., hissing, crack- 

! ling, sputtering. 

chiste, w., joke, witty saying. 
I chistoso, -a, funny, witty, droll. 
, chocar, to hit, strike, jostle. 

choque, w., shock, collision. 

chorrear, to drip, stream. 

choza, /., hut. 
; chubasco, w., squall, shower. 
i chupar, to suck. 
\ chupón, w., sucker. 

D 

D., Don. 
Da., Doña. 

dama, /., dame, lady. 

danza, /., dance. 
' dañar, to impair, weaken, lessen, 

diminish. 
i daño, w., harm, damage, loss. 

dar, to give, present, hand; in- 
spire, cause, excite; attribute; 
strike (the hour) ; — á, to over- 
look, open into or (out) on ; — 
á entender, to manifest ; — se 
á, to give oneself up wholly, 
devote oneself, begin ; — con, 
z\p. 2^ «. j; — comienzo, to be- 
gin; — cuenta, v. cuenta cr^ 
/. 62^ n. 2 ; — un chasco, z\ 
chasco ; — parte (de), z\p. 7^, 
n. 2; — un paso, to take a 
step; — se por entendido, -a, 
V, p. 77, n. 2 ; — se prisa (á), 
to basten, hurry ; — la vuelta, 
V. p. II, n. I ; — vueltas á, v, 
p. JO, n. 6. 

dato, m.y fact, piece of informa- 
tion. 

de, co7tj\, than, as; — lo que, 
than. 



224 



VOCABULARY 



de, prep.y of, about, from (over), 
belonging to ; by, for ; in, on, 
lipón; on account of, with. 

dé, etc., V. dar. 

debajo (de), under, underneath, 
below. 

deber, duty, obligation. 

deber, to owe ; must, ought, have 
to ; — de, V, p. jy n. 2. 

debido, -a (á), owing to. 

débil, weak, feeble. 

decencia, /., decency, cleanli- 
ness, tidiness. 

decente, decent, respectable. 

decidido, -a, determined, posi- 
tiva. 

decidir, to decide, conclude, re- 
solve, determine, — se, to de- 
cide. 

decir, to say, tell, speak, affirm, 
assert, state ; al — de, accord- 
ing to, in the opinión of ; por 
mejor — , rather. 

decisión,/"., firmness, resolution, 
determination. 

declaración, /., declaration, 
avowal. 

declarado, -a, declared, sworn. 
declarar, to declare, manifest. 
declinar, to decline, sink, des- 
cend. 

decretar, to decree, order. 
dedicar, to dedicate, devote; 

— se, to give oneself up to. 
dedo, m., finger. 
defecto, m.^ fault, defect, imper- 

fection, failing. 
defender, to guard, defend, pro- 

tect. 

defensa, /., defense, safeguard, 

protection. 
definitivamente, finally, defi- 

nitely. 

defraudado, -a, defraudad, out- 
witted, cheated, tricked. 

degenerar, to degenerate. 

dejar, to let, allow, permit ; leave, 
leave oíf, let go, cease, relin- 



quish, abandon, quit; give, 
entrust, deliver ; — se, to per- 
mit or 2i\\o^ oneself toj v. /. 
JO, n. 2; p. 5^, n. 

delantal, w., apron. 

delante, before, in front (of), 
ahead (of), in the presence of ;. 
por — , in front. 

deleitable, delightful,delectable. 

deleite, pleasure, relish, satisfac- 
tion. 

deliberar, to delibérate, consider, 
consult. 

delicadamente, delicately, care- 

fully, deftly. 
delicadeza, /., delicacy, refine- 

ment, good breeding. 
delicado, -a, delicate. 
delicia, /., delight, satisfaction^ 

pleasure. 
delito, m., crime, guilt, trans- 

gression. 
demanda, /., demand, request. 
demandar, to demand, ask, peti- 

tion; claim. 
demás, adj., el, la, lo, los, las — , 

the remainder, the rest, the 

balance, the others ; adv.^ be- 

sides, over, moreover. 
demasiado, -a, adj., excessive, 

too much, more than enough ; 

adv.y too, too much; more 

than enough ; too well. 
demonio, m.y devil. 
demostrar, to show, manifest, 

evince. 

demudado, -a, altered, agitated, 
excited. 

denominado, -a, named, called. 
dentro, within, in, inside; — de, 

within, inside of. 
denuesto, m., insult, affront, in- 

jury. 

departir, to talk, chat. 
depositar, to deposit, place, se- 

quester. 
depósito, m,y sequestration. 
deprimido, -a, dejected, meek. 



VOCABULARY 



225 



derechamente, directly, straight, 
right. 

derecho, -a, right, straight, di- 
rect ; -a, right (hand). 

derecho, m.^ privilege, right. 

derramar, to shed; — se, to 
overflow, spread, fill ; — por el 
cuerpo á, to take possession of . 

derribar, to tear down, demolish. 

derrotar, to defeat, rout, van- 
quish. [dated. 

derruido, -a, ruinous, dilapi- 

desabrimiento, w., disagree- 
ment, misunderstanding, as- 
perity. 

desagradable, unpleasant, dis- 

agreeable. 
desagraviar, to conciliate, make 

amends, give satisfaction. 
desahogado, -a, free, clear, un- 

encumbered. 
desahogar, to relieve, case, clear 

(one's head); — se, to unbosom, 

unburden oneself, express one- 

self f uliy. 
desaire, w., rebuff, slight. 
desalado, -a, eager, breathless, 

anxious, in hasta, 
desaliento, w., dismay, discour- 

agement, depression, alarm. 
desamarrar, to untie, detach, 

unfasten, let go. 
desaparecer, to vanish, dis- 

appear. 

desarrollado, -a, well developed. 
desasosiego, m.^ uneasiness, rest- 

lessness. 
desatar, to untie, loosen, undo; 

— se, to break forth or loóse, 
desazón, w., uneasiness, restless- 

néss, dissatisfaction, disap- 

pointment. 
desbaratado, -a, ruined, des- 

troyed, in pieces. 
desbocado, -a, foul-mouthed, 

coarse, indecent. 
desbocarse, to use abusive or in- 

sulting language. 



descalzo, -a, barefooted. 

descansado, -a, restful, easy. 

descansar, to rest. 

descanso, m., repose, rest, peace ; 
landing, resting-place. 

descargar, to discharge, unload. 

descascado, -a, broken down. 

descender, to descend, go or walk 
down, let (oneself) down, lower 
oneself. 

descolorido, -a, palé, white. 

descomponerse, to become al- 
terad or deranged, change for 
worse. 

descomunal, extraordinary, un- 

common, unusual. 
desconcertar, to disconcert, con- 

fuse, ruffle, disturb. 
desconfianza, /., distrust, fear. 
desconfiar, to doubt, mistrust. 
desconocido, -a, unknown, un- 

explored. 
desconsolado, -a, disconsolate, 

downhearted, heart-sick. 
desconsuelo, w., grief, despair. 
descontento, -a, displeased, dis- 

satisfíed, uneasy. 
descosido, -a, torn, ripped. 
descubierto, -a, descubrir ; 

bare, open, disclosed, un- 

covered; poner al — , to un- 

cover, expose, 
descubrimiento, w., discovery, 

disclosure. 
descubrir, to discover, ascertain, 

find out; disclose, uncover, 

reveal, expose to view. 
descuidado, -a, careless, listless, 

indifferent. 
descuido, w., carelessness, over- 

sight, negligence. 
desde, from, since; — que, conj., 

since. 

desdén, w., disdain, scorn, con- 
tempt. 

desdeñoso, disdainful, scornful. 
desdicha, /., misf ortune, misery, 
wretchedness. 



220 



VOCABULARY 



desdichado, -a, unlucky, unfor- 

tunate. 
desdoblar, to unfold. 
desear, to desire, wish, long for. 
desembocar, to empty, flow into, 

pour out. 
desempeñar, to perform, carry 

out, discharge, accomplish. 
desengaño, w., disillusion, dis- 

appointment. 
desenvolver, to unwrap, unfold, 

develop; — con, to display, 

exhibit, parade (for person's 

benefit). 

deseo, w., desire, wish, longing. 
deseoso, -a, eager, desirous, 

longing. [loss. 
deserción, /., desertion, escape, 
desesperación, /., despair, des- 

peration. 
desfallecer, to faint, swoon. 
desfigurado, -a, disfigured ; 

tanned, roughened. 
desgarrador, -a, heart-rending, 

piercing. 
desgarrar, to tear, rend. 
desgracia,/., misfortune, calam- 

ity, adversity; grief, sorrow, 

affliction; por — , unfortu- 

nately. 

desgraciadamente, unluckily. 

desgraciado, -a, wretched; un- 
happy, miserable. 

desgreñado, -a, dishevelled; in 
disorder. 

deshabitado, -a, uninhabited, 
abandoned, empty, deserted. 

deshabitar, to leave, desert, quit. 

deshacer, to undo, efface, des- 
troy; counteract; — se, 
n. 5, to break forth, give vehe- 
ment expression to; — se de, 
to sell, transfer, get rid of. 

deshecho, -a,/./, deshacer, des- 
troyed, in pieces. 

deshizo, etc. v. deshacer. 

deshonrado, -a, dishonored, dis- 
graced. 



designar, to appoint, ñame, 
desigual, unequal, uneven ; 

changeable, variable, 
deslenguado, -a, talkative, lo- 

quacious ; f ree of speech, gos- 

siping, slanderous. 
deslizar, to slip, glide. 
desmayado, -a, fainting; palé; 

faint. 

desmerecer, to be unworthy, 
undeserving. 

desmesuradamente, excessive- 
ly; widely; wildly. 

desnudo, -a, naked, bare, un- 
covered. 

desobedecer, to disobey. 

despacio, slowly, deliberately ; 
¡ — !gently. 

despacito, very quietly, slowly. 

despachar, to despatch, get 
through ; send; — se, to make 
haste, finish quickly, get 
through with despatch. 

desparramado, -a, scattered, 
dispersed. [fied. 

despavorido, -a, aghast, terri- 

despecho, spite; á — , de- 
spite, notwithstanding. 

despedir, to give forth, emit, 
throw off; — se (de), to take 
leave, say good-bye. 

despegar, to detach, sepárate, 
withdraw; unfold; — los la- 
bios, to speak. 

despejado, -a, clear, free, unob- 
structed ; cloudless, serene. 

despertar, to awake. 

despide, etc., v. despedir. 

despierto, -a, wide-awake, 
bright, lively, clever; sharp, 
keen ; tener — el apetito, to 
be very hungry. 

despoblar, to depopulate, de- 
sert ; — se, to become deserted. 

despojar, to despoil, deprive, 
cut out or off. 

despojo, m.y spoliation, robbery, 
plunder. 



VOCABULARY 



227 



desposeído, -a, deprived, dispos- 
sessed. 

despótico, -a, arbitrary, tyran- 
nical. 

despreciar, to despise, reject. 
despreciativo, -a, depreciative, 

scornful, disparaging. 
desprecio, w., contempt, scorn, 

disdain. 

desprenderse (de), to give up, 
dispossess oneself. 

despreocupado, -a, unpreju- 
diced, broad-minded, liberal. 

después, adv.^ after, afterward, 
next, later, then ; — de, prep.y 
after; — que, conj.^ after. 

destacar, to detach. 

destello, w., sparkle, flash. 

destinado, -a, designed, des- 
tinad. 

destino, m., destiny, fate. 
destornillar, to unscrew. 
destreza, dexterity, skill, 

adroitness. 
destruir, to destroy, efface, wear 

away. 
desvelado, -a, awake. 
desvergonzado, -a, impudent, 

shameless. 
desvergüenza, /., shameless- 

ness, audacity, impudence. 
desviar, to turn aside, divert; 

excuse. 

detener, to detain, stop, hinder, 
check ; — se (á), to tarry, stop, 
stand still. 

determinación, /., determina- 
tion, resolution, decisión. 

determinar (de), to determine, 
conclude, decide; — se (á), to 
resolve firmly, make up one's 
mind. 

detiene, ¿tc.^ v. detener. 

detrás, adv.^ behind, back (of), 
in the rear ; after ; — de, /r^/., 
behind; por — de, behind. 

detuvo, etc., V. detener. 

deuda, /.. debt. 



devastador, -a, destructive, ru- 

inous, pernicious. 
devolver, to return, give ¿7rsend 

back. 

devoto, -a, devout, pious, faith- 
ful. 

devuelto, p.p. devolver, 
di, imp. decir. 

día, w., day, daylight ; al entrar 
el — , at daybreak; de — , by 
day; el — menos pensado, 
/. 141, n. I ; en todo el — , all 
day long; las horas del — , 
day-time; medio — , midday, 
noon; por el — , in the day- 
time, by day ; todoS los — s, 
every day; un — y otro — , 
day after day. 

diablo, w., devil, deuce. 

diáfano, -a, clear, limpid, trans- 
parent, diaphanous. 

dibujar, to delinéate; — se, to 
appear, flit (a smile). 

dice, etc. y V. decir. 

diciembre, December. 

dicterio, w., sarcasm, taunt, in- 
sult. 

dicha, /., happiness, felicity, 
bliss. 

dicho, -a, decir; mejor — , 

rather. 
dichoso, -a, happy. 
Diego, w.. James, 
diente, m., tooth. 
dieran, etc., v. dar. 
diestro, -a, dexterous, expert, 

skilful. 

diez, ten ; las — , ten o'clock ; — 

y seis, sixteen; — y nueve, 

nineteen. 
diferencia, /., difference. 
diferente, different, unlike. 
difícil, difficult, hard; unlikely, 

improbable, 
dificultad, /., difficulty, pain, 

labor. 

difunto, -a, deceased, late, 
difunto, -a, nu &= /., corpse. 



228 



VOCABULARY 



diga, etc., v. decir, 
dignarse, to deign, condescend. 
dignidad,/., dignity, pride. 
digno, -a, worthy, suitable, ap- 

propriate. 
dijeron, etc., v. decir, 
dilatado, -a, large, wide, spa- 

cious, extensive, vast. 
dilatar, to postpone, defer, de- 

lay. 

diligente, diligent, active, ready, 
careful. 

diminutivo, m., diminutiva. 

diminuto, -a, diminutiva, tiny. 

dinero, w., monay, wealth, for- 
tuna. 

Dios, w., God; god; — medi- 
ante, God willing; por — , 
for God's sake. 

diosa,/., goddess. 

diplomacia,/, astuteness, diplo- 
macy. 

diplomático, w., diplomat. 

dirá, etc., v. decir. 

dirección, /., direction, route; 
managamant, control, com- 
mand; en — á, towards. 

directamente, diractly, openly. 

directo, -a, straight, direct, opan. 

dirigir, to direct; — se (á), to 
addrass, turn to, go toward, to 

disciplina,/., disciplina, punish- 
mant, chastisamant, whipping. 

discordia,/., discord, dissansion, 
disagreemant, strifa. 

disculpa, /, excusa, justifica- 
tion. 

disculpar, to excusa ; — se, to ex- 
cusa, justify onasalf; apolo- 
gize. 

discurrir, to roam, rambla, 
discurso, w., discoursa, spaech, 
talk. 

disfrazar, to disguisa, conceal. 
disfrutar (de), to enjoy, taka 

advantaga of. 
disgustar, to disgust, displease. 



vex; — se, to ba displeased, 

put out, trouble oneself. 
disgusto, m., disgust, vaxation, 

annoyance ; grief, sorrow, dis- 

appointment. 
disimuladamente, slyly, fur- 

tively. 

disimular, to dissembla, hide, 

concaal, mask. 
disimulo, m., dissimulation ; con 

— , covartly. 
disiparse, to scatter, disperse, 
disminuir, to diminish, lassen, 

decraasa. 
disminuya, etc., v. disminuir, 
dispensar, to grant, bestow, ap- 

ply ; — se (á), to use or assume 

towards . . . 
disponer, to dispose, arrange, 

prepara, rasolva; use; — se, 

to gat raady. 
disposición,/, arrangament, ap- 

titude, inclination, tendency; 

condition, tampar ; ordar, mari- 
nar, maasura. 
dispuesto, -a, disponer; 

disposed, raady. 
disputa,/, disputa, argumant. 
disputar, to disputa, argüe, con- 
test, quarral. 
distancia,/, distance. 
distante, distant, far, remote; 

away. 
diste, etc. y v. dar. 
distinguir, to distinguish, dis- 

carn. 

distinto, -a, distinct, diffarent; 
claar. 

distracción, /, carelassnass, in- 
diíference, unconcern, cool- 
nass. 

distraídamente, absent-minded- 

ly- 

distraído, -a, distracted, wander- 
ing, inattantiva, heedlass, pre- 
occupiad. 

disuadir, to dissuade, datar. 

diversamente, diíferently. 



TOCABTULXY 



-9 




do», two; Iss — , two o'ckick. ' 
tocieirtos, r«ro kimdred. 
éiniüML^ to penñvey ¿elecl, ^ dote, áowij ; /vL, <ziatiiral) 



tt» dbdfat^ bov, beod, dvy, ¿s^c^ ?. dar. 



¿íve vay; «o mad: — se, to dda, halhard, 
groe v£t: — l£ dmáM^ áom^; — , óoübi- 



: (d^y ta dcnbtp Sscredit. 




230 



VOCABULARY 



oneself down; — se á, to be- 

gin ; — se encima, to fall upon. 
edad, /., age, epoch, time; de 

corta — , young; de más — , 

older; — Media, Middle Ages, 
edificio, w., building, structure. 
educación, /., education, train- 

ing, instruction. 
educado, -a, educated, brought 

up, bred. 
efectivamente, certainly, indeed, 

in truth, in fact. 
efecto, m.^ effect, consequence; 

en — , indeed, in fact, actually. 
efectuar, to effect, accomplish, 

carry out. 
eficacia, /., e.fficacy, potency. 
efusión, /., effusion. 
egoísta, 6^(2^*.,egoist; selfish. 
egregio, -a, distinguished, emi- 

nent, illustrious. 
ejecutar, to execute, perform, 

act, do. 

ejemplar, exemplary, model. 
ejemplaridad,/., example, warn- 
ing. 

ejemplo, w., example. 
ejercer, to exercise, practice. 
ejército, m., army. 
elegir, to select, choose. 
elemental, elementary. 
elemento, m.^ element. 
elevado, -a, tall, erect. 
elevar, to raise, elévate, lift; 

— se, to rise, ascend, soar. 
eligen, etc., v. elegir. 
Elisa, /., Eliza, Elizabeth. 
Elisina, dim. Elisa. 
Elisita, id. 
elocuente, eloquent. 
eludir, to elude, avoid, escapé, 
embarazar, to embarrass, hinder, 

perplex. 

embarazoso, -a, embarrassing, 
uncomfortable. [sel. 
embarcación, /., boat, ship, ves- 
embarcarse, to embark, go on 
board. 



embargado, -a, seized, pos- 

sessed; absorbed, 
embargar, to seize, attach; ab- 

sorb, engross, overwhelm ; 

hold fast, lie heavily on. 
embargo, w., embargo, seizure; 

sin — , nevertheless, notwith- 

standing. 
embebido, -a, absorbed, intent, 

engrossed, engaged. 
embestida, /., attack, assault, 

onset. 

embestir, to strike, collide, at- 
tack, rush against. 

embravecido, -a, enraged, furi- 
ous; swoUen. 

embreado, -a, tarred. 

embriagar, to transport, enrap- 
ture; — se, to become intoxi- 
cated. 

embriaguez, /., intoxication, 

drunkenness. 
embromar, to annoy, tease, pro- 

voke, vex, taunt; joke, ban- 

ter. 

embuste, m., fib, deception, trick. 
eminencia, /., hill, height. 
emoción, /., emotion, feeling. 
emolumento, f«.,emolument,fee, 

perquisite. 
empalidecer, to blanch, grow 

white, palé. 
empapado,-a, drenched,soaked ; 

imbued. 
empaquetar, to pack. 
emparejado, -a, side by side, to- 

gether. 

empeñado, -a (en), in debt for, 

mortgaged. 
empeñar, to pledge, gage; — se 

(en), to insist, persist. 
empeño, m.y determination, firm- 

ness, earnest desire; con — , 

eagerly, steadily, earnestly. 
empezar (á), to begin. 
empiece, etc., v. empezar, 
empinarse, to stand on tiptoe. 
emplear, to employ, engage; 



VOCABULARY 



— se (en), to employ oneself, 
engage in; busy or devota 
oneself. 

emprendedor, -a, enterprising, 

venturesome; clever, capable. 
emprender, to undertake, engage 

in, venture on. 
empujar, to push, drive, shove. 
empujón, m.^ push, shove. 
empuñar, to grasp, seize, take 

hold of, clutch. 
en, in, into, inside of ; on, upon; 

for; at. 

enaguas, /. skirt, petticoat. 
enajenamiento, w., absorption, 

preoccupation, absence of 

mind. 

enajenar, to transfer, sell. 
enamorado, -a, in love, ena- 
moured. 

enamorado, -a, m, /., lover, 
love. 

encalmado, -a, becalmed. 
encaminado, -a, directed, ad- 
dressed. 

encaminar, to guide, direct; 

— se, to direct one's steps to, 

make one's way, take the 

road, go toward. 
encanto, w., charm, spell. 
encapotado, -a,cloudy, overeas t. 
encaramado, -a, perched, set- 

tled. 

encarar, to face, confront; — se 
(con), to face. 

encarecer, to exaggerate, praise, 
applaud. 

encargado, -a, employed, com- 
missioned. 

encargar, to order ; — se (con or 
de), to take charge, under- 
take. 

encarnado, -a, red, scarlet. 
encender, to light, kindle; burn; 

— se de rubor, to blush. 
encendido, -a, red; excitad, vio- 

lent, angry, heatad, furious. 
enciende, etc, v. encender. 



encerrar, to endose, surround, 

shut or lock up. 
encima, on, on top (of), upon; 

over, abova ; — de, upon, 

over ; por — de, over. 
enclavado, -a, nailed, fastenad, 

fixad, set. 
encogerse, to shrink, contract; 

shrug. 

encolerizado, -a, angry, irri- 

tated, provokad. 
encomio, w., praise, commenda- 

tion, approval. 
encontrar, to meat, encounter, 

find; — se, to be; — se (con), 

to meat. 
encuentran, etc, v. encontrar, 
encuentro, w., encounter, meet- 

ing ; salir, or ir al — de, to 

go to meet or go in quest of, 

someona or somathing {nou7t 

niaybe understood, e.g. p. ^, /.j>.) 
enderezar, to direct; — los 

pasos, to go. 
endulzar, to sweeten, softan, 

tone down ; — se, to softan. 
enemigo, -a, m. enemy, 

foe. 

energía, /., energy, vigor, forcé, 
enérgico, -a, anargetic, vigorous, 

lively, expressive. 
enero, w., January. 
enfadar, to provoke, vex, offend ; 

— se, to become angry, be 

vexed or offandad. 
énfasis, amphasis. 
enfático, -a, emphatic. 
enfermo, -a, sick, ill. 
enfurecido, -a, enraged, infuri- 

ated. 

enganchar, to hook, connect. 
engañar, to dacaive, swindle, 

chaat, trick, imposa upon. 
engatusar, to inveigle, entice, 

antrap. 

engendrar, to beget, produce, 
engrosar, to enlarge, grow, swell ; 
broaden, expand. 



232 



VOCABULARY 



engullir, to devour, bolt. 
enigma, w., riddie. 
enjuagar, to rinse, wash out. 
enjugar, to dry, wipe. 
enjuto, -a, thin, lean; withered, 

wrinkled. 
enlazar, to join, clasp; — se 

(con), to become allied with, 

become relatad by marriage. 
ennegrecer, to darken, blacken. 
enojar, to anger, irrítate; — se, 

to become angry, be oífended, 

displeased. 
enorme, enormous, huge, mighty. 
enredado, -a, entangled, twisted, 

knotted, caught. 
enredar, to interfere; — se 

(sobre), to become concerned 

with, "turn" (upon). 
enrejado, -a, latticed, grated, 

barred, 
enriquecido, -a, enriched. 
enrojecer, to redden; — se, to 

grow red, burn red. 
enronquecido, -a, hoarse. 
ensanchar, to widen, enlarge, 

extend. 

ensenada, /., small bay, cove, 
harbor. 

enseres, m. pL, implements, 
household goods, chattels, 
utensils. 

ensordecer, to deafen. 

entablar, to begin, introduce, es- . 
tablish. 

entender, to understand, com- 

prehend. 
entendimiento, w., understand- 

ing, discernment, intelligence, 

knowledge. 
enteramente, fully, completely, 

entirely; quite, 
enterarse (de), to find out, veri- 

fy; inform ¿>racquaint oneself. 
entero, -a, entire, complete, 

whole; strong, firm, steady; 

por — , entirely, completely. 
entero, /«., whole number. 



enterrar, to bury. 
entiende, etc.^ v, entender, 
entonces, then, at that time; por 

— , id. 
entornar, to turn. 
entrada, /., entrance, door, gate ; 

arrival, coming. 
entrambos, -as, both. 
entrañablemente, tenderly, sin- 

cerely. 

entrar (en), to enter, go in or 
through ; take or bring in ; be- 
gin, commence; — se, to enter, 
make one's way into ; al — el 
día, at dawn; — en materia, 
to broach the subject. 

entre, between, among, in, in 
the midst of, amid. 

entregado, -a, in care of, in 
charge of. 

entregar, to give up, hand over, 
deliver ; put in charge of ; — se 
(á), to de vote oneself, surren- 
der. 

entretener, to delay, linger, stop, 
entretuvo, etc.^ v. entretener, 
entrevista, /., interview, meet- 
ing. 

enviar, to send, despatch. 
envidiar, to envy, covet, grudge. 
envidioso, -a, ?u. /., covetous, 

envious person. 
envoltura, /., wrapping, cover- 

ing. 

envolver, to envelop, wrap up, 

surround. 
envuelto, -a, envolver, 
epigrama, m., epigram, witti- 

cism. 

época, epoch, time, age. 
equivocación, /., mistake, blun- 

der, misunderstanding. 
erguido, -a, erect; dauntless. 
erguirse, to draw oneself up, 

stand erect. 
erizado, -a, bristling. 
erizar, to set or make stand on 

end. 



VOCABULARY 



erizo, w., sea-urchin. 

erudición, /., erudition, learning, 
knowledge. 

es, V. ser; — que, the fact is. 

esbelto, -a, graceful, willowy, 
lithe, tall, well-shaped. 

escabeche, pickled fish. 

escalar, to scale, clamber on or 
up, mount ; — á pico, to climb 
straight up, outright. 

escalera, /., stair, steps. 

escalofrío, w., chill, shiver. 

escandalizar, to scandalize, raise 
a scandal, disturbance. 

escándalo, ?ti.^ scandal, disturb- 
ance. 

escandaloso, -a, scandalous, dis- 

graceful, shameful. 
escapar, to escape, get or run 

away; — se, to flee, make 

one's escape. [reí. 
escaramuzar, to skirmish, quar- 
escarpado, -a, rough, rugged, 

steep. 

escaso, -a, scanty, limited, 
scarce; defective. 

escena,/., scene ; sight,incident. 

esclarecido, -a, illustrious, hon- 
orable, eminent. 

escoba, /., broom. 

escoger, to select, choose, pick 
out. 

escogitar, to medítate, find out, 

invent, devise, 
escoltado, -a, escorted, accom- 

panied. 

escondido, -a, concealed, lurk- 
ing. 

esconderse, to hide. 

escondite, w., hiding-place. 

escota, /., sheet, sheet-rope. 

escribano, m,^ clerk, notary. 

escrupulosamente, minutely, 
carefully. 

escrutador, -a, scrutinizing, 
searching, inquiring. 

escrutar, to scrutinize, sean, ex- 
amine closely, search. 



escuadra, /., squadron ; fleet. 
escuadrón, m,^ squadron, troop. 
escuchar, to listen (to), hear, 

hearken. 
escudo, w., escutcheon, shield, 

coat of arms. 
escuela, /., school. 
esforzadamente, strenuously, 

valiantly. 
esforzarse (en), to make an ef- 

fort, exert oneself, endeavor. 
esfuerzo, m.^ effort, attempt, en- 
deavor; spirit, courage. 
eso, iieut.^ that; por — , on that 

account. 
espacio, w., space, room, place; 

time, interval; en largo — , 

for a long time, 
espalda, /., back, shoulders ; á 

— s, /. 32, n. 2. 
espanto, m.^ terror, dismay, con- 

sternation, horror, 
espantoso, -a, frightful, horri- 
ble, dreadful. 
esparcir, to scatter, spread 

around; give forth. 
espasmo, spasm, thrill. 
especie, /., news, report, story. 
espectáculo, w., spectacle, show, 
espectador, -a, m. &^ /., specta- 

tor, onlooker, observar, wit- 

ness. [mirror. 
espejillo, w., little looking-glass, 
esperanza,/., hope, expectation. 
esperar, to hope, wait for, await, 

look for, expect; era de — , 

was to be expected. 
espesar, to grow thick or cióse, 

become dense, deepen. 
espeso, -a, thick. 
espíritu, m.y spirit, mind, heart. 
esplritualismo, w., spirituality, 

piety. 
esposa, /., wife. 
esposo, husband. 
espuma, /., foam, froth. 
estación, /., season ; condition, 

situation. 



234 



VOCABULARY 



estado, m.y state, stage, condi- 
tion. 

estallar, to burst, explode, crack, 

break out into fury. 
estamento, w., estáte; tercer — , 

commons. [ii^g* 
estampa, /., print, cut, engrav- 
estancia, /., room. 
estante, shelf, stand, set of 

sheives. 
este, w., east, orient, levant. 
Esteban, w., Stephen. 
estimación, /., esteem, regard. 
estimar, to valué, regard, esteem. 
estío, w., summer. 
estipendio, w., stipend, wages, 

pay, fee. 
estirón, ///., pulí, jerk, haul. 
estirpe, m.^ race, origin. 
estómago, m., stomach. 
estorbar, to disturb, annoy, 

hinder, be in the way. 
estorbo, w., hindrance, impedi- 

ment. 

estrago, w., damage, ravage, 
havoc. 

estrechar, to press, clasp. 
estrecho, -a, narrow; tight, 

cióse, 
estrella, /., star, 
estrellado, -a, starry ; clear. 
estremecerse, to tremble, shud- 

der, shiver, quiver. 
estremecimiento, w., tremor, 

shiver, thrilL 
estrépito, w., noise, din, disturb- 

ance; crash. 
estriado, -a, striped, streaked. 
estridente, shrill, harsh, grating. 
estropeado, -a, ragged, tattered. 
estruendo, ítz., booming, thun- 

dering, roar, turmoil. 
estruendoso, -a, roaring, thun- 

dering, crashing. 
etc., etcétera, y así sigue, — . 
Eugenio, m., Eugene. 
evento, w., event, occurrence; 

accident. 



evitar, to avoid, escape; spare, 
save. 

exacto, -a, exact, faithful. 
exaltación, /., exaltation, ex- 

citement. 
exaltado, -a, hot, vehement, 

precipítate, 
exánime, weak, breathless, life- 

less, spiritless. 
exasperado, -a, exasperated, en- 

raged, offended. 
exceptuar, to except, exelude, 
exceso, w., excess, indulgence, 

luxury; con — , excessively, 

extremely. 
excitar, to excite, stir (up), 

arouse. 

exclamación, /., exclamation, 
remark. 

exclamar, to exclaim, cry out, 

burst forth. 
exclusivamente, exclusively, en- 

tirely, wholly. 
excomulgar, to excommunicate. 
excomunión, /., excommunica- 

tion. 

excursión, /., — , trip, journey. 
exento, -a, exempt, free. 
exhalar, to exhale, breathe or 

give forth, emit. 
exigir, {pers. indir. ohj), to urge, 

compel, exact, demand. 
exiguo, -a, spare, thin, small. 
existencia, /., existence, life. 
existir, to exist. 
éxito, w., result, issue. 
expansión, /., — , relaxation, 

fellowship, intercourse. 
expeditamente, promptly, 

speedily. 
experiencia, /., experience, prac- 

tice. 

experimentado, -a, experienced, 
expert. 

experimentar, to experience; 

prove, try, test, 
explicación, /., explanation. 
explicar, to explain. 



VOCABULARX 



235 



explorar, to explore, search, 

scrutinize. 
exponer, to exhibit, expose, dis- 

close, bring forward. 
expósito, -a, exposed, abandon- 

ed, deserted; niño — , found- 

ling. 

expresión,/., expression, declar- 

ation, statement. 
exprofeso, on purpose. 
expuesto, -a (á), exponer, 

liable, exposed; in danger. 
exquisito, -a, exquisite, delight- 

ful, delicious. 
extático, -a, ecstatic, blissful. 
extender, to extend, prolong, 

put forth, stretch, spread. 
extendido, -a, spacious, ex- 

tensive. 

extensión, /., expanse, extent, 
space. 

extraer, to extract, draw out. 
extrañar, to wonder, marvel; 

— se, to be surprised, aston- 

ished. 

extraño, -a, strange; lo — , 

strangeness. 
extraordinario, -a, extraordi- 

nary, remarkable, strange. 
extraviado, -a, out-of-the-way, 

unfrequented, remote, 
extravío, w.,extravagance,exag- 

geration, aberration. 
extrayendo, eic.^ v. extraer, 
extremadamente, exceedingly, 

extremely. 
extremado, -a, extreme, intense, 
extremamente, extremely. 

F 

fábrica, /., factory. 
fabricante, w., manufacturer. 
facción, /., feature. 
fácil, easy, light; likely, prob- 
able. 

fácilmente, easily. 



facultad, power, right, au- 
thority ; capacity, ability, 
knack. 

faena, /., work, task, toil. 
faja, belt, sash, girdle ; band, 

borden 
falsete, m.^ falsetto. 
falso, -a, false, insincere, deceit- 

ful, hypocritical; insecure. 
falta, /., fault, shortcoming, 

offense, lack, absence, want; 

sin — , without fail; hacer — 

{pers. indir. obj.)^ to need, lack. 
faltar (á), to need, lack, be in 

want of ; fail, fall short of, be 

wanting in; be absent, mis- 

sing or lacking, {obj. in Ejtg. 

becomes subj. in Sp. ; stibj. in 

Eng. becomes indir. obj\). 
fama, y., fame, reputation, 
familia, /., family. [ñame, 
fanega, /., measure of grain 

(1.60 bu.); v.p, 2S, n.j. 
fantasía, fancy, imagination. 
fantasma, m.^ phantom, spectre. 
fantástico, -a, fantastic, fanci- 

ful, whimsical. 
faramalla, /., trick. 
fardo, load, barden, 
farol, w., lantern, light. 
farolillo, m., dim. farol, 
fatal, — , ominous. 
fatigoso, -a, tiresome, f atiguing, 

wearisome, troublesome, pain- 

ful, exhausting. 
fauces, /. //., guUet. 
favor, w., — , kindness, aid. 
favorable, — , propitious, pleas- 

ant. 

favorecer, to favor, help, be- 
friend, protect. 

faz, /., face. 

fe, /*, faith, belief. 

febrero, w., February. 

Federico, w., Frederic. 

felicidad, felicity, happiness. 

feliz, happy, prosperous, fortún- 
ate, successful. 



236 



VOCABULARY 



femenino, -a, feminine. 
fenecer, to die away, come to an 

end ; finish, conclude. 
feo, -a, ugly, homely, hideous; 

grim, threatening. 
feraz, fertile, fruitful. 
Fernando, ;;/., P'erdinand. 
ferocidad, /., fierceness, fury, 

savageness. 
feroz, cruel, fierce, pitiless, re- 

morseless. 
festivo, -a, festive, gay, jolly. 
feudal, — , lordly, aristocratic. 
feudatario, -a, m, &^ /., vassal. 
fiar (de or en), to trust, confide 

in, give credit. 
ficticio, -a, fictitious, artificial, 

false, unnatural. 
fiel, faithful, devoted, loyal; ac- 

curate, exact. 
fielmente, honestly ; exactly, ac- 

curately. 
fiera, /., wild beast ; fury. 
fiero, -a, fierce, terrible, 
fiesta, /., feast, celebration, 

commemoration. 
figura, /.j figure, form, shape; 

face. 

figurar, to figure ; — se, to fancy, 

imagine, 
figurilla, /., insignificant little 

figure. 

fijamente, fixedly, steadfastly, 

intently. 
fijar, to fasten, fix ; — se (en), to 

observe, notice. 
fijo, -a, fixed, certain, settled ; á 

punto — , exactly. 
filtrar, to filter. 

fin, m. dr» end, conclusión; 
object, purpose; á — de (que), 
so as to, so that, in order to ; 
al — , at last ; con el — de 
que, to the end that, with the 
purpose that ; en — , in short, 
finally ; por — , at last, finally. 

finalmente, finally, at last. 

fingir, to feign, pretend, sham. 



fino, -a, fine, thin, delicate ; 

good, nice, refined. 
firma, /., signature. 
firmamento, w., firmament, sky, 

heavens. 
firmar, to sign. 

firme, firm, steady, resoluta ; 

de — , hard. 
firmeza, /., firmness, fixedness, 

certainty. 
flaco, -a, thin, lean, meagre ; 

frail, feeble. 
flaqueza, /., weakness, frailty. 
flor, flower, blossom, bloom. 
florentino, -a, í'lorentine. 
florido, -a, flowery, elegant. 
flotar, to float. 
flote, á — , afloat. 
flujo, w., flow ; — de risa, burst 

or fit of laughter. 
fogoso, -a, fiery, hot, impetuous. 
folio, m., leaf. 
follaje, w., foliage, leafage. 
fomentar, to encourage, pro- 
mote, excite, 
fondo, w., bottom, depth ; back- 

ground ; //., f unds ; necesitado 

de — , **hard up." 
forastero, w., stranger. 
forjar, to form, invent, fabricate. 
forma, form, figure, shape ; 

— verbal, utterance. 
formalmente, formally, seri- 

ously. 

formar, to form, make up ; 
— intención de, to resolve. 

formidable, — , dreadful, very 
great, very difficult. 

fortaleza, /., forcé, strength, 
vigor ; fortitude, endurance. 

fortúito, -a, fortuitous, acci- 
dental. 

fortuna, /,, fortune, fate ; luck, 
success ; por — , luckily, for- 
tunately. 

forzoso, -a, necessary, indis- 
pensable, requisite. [graph. 

fotografía, /., picture, photo- 



VOCABULARY 



fragata, /., frigate. 

fragor, w., noise, clamor, uproar, 

crash. 
Francisco, w., Francis. 
franja, /., fringe, borden 
franqueza, /., frankness, free- 

dom, sincerity; con — , can- 

didly. 

frase, /., phrase, sentence, re- 
marle. 

frecuentar, to frequent. 
frecuente, frequent, usual, com- 

mon. 
freír, to fry. 

frenéticamente, wildly, franti- 

cally, madly. 
frente, /., forehead, brow; w., 

countenance, face, front. 
frente, adv,^ opposite, in front ; 

— á, in front oí, facing, be- 

f ore ; — á — , face to face, 
fresco, -a, fresh, cool, refresh- 

ing; ruddy, rosy. 
fresco, m.y coolness, refreshing 

air. 

frescura, /., freshness, coolness. 
frío, -a, cold, chill; heartless, 

unsympathetic, 
frío, m., cold. 

frondoso, -a, leafy, luxuriant. 
fruncido, -a, ruffled, furrowed, 

wrinkled ; frowning, cross. 
fruncirse, to curl, be ruffled. 
fruta, /., fruit. 

fuego, ni,^ fire, blaze; dar — , 

to light, set fire to. 
fuente, /., spring, fountain. 
fuera, out, outside. 
fuerte, strong, stout, vigorous; 

healthy, hale, 
fuertemente, forcibly,fast, firm- 

ly ; violently, intensely, ex- 

cessively. 
fuerza, /., firmness, strength, 

forcé, resolution, courage, en- 

ergy ; á — de, by dint of ; 

con — , forcibly. 
Fulano, -a, So-and-So. 



fulgor, w., light, radiance, splen- 

dor, effulgence. 
función,/., entertainment, play. 
funcionar, to opérate, work, toil. 
funcionario, w., functionary, 

public ofíicial. 
fundar, to found, erect, estab- 

lish; base, ground. 
fundado, -a, reasonable, well- 

founded. 
furia, /., rage, f ury. 
furioso, -a, furious, mad, f rantic, 

violent. 

furor, m.y fury, frenzy, rage, 
anger. 

furtivamente, stealthily, fur- 
tively. 

6 

gafas, /. //., spectacles. 
galante, courtly, attentive. 
galantería, /., gallantry, cour- 

tesy, elegance. 
galeote, w., galley-slave. 
gallardo, -a, gallant, brave; 

dashing, elegant. 
gallina, /., hen. 
gallinero, w., poultry-yard, hen- 

house. 
gamo, m.y buck. 
gana, desire, inclination, 

willingness, mind ; hunger, ap- 

petite ; de buena — or con — s, 

willingly ; tener — s de, to 

have a mind to. 
ganancia, /., earning, profit. 
ganar, to gain, earn, make. 
garganta, /., throat, gorge. 
gasa,/., gauze, netting. 
Gaspar, m.^ Jasper. 
gastar, to spend; use, wear, 

wear out ; — se, to spend. 
gato, w., cat. 
gaviota, /., sea-gull. 
gemido, w., sigh, moan, groan, 
general, w., — , usual, common. 
generalmente, generally. 



238 



VOCABULARY 



genérico, -a, generic, compie- 
hensive. 

generoso, -a, generous, liberal, 
open-handed ; unselfish. 

genio, w., temperament, disposi- 
tion, natura. 

gente, /., people. 

gentil, pretty, nice, refined, 
charming. 

gesto, w., gesture. 

girar, to turn. 

globo, globe, earth. 

glorioso, -a, glorious, exalted, 
honorable. 

glosa,/., comment, explanation. 

gobernar, to steer. 

gobierno, m.^ government. 

goce, w., joy, pleasure; diver- 
sión, entertainment. 

golosina, /., dainty ; //., sweet- 
meats, bonbons. 

golpe, tn.y blow, shock ; slam 
(of a door) ; group, crowd ; — 
de mar, surge, heavy sea ; de 
— , all at once, at a blow. 

gordo, -a, fat, stout, plump. 

gorra, /., cap. 

gorrón, w., parasite, hanger-on. 
gota, /., drop. 

goterón, m., big, heavy (rain) 
drop. 

gozar (con or de), to en joy ; 

— se (en), to rejoice (in). 
gozo, m.y pleasure, joy, satisfac- 

tion. 

gozoso, -a, cheerful, joyous, 

blissful. 
gracias,/. //., thanks. 
gracioso, -a, graceful, attrac- 

tive; gracious, kind; funny, 

comical. 
grado, w., will, willingness; de 

buen — , willingly. 
grado, w., grade, degree; en — 

sumo, exceedingly, excessive- 

ly. 

gran, grande, large, big; great, 
grand, eminent. 



grandemente, greatly, extreme- 

granizada,/., hailstorm, haiL 
grasa,/., grease. 
grasiento, -a, greasy, soiled. 
grato, -a, pleasant, agreeable. 
grave, — , serious, solemn. 
gravedad, /., gravity, serious- 

ness, soberness. 
gravemente, gravely, soberly. 
gremio, m.^ guild, Corporation, 
griego, -a, Greek. [ny. 
grieta,/., groove, crevice, eran- 
gris, gray. 

grita, /., shouting, clamor, out- 

cry, uproar. 
gritar, to shout, shriek, cali, cry. 
grito, m.y shout, scream, cry; á 

— s, loudly, noisily, clamorous- 

grosería, /., discourtesy, rude- 

ness, impertinence. 
grosero, -a, rude, rough; coarse, 

indelicate. 
grotesco, -a, grotesque, ridicu- 

lous, absurd. 
grueso, -a, great, big, rough, 

heavy. 
gruñendo, etc., v, gruñir, 
gruñir, to grumble, growl. 
grupo, m.y group. 
guapo, -a, handsome, good- 

looking, comely. 
guardar, to guard, keep, put 

away; protect, watch over, 

take care of; maintain; retain; 

— semejanza con, to resemble; 

— silencio, to be silent. 
guardia,/., guard, soldier; po- 

liceman; watch. 
guerra, /., war. 
guerrero, w., warrior, soldier. 
guiar, to guide, lead, direct. 
guijo, w., small pebble, gravel. 
guiñar, to wink. 
guiño, m.y wink. 
guisa, /., guise, manner; á — 

de, by way of, like. 



VOCABULARY 



guisar, to cook, prepare, 
gules, m. pLj gules, red {in 

heraldry), 
gustar {pers. indir. obj.), to 

please, be agreeable or pleas- 

ing to; — (de), to like, enjoy, 

be fond of. 
gusto, m., taste, liking, pleasure, 

gratification. 
gustoso, -a, willing(ly), readi- 

(ly), cheerful(ly), contented- 

(ly). 

H 

Habana (la). Ha van a. 

haber, as aux.^ to ha ve ; impers.y 
(there) to be; hay, there is, 
there are; había, there was, 
there were; hubo, id.^ etc.; — 
H- de -h inf., to have to, ex: 
pressive of futurity or mild 
obligation; lo que has de 
hacer, what you are to do; 
hay que, it is necessary, one 
must; lo que hay es, the fact 
is ; no había más que, one 
had only . . . 

hábil, handy, apt, clever. 

habilidad, /., skill, dexterity, 
cleverness, expertness, cun- 
ning. 

habitación,/., room, apartment. 
habitante, w., inhabitant, resi- 

dent, dweller. 
habitar (en), to inhabit, live or 

dwell in. 
habituado, -a, (á), accustomed. 
hablar, to talk, speak. 
hacendoso, -a, industrious, dili- 

gent. 

hacer, to make, do, cause; form, 
compose; take (a trip, journey, 
an oath); — se, to become; 
impers. (of weather), be; — 
. . . años, years ago; — ... 
tiempo, time ago or since ; — 
rato, a while ago; no hacía 



poco tiempo, for a long time, 

long since; h Inf.y have 

something done; — caso, to 
mind, notice; — se cargo (de), 
to realize ; — falta, v. falta ; 

— el favor de {in dir. address)^ 
please; — la guardia, to be 
on duty, watch ; — las paces, 
to make peace. 

hacia, towards, in the direction 

of, near; — adelante, forward. 
hacienda, /., property. 
haga, etc., V, hacer, 
halagar, to flatter, cajole, allure. 
halagüeño, -a, flattering, attrac- 

tive, alluring, endearing. 
hallar, to find, come across, 

meet; discover; — se, to be; 

V. p. 59, n. 2. 
hambre, /., hunger, appetite; 

scarcity, famine, want. 
hambriento, -a, hungry, raven- 

ing, starved. 
harás, etc., v. hacer, 
harto, sufficiently, quite, enough. 
hasta, up to, as far as, till, until, 

to the point of ; — que, until ; 

— ahora, until now, hitherto; 
adv., even. 

haz, /., face, surface. 
haz, imper. hacer, 
hé aquí, behold! lo! 
hechicería, /., enchantment, 

witchcraft. 
hecho, -a, hacer, 
hecho, m., act, fact, event. 
hembra, /., woman, lady. 
heráldica, /., heraldry. 
heraldo, m., herald, harbinger. 
heredar, to inherit. 
herencia, /., inheritance. 
herida, /., wound, injury, afflic- 

tion. 

herir, to wound, stab, hurt, touch. 
hermana, /., sister. 
hermanita, /., dim., hermana, 
hermano, w., brother. 
Hermenegildo, w., Hermenegild. 



240 



VOCABULARY 



hermosa, /., beauty, belle. 
hermoso, -a, handsome, beauti- 

fiil, comely. 
heroísmo, w., heroism ; con — , 

heroically, bravely. 
hice, etc.y V. hacer, 
hidalgo, m.y nobleman; adj.^ 

noble, illustrious. 
hierba, /., grass, weed. 
hierbecita, dim. hierba, 
hierro, w., iron; poker, 
higo, w., fig. 
hija, /., child, daughter. 
hijo, w., son; //., children. 
hilo, w., thread, line. 
hinchado, -a, swollen, puffed 

up, puífy, fluffy. 
hinchar, to swell, fiU, puff up; 

— se, to grow arrogant, over- 

bearing, be puífed up with 

pride. 

hipocresía, hypocrisy, falseness. 
hipótesis, hypothesis, sup- 

position. 
hirió, etc.y V. herir, 
hir viente, boiling, seething, rag- 

ing. 

historia, /., history, story, tale, 
histórico, -a, historical. 
hizo, etc., V. hacer, 
hogar, w., hearth, fire-place. 
hogaza, /., large loaf. 
hoguera,/., blaze, bonfire ; stake. 
hoja, /., leaf. 
¡hola! hallo! 

holganza, /., laziness, idleness ; 

inactivity, leisure, ease. 
hombre, m., man. 
hombro, m., shoulder. 
homenaje, w., homage, respect. 
hondamente, profoundly, deep- 

ly- 

hondo, -a, deep, profound. 

hora, /., hour, time, season ; — 
de cenar, supper-time; — de 
comer, dinner-time; á la me- 
dia — , within half an hour; 
V. p, n. 2, 



horca, gallows. 
horizonte, m., horizon. 
horno, oven, furnace. 
horrorizar, to horrify, terrify. 
hosco, -a, suUen, sulky, gloomy. 
hospedaje, w., lodging. 
hospitalario, -a, hospitable. 
hostigado, -a, driven, harassed, 
galled. 

hoy, to-day, now, at present ; — 
mismo, this very day. 

hoz, sickle, reaping-hook. 

hueco, -a, hollow, mufíled, emp- 
ty. 

hueco, w., hollow, hole, gap. 

huela, etc.y v. oler. 

huérfano, -a, vi, &^ /., orphan, 

huerta, /., (large) orchard, vege- 
table garden. 

huerto, w., (small) orchard,, 
kitchen-garden. 

hueso, in.y bone. 

huevo, m.y egg. 

huir, to flee, escape; avoid. 

humilde, humble, meek, modest,. 
unassuming. . 

humildemente, humbly, meekly^ 
submissively. 

humillación, /., humiliation. 

humillante, humiliating, mortí- 
fying. 

humillarse, to humble or lower 

oneself. 
humo, 7n.y smoke. 
humor, m.y disposition, mood; 

seguir el — , to indulge or 

respect (one's) mood. 
humorado, -a, humored, dis- 

posed; mal — , in a bad 

humor, ill-disposed, peevish. 
hundido, -a, sunken, deep-set. 
hundir, to sink, bury ; — se, to 

sink. 

huracán, w., hurricane, gale. 
huracanado, -a, in a hurricane, 

tempestuous(ly), furious(ly). 
huyen, etc., v. huir, 
huyendo, etc. y v, huir. 



VOCABULARY 



241 



I 

iba, etc.^ V. ir. 

ida, /., going, departure. 

ídolo, w., idol. 

iglesia, /., church. 

ignorante, unlearned, stupid. 

igual, equal, same, alike. 

igualmente, equally ; alike, like- 

wise, also. 
ijar, w., side. 

ileso, -a, unharmed, free, safe 

and sound. 
iluminar, to illuminate; — se, 

to light up, color, 
ilustre, illustrious, noble, glori- 

ous. 

imagen,/., image, figure, statue. 
imaginación, /., imagination, 

fancy, mind. 
imaginar, to imagine, fancy; 

conceive, scheme. 
imán, m.y magnet; attraction, 

charm. 

impaciencia, /., impatience, 

restlessness, eagerness. 
impaciente,* impatient, restless. 
impasible, quiet(ly), impassive- 

(ly), indifferent(ly). 
impedir, to hinder, prevent. 
imperativo, -a, imperative, im- 

perious, authoritative, com- 

manding. 
imperio, m,^ imperiousness, au- 

thority. 

impertinente, meddlesome, im- 

■pertinent, intrusive; peevish, 

querulous. 
ímpetu, m.y forcé, violence, ina- 

petuosity. 
impetuoso, -a, impetuous, im- 

pulsive, violent, passionate. 
impide, etc, v. impedir, 
imponente, imposing, impres- 

sive. 

imponer, to impose, enjoin. 
importancia, /., importance, 
weight, significance. 



importante, important, famous, 

celebrated. 
importar, to be important, mat- 

ter. 

imposibilidad,/., impossibility, 

impracticability. 
imposible, impossible, unfeas- 

ible, very difficult. 
impotente, powerless, helpless, 

unable. 

impresión, /., impression, eff ect. 
impresionable, impressionable, 

sensitive. 
impresionar, to impress, affect. 
imprevisión, /., improvidence, 

lack of foresight, negligence. 
improviso, de — , suddenly, un- 

expectedly. 
imprudente, imprudent, indis- 

creet. 

impulsar, to move, impel, drive. 
inadvertencia, /., accident, care- 

lessness, inattention, over- 

sight. 

incesante, incessant, constant, 

unceasing. 
incidente, m.y incident, occur- 

rence, circumstance. 
inclemencia,/., harshness, sever- 

ity, rigor, 
inclinación,/., inclination, bent ; 

preference, liking, fondness. 
inclinado, -a, inclined, disposed, 

minded. 

inclinar, to incline, bow; — se 
(de), to bend over, lean over. 

incomodar, to incommode, put 
out, inconvenience. 

incomparablemente, incompara- 
bly. 

incompleto, -a, incomplete, im- 

perfect, defectiva, 
increíble, incredible, astonish- 

ing. 

increpar, to scold, chide, re- 
proach. 

indagación, /., inquiry, investi- 
gation. 



VOCABULARY 



indagar, to investígate, search 

out, trace, 
indecible, inexpressible, un- 

speakable, indescribable. 
indeciso, -a, undecided, unset- 

tled, variable, changeable. 
indecoroso, -a, unbecoming, im- 

proper. 

independencia,/., independence, 

freedom. 
indescriptible, indescribable. 
indicado, -a, indicated, fixed, 

set. 

indicar, to indícate, show, sug- 

gest, poínt out. 
indiferencia, /., unconcern. 
indiferente, índíííerent, uncon- 

cerned. 

indignación, /., indígnatíon, re- 

sentment, rage. 
indignado, -a, indignant, wrath- 

ful. 

indignarse, to become angry, 

indignant. 
indigno, -a, mean, unworthy, 

despicable, unbecoming. 
indispensable, — , necessary, 

usual. 

inducir, to influence, persuade, 
lead. 

indujo, etc., V. inducir, 
inesperadamente, suddenly, un- 

expectedly. 
infame, despicable, infamous, 

wicked, vile. 
infancia, /., infancy. 
infantería, /., infantry. 
infantil, infantile, childish. 
infeliz, unfortunate, unlucky, 

unhappy, wretched. 
infierno, w., hell. 
infinito, -a, infinite, boundless, 

ímmense; numberless. 
infinito, w., infinity, boundless 

tract or waste, immensíty. 
inflexión, /., inflection, modula- 

tion. 

infligir, to inflict, ímpose. 



influjo, m.y influence, power. 
infortunio, m., misfortune, ill- 

luck, calamity. 
infructuoso, -a, fruitless, vain, 

unsuccessful. 
infundir, {pers. indir. obj.), to 

imbue, infuse; inspire with. 
ingenio, w., mental faculties, 

temperament, mind. 
ingreso, in., entrance, entry. 
inhabitable, uninhabitable. 
iniciar(se), to begin, commence. 
injuria,/., injury, insult. 
injuriar, to injure, offend, insult. 
injurioso, -a, insulting, offen- 

sive, abusive. 
injusticia, /., injustice, unfair- 

ness, wrong. 
injustificado, -a, unjustifiable, 

unjust. 

inmediatamente, immediately, 
forthwith. 

inmediato, -a, immediate, near, 
adjoining. 

inmenso, -a, ímmense, unbound- 
ed, infinite. 

inminente, ímpending, near. 

inmóvil, immovable, motíonless, 
quiet. [bage. 

inmundicia, /., filth, dirt, gar- 

inmutable, unchangeable, ím- 
mutable. 

inmutarse, to change counte- 
nance. 

inocencia, /., innocence, simplí- 
city. 

inocente, ínnocent, simple, guile- 
less. 

inocente, m. /., fool, dunce, 

símpleton. 
inofensivo, -a, inoíf ensive, míld. 
inopinadamente, unexpectedly. 
inquietar, to dísturb, trouble, 

worry, molest, harass, fret. 
inquieto, -a, restless, uneasy, 

anxíous. 
inquietud, /, restlessness, un- 

easíness, agítatíon. 



VOCABULARY 



243 



Inquisición, /., Inquisition. 
inquisitorial, inquisitive, ques- 

tioning, prying. 
inseguro, -a, uncertain, inse- 

cure, unsteady; lo — , the 

uncertainty, tremor (of the 

volee). 

insensible, — , unconscious ; un- 
impressed, indiíferent. 

insinuar, {pers. indir. obj)^ to 
insinúate, suggest, hint. 

insistir, to insist, persist. 

insolente, insolent, impertinent, 
bold. 

inspiración, /., inspiration; 
inspirar, to inspire, affect (with), 

cause, rouse, excite, 
instancia, urgency, earnest- 

ness; con — , earnestly, in- 

sistently. 
instante, w., moment, instant; 

al — , instantly, immediately ; 

á los pocos — s, in a few mo- 

ments. 
instar, to urge, press. 
instinto, tn.^ instinct. 
instrumento, w., instrument, im- 

plement, tool, utensil; — s de 

pesca, fishing-tackle. 
insultar, to insult. 
insulto, w., insult, insolence, af- 

front. 

integral, integral, necessary. 
integridad, /., integrity, whole- 

ness, safety. 
inteligencia, /., intelligence, un- 

derstanding, sense. 
intemperie,/., bad, rough weath- 

er; exposure. 
intención,/., intention, purpose, 

plan ; formar — , to resolve. 
intencional, designed, inten- 

tional. 

intentar, to attempt, try, under- 
take. 

interés, w., interest, profit, con- 
cern ; money affairs, busi- 
ness matters. 



interesado, -a, interested, con- 
cerned, solicitous; inter- 
ested person. 

interjección, /., exclamation. 

interlocutor, w., — , speaker. 

interrogar, to question, inquire 
of. 

interrumpido, -a, interrupted, 
intermittent, broken. 

interrumpir, t o interrupt,cut off, 
discontinué. 

intervalo, w., interval. 

intervenir, to come in, take part 
in, share. 

intrigante, intriguing, cunning, 
crafty, underhanded; n.y in- 
triguer, schemer. 

introducir, to introduce, usher; 
— se, to get or go into. 

introdujo, etc., v, introducir. 

inundar, to flood, fill. 

inusitado, -a, unusual, unsea- 
sonable, extraordinary. 

inútil, useless, idle, fruitless. 

inutilizar, to make or render 
useless, disable. 

inútilmente, uselessly, in vain. 

invadido, -a, encroached upon, 
invaded, covered. 

invencible, invincible, uncon- 
querable, insuperable. 

invertir, to invest, employ, lay 
out, spend. 

investigar, to investígate, ex- 
amine. 

invierno, w., winter. 

invitar, to invite, bid, ask. 

ir, to go, walk; continué, pro- 
ceed, be; — se, to go away,go 
off, depart; — H- geriind, to 
keep on, continué, grow, be- 
come, beginto ; — (se) á pique, 
to go down, founder. 

ira, /, anger, fury, rage, wrath, 
indignation. 

iracundo, -a, wrathful, furious. 

irguió, etc., V. erguir, 

irónico, -a, ironical. 



244 



VOCABULARY 



irracional, irrational, unreason- 
able. 

irradiar, to irradiate, shed. 
irritado, -a, irritated, irate, an- 

gry, vexed. 
Isabel, Isabel(la), Elizabeth. 
izar, to hoist, haul up. 
izquierdo, -a, left. 

j 

jabón, soap. 

jadeante, breathless, panting. 

jamás, never; ever. 

jamón, m.^ ham. 

Joaquín, m.^ Joachlm. 

jocoso, -a, jocosa, facetious, 

comical. 
jolgorio, w., festivity, merry- 

making. 
José, w., Joseph. 
joven, young, youthful. 
joven, m, /., young man, 

youth; young woman, girl. 
Juan, m,^ John, 
jueves, m.y Thursday. 
juez, m,y judge, justice. 
jugar, to play, frolic, romp ; — 

á, to play (gama); — papel 

principal, to play a principal 

or laading role, 
juicio, w., judgmant; sansa, 

mind; — cabal, right sansas, 
julio, w., July. 
junio, w., Juna. 

juntar, to join, connact; — se 
(con), to join, assamble, gath- 
er togathar (with). 

junto, -a, togathar. 

juramento, w., vow, oath, cursa, 
imprecation. 

jurar, to swear, declara. 

justicia,/., justice, aquity, right. 

justificado, -a, justifiable, right ; 
upright, just. 

justificar, to justify, vindicata. 

justipreciar, to calcúlate, estí- 
mate. 



justo, -a, just, fair, right; hon- 
orable, upright. 

juzgado, w., court of justice, tri- 
bunal. 

juzgar, to judge, hold, considar. 
L 

labio, m,y lip. 

labrado, -a, worked, cultivatad ; 

worn, roughenad; carvad, 

formad ; producad, wrought. 
labrador, m.^ farmar, paasant. 
labrar, to devise, construct; 

work, till; inform, instruct, 

mould, davalop; seam, furrow. 
ladearse, to laan, tip, sway, turn 

on the sida, 
lado, w., sida, margin, adge; al 

— de, beside. 
ladrón, -a, w. thief , robber. 
lagartija, /., newt, lizard. 
lago, m.y lake. 
lágrima, /., taar. 
lamentarse, to lamant, mourn, 

wail, cry. 
lamento, w., lamant, cry, wail. 
lámpara, /., lamp. 
lana, /., wool. 

lance, m,^ occurrenca, accidant; 
crisis, emargency ; contin- 
gancy. 

lancha,/., launch, fishing-smack. 

lanzar, to hurí, fling, let loosa; 
dart; giva forth, burst into; 
— se, to rush. 

lapa, /., shall-fish, barnacle. 

largar, to lat out, loosen, lat go, 
sat free, ease. 

largo, -a, long, lengthy, extend- 
ed, continuous; á lo — de, 
along. 

lástima,/., pity, sympathy, com- 
passion. 

lastimero, -a, sad, mournful; 

commiserating, pitying. 
lastimoso, -a, pitiful, pathetic. 
lastre, w., ballast, weight. 



VOCABULARY 



latigazo, w., lashing. 

latinidad, /., Latinity, Latín. 

lavar, to wash, scrub. 

lazo, m.y bond, knot ; snare, trap. 

lealtad, /., loyalty, honor. 

lección, /., lesson. 

lector, w., reader. 

lectura, /., reading. 

leche,/., milk ; mamarla misma 
— , to have the same rearing, 
be bred alike. 

lechoso, -a, milky. 

leer, to read, proclaim. 

legión, /., — , multitude. 

legítimo, -a, legitímate, lawful. 

legua, /., league. 

legumbre, /., vegetable. 

lejano, -a, distant, far oíf, re- 
mote. 

lejos, far, far away ; á lo — , in 
the distance; de — , from a 
distance, far oíf. 

lengua, /,, tongue. 

lenguaje, w., language, speech. 

lengüeta, /., fluke. 

lenitivo, -a, «. m.^ lenitive; 
relief, alleviation. 

lentamente, slowly. [tion. 

lentitud, slowness, delibera- 

lento, -a, slow, lingering. 

leña, /., wood. 

letargo, w.,lethargy,drowsiness. 
letra, /., letter; v. p, 18, n. y. 
levantado, -a, raised up. 
levantar, to raise, lift; erect; 

make (money) ; remove {pers. 

indir, obj)\ — se, to get up, 

rise, stand up. 
Levante, w., east ; parte de — , 

id. 

leve, slight, light, faint, soft. 
levemente, slightl y, lightly , gent- 

ly, a little. 
levita, /., frock-coat. 
ley, /., law. 
leyese, etc^ v. leer, 
libertado, -a, liberated, deliv- 

ered, rescued. 



libra, /., pound. 

libre, free, open; independent; 

clear, unobstructed. 
libremente, freely, boldly, un- 

hindered. 
libro, w., book. 
ligero, -a, light, slight; gay. 
limosna, /., alms, charity. 
limpiar, to clean, wipe. 
linaje, w., lineage, race, house. 
lince, m.y lynx. 
lindo, -a, pretty, lovely. 
línea, y., line, boundary. 
linfático, -a,lymphatic, phlegm- 

atic; flabby. 
lingote, m.y ingot. 
liso, -a, even, smooth, fíat, 
lisonjear, to flatter, please, de- 

light, compliment. 
lisonjero, -a, flattering, compli- 

mentary. 
listo, -a, ready, active, clever. 
liviano, -a, slight, trifling. 
liza, /., lists, field. 
lóbrego, -a, gloomy, dismal, 

dreary. 

loco, -a, crazy, insane; volverse 

— , go mad. 
loco, -a, m. &= /., lunatic. 
locura, /., madness; foUy, ab- 

surdity. 
lógica, /., logic. 

lograr, to gain, obtain, succeed. 
lona, canvas, sail. 
lucidez, y*., lucidity, intelligence. 
lúcido, -a, lucid, clear ; quick, 

keen, bright, brilliant. 
luciente, shining, gleaming, lu- 

minous. 
lucrarse, to profit, gain. 
lucha, /., struggle, contest, fight. 
luchar, to struggle, wrestle, bat- 

tle. 

luego, soon, presently, later, im- 
mediately; then, therefore. 

luengo, -a, long. 

lugar, place, spot ; small 

town, vilíage ; opportunity. 



246 



VOCABULARY 



chance, room ; en — de, in- 

stead of. 
lúgubre, mournful, gloomy, mel- 

ancholy. 
luna, /., moon ; de — , moonlit. 
lunes, Monday. 
luz, /., light ; á la — del sol, by 

daylight. 

LL 

llamamiento, m., cali. 

llamar, to cali, summon, knock, 
rap; — se, to be named. 

llameante, flaming, blazing. 

llamear, to blaze, flame, flash. 

llano, -a, flat, level, even, plain. 

llanto, w., crying, weeping 

llanura,/., level, plain; expanse, 
surface. 

llegada, arrival, coming. 

llegar (á), to arrive, reach, come, 
get to; amount or come to; 
approach, bring near to ; — á 
tocarse, to meet ; al — , at 
the arrival of, when . . . ar- 
rived ; antes de — con mucho, 
V. p. zj, n, 2 ; — se, to come 
on, up. 

llenar, to fill, stuff. 

lleno, -a, full, complete; de — , 
fully. 

llevar, to carry, take, bear; con- 
duct, manage; wear; experi- 
ence (disappointment, annoy- 
ance), suffer; {w. pers, indir. 
obJ.)y take away from. 

llorar, to cry, weep; lament, 
mourn. 

lloroso, -a, tear-stained, mourn- 
ful. 

lluvia, /., rain, 
lluvioso, -a, rainy, wet. 

M 

macizo, -a, firm, solid. 
madera, /., wood. 



madre, /., mother; ¡ — del 
Alma! Mary! Iloly Mother! 

madrina, /., godmother. 

madrugada, /., early morning, 
dawn, break of day. 

madrugar, to rise very early. 

maestro, w., teacher, school- 
master. 

magisterio, m., school-teaching. 
magistral, masterly, consum- 
mate. 

magnético, -a, magnetic. 
magnitud, /., magnitude, size. 
majestad, /., majesty, dignity, 

stateliness. 
majestuosamente, grandly,mag- 

nificently, splendidly. 
majestuoso, -a, majestic, state- 

ly, lofty; solemn, impressive. 
mal, w., evil, misfortune; harm; 

adv., badly, sick, ill; dishon- 

estly. 

maldad,/., mischief, evil, wick- 

edness. 
maldecir, to curse, 
maldición, /., curse, impreca- 

tion. 

maldijo, etc., v. maldecir, 
maldito, -a, maldecir, 

cursed, confounded; wicked ; 
damned. 

maledicencia, /., gossip, slander. 

malestar, uneasiness, discom- 
fort. 

malevolencia, /., malevolence, 

ill-will, spite. [ble. 
maleza, /., underbrush, bram- 
maliciosamente, maliciously, 

mischievously. 
maligno, -a, mischievous, mali- 

cious, spitefui. 
malo, -a, bad, evil, wicked; 

hard, difiicult ; ¡ — ! too bad! 

oh dear I 
malquerencia, /., animosity, 

malevolence, enmity, ill-will. 
maltratado, -a, abused, mal- 

treated. 



VOCABULARY 



maltrecho, -a, battered, ir. sorry 
piight. 

malvado, -a, wicked, ñendish. 
mamar, to suck; — la misma 

leche, to have the same rear- 

ing cr bringing up. 
manantial, m., spring, source, 

fountain. 
mancha,/., blot, spot, stain. 
mandar, to command, order; 

send. 

mando, m., command. control, 
charge. 

manejar, to manage, control, 
direct. 

manejo, m., management, direc- 

tion ; intrigue, 
manera, /., manner, method, 

way ; form, st yle ; á — de, 

like, by way of. 
manga, sleeve. 
manguito, m,, over-sleeve. 
manifestar, tomanifest, declare, 

State, say ; show, make evi- 

dent : reveal, evince. 
maniobra, /., manceuvre. 
manjar, m., food, provisions. 
mano, hand; á — s, into the 

possession of ; andar la — , 

to have a hand in ; de — s, 

from ; tener entre — s, to have 

in hand. 
manoseado, -a, handled, worn, 

thumbed. 
manotear, to gesticulate. 
mantener, to maintain, support, 

sustain, wage ; keep. nourish ; 

— se, to keep oneself. be, live : 

— se firme, to stand one's 

ground. 
mantenga, etc., v. mantener, 
manto, m,^ mantle, cloak, robe; 

cover. 

mantuvo, etc.. : . mantener. 
Manuel, m., Emmanuel. 
manzana,/., apple. 
mañana,/., morning. forenoon ; 
adz., tomorrow; hasta — , un- 



til tomorrow ; por la — , in the 

morning. 
maquinación, /., scheme, plot. 
mar, w. cr f., sea; — de fondo, 

deep swell. 
maragato, m., /j, 71. 2. 
maravilla,/., wonder, marvel. 
marco, w., frame. 
marcha, /, march, progress, 

course. 

marchar, to march, go, go off, 

walk, run, proceed. 
marea,/., tide; catch. 
mareante, w., sailor, able sea- 

man. [sick. 
marear, to nauseate, make sea- 
marejada, /., swell, suri, surge, 
marfil, /"., ivory. 
marido, m., husband. 
marinería, /, seamen, ships' 

crews. 

marinero, 7?i., mariner, sailor, 
seaman. 

marino, v.., seaman, sailor; //., 
seafaring folk. 

marítimo, -a, maritime, marine. 

marqués, m., marquis. 

mártir, ?n. c^/., manyr, victim. 

mas, co7ij., but, yet. 

más, íZízY'., more, besides, plus, 
further; most ; — allá, fur- 
ther on : — bien, rather; — 
de, more than (bcfoje nume- 
ra::) ; — que, but, except, 
rather than; no . . . más, no 
other ; i . p. ig, 71. i ; p. 24, 7z. 
j ,- no . . . más que, no other 
. . . than : nothing or nona 
but, only. 

masa,/., mass, crowd. 

mástil, w., mast. 

matar, to kill, slay. 

materia, /., matter, subject, 
topic ; entrar en — , to open, 
lead up to, a subject. 

material, — , rude. matter-of-f act. 

matizado, -a, shaded, tinted ; 
blended. 



248 



VOCABULARY 



matraca, /., ridicule, derision, 
scorn, sarcasm. 

matrimonio, w., matrimony, 
marriage. 

máxime, especially, 

máximo, -a, highest, extreme, 
intenses!. 

mayor, larger, greater; older; 
main, principal ; particular, 
especial; ni, pl.^ ancestors, 
forefathers, superiors. 

mayorazgo, m.^ family estáte 
(devolving on firstborn son by 
right of primogeniture). 

mayoría, majority, greater 
number. 

mecer, to rock, sway. 

mecido, -a, soothed, lulled. 

media,/., stocking. 

mediante, by means of ; inter- 
ceding ; Dios — , God willing. 

medicina, y., medicine, remedy. 

Médicis, Medici. 

médico, w., physician, doctor. 

medida,/., measure, proportion ; 
á — <iue, at the same time 
that, according as, in propor- 
tion as. 

medio, -a, half, middle; — 

noche, midnight. 
medio, w., middle, a half; ex- 

pedient, method, way, means ; 

en — de, in the midst of, mid- 

way between. 
medir, to measure, weigh, gage, 

judge. 

meditación,/., meditation, mus- 

ing, reflection. 
meditar (en), to medítate, muse, 

wonder. 

medroso, -a, terrif ying, f earf ul ; 

afraid, terrified; faint-hearted, 

cowardly, timid. 
Méjico, México, 
mejilla,/, cheek. [rather. 
mejor, better; por — decir, 
mejorar (de), to make better, 

improve. 



mejoría,/., betterment,improve- 
ment. 

melancolía,/, melancholy, sad- 
ness. 

melancólico, -a, melancholy, 

mournful, sad. 
melena,/, mane, 
melifluo, -a, honeyed. 
mención, /., mention, reference. 
menester, m.^ need, necessity; 

ser — , to be necessary. 
mengano, m.^ So-and-So, Such- 

a-One. 

menos, less, not quite, least; 

por lo — , at least ; v,p. 64^ n, 2, 
ménos, except. 

menoscabar, to lessen, diminish, 

impair. 
mentar, to mention, ñame, 
mente,/, mind. 
mentecato, -a, foolish, silly, 

crack-brained. 
mentir, to lie. 

mentira,/, falsehood, story, lie. 
menudear, to be repeated; grow 

(more) frequent, occur often(- 

er). 

menudo, -a, little, small, slender, 
slight ; á — , often, frequently, 
again and again. 

mercado, m., market. 

merced,/., thanks. 

Mercurio, vi.^ Mercury. 

merecer, to merit, deserve. 

meridional, southern. 

mérito, m.^ merit, virtue, excel- 
lence. 

merluza,/, cod, hake. 

mermar, to diminish, redAice, 
consume, waste. 

mes, w., month. 

mesar, to tear (hair). 

meseta,/, platean, table-land. 

metafísica,/, metaphysics. 

metamorfosear, to transform. 

metet, to put, place, thrust, 
stick, put in, bring in, inclose, 
shut in; — se, to put in, get 



VOCABULARY 



249 



in, put into (port); put on 
(clothes); shut oneself up; 
meddle. 

mezclar, to mix, mingle, unite; 

— se, to mix. 
miedo, w., fear, terror, fright, 

dread, apprehension ; tener — 

á, to be afraid of. 
miedoso, -a, fearful, timid, ap- 

prehensive. 
miembro, w., member. 
mientes, etc., v. mentir, 
mientras, while, whilst, when; 

— que, while; v. p. 8, n, g. 
miércoles, w., Wednesday. 
migaja,/., crumb, bit, fragment. 
mil, (one) thousand. 
milagro, w., miracle, wonder. 
milagroso, -a, miraculous, won- 

der-working. 
milla, /., mile. 
millón, m.y million. 
mina, /., mine. 

mínimo, -a, slightest, least, 

smallest. 
ministro, m.y minister, officer. 
mintiendo, etc, v. mentir, 
minuto, w., minute, moment; á 

los pocos — s, V. p. JÓ, n. 2. 
mirada, /., look, glance, gaze. 
mirar, mirar á, to look, look at, 

watch, observe, 
misa, mass. 

miserablemente, miserably, 

wretchedly. 
miseria, /., misery, wretched- 

ness, want, poverty. 
misericordia, mercy, pity, 

compassion. 
mismo, -a, -os, -as, himself, 

herself, itself, yourself, etc; 

same, self, very, own; lo — , 

the same; lo — que, just like, 

the same as, as well as, both 

. . . and. 

misterio, mystery, secret, 
secrecy. [secret. 
misterioso, -a, mysterious, dark. 



mitigar, to mitígate, alleviate, 

soften, soothe. 
mixto, w., mixed number. 
mobiliario, m.y furnishing, furni- 

ture. 

modesto, -a, modest, unassum- 

ing, unpretentious. 
modificar, to modify, alter, 

change. 

modo, m.y manner, means, way, 
method, style ; á — de, like, 
by way of ; de mal — , incon- 
veniently, irregularly ; de nin- 
gún — , under no circum- 
stances; de todos — s, any- 
way, in any case. 

mofarse (de), to mock, make fun 
of, ridicule. 

mohino, -a, sulky, peevish, 
cross. 

mojar, to moisten, wet, drench ; 

— se, to get wet. 
mojicón, m.y blow, slap, box on 

the ear. 

molestar, to trouble, bother, dis- 
turb, inconvenience ; — se (en), 
to trouble oneself (about). 

momentáneo, -a, momentary, 
brief. 

momento, m.y moment, instant ; 

por — s, every moment; por 

el — , at the time, 
moneda, /., money, coin. 
monosílabo, m.y monosyllable. 
monótono, -a, monotonous, dull, 

wearisome. 
montaña, /., mountain, moun- 

tains. 

montar, to mount, climb, get on 
top of. 

monte, m.y mountain, mount. 
montón, m.y pile, heap, mass. 
morir, to die, perish; — se, to 

die, be dying. 
mortal, m.y — , human being, 

person. 

mortificar, to mortif y, humiliate, 
vex. 



VOCABULARY 



mosca, /., fly. 

mostrador, w., counter. 

mostrar, to show, exhibit, dis- 
play ; prove ; — se, to appear, 
show or prove oneself, seem, 
be. 

motivo, w., motive, cause, rea- 
son. 

mover (á), to move, impel, in- 
duce, inspire. 

movilidad, /., mobility, sensi- 
tiveness. 

movimiento, m.^ movement, mo- 
tion, action ; gesture; impulse. 

mozo, -a, young, youthful. 

mozo, w., youth, lad. 

muchacha, /., girl. 

muchacho, w., boy, lad. 

muchedumbre, /., multitude, 
crowd, mob. 

mucho, -a, -os, -as, much, plen- 
ty, great; an abundance, 
many ; antes . . . con mucho, 
v,p. /j, «. 2 ; lo — , how much ; 
ni — menos, v, p. 64^ n. 2 ; 
por — que, however much, no 
matter how much, v.p. 24^ n. 4, 

mudar, to change, vary, alter. 

mudo, -a, mute, dumb, silent. 

mueble, w., piece of furniture; 
furniture. 

mueca, face, grimace. 

muelle, w., wharf, quay, pier. 

muere, etc., v. morir. 

muerte, /., death ; dar — , to 
kill. 

muerto, -a, p.p, morir, 
muestre, etc., v. mostrar, 
mueve, etc., v. mover, 
muil, m.y mullet. 
mujer, y., woman, wife. 
mujeruca, /., v. p. 14, n. i. 
múltiple, numerous, manifold. 
mundo, m., world, earth, globe; 

todo el — , everybody. 
muralla, /., wall, rampart. 
murciélago, m., bat. 
murió, etc.y V. morir. 



murmullo, w., murmur, whisper, 
ripple. 

murmuración,/., dissatisfaction, 
complaint, discontent ; talk, 
gossip, slander. 

murmurar (de), to murmur, 
whisper ; mutter, grumble, 
complain ; ripple, rustle. 

mutuamente, mutually. 

mutuo, -a, reciprocal, mutual. 

muy, very, greatly, most ; — 
más, much more. 

N 

N, norte, v. nordeste, 
nácar, w., mother of pearl. 
nacer, to be born, spring. 
nada, nothing, anything; adv,^ 

not, not at all, by no means. 
naranja,/., orange. 
nariz,/., nose, nostril. 
narrar, to nárrate, relate, tell. 
natal, native. 
nativo, -a, native, natural, 
natural, — , usual, ordinary. 
natural, m., native ; nature, dis- 

position, temper. 
naturaleza,/., nature. 
náufrago, -a, m. /., ship- 

wrecked person. 
nauseabundo, -a, nauseating, 

sickening, disgusting. 
navaja,/., razor, knife. 
navegar, to navigate, sail. 
necesario, -a, necessary, need- 

ful. [need. 
necesidad, /., necessity, want, 
necesitado, -a, poor, needy, in 

need; obliged, compelled; — 

de fondos, "hard up.'* 
necesitar (de), to need, lack, 

want ; constrain, compel ; be 

obliged to, must. 
negación,/., denial, 
negar, to deny; — se (á), to de- 
cline, refuse. 



VOCABULARY 



negocio, m,, business, affair. 
negro, -a, black, dark ; gloomy, 

dismal. 
negrura,/., blackness. 
nervioso, -a, nervous, strong, 

vigorous. 
ni, ñor, neither; not, even, not 

even ; ni ... ni, neither . . . 

ñor. 

Nicolás, m,y Nicholas. 

niegues, etc., v. negar. 

nieto, m.y grandchild, grandson. 

ningún, -o, -a, -os, -as, none, 
not any, not one ; nobody ; de 
— modo, under no circum- 
stances. 

niña, /., (little) girl ; desde — s, 

from childhood. 
niñez, infancy, childhood. 
niño, m.y child, boy, youngster, 

lad; //. m.t children. 
no, — , not. 

nobiliario, -a, nobiliary, aristo- 

cratic. 
noble, — , gen ero US. 
noblemente, nobly, magnanim- 

ously. 

nobleza,/., nobility, gentility. 
noción, /., notion, idea, concep- 
tion. 

noche,/, night; al cerrar la — , 
at nightfall ; buenas — s, good- 
night, good-evening ; de — , at 
night; media — , midnight; 
por la — , at night. 

nodriza,/, nurse. 

nombre,/, ñame. 

nordeste, N. E., m., northeast. 

noroeste, w., northwest. 

notable, noticeable, conspicu- 
ous, important. 

notablemente, remarkably, ex- 
ceedingly, noticeably. 

notar, to notice, note, observe, 
mark. 

noticia, /, news, tidings; no- 
tice, inf ormation, knowledge ; 
tener — , to hear about. 



noticiar, to inform, notify, com- 

municate. 
noticioso, -a, informed, made 

aware. 

notificar, to notify, announce, 
inform. 

novela,/, novel, romance, story, 
tale. 

novia,/, sweetheart, betrothed. 

noviembre, November. 

novio, m.f sweetheart, (affianced) 

lover, suitor ; de — , as a lov- 

er, courting, wooing. 
nubarrón, ;?2.,heavy,threatening 

cloud. 
nube,/, cloud. 
nueva,/, tidings, news. 
nuevamente, again, once more, 

afresh, newly, recently. 
nueve, nine. 

nuevo, -a, new, fresh; de — , 

anew, once more, afresh; 

¿ Qué hay de — ? W hat news ? 
número, m., number; sin — , 

numberless, innumerable, 
nunca, never, at no time; ever; 

como — , as never before. 



ó, or; ó ... ó, either . . . or. 
obedecer (á), to obey. 
obediencia, /, obedience, sub- 

mission. 
obispo, w., bishop. 
objetar, to object, oppose. 
objeto, w., object, purpose, de- 

sign, aim. 
obligación, /, obligation, duty. 
obligar (á), to oblige, compel, 

constrain. 
obra, /, work, toil ; volume ; v, 

p, II, n, 5. 
obrar, to work, act ; perf orm. 
observación, /, observation, re- 

mark. 

observar, to observe, notice, 



252 



VOCABULARY 



watch, examine, scrutinizej 

follow, lead (a Ufe), 
obstáculo, w., obstacle, impedi- 

ment, difficulty. 
obstante, no — , notwithstand- 

ing. 

obtener, to obtain, procure, 
obtienen, etc.^ v. obtener, 
ocasión,/., occasion, opportuni- 

ty, chance, 
ocasionar, to occasion, cause, 

produce, 
océano, w., ocean. 
octubre, m,, October. 
ocultar, to hide, conceal, secrete, 
oculto, -a, hidden, concealed. 
ocupación, occupation, em- 

ployment, business, 
ocupar, to occupy, fill ; — se (en), 

to busy or employ oneself in; 

engage in, attend to. 
ocurrir, to occur, take place, hap- 

pen; strike; — se, to occur. 
ochenta, eighty. 
ocho, eight; — días, a week. 
odiar, to hate, detest, 
odio, w., hatred, ill-will, animos- 

ity. 

oeste, w., west. 

ofender, to oífend, hurt, insult, 

annoy ; — se, to be provoked, 

take offense. 
ofendido, -a, displeased, angry ; 

injured. 
oferta,/"., oífer, promise. 
oficiar, to ofíiciate, celébrate 

(mass). 

oficio, m.y employment, work, 
occupation, trade; service, of- 
fice, mass. 

ofrecer, to offer, promise, pre- 
sent, exhibit, show; — se, to 
offer, occur, present itself. 

ofrenda,/., offering, gift. 

ofuscar, to darken, obscure, con- 
fuse. 

oído, m.y hearing, ear; al — , in 
the ear of. 



oiga, etc.y v.oix) ¡ — ! see here ! 
oír, to hear, listen, 
ojalá, may God grant! would 
that! 

ojeada,/., glance, look. 
ojeriza, /., grudge, spite, aver- 
sión. 

ojo, m., eye; con buenos — s, fa- 
vorably, with interest ; — s de 
lince, sharp, keen, observant 
eyes. 

ola,/., wave, breaker, billow. 
oleada,/., great wave, surge, 
oler, to smell, scent. 
olímpico, -a, Olympic. 
olor, w., odor, smell, scent, 

stench. 
olvidarse (de), to forget. 
olvido, m., oblivion, forgetful- 

ness. [nate. 
ominoso, -a, ominous, unfortu- 
omnipotente, omnipotent, al- 

mighty. 
once, eleven. 

operación,/., operation, process, 
act. 

Operarse, to opérate; be occa- 

sioned, ensue. 
opinión, /., — , judgment, idea; 

reputation. 
oponer, to oppose; — se (á), to 

make objection, set oneself 

against. 

oportunamente, opportunely, 
conveniently, seasonably. 

oportunidad, /., opportunity; 
con — , opportunely, readily. 

Oportuno, -a, timely, conveni- 
ent. 

Oposición, /., opposition, resist- 

ance, antagonism. 
Oprimir, to oppress, weigh down, 

crush. 

Optar, to choose; determine, 
oración,/., prayer. 
orador, w., orator. 
orden, m.y order, kind, class ; /., 
order, command. 



VOCABULARY 



253 



ordenar, to order, command. 
ordinariamente, customarily, 

usually, as a rule, 
ordinario, -a, ordinary, usual, 

common; de — , usual, 
oreja, /., (outer) ear. 
orgullo, w., pride, haughtiness, 

conceit. 
orgullosamente, proudly. 
origen, w., origin, family, ex- 

traction. 
originarse, to origínate, arise, 

spring. 

orilla, /., shore, edge, border ; á 

— s, on the shore. 
oro, m.^ gold, money. 
orzar, to luff. 
osar, to daré, venture. 
oscuramente, indistinctly, con- 

fusedly, unintelligibly. 
oscurecer, to grow dark, dim or 

obscura; darken; — se, to 

cloud over. 
oscurezca, etc^ v, oscurecer, 
oscuridad, /., darkness, gloom. 
oscuro, -a, dark, sombre; á — as, 

in darkness. 
ostra, /., oyster. 
otear, to observe, view; com- 
mand (a view). 
otoño, m.y autumn. 
otorgar, to grant, give, consent 

or agree to. 
oye, etc., 2/. oír. 
¡ oyes ! see here ! I say ! 

P 

paciencia, /., patience. 
pacientemente, patiently, per- 

severingly. 
pacífico, -a, pacific, mild, gen- 

tle, peaceful, peaceable. 
pacotilla, /., venture. 
padecer, to suffer, grieve. 
padrastro, w., step-father. 
padre, m., father; //., parents. 



padrenuestro, m,, Our Father, 
Lord's Prayer. 

pagar, to pay, repay, reward, re- 
quite. 

país, m,y country, land, región, 
palabra, /., word; promise, of- 

fer; de — , by word of mouth. 
palabrita, /., dim. palabra, 
palestra, wrestling-court, 

arena. 

palacio, w., palace, castle. 
pálido, -a, palé, white. 
palmadita, /., little pat, slap. 
palmeta, /., blow with ferulej 
caning. 

palmetazo, w., atig, palmeta; 

great blow, whack. 
palo, w., stick, club; pole, mast. 
palomita, /., little dove; bird; 

darling. 
pan, w., bread, food, living. 
panadera,/., baker, baker's wife. 
pandilla, /., party, group, crowd. 
pánico, ni., fright, panic. 
pantalla, shade, screen. 
panza, /., belly, paunch. 
paño, w., cloth, stuíf, material, 
pañuelo, m.y handkerchief, ker- 

chief. 

papel, w., paper; role, figure; 
jugar — , to play a part. 

paquete, /w., package, parcel. 

paquetito, m., dim. paquete. 

par, m.y pair, couple. 

para, for, to, in order to, until, 
toward; — que (-h siibj), in 
order that, so that; — qué, 
why? for what reason, pur- 
pose ? 

paradero, w., whereabouts. 

parado, -a, idle, unused; sus- 
pended, at a standstill, discon- 
tinued. 

paraje, w., spot, place. 

paralelo, -a, parallel. 

paralizar, to paralyze, benumb. 

parangón, m., comparison. 

parar, to stop; lodge; come to 



254 



VOCABULARY 



tlie possession of, devolve; 

— se (á), to stop, pause, 
parecer, m.^ opinión, view, no- 

tion, idea, 
parecer, to appear, seem, turn 

up ; al — , apparently. 
parecido, -a, resembling, like, 

similar, 
pared, /., wall. 
pareja, match, mate, 
parezca, etc, v. parecer, 
parias, /., tribute; rendir 

pay homage. [man. 
pariente, m, ^ relative, kins- 
parroquia, /., parish; parish 

church. 

parte, /., part, portion, number, 
measure, share; place, spot; 
cause, reason ; — de Levante, 
east ; la mayor — , the major- 
ity, most; por ninguna — , 
anywhere, nowhere; por otra 
— , on the other hand ; por — 
de, on the part of, from; de 
la — de fuera, outside. 

participar, to particípate, share. 

particular, peculiar, special, 
odd; w., particular individu- 
al, prívate gentleman ; en — , 
specially. 

particularmente, particularly, 
especially. 

partida, /., departure. 

partido, w., match, mate; tomar 
el — , to decide. 

partir, to depart, leave, start; 
part, cut, divide; — (en), to 
share, do with ; á — de, from. 

pasar, to pass (by), go by or 
through, pass away; happen, 
turn out, befall ; — se, to pass, 
be passing; — por, to be con- 
sidered as, have reputation of ; 
— le (á uno) el susto, recover 
from fright. 

pasear, to turn or give (a look) ; 
— se, to walk, promenade; 
salir paseando, go for a walk. 



paseo, /w., walk, ramble ; de — , 

out walking. 
pasión,/., passion, love. 
pasmado, -a, amazed, aston- 

ished, stupefied. 
paso, f«., step, pace; way, pas- 

sage, pass; passing; plight; 

mal — , difficult situation ; dar 

— s, take steps; dirigir los 

— s, to walk (towards). 
patata,/., potato. 
paterno, -a, paternal, fatherly. 
patio, w., yard, court. 
patrón, w., skipper, captain, 

master. 

pausa, /., pause, stop, rest; de- 
liberation, care. 

pavimiento, floor, pavement. 

pavor, m.^ fear, terror, panic. 

pavoroso, -a, terrible, frightful. 

paz, /., peace, rest, quiet; j — ! 
hush ! 

pebetero, w., censen 

pecado, w., sin, guilt. 

pecho, w., bosom, breast, chest ; 
clavado al — , in a cióse em- 
brace, [er. 

pedagogo, w., pedagogue, teach- 

pedazo, w., piece, bit, fragment. 

pedestal, w., — , support. 

pedir {pers, indir. obj.)^ to beg, 
ask, demand, request. 

Pedro, m.y Peter. 

pedrusco, m., piece of rough 
stone. 

pegado, -a, attached, stuck, 

clinging. 
pegajoso, -a, sticky, cióse, clam- 

my. 

pegar, to hit, strike, slap, whip, 
beat ; give (a blow) ; stick. 

pegote, m.y parasite, toady. 

peldaño, m., step. 

pelea,/., íight, quarrel, dispute, 
struggle. 

peligro, m.y peril, danger, risk. 

peligroso, -a, perilous, danger- 
ous. 



VOCABULARY 



255 



pelo, w., hair. 

pellejo, m,^ skin. 

pena, /., pain, anxiety, sorrow ; 
penalty, punishment; trouble, 
difficulty; hardship, toil; á 
duras — s, with great difficul- 
ty, hardly, scarcely. 

penado, w., culprit, convict. 

pendejo, -a, m, 6^ /., coward, 
poltroon; wretch. 

pendencia,/., quarrel, dispute. 

pendenciero, -a, quarrelsome. 

pender, to depend, hang. 

pendiente, hanging, clinging ; 
steep. 

pendiente, w., ear-ring. 
penetrante, penetrating, insist- 

ent, piercing. 
penetrar, to penétrate, pierce. 
penitencia, repentance, pen- 

ance. 

penosamente, painfully. 
penoso, -a, painful, arduous, la- 

borious. [mind. 
pensamiento, w., thought, idea, 
pensar (en), to think (of or 

about), consider, intend. 
pensativo, -a, pensive, thought- 

ful. 

peña, /., rock, cliff. 
peñasco, w., large rock, 
peonza, /., top. 

peor, worse, worst; lo — , the 

worst. 
Pepa, /., Josie. 
Pepe, w., Joe. 
pequeño, -a, small, little. 
pequefíuelo, -a, m. /., little 

one. 

percibir, to perceive, detect, 

f eel ; receive, collect. 
perder, to lose ; ruin ; — de vista, 

lose sight of ; — se, to be lost, 

go astray. 
pérdida, /., loss. 
perdido, w., dissolute, proflígate 

person; rake. 
perdón, w., pardon, forgiveness. 



perdonar, to pardon, forgive, 

excuse, exempt. 
perecer, to perish, die, be de- 

stroyed. 

perentorio, -a, peremptory, po- 

sitive, authoritative. 
perezosamente, idly, lazily. 
perfectamente, perfectly ; all 

right, very well, exactly. 
perilla, /., goatee, imperial, 
período, w., period, epoch, age, 

time. 

peripecia, y., incident, event, 

adventure, vicissitude. 
permanecer, etc.^Xo remain,stay. 
-^permanezca, etc^ v. permanecer, 
permiso, m.y permission, leave. 
permitir, to permit, let, allow, 

enable. 
pernada, v. p. gby n. 4. 
pero, but, yet. 

perplejo, -a, perplexed, uncer- 

tain, puzzled. 
perra, /., bitch ; slut. 
perro, m., dog. 

perseguir, to pursue; persecute, 

harass, dun. 
persigue, eíCy v. perseguir, 
persistir, to persist, persevere, 
persona, /., person, individual ; 

//., people, folk. 
personaje, m.^ personage, person 

of eminence. 
personarse, to appear, present 

oneself, come in person. 
perspectiva, prospect, vista, 
persuadirse (á), to be persuaded, 

convinced. 
pertenecer, to belong to, concern, 
perteneciente, belonging. 
perverso, -a, perverse, wicked. 
pesadamente, heavily, weighti- 

pesado, -a, weighty, heavy, 

cumbersome. 
pesadumbre, /., heaviness, 

weightiness ; sorrow, grief, 

trouble. 



256 



VOCABULARY 



pesar, ;;/., sorrow, trouble; á — 
de, iii spite of, notwithstand- 
ing ; á su — , in spite of him- 
self, etc. 

pesar, to weigh ; consider, pend- 
er; grieve, cause regret í7r con- 
cern. 

pesaroso, -a, chagrined; deject- 
ed, disconsolate, sorry. 

pesca, y., fishing, catch. 

pescado, w., íish. 

pescador, -a, fishing (-). 

pescador, w., fisherman. 

pescar, to fish (for), to catch. 

pescuezo, m.^ neck; nape of 
neck. 

pesimista, ni.^ pessimist. 
peso, ni,^ weight, burden. 
pestañear, to wink ; sin — , fix- 

edly, steadily. 
pestes, /. pl.y insults. 
petición, petition, claim, de- 

mand. 

petrificado, -a, petrified. 
pez, w., fish (uncaptured). 
picado, -a, aroused, rough, boist- 
erous. 

picardía, /., rascality, trick. 
picaro, -a, knave, rascal. 
pico, m.y peak, summit, top, 

sharp point. 
pida, etc., V. pedir, 
pie, w., foot ; en — , standing. 
piedad, piety ; mercy, pity, 

compassion. 
piedra, /., rock, stone. 
piensas, etc., v. pensar, 
pierda, etc., v. perder, 
pierna, /., leg. 

pieza, /., room ; v. p. /j», n, 5. 
piloto, m., pilot, sailing-master. 
pimentón, m., red pepper 

(ground). 
pinchar, to pierce, prick. 
pingüe, fat, rich, plentiful. 
pino, m., pine. 

pintar, to picture, paint; re- 
present, show. 



pintoresco, -a, picturesque. 
pipa, /., cask, hogshead. 
pique, ir á — , to founder, sink, 
pisado, -a, trodden upon, step- 

ped on, trampled. 
piso, m., ñoor, story. 
placer, m., pleasure, joy, satis- 

faction. 

placer, to please, gratify, con- 
tení. 

plácido, -a, placid, peaceful, 
calm. 

plan, m., — , scheme, design, 
planchado, -a, ironed, pressed, 
planicie, surface, expanse, 
level. 

planta, /., solé of the foot, foot, 
plantar, to plant, place, 
plata, silver, money. 
plática, conversation, talk, 
chat. 

playa, /., beach, shore ; bank, 

shoal. 
plazo, m.y time, date, 
plebe, common people. 
plebeyo, -a, plebeian. 
plegar, to fold. 
plegaria, /., prayer. 
pleno, -a, full, complete, 
pliegue, m., fold. 
plomo, w., lead. 
pluma, /., pen ; — de ave, quill 

pen. 

población, f., population ; town. 
pobre, poor, needy; unhappy, 

wretched, miserable, pitiable. 
pobrecilla, poor, miserable 

thing; poor little thing, poor 

child. 

pobrecito, -a, m. /., poor 
child. 

pobrete, m., poor, unfortunate 
fellow. 

pobretón, -a, m. 6^ beggar, 
pauper. 

pobreza, poverty, need, in- 
digence. 

poco, -a, little, scanty, limited; 



VOCABULARY 



few, some; — á — , little by 

little, gradually ; v, p. ig, n, i, 
poder, w., power, possession, 

control; forcé, intensity; au- 

thority, command. 
poder, to be able, can, may; 

have forcé, strength, power (to 

act); no — menos de, 27. /. 13 2 ^ 

n. 2. 

poderío, w., power, authority. 

poderoso, -a, (á), powerful, po- 
tent; active, able. 

podrá, etcy V. poder. 

podrido, -a, decaying, rotting, 
rotten. 

poeta, m.y poet. 

polvo, w., powder. 

pollino, m,^ ass, donkey. 

pomar, w., apple-tree. 

pomposo, -a, pompous, ostenta- 
tious, high-sounding. 

pondría, etc., v. poner. 

poner, to put, place, set; dispose, 
arrange ; contribute, off er ; — 
al descubierto, to uncover, 
lay bare; — cuidado en, to 
take care; — se, to become, 
get, turn, grow; put on; — se 
á, to begin ; — se colorado, to 
blush; — en pie, to get up, 
rise ; v. p. 8^ n, 5 ; /. 5^, 4, 

ponga, etc., v. poner. 

popa, /., poop, stern. 

poquito, -a, very little; un— O, 
a bit. 

por, by ; through, along, across ; 
as, in, on, at, per, about, dur- 
ing; for, on account of, in be- 
half of, instead of, by means 
of ; in order to ( + inf, imply- 
Í7i^^ uncertain result) ; — de- 
trás, behind; — dónde, v. 
donde; — ... que, however; 

— más que, v. p. 24, n. 4; 

— si, V. p, 120, n. 2 ; — ven- 
tura, perchance. 

porción,/"., portion, number, lot. 
pormenor, m., detall, particular. 



porque, because; so that, in 
order that ; — sí, " because," 
because I will. 

por qué, why? what . . . for? 

porquería, /., meanness, trick. 

portal, m.f entrance, vestibule, 
porch. 

portentoso, -a, astonishing, 

amazing. 
pórtico, m.y porch, veranda, gal- 

lery. 

porvenir, lo — , the future, time 

to come, 
pos, en — , behind, after. 
posada, inn, lodging(s). 
poseer, to possess. 
posible, feasible, practicable, 

possible. 
posición, /., position, standing. 
postre, last, end ; á la — , finally, 

in the end, at last; in turn. 
postrero, -a, last. 
potencia, /., power, influence. 
potentado, m., potentate, prince, 

magnate, 
práctico, m.y expert, experienced 

person; pilot. 
pradera, /., meadow, field. 
precario, -a, precarious, uncer- 
tain; straitened. 
precaución, /., precaution, care. 
preceder (á), to precede, 
precio, w., price, cost. 
precipitación, /., haste, hurry, 

precipitation. 
precipitadamente, hastily, pre- 

cipitately. 
precipitarse (á), to hurry, rush 

forward. 
precisamente, exactly, just then. 
precisado, -a, (á), obliged, com- 

pelled. 

precisión,/., distinctness, exact- 
ness. 

preciso, needful, necessary, re- 
quisite. 

precursor, -a, preceding; w., 
forerunner. Herald, harbinger. 



VOCABULARY 



258 

preferencia, /., choice, prefer- 
ence. 

preferente, preferred, prefer- 

able, taking precedence. 
preferible, preferable. 
pregón, proclamation. 
pregunta, /., question, inquiry. 
preguntar (á) {pers. indir. obj)^ 

to ask, demand, inquire. 
preliminar, preliminary. 
prenda,/., badge, sign, mark (oí 

respectability). 
prender, to seize, take hold of, 

catch; *take root ; take fire, 

kindle. 

preocupar, to prepossess, en- 

gage; worry. 
preparar, to prepare, arrange, 

make ready. 
preparativo, w., preparation. 
presa, prize, prey, booty, 

spoils. 

presencia, /., presence ; bearing. 
presenciar, to witness, be present 

at, attend. 
presentar, to present, give, oíf er; 

— se, to appear, present one- 

self. 

presente, present; m. pl.^ los 
— s, those present, the com- 
pany. 

presentimiento, presenti- 
ment, foreboding, misgiving. 

presentir, to forebode, have a 
presentiment of. 

preservar, to preserve, keep, 
gaard. 

presidente, w., president. 
presintiendo, etc.^ v, presentir, 
préstamo, loan, 
prestar, to lend; — se, to lend 

onéself, offer. 
presteza, /., speed, promptness, 

quickness, deftness. 
prestigio, w., prestige, distinc- 

tion. 

presto, -a, quick, prompt, ready; 
adv.^ quickly, soon, speedily. 



presumir, to presume, suppose, 
suspect. 

presuroso, -a, quick, swift, 

prompt; hurried(ly). 
pretender, to pretend; try, at- 

tempt. 

pretestar, to pretend, feign. 

pretexto, w., pretext, pretense, 
cover; con — de, under pre- 
tense of. 

prevenido, -a, forewarned, 
ready, preparad. 

prevenir, to prearrange, provide. 

prever, to foresee. 

previno, etc. y v. prevenir. 

prima, /., cousin. 

primavera, /., spring. 

primero, -a, first; early; — 
que, before. 

primo, m.y cousin. 

primorosamente, charmingly, 
delightfully, exquisitely. 

primoroso, -a, charming, ex- 
quisite, graceful, neat. 

principiar (á), to begin, start, 
commence. 

principio, ni. y beginning, start; 
al — , at first. 

prisa, /., haste, hurry, speed, 
promptness ; á toda — , in the 
greatest hurry; darse — , to 
make haste, hurry; de or COn 
— , hurriedly, quickly. 

privado, -a, deprived, despoiled, 
dispossessed. 

privativo, -a, individual, pecu- 
liar, exclusive. 

privilegio, tn.y privilege, prero- 
gative, liberty. 

proa, /., prow, bow. 

probar, to taste, prove, experi- 
ence. 

problema, w., problem. 
procacidad, /., impudence, in- 

solence. 
proceder, to proceed. 
prócer, w., nobleman, grandee, 

peer. 



VOCABULARY 



259 



procesar, to prosecute, accuse; 
sue. 

procurar, to try, endeavor ; pro- 
cure, get, obtain. 
prodigar, to lavish, regale, 
prodigiosamente, prodigiously, 

wonderfully. 
producir, to produce, cause, oc- 

casion. 
produjo, etc., V. producir, 
proeza, /., prowess, feat (of 

courage). 
proferir, to express, utter, pro- 

nounce. 
profiriendo, etc., v. proferir, 
profundamente, deeply, intense- 

ly, profoundly. 
profundidad, /., depth. 
profundo, -a, profound, deep. 
progreso, rn., progress, growth, 

advance. 
prolongado, -a, prolonged, ex- 

tending to. 
promesa, /., promise. 
prometer, to promise, bid fair, 

give indi catión of. 
prometida, /., betrothed, sweet- 

heart. 

prontamente, soon, quickly, 
promptly. 

pronto, -a, (á), quick, prompt, 
ready,hasty; ¿2;¿/t/.,soon,quick- 
lyj promptly; v. p. ii, n. 

pronunciar, to pronounce, say. 

propalar, to spread, publish. 

propicio -a, propitious, favor- 
able. 

propiedad, /., property. 

propinar, to prescribe. 

propio, -a, -os, -as, own, same, 

self; himseíf, herself, etc.; 

proper, peculiar, characteris- 

tic, natural, worthy. 
propio, m.y messenger. 
proponer, to propose; — se, to 

plan, resolve, determine, 
proporcionar, to supply, furnish, 

provide; yield, renden 



propósito, m.y purpose, plan, de- 

sign, intention. 
prorrumpir, to break f orth, burst 

out. 

propuso, V. proponer, 
proseguir, to proceed, continué, 

pursue, follow. 
prosiguió, V. proseguir, 
prosternarse, to prostrate one- 

self. 

protección, /., protection. 
protector, -a, protecting. 
proteger, to protect, guard, de- 

fend, cover. 
proveer, to provide, furnish. 
providencia, /., providence. 
provincia, /., province. 
próximamente, approximately, 

nearly. 

próximo, -a, next, near, neigh- 

boring, cióse by. 
proyecto, m., project, design. 
prudencia, /., prudence. 
prudente, prudent, discreet. 
prueba, proof, evidence, sign. 
pudiendo, etc., v. poder, 
pueblecillo, m., little town, vil- 

lage. 

pueblo, w.,town, village; people. 
pueda, etc., v. poder, 
puerco, -a, dirty, nasty, filthy. 
puerco, -a, m. /., pig; sow. 
puerta, /., door. 
puertecilla, /., dim. puerta, 
puerto, m., port, harbor, haven. 
pues, because, then, for, since; 

well, inasmuch as; — bien, 

very well; — qué, why not? 
puesto, p.p. poner ; placed, put, 

set; — que, since, although. 
pulido, -a, shining, polished; 

neat, nice, fine, 
pulpo, m., cuttle-fish. 
pundonoroso, -a, honorable, 

punctilious. 
punta, /., point, end, extremity, 

tip; cape, headland, promon- 

tory. 



26o 



VOCABULARY 



puntiagudo, -a, sharp-pointed. 

puntito, w., dim, punto. 

punto, w., point, dot; instant, 
moment; opportunity; mat- 
ter, subject; á — de, on the 
point of, about to; á — fijo, 
exactly ; al — , at once, im- 
mediately; de todo — , quite, 
wholly, completely; en — á, 
in point of, as regards. 

puntual, punctual, prompt, 
exact. 

puñado, tn.y handful, a few. 
puño, w., fist; head, knob (of 
staff). 

puramente, purely, entirely. 
pureza, purity, clearness. 
pusiera, etc., v. poner. 

Q 

que, who, (whom), which, that ; 
el, la, lo, los, las — , he, she, 
they, those who, the one who, 
that which; interrog. what? 
how? which? exclam, how! 
what! what a! conj.\\i2X,iox\ 
compar. than, as; de lo — , 
than ; á — , until ; de — , that ; 
¿y — ? and what of it ? es — , 
the fact is. 

quebrado, m., fraction. 

quebrar, to break, burst, snap. 

quedar, to stop, stay, remain, 
continué; have left; — se, to 
remain, be. 

quedo, -a, quiet, calm. 

quehacer, m., duty, occupation, 
business, v. p. ^5, n. 4. 

queja,/., complaint. 

quejarse, to complain, grumble, 
resent, regret, dispute. 

quemar, to burn, scorch, scald. 

querer, to wish, want, desire, 
will; — á, to love, care for, 
like ; — decir, to mean. 

querido, -a, dear, beloved. 



querrás, etc, v. querer. 

queso, w., cheese. 

quicio, m.y side-post, jamb (of a 

door). 
quiera, etc. y v. querer, 
quieto, -a, silent, still, quiet. 
quilla,/., keel. 

quimera, /., chimera, foolish, 

wild fancy. 
quince, fifteen; — días, a fort- 

night. 

quinta, /., country place, coun- 
try house, villa. 

quiñón, w., share (of profit). 

quisiera, etc., v. querer. 

quisto, -a, querer ; bien — , 
well liked. 

quitar {pers. indir. obj.), to take 
away, rob ; forbid; — se, to re- 
move, take off ; nos quita la 
vista, prevents our seeing. 

quizá, quizás, perhaps, possibly. 

R 

raba,/., codfish-roe. 
rabia,/., rage, fury. 
rabillo, m., v.p. 42, «.j. 
rabioso, -a, mad, frantic, furi- 
ous. 

Rafael, m., Raphael. 
ráfaga,/., gust. 

raído, -a, ragged, worn, thread- 

bare, frayed. 
raíz, /., root; echar raíces, to 

take root. 
rajar, to split, rend, tear. 
rama,/., branch, limb, bough. 
ramalazo, w., gust, lash, crack, 
ramillete, m., bouquet, nosegay. 
Ramón, m., Raymond. 
rango, w., rank, dignity. 
rapaz, rapacious, hungry, raven- 

ous, greedy, voracious. 
rapaz, m., ship's boy, cabin-boy. 
rápidamente, rapidly, quickly. 
rápido, -a, quick, swift. 



VOCABULARY 



261 



raro, -a, rare, unusual, uncom- 

mon ; queer, odd, strange ; — a 

vez, rarely. 
rasado, -a, filled, overflowing, 

brimmed (w. tears). 
rasgado, -a, v, p. 4, n. 6. 
rastro, w., trace, vestige. 
ratificarse (en), to ratify, con- 

firm. 

rato, m., time, while, moment; 

á — s, at times, occasionally ; 

al poco — , within a short 

while ; hace — , a while ago. 
ratón, w., mouse. 
raya,/., line, bar, stripe. 
rayar (en), to verge, border 

upon. 
rayo, w., ray, beam. 
razón, /., reason, cause, motive ; 

right ; tener — , to be right. 
razonamiento, m.^ reasoning, 

discussion, argument. 
real, royal ; camino — , highway, 

high road. 
realidad, /., reality, truth, fact. 
realizar, to realize, accomplish, 

perform. 
realmente, really, truly. 
reanimado, -a, reanimated, re- 

vived, enlivened, stirred up. 
rebaja,/., rebate, reduction. 
rebelarse, to rebel. 
rebelde, rebellious, unmanage- 

able. 

rebeldía, /., rebellion, disobedi- 
ence. 

rebelión,/., rebellion, resistance. 
rebosar, to overflow, run or bub- 

ble over. 
recado, w., message. 
recaer, to go back to, fall back 

upon. 

recelo, w., suspicion, apprehen- 
sion, dread. 

receloso, -a, suspicious, distrust- 
ful, fearful, jealous. 

reciamente, stoutly, strongly, 
forcibly; violently. 



recibir, to receive, accept, take; 

welcome. 
reciente, recent, modern. 
recinto, w., place, room, precinct. 
recio, -a, strong, vigorous, se- 

vere, swift, violent. 
reclamación, /., objection, com- 

plaint, remonstrance. 
reclamar {pers. indir, obj)^ to 

claim, demand, reclaim. 
recobrar, to recover, regain. 
recoger, to pick up, gather, get, 

collect; take in, shelter. 
recomendar, to charge, recom- 

mend. 

recomienden, etc^ v. recomendar, 
recondenado, -a, confounded, 
cursed. 

reconocer, to recognize; ac- 
knowledge, own ; examine, 
reconnoitre. 

recordar, to remind, recall ; — se 
de), to remember, recall. 

recorrer, to run or read over, 
examine; traverse, cross, go 
through; scour, range. 

recriminación,/., blame, accusa- 
tion. 

recriminar, to reprove, acense, 
recto, -a, right, straight. 
recuerdo, /«., memory, remem- 
brance. 

recurso, w., recourse, resort; //., 

resources, means. 
rechazar, to reject, refuse. 
rechinar, to creak, grate, 
red, /., net. 

redimir, to redeem, rescue, re- 
lieve. 

redoblar, to redouble. 
redondo, -a, round; en — , all 

around, round and round, 
reducir, to reduce, lessen, con- 

vert. 

referente, relating, regarding. 
referir, to refer; relate, tell; 

— se, to have reference to. 
refinado, -a, refined, perfect. 



202 



VOCABULARY 



refinamiento, m.y refinement, 

nicety, elegance. 
reflejar, to reflect; — se, to be 

reflected. 
reflexión, /., thought, considera- 

tion. 

reflexivamente, thoughtfully, 
meditatively. 

reflexivo, -a, thoughtful, re- 
servad. 

refrenar, to restrain, control, 
check. 

refrescar, to freshen, grow cool. 
refugiarse, to take ref uge, shel- 

ter oneself. 
regalar, to make a present oí; 

regale, treat; feast. 
regalo, m.^ present, gift. 
región, /., región, quarter, space. 
registrar, to inspect, examine, 

investigate. 
regla, /., rule, law; en — , in 

order. 

regocijo, w., joy, delight, exulta- 
tion. 

regresar, to return, go back. 
reinar, to reign, rule; prevail. 
reír(se), to laugh, smile; — se 

(de), to laugh at, make fun oí. 
reja, /., bar, grating. 
relación, /., relation, narrative, 

account; //., relations, inter- 

course. 

relámpago, m.y lightning flash, 
religión, /., — ; faith. 
religioso, -a, religious, pious, 

devout, spiritual. 
relingar, to rope (a sail), clew. 
reloj, 7n.y watch. 
reluciente, shining, luminous, 

brilliant. 
remangar, to roU up, tuck up, 

pick up; bare the arms (by 

rolling up sleeves). 
rematado, -a, crazy; loco — , 

stark mad. 
remedar, to imitate, follow the 

example oí. 



remediar, to remedy, help, avoid. 
remedio, 7n.y remedy, help, re- 

source, recourse. 
remendar, to mend, patch, darn. 
remitir, to remit, send. 
remo, m.y oar. 
remolino, m.y whirlwind. 
remordimiento, m.y remorse, re- 

gret. 

remoto, -a, remote, far away, 
distant. 

renacer, to spring up or be born 
again. 

rencor, m.y ill-will, animosity. 

rendido, -a, weary, worn out, 
overeóme (with fatigue). 

rendir, to ren4er; — se, to yield, 
submit, surrender. 

renovar, to renew, change, re- 
place. 

renta, rent, income, revenue. 
renido, -a, at enmity, put out, 
angry. 

reñidor, -a, w. <^ /., scold, 

wrangler. 
reñir, to quarrel, dispute, wran- 

gle. 

reo, m.y criminal, oíf ender, wrong- 
doer. 

reparar, to observe, notice, con- 
sider, reflect, give heed. 

repartir, to divide, share, dis- 
tribute, [ment. 

reparto, m.y división, apportion- 

repentinamente, suddenly. 

repentino, -a, sudden, abrupt, 
unexpected. 

repetido, -a, repeated, renewed. 

repetir, to repeat, reitérate. 

repitieron, etc., v. repetir. 

réplica, /., reply, answer. 

replicar, to answer. 

reponer, to reply; replace, re- 
store. 

reposar, to rest, repose, 
reposo, m.y repose, rest, peace. 
reprender (pers. indir. obj.)y to 
reprove, scold, chide. 



VOCABULARY 



263 



representante, representa- 
tive. 

representar, to represent, show, 

make clear. 
reprimir, to repress, restrain, 

control. 

reprobar, to reprove, reproach, 
blame. 

repuesto, -a, reponer, re- 

stored, recovered. 
repugnante, repulsive,offensive. 
repugnar, to repel, disgust. 
repuso, etc.^ v. reponer, 
reputado, -a, (por), reputad, 

well-known (as), 
requemado, -a, tanned, sun- 

burned. 

requisito, w., requisita, raquira- 

mant, condition. 
resaca, surf, undartow. 
resarcir, to compénsate, refund, 

maka good. 
resbalar, to slip. 
resentirse, to give way, fall ill, 

suffar harm. 
reserva, /., reserve, secrecy, dis- 

cretion ; de — , extra, spare. 
reservadamente, privately. 
residuo, m.y ramains, remainder. 
resignación, /., resignation, pa- 

tienca. 

resignar, to rasign, give up; 

— se, to submit. 
resistencia, /., opposition. 
resistir (á), rasist, endure, 
resolución, /., datermination, 

boldnass, assurance, decisión ; 

solution, conclusión, ending. 
resolver, to rasolva, determine, 

maka up one's mind. 
respaldado, -a, leaning back. 
respecto, m.^ ragard, ralation; 

— á, concerning, with regard 

to. 

respetable, considerable, 
respetar, to raspect, regard. 
respeto, w., respect, considera- 
tion, esteem. 



respiración, /., breath, braath- 
ing. 

respirar, to take breath, "breathe 
freely." 

respiro, w., raspita, braathing 
spaca. 

resplandecer, to shine, glaam, 

burn, glow. 
resplandor, w., splendor, radi- 

ance, brightnass. 
responder, to respond, reply, 

answer. 

responsable, answerable, ac- 

countabla. 
respuesta, /., reply, answer. 
restañar, to staunch, stop flow 

of blood. 
restar, to ramain. 
resto, m,y rest, remainder. 
restregar, to rub. 
resueltamente, resolutely, firm- 

resuelto, -a, resolver; re- 
solved, determinad, decidad; 
— á todo, raady for anything, 
evarything. 

resultado, m.^ result; en último 
— , V. p. 41, n. j. 

resultar, to result, follow, turn 
out. 

retama,/., broom, furze. 
retirado, -a, retired, pensionad, 
retirar, to reject, abandon ; — se, 

to withdraw, retire, retreat. 
retorcer, to twist, wring, distort, 

roll. , 

retórica,/., rhetoric. 
retrato, m.y portrait, picture. 
retroceder, to retreat, go back. 
retuerzo, etc. y v. retorcer, 
retumbar, to resound, re-echo, 

reverberate. 
reunido, -a, assembled, united, 

gathered togethar. 
reunir, to join, foregather; — se, 

to gather, assemble. 
revelación, /., revelation, dis- 

closure. 



264 



VOCABULARY 



revés, w., reverse, 
revestido, vested, in full vest- 
ments. 

revolución, /., revolution, dis- 
turbance, commotion, change. 

revolver, to revolve, upturn, 
t urn o ver ; stir, shake, stir up ; 
disturb ; return ; — se, to move 
to and fro, dash, whirl. 

revuelta,/., winding. 

revuelto, -a, revolver; ir- 
regular, winding. 

reyerta, /., quarrel, fight, dis- 
pute. 

rezar, to pray. 

ribera,/., beach, shore. 

rico, -a, rich, wealthy; delicate, 
delicious. 

ridículo, -a, ridiculous, comical, 
absurd; queer. 

ríe, etc.^ V. reír. 

riente, smiling, radiant. 

riesgo, w., risk, danger, peril. 

rigidez, /., inflexibility, stern- 
ness, severity. 

rigor, w., — , severity, stern- 
ness. 

rincón, w., córner, nook, remote, 
out-of-the-way place. 

riña, /., squabble, quarrel, dis- 
pute. 

riñe, etc.^ V. reñir. 

riqueza,/., wealth, riches. 

risa,/, laugh, laughter. 

risotada, /., loud laugh, horse- 
laugh. 

risueño, -a, cheerful, smiling, 

laughing, pleased. 
rivalidad, /, rivalry, competi- 

tion. 

rizar, to ruffle, ripple; — se, to 
curl. 

robaliza,/., sea-perch. 
robar {pers, indir, obj.)^ to steal. 
robo, w., theft, robbery. 
robusto, -a, robust, strong. 
rociar, to sprinkle, bathe, be- 
dew. 



rodar, to turn, roll. 
rodear, to surround, endose, en- 
circle. 

rodilla, /., knee ; de — s, kneel- 
ing. 

Rodrigo, m., Roderick. 
roer, to gnaw, eat away. 
rogar, to pray, beg, implore, 
rojizo, -a, reddish, crimson. 
rojo, -a, red, scarlet. 
rollo, m., roll. 
romano, -a, Román, 
romería, /., v. p. 40^ n, 4. 
romper, to break, destroy ; — á, 

to begin, start, break out, 

burst forth. 
ronco, -a, hoarse, discordant. 
ropa,/, clothes. 
rosa,/., rose; pink, rosy. 
rostro, w., face, countenance. 
roto, -a, romper; broken, 

torn, ragged ; destroyed, at an 

end, broken off. 
rozar, to brush, graze, rub 

against. 
rubio, -a, fair, blond. 
rubor, w., blush, shame. 
ruborizado, -a, blushing, flush- 

ed. 

rudeza,/., roughness, rudeness; 

simplicity. 
rudo, -a, rude, rough, coarse; 

severe, hard. 
ruego, w., prayer, supplication, 

entreaty. 
Rufo, w., Rufus. 
ruido, w., noise, stir, uproar. 
ruidoso, -a, loud, tumultuous, 

noisy. 

ruina,/, ruin, destruction. 
ruinmente, maliciously, base- 

ruinoso, -a, ruinous, decayed, 

dilapidated. 
rumbo, w., direction, course, 

route. 

rumor, w., noise, sound, mur- 
mur. 



VOCABULARY 



265 



s 

saber, to know, understand, 
comprehend; know how to, 
manage, can ; find out, learn. 

sabrá, etc^ v. saber. 

sabroso, -a, savory, delicious, 
delightfuL 

sacar, to draw ; take, pulí, bring 
out; free, extricate; remove; 
discover; — de apuros, to help 
out of difficulties, trouble. 

sacerdote, w., priest. 

sacrificio, m.y sacrifice, offering. 

sacristán, m.y — , sexton. 

sacristana, wife of sacristán. 

sacrosanto, -a, sacred, hallow- 
ed, divine. 

sacudida, /., shock, jerk, im- 
pact, shake. 

sacudir, to shake, shake out; 
beat, flap. 

sagaz, wary, shrewd, artful. 

sala, /., parlor, hall, drawing- 
room. 

salar, to salt, cure. 

saldo, settlement, balance. 

saldremos, etc, v, salir. 

salida, /., departure, removal; 
exit, outlet, environs, out- 
skirts; excursión, expedition, 
trip, journey. 

salido, -a, prominent, project- 
ing, bulging. 

saliente, salient, prominent. 

salir (á), to go out, leave, depart, 
set out ; come out or forth, 
issue f rom ; result ; — al (ñame 
of fish)y to go out — fishing ; — 
de, to recover from, get over; 
— se, V. p. 7j, n. 4. 

salita, /., dim, sala. 

salmonete, w., red mullet. 

salón, m,^ — , hall, drawing- 
room. 

salpicar, to spatter, splash. 
salsa, spray. 

saltar, to jump, spring, leap. 



frisk, skip ; burst forth ; — en 

tierra, to land, leap ashore. 
salto, m,y leap, hop, bound; á 

— s, in jumps or leaps. 
salud, /., health, welfare, pros- 

perity; soundness, safety. 
saludable, salutary, wholesome, 

healthful. 
saludar, to greet, bow, speak to. 
saludo, m.^ greeting. 
salvaje, savage, fierce. 
salvar, to save; go, pass jump 

over; cross; — se, to escape, 
salvo, á í?r en — , in safety, safe, 
sandio, -a, nonsensical, absurd, 

foolish. 
sangrar, to bleed. 
sangre, /., blood. 
sangría, /., bleeding; cheating. 
sangriento, -a, bloody, cruel, 
sano, -a, healthy, sound, sane; 

— de la cabeza, in one's right 

mind. 

Santa Cruz, prop. ñame, Holy 
Cross. 

santo, -a, holy, blessed. 
santo, 771. y saint. 

sarcástico, -a, sarcastic, scorn- 

ful, satirical. 
sardina, /., sardine. 
sarta, /., string, row. 
sartén, /., frying-pan. 
satírico, -a, satirical. 
satisfacción, /., satisfaction, 

pleasure, contentment. 
satisfecho, -a, satisfacer, 

satisfied, content. 
sazón, /., time, 
sé, V. saber. 

secar, to dry, wipe ; grow dry. 

seco, -a, dry, withered; en — , 
high and dry. 

secretario, secretary, clerk, 
registrar. 

secreto, -a, secret, hidden, prí- 
vate. 

secreto, w., secret, secrecy. 
secundar, to second, favor. 



206 



VOCABULARY 



sedujo, etc., v. seducir. 

seducir, to seduce, persuade, 
tenipt, deceive, entice. 

seductor, deceiver. 

seguida, /., sequence; en — , 
directly, soon, at once; venir 
en — , to follow. [ed. 

seguido, -a, continued, prolong- 

seguir, to follow, proceed, con- 
tinua, go or keep on; — el 
humor, sympathize w. (one's) 
mood. 

según, according to, as. 

segundo, -a, second. 

seguramente, surely, certainly. 

seguro, -a, secare, safe, firm, 
steady ; á — , in safety. 

seis, six. 

semblante, w., face ; appearance 

or signs of the weather; v, 

p. 7, n. 7, and p. 5^, n. 4, 
semejante (á), resembling, like, 

similar, such. 
semejanza, /., resemblance, 

likeness ; á — de, like. 
semejar, to be like, resemble. 
sencillo, -a, simple, natural, 

plain; guileless. 
sendero, m.^ path. 
seno, w., bosom. 
sensible, sensitive, susceptible, 

impressionable. 
sentarse, to sit down. 
sentenciar, to condemn, sen- 

tence. 

sentenciosamente, significantly, 

meaningly, pointedly. 
sentido, w., sense, feeling; sin 

— , unconscious. 
sentimiento, w., feeling, emo- 

tion ; sorrow, grief. 
sentir, to feel; feel sorry for, 

regret; hear, see; — se, to feel 

oneself. 

seña, /., sign, mark, emotion. 
señá, /., " Dame," v. p. 14, n. 5. 
señal, /., sign, token, signal ; en 
— de, in token of. 



señalado, -a, celebrated, re- 

nowned; marked. 
señalar, to mark or point out, 

point to ; show, desígnate, fix, 

appoint. 
señor, w., sir, gentleman, lord, 
señora, madam, mistress. 
señorear, to command, overlook. 
señorial, seignorial, lordly. 
sepa, eu.y V. saber, 
separado, -a, sepárate, distant, 

apart. 

separar, to sepárate, part, lay 
aside; — se, to sepárate; — se 
de, to part company, leave. 

sepultar, to bury. 

sér, w., being. 

serenamente, quietly, calmly, 

dispassionately. 
serenar, to calm, compose, tran- 

quillize. 

serenidad, /., serenity; peace- 

fulness, clearness. 
sereno, -a, undisturbed, unruf- 

fled, composed, placid. 
seriedad, /., seriousness, grav- 

ity, soberness. 
serio, -a, serious, earnest; vex- 

ed; en — , seriousiy. 
serpear, to wind, meander. 
servir, to serve, be useful or do 

duty for; — de, to serve as or 

for; — para, to be good for; 

— se (de), to make use of, em- 

ploy. 
sesenta, sixty. 

setecientos, -as, seven hundred. 
setiembre, September. 
severamente, severely, sternly. 
severidad, /., severity, harsh- 

ness. 
Sevilla, Seville. 
sexo, m,, sex. 
sí, yes, certainly; so. 
si, if, whether; why! v. p. 126, 

n, 3. 

siempre, always, forever; — 
que, whenever ; provided that. 



VOCABULARY 



267 



sien, /., temple. 

siento, etc., V. sentar, sentir. 

sierra, /., mountain (ranga). 

siete, seven. 

sigas, etc, V, seguir. 

sigilo, m.y secrecy, concealment ; 

con — , secretly. 
siglo, w., century. 
significar, to signify, mean, 
signo, w., sign, gesture, motion, 

nod. [cessive. 
siguiente, following, next, suc- 
sílaba, /., syllable. 
silbar, to whistle, whiz. 
silbido, m., whistle. 
silencio, w., silence, stillness, 

hush. 

silenciosamente, softly, quietly. 
silencioso, -a, silent, still. 
silueta, /., silhouette, outline. 
silla, /., chair, seat. 
sillón, m., arm-chair. 
simular, to pretend. 
simultáneo, -a, simultaneous, 

all together. 
sin, without; — embargo, not- 

withstanding, however, never- 

theless ; — cine, without. 
sinceramente, sincerely, hearti- 

ly, honestly. 
síncope, /., fainting-fit, swoon. 
siniestro, -a, vicious, evil ; odi- 

ous. 

sino, but, except ; besides, only ; 

— que, but on the contrary. 
sinsabor, w., disgust, unpleasant- 

ness, trouble. 
sintiendo, etc., v. sentir, 
siquiera, even, ever, scarcely, 

although, otherwise; ni — , 

not even. 
sirva, etc., V. servir, 
sistema, m., system. 
sitio, m., place, spot, 
situación, /., situation, condi- 

tion, position. 
so, under; — pena de, under 

penalty of. 



soberbia, /., pride, arrogance. 
soberbio, -a, proud, haughty. 
sobrado, -a, extreme, excessive; 

rich, well off; — de dinero, 

aíHuent. 

sobrar, to be left o ver, remain; 
have over and above one's 
needs. 

sobre, on, upon, on the top of, 
over; about, concerning; be- 
yond, off; in addition to. 

sobrecogido, -a, surprised, over- 
eóme, apprehensive, afraid. 

sobrenatural, supernatural. 

sobresaltado, -a, fearful, terri- 
fied. 

sobresaltar, to surprise, startle ; 
strike. 

sobrio, -a, sober, températe, ab- 

stemious. 
sociedad, association, part- 

nership. 

socorrer, to help, assist, succor. 

socorro, m., help, aid. 

sofocante, suffocating, stifling, 
oppressive. 

sol, sun, day. 

solamente, only, solely. 

solariego, -a, manorial, ances- 
tral. 

solazarse, to amuse, entertain, 

enjoy oneself. 
soldada, /., wages, pay. 
soledad, /., solitude, loneliness, 

seclusion. 
solemne, solemn, impressive. 
solemnemente, solemnly, seri- 

ously. 

solemnidad, /., solemnity, grav- 
ity. 

soler, to be wont, accustomed 

to; use to, be apt to. 
solicitar, to solicit, petition, ap- 

ply. 

solícito, -a, solicitous, ready, 

anxious. 
solitario, -a, solitary, lonely, 

deserted. 



268 



VOCABULARY 



solo, -a, alone, solitarv, lonely; 

á — as, alone, in prívate, 
sólo, only, solely. 
soltar, to loosen, let go, unfasten; 

throw, discharge, emit; burst 

forth (into laughter) ; give 

out (bad news). 
sollo, m.y sturgeon. 
sollozar, to sob. 
sollozo, sob. 
sombra, /., shadow, shade. 
sombrero, m., hat. 
sombrío, -a, sombre, gloomy, 

dark. 

sometido, -a, subject, subjected, 

exposed. 
sonar, to sound, ring, 
sonido, sound, noise. 
sonreír, to smile. 
sonríen, etc., v. sonreír, 
sonriente, smiling. 
sonrisa, /., smile. 
sonrosado, -a, rosy, blushing, 

red. 

soñar, to dream. 
soplar, to blow. 
sordamente, dully, thickly. 
sordo, -a, deaf ; duU, monoton- 

ous, mufíled; quiet, faint, far 

off. 

sorprender, to surprise, astonish, 
take unaware. [ment. 
sorpresa, surprise, amaze- 
sosegado, -a, calm, peaceful, 
quiet. 

sosegar, to calm, pacify, lull; 

grow quiet, die down ; rest. 
sosiego, w., calmness, compos- 

ure, serenity ; peace, quiet. 
sosiegue, etc, v. sosegar, 
sospecha, /., suspicion, conject- 

ure. 

sospechar, to suspect. 
sospechoso, -a, suspicious. 
sostienen, etc., v. sostener, 
sostener, to hold (out) ; support, 
help, maintain; endure, suffer. 
sostenga, etc., v. sostener. 



sostenido, -a, sustained, pro- 
longed. 

sostenimiento, m., support, 

maintenance. 
sotavento, m., lee, leeward. 
Sr., V, señor, 
suave, gentle, mild. 
suavemente, gently, pleasantly, 

kindly. 

subir (á), to go up, rise, climb; 

raise, draw up; go upstairs. 
súbitamente, suddenly, instant- 

}y.- 

súbito, sudden, quick, hasty; 

de — , unexpectedly, suddenly. 
suceder, to happen, occur, take 

place, come about; — (á), to 

follow, succeed. 
sucesivamente, in succession. 
sucesivo, lo — , the future. 
suceso, occurrence, event; 

result, success. 
sucio, -a, soiled, dirty, filthy. 
sudar, to sweat, perspire; toil. 
sudor, m., perspiration, sweat; 

labor. 

sueldo, m.y wages, stipend. 

suele, etc., V. soler. 

suelo, m., floor; ground, spil; 

surface. 
suelta, etc., v. soltar, 
suelto, -a, loóse, streaming; 

light, swift, easy, free. 
suenan, etc., v. sonar, 
sueño, m., sleep, slumber ; dream. 
suerte, /., luck, fortune, fate, 

chance ; lot ; manner, mode, 

way; de — que, so that, in 

such a way that; de Otra — , 

otherwise. 
suficiencia,/., sufficiency, confi- 

dence, self-reliance, boldness. 
suficiente, sufficient, enough. 
sufrido, -a, patient, long-suífer- 

ing. 

sufrir, to suffer, bear, endure; 
support, sustainj meet with 
(loss). 



VOCABULARY 



269 



sugerir, to suggest, insinúate, 
sugestión,/., suggestion, hint. 
sugirió, etc, V, sugerir, 
sujetar, to subdue, fasten, hold 

fast; control, 
sujeto, -a, caught, bound, 

grasped ; exposed, subject, 

Hable. 

sumamente, highly, exceedingly. 
sumar, to sum up, add. 
sumido, -a, sunk, submerged; 

absorbed, overwhelmed. 
sumir, to sink. 

sumisión, /., submission, obedi- 

ence, acquiescence. 
sumo, -a, highest, greatest, per- 

fect. 

supeditado, -a, subjected, con- 

trolled, subservient. 
superficie, /., surface. 
supersticioso, -a, superstitious. 
supiese, etc., V. saber, 
supino, -a, impotent, helpless; 

thoughtless, heedless. 
suplicar, to implore, beseech, 

beg, entreat. 
suplicio, m.y torture, punish- 

ment. 

suplir, to supply, provide, fur- 

nish, substitute. 
suponer, to suppose, surmise, 

imagine, 
supongo, etCy V. suponer, 
supremo, -a, supreme, final, 
supuesto, -a, suponer, 
supuesto, m,, supposition, as- 

sumption. 
surcar, to plough, furrow. 
surgir, to rise, appear, surge, 
susceptibilidad, /., susceptibili- 

ty, sensitiveness. 
susceptible, sensitive. 
suspender, to suspend, hang; 

stop, delay. 
suspenso, -a, uncertain, unde- 

cided; surprised, amazed; en 

— , in suspense, 
suspiro, w., sigh. 



sustentar, to sustain, support; 

assert, maintain. 
sustento, m., support, mainte- 

nance, living. 
sustituir (á), to replace. 
susto, m,, fright, terror, shock. 
susurro, w., murmur, ripple. 
sutilmente, artfully, cunningly, 

craftily, 

T 

taberna,/., tavern, wine-shop. 

tabernera,/, bar-maid; wife of 
tavern-keeper. 

tabla,/, board, plank, panel. 

taburete, w., stool. 

taciturno, -a, taciturn, grim, si- 
lent, reserved, melancholy. 

tal, such, so, as; thus, in such 
manner, similar; con — que, 
provided that. 

talante, countenance, disposi- 
tion; de malísimo — , in a 
very bad humor. 

también, also, likewise, too; 
moreover. 

tampoco, neither, not . . . either, 
ñor . . . either. 

tan, as, so, as much, as well; — 
. . . como, as . . . as. 

tanto, -a, -os, -as, adj., as or so 
much ; as such, so many ; very 
much, very great; ddv., so, so 
much, in such a manner; — 
como, as well as; — ... 
cuanto, as much ... as, as 
well ... as; — que, so much 
so . . . that; tantísimo, -a, so 
very much, such very great; 
mientras — , meanwhile ; otros 
— os, ( — as), as many other, 
as many more ; al — de, aware 
of. 

tapar, to cover, conceal, hide, 
veil. 

tapia,/, mud-wall, fence. 
tapizar, to hang on sides, drape. 



270 



VOCABULARY 



tarantán, tan — , tra, la, la, la! 

tardar, to delay, take long; á 
más — , at the latest. 

tarde, /., afternoon, evening; 
adv,^ late, too late; tardily, 
irregularly 22, Lji); á la 
— , in the afternoon; por la(s) 
— (s), in the afternoon(s). 

tardo, -a, slow, sluggish. 

tarea,/., task, toil, drudgery. 

teatral, theatrical ; affected, 
false. 

teatro, m., theatre. 

techo, w., roof, ceiling. 

tejado, m., roof. 

tejer, to weave, knit. 

tema, m,^ theme, subject. 

temblar, to tremble, shake, be 
afraid. 

temblor, w., shudder, tremor. 

tembloroso, -a, tremulous, quiv- 
ering, shaking. 

temer, to f ear, dread ; be afraid. 

temerario, -a, bold, rash. 

temeridad, /., rashness, fool- 
hardinesSc 

temible, terrible, awful; feared, 
dreaded. 

temperamento, m.y tempera- 
ment, constitution. 

templado, -a, températe, modér- 
ate, mild. 

templo, w., church. 

temporada,/., period, season. 

temporal, temporary, provision- 
al. 

temporal, w., storm, tempest. 

temporalmente, temporarily. 

temprano, early, soon. 

ten, impv. tener. 

tenacidad, /., tenacity, firmness, 

resolution ; steadfastness, con- 

stancy. 

tenaz, tenacious, hard, stubborn, 

stout; strong, resolute. 
tenaza, /., tongs, pincers. 
tenazmente, steadily, fixedly. 
tender, to stretch, spread, ex- 



tend; hand; give (a hand); 
—se, to stretch out at full 
length. 

tendero, w., shop-keeper. 

tendrá, eíc.^ v. tener. 

tenebroso, -a, dark, mysterious. 

tener, to have, own, possess; 
hold, grasp, take; keep; em- 
ploy ; contain ; — afíos, to be 
. . . years oíd ; — en, to valué, 
esteem; — entre manos, to 
have on hand; — hambre, to 
be hungry ; — miedo (á), to be 
afraid; — noticia de, to be 
aware of, know about ; — por, 
to hold, consider ; — por cos- 
tumbre, to be in the habit (of 
doing) ; — que, to have to, be 
obliged to ; — que hacer jun- 
tos, to have business together; 
— razón, to be right; —se en 
pie, to stand ; aquí me tienes, 
here I am. 

tengamos, etc., v. tener. 

tenor, w., tenor, drift, condition, 
V. p, ^9, n. 5. 

tentar, to tempt. 

tenue, thin, soft, delicate, tenu- 
ous, rare. 

teñir, to dye, stain, tinge. 

tercero, -a, third. 

terciopelo, w., velvet. 

Teresa, /., Theresa. 

terminante, determined, decid- 
ed, unmistakable. 

terminar, to termínate, end, 
complete, finish, cióse ; end 
in; al — , at the end of. 

término, m.y term; conduct; — 
medio, intermedíate course or 
line of conduct. 

terreno, w., land, ground, lot. 

terriblemente, frightfully. 

terso, -a, terse, smooth, pol- 
ished, glossy. 

tertulia,/., gathering, circle, as- 
sembly, party. 

tertuliano, -a, guest, frequenter. 



VOCABULARY 



271 



tertulio, -a, m. /., guest, 
visitor. 

testerazo, w., bump. 

testigo, m., witness. 

testimonio, w., testimony, evi- 
dence, proof. 

tétrico, -a, gloomy, dark. 

tibio, -a, mild, warm. 

tiempo, w., time; while; weath- 
er; á — , in time; al poco — , 
in a short while; á su — , in 
due time, in (its) turn or time ; 
á un — , all together, at the 
same time ; hacer . . . — , . . . 
time ago ; hace largo — , long 
since ; for a long time; más 
— , longer; en otro — , in for- 
mer times ; por este — , about 
this time. 

tienda, /., shop, store. 

tiene, etc., v, tener. 

tierno, -a, tender, gentle, affec- 
tionate, loving, fond , lo — , 
tenderness. 

tierra, earth, land; ground, 
soil, mould ; country ; lot ; á 
or en — , ashore. 

tigre, w., tiger, fury. 

tijeras, /. //., scissors, shears. 

tímidamente, timidly, fearfuUy. 

timidez, timidity, bashfulness. 

tímido, -a, timid, bashful, shy. 

timón, m., helm, rudder, 

timonel, w., helmsman, steers- 
man. 

tinieblas, /. //,, gloom, dark- 
ness. 

tintero, m., inkstand» 
tío, w., únele. 

tirar, to throw, cast, fling, pitch ; 
— (á), to verge on, tend to ; — 
(de), to draw (away), pulí (in 
or away), withdraw; — de^ to 
pulí at. 

tiritar, to shiver, shake. 

tiro, m., throw, shot. 

Tirol, Tyrol. 

tirón, w., jerk, pulí, tug. 



titubear, to stammer, hesitate, 
vacillate, waver. 

titular, to entitle, ñame. 

tocar, to touch, hit; handle, lay 
hands on; ring, toU; belong, 
be one's turn, fall to one's lot 
or share ; be related ; — (á), 
to concern; — (en), to lay 
hands on ; strike against. 

tocino, w., bacon, salt pork. 

todavía, yet, still, nevertheless, 
even. 

todo, -a, -os, -as, adj., each, 
every, all, whole, entire; — el 
mundo, everybody; — s los 
años, every year; de — s mo- 
dos, anyway, at any rate. 

todo, m., whole, entirety, every- 
thing ; all, everyone, every- 
body ; del — , wholly, entirely, 
quite. 

tojo, 771., furze, gorse. 

toldo, TU., awning. 

tomar, to take, take up, catch; 
get, gather ; choose ; {w. pers. 
indir. obj.)y take (from) ; take 
possession of; — en chanza, 
to t^ke as a joke ; — en serio, 
to take seriously. 

Tomás, 771. y Thomas. 

tono, 7n.y tone, manner. 

tonto, -a, silly, stupid, dull, 
foolish. [dunce. 

tonto, -a, m. 6^ fool, idiot, 

topar (con), to run or strike 
against, come upon, find, meet 
with. 

torcer, to twist, wring; turn (to 

right or left). 
torcido, -a, twisted, crooked, 

bent. 

tormenta, /., storm, tempest, 
hurricane. 

tornar, to return, turn; — á, v, 
P' 7t S } — se, to turn, be- 
come. 

torno, m.y turn; en — (de), 
around, round about. 



VOCABULARY 



torre, /., tower. 
torrente, m., torrent. 
toscamente, roughly, rudely. 
tostadora,/., toaster. 
tostar, to toast, roast, parch. 
totalmente, wholly, completely. 
trabajador, -a, industrious, dili- 

gent, painstaking. 
trabajar, to work, labor, toil; 

endeavor. 
trabajo, ^n.^ work, labor, toil, 

occupation ; task, drudgery ; 

trouble, hardship; con — , la- 

boriously, with difficulty. 
trabar, to begin, enter upon, 

take up. 

traer, to bring, carry; draw or 
pulí (towards oneself) ; — 
arrastrando, to drag. 

traficar (con), to trade, deal 
in. 

tragar, to swallow, devour, en- 
gulf. 

trágico, -a, tragic, disastrous. 
traición, /., treachery, perfidy, 

faithlessness. 
traidoramente, treacherously, 

imcertainly. 
traigas, etc., v, traer, 
traje, w., dress, costume, attire. 
trajera, etc., v, traer, 
tramposo, -a, tricky, under- 

handed, deceitful; m. 

cheat, swindler. 
tranquilamente, quietly, calm- 

ly, peacefully. 
tranquilizar, to calm, pacify, re- 

assure; — se, to quiet down, 

be reassured. 
tranquilo, -a, quiet, calm, easy. 
transido, -a, exhausted, worn 

out. 

trapo, w., rag; sails, canvas. 
tras, behind, after, beyond. 
trascurrir, to elapse, pass by or 
away. 

trasformar, to change, trans- 
form, alter, transfigure ; — se. 



to be transformed or changed 
into. 

trasladar, to move, transfer. 
traslucir, to shine through, ap- 

pear; — se, to be inferred. 
trasluzca, etc., v. traslucir, 
trasparente, transparent, olear, 
trasportar, to carry, convey, re- 

move. 

trastienda, /., back shop. 
tratar, to treat, discuss ; — de, 

to try, endeavor, attempt; 

— se de, to be a matter of. 
trato, m., treatment, usage. 
través, al — de, across, through. 
trayendo, etc., v. traer, 
traza, /., plan, scheme. 
trazar, to trace, draw, mark. 
trecho, m., space, distance; de 

— en — , at intervals. 
tregua, /., truce, respite, inter- 

mission. 
treinta, thirty. 

tremendo, -a, fearful, terrible, 

dreadful. 
tremolar, to wave, flutter. 
trémulo, -a, trembling, tremu- 

lous, quivering, shaking. 
trepar, to climb, clamber, mount. 
tres, three. 

trescientos, -as, three hundred. 

tributo, m., tribute, contribution, 
offering, meed. 

trinquete, m., foresail. 

tripa, /., entrails. 

tripulación, /., crew. 

tripulante, sailor, member of 
crew. 

tripular, to man. 

triste, sad, sorrowful; mourn- 
ful, dismal, dull ; gloomy, som- 
bre, heavy. 

tristemente, sadly, mournfully. 

tristeza,/., sadness, melancholy, 
gloom. 

triunfal, triumphant. 

triunfante, triumphant, exult- 
ant. 



VOCABULARY 



triunfo, w., triumph, victory, 
exultation. 

trocar, to change, exchange. 

trocha, cross-path, short cut. 

tropezar, to stumble, strike 
against; — (con), to meet 
with, find, come upon. 

trotar, to trot. 

trozo, m.y piece, block, section. 
trueno, w., thunder, thunder- 
clap. 

tumba, y*., grave, sepulchre. 

tuno, w., rogue, rascal, wretch. 

turbación, /., confusión, dis- 
turbance, perturbation. 

turbar, to disturb, upset, trouble, 
disquiet, alarm; confuse, ob- 
scure; — se, to be uneasy, 
confused; hacer — se, to 
trouble, alarm ; ir turbándose, 
to grow troubled. 

turbio, -a, turbid, muddy. 

tutelar, guardián, protecting. 

tuvieron, etc.^ v, tener. 



ü 

ú, or (before or ho). 

ufano, -a, proud, conceited, 
arrogant; cheerful. 

últimamente, finally, at last. 

último, -a, last, final, hindmost ; 
por — , finally, at last. 

unánime, unanimous, general, 
universal. 

unción, extreme unction. 

únicamente, only, solely, singly. 

único, -a, only, solé; lo único, 
the only thing. 

unido, -a, attached; uniform. 

unir, to join, unite, couple, com- 
bine. 

universalmente, universally, 
generally. 

uno, -a, m. 6^ y., one, someone, 
anyone; «í/w., one; //., some, 
several, a few; some people; 



— á otro, one another, each 
other; — y otro, both; — OS 
y (or tras) otros, one after 
another; la una, one o'clock; 
— os cuantos, several. 

unto, m.y salve, ointment. 

uña, /., (finger-)nail; claw; 
clutch. 

urbanidad, /., courtesy, polite- 

ness, good breeding. 
urgente, urgent, pressing, im- 

portant. 
usar, to use, wear. 
uso, w., use; exercise; wearing. 
útil, useful, usable ; serviceable, 

profitable. 
utilizar, to utilize, make use of. 

V 

va, etc., V. ir. 

vaciar, to empty, pour out, dis- 
charge. 

vacilante, vacillating, uncertain, 

hesitating. 
vacilar, to vacillate, hesitate, 

waver. 
vacío, -a, empty. 
vaivén, w., commotion, fluctua- 

tion, undulation. 
valer, to be worth, amount to; 

avail, serve as a protection; 

(w. pers. indir, obJ.)y yield, 

bring; — se (de), to employ, 

make use of, have recourse to, 

avail oneself of. 
valor, w., courage, bravery, man- 

liness, fortitude ; valué, price; 

dar — , to encourage. 
¡vamos! come! come now! 
vanidad, /., vanity, conceit. 
vano, -a, ineffectual, fruitless, 

futile; en — , in vain. 
vapor, ?n., mist. 

vapuleado, -a, whipped,flogged, 

chastised, chastened. 
variante, /., variation, differ- 

ence. 



274 



VOCABULARY 



vario, -a, varied, difieren!; //., 
various, a few, some, several. 

vasallo, -a, m, &^ /., vassal, de- 
pendant. 

vaso, m., glass, tumbler. 

vástago, descendant, heir, 
scion. 

vasto, -a, extensive, spacious, 
widespreading ; huge, im- 
mense. 

vaya, ¿¿c.^ v. ir. 

¡vaya! come! indeed! well! 
come, come! get along! what 
a! 

vé, imper. ir. [hood. 
vecindad, vicinity, neighbor- 
vecindario, w., neighborhood. 
vecino, -a, neighboring, near, 

adjoining, next. 
vecino, -a, m. &^ /., neighbor; 

resident, inhabitant. 
vegetar, to vegetate. 
vehemencia, /., vehemence, vio- 

lence, impetuosity. 
veía, efe, v. ver. 
veinte, twenty. 
veinticuatro, twenty-four. 
veintidós, twenty-two. 
vejar, to tease, vex, annoy, 

plague, torment, harass, agi- 

tate. 

vela, /., sail, ship; awning; 
watch; watchman ; de — , on 
guard. 

velar, to cover,hide, veil ; watch, 

be attentive, vigilant. 
velocidad,/., velocity, swiftness, 

rapidity. 
velón, w., lamp. 
veloz, quick, fast, swift. 
velozmente, rapidly, swiftly, 

speedily, hastily. 
ven, imper. venir, 
vencer, to overeóme; conquer, 

vanquish, master, subdue; tri- 

umph over, prevail upon. 
vendaval, w., strong south-west 

wind, wind storm. 



vender, to sell, dispose of; — se, 

to betray oneself. 
vendrá, etc.^ v. venir, 
veneno, w., poison, venom. 
veneración, /., veneration, re- 

spect, honor, 
venerando, -a, venerable, sacred. 
venga, etc., v. venir, 
venganza, /., vengeance, re- 

venge. 

venida,/., coming, arrival. 

venir, (á), to come, draw near, 
approach, advance; move for- 
ward or toward ; — se, to come 
on; — se abajo, to fall, col- 
lapse. 

ventana,/, window; nostril. 
ventar, to blow. 
ventilar, to air; discuss (busi- 
ness). 

ventura, /., luck, chance, for- 
tune; por — , perchance, per- 
haps. 

ver, to see, glance at; scrutinize, 
sean ; look into, examine ; — se, 
to be seen; find oneself, be ; á 

— , ^. 53. ^• 
verano, m., summer. 
veras, /. truth, reality ; de — , 

really, truly, certainly, sin- 

cerely; indeed. 
verdad, /., truth, reality, fact; 

á la — , indeed, in truth. 
verdadero, -a, veritable, genu- 

ine, actual, real, 
verde, green, 

verdugo, w., hangman, execu- 

tioner. 
vereda,/, foot-path. 
vergonzoso, -a, bashful, shy, 

shamefaced. 
vergüenza,/, shame, disgrace; 

sin — , 7?i. orf., v.p. n. i. 
verter, to shed. 

vertiginoso, -a, giddy, dizzying, 

bewildering. 
vestir, to clothe, dress. 
vetusto, -a, ancient, oíd. 



VOCABULARY 



275 



vez,/., time, turn, occasion ; á la 
— , at once, at the same time, 
together ; á su — , in his (her, 
etc.) turn ; á veces, at times, 
occasionally ; cada — más, 
more and more ; de — en 
cuando, f rom time to time ; en 
— de, instead of; otra — , 
again, once more ; pocas veces, 
seldom ; por dos — , t wice over ; 
rara — , rarely, seldom ; repe- 
tidas — , repeatedly ; tal — , 
perhaps, perchance; una — , 
once, on one occasion; unas 
— , sometimes, at times. 

vía,/., road, way. 

viaje, m.y journey, trip. 

vianda, /., food, provisions, 
viands. 

víbora,/., viper. 

vibrante, vibrating, quivering. 

vicio, m.y vice. 

vicioso, -a, vicious, corrupt, 

depraved. 
víctima, /., victim. 
victoria, /., victory, conquest, 

triumph. [phant. 
victorioso, -a, victorious, trium- 
vida, /., lif e, existence ; living, 

livelihood. 
vieja, /, oíd woman. 
viejo, -a, oíd, aged ; antiquated, 

old-fashioned. 
viene, etc., v. venir, 
viernes, Friday. 
viento, w., wind, breeze. 
vigilar, to watch over, supér- 

intend. 

vigorosamente, vigorously, ener- 

getically, hard. 
villa, /., villa, country-house ; 

town. 

villanía, /., villainy, baseness, 
crime. 

villano, -a, m, ^ /., villein, 

peasant, vassal. 
vinagre, ^.,"vmegar. 
viniendo, etc., v. venir. 



vino, m., wine. 

violencia,/, violence, intensity, 

fierceness, fury, rage. 
violento, -a, violent, vehement, 

furious. [purple. 
violeta, /, violet; lavender, 
Virgen, /., the Virgin (Mary). 
virtud,/, virtue, forcé, strength; 

uprightness, integrity, recti- 

tude; forcé, efíicacy. 
virtuoso, -a, virtuous, upright, 

honorable, 
visible, — , evident, manifest. 
visita, /, visit, cali, 
visitar, to visit, see, cali on ; in- 

spect. 

vislumbrar, to catch a glimpse, 
see faintly; glimpse; — se, to 
glimmer, shine faintly. 

víspera, /., eve; en — s de, on 
the point of, about to. 

vista, /, — , view, outlook, 
prospect; gaze, sight, eyes; á 
la — , in view, near ; en — de, 
with reference to; quitar la 
— , to obstruct the view; hasta 
la — , au revoir. 

visto, -a, ver. 

viuda, /, widow. 

vivamente, quickly, rapidly, ex- 
citedly. 

vivienda, /, dwelling, lodging, 
shelter. 

vivir, to Uve, be, exist; dwell, 
inhabit. 

vivo, -a, alive, living; alight, 
kindled ; quick, active, bright, 
spirited; loud, lively, em- 
phatic; deep; vehement, in- 
tense; hasty, impulsive; en 
lo más — , to the very quick. 

vizcaíno, -a, Biscayan, of Bis- 
cay, Vizcaya. 

vociferar, to shout, exclaim, 
bawl, clamor. 

volar, to fly (around), flutter, 
hover. [whirl. 

voltear, to swoop, fly around, 



276 



VOCABULARY 



voluntad, /., will, consent, wish, 
desire, choice. 

voluntariamente, voluntarily, 
willingly. 

voluptuoso, -a, voluptuous, 
pleasurable, agreeable. 

volver, to turn, return, come 
back ; direct ; — á + /«/"., v. 
P' 7> 5 ; — en sí, to regain 
consciousness ; — sobre los 
pasos, to retrace one's steps; 
— se, to turn ; — se loco, to go 
mad; — se (á), to turn, be- 
come; turn towards, turn 
about. 

vomitar {pers. indir, obj.)y to 
discharge, shower, pour out, 
spit out. 

voto, m.y vow, tribute. 

voy, V. ir. 

voz, volee, cry, cali, clamor; 

report, rumor, public opinión ; 

á una — , all together ; en alta 

— , aloud; á voces, loudly, 

noisily. 
vuelo, m,, flight. 
vuelta,/., turn, return; v, p, iiy 

n, I ; p. JO, n, 6; p, 82 y n. i ; 

p. 107 y n. i; /. i4Sy n,j; p, 
n. I, 

vuelto, -di ^ p.p. volver, 
vuelva, etc., V. volver. 

Y 

y, and. 

ya, already, now, immediately; 
then, presently; laterj well!; 



— no, no longer ; —sé, I know ! 
ya que, even if. 
yacer, to lie. 

yerto, -a, motionless, stiff; 

numb, rigid; petrified, para- 

lyzed (w. fear). 
yugo, yoke, power, irksome 

authority. 

Z - 

zagala,/., lass, maid. 
zaguán, m.y entrance, vestibule, 
hall. 

zalamero, -a, flattering, wheed- 
ling, coaxing, fawning. 

zambombo, w., fool, clown, lub- 
ber, cur. 

zángano, m., idler, drone. 

zapato, m.y shoe. 

zarco, -a, palé blue. 

zarza,/., bramble. 

¡zas! bangl slap! 

zoquete, m., morsel, bit, crumb, 
bite, mouthful. 

zorra,/., fox. 

zozobra,/., anxiety, worry. 
zozobrar, to founder, sink, cap- 
size. 

zumba,/., joke; con — , jesting- 

ly, jocularly, facetiously. 
zumbar, to joke, tease; resound, 

hum, buzz, ring, roar. 
zumbido, w., buzzing, humming, 

murmur. 
zutano, -a, m. 6^ /., so-and-so; 

such-a-one. 



Unnrersity of Toronto 
Ubrary 



DO NOT 

REMOVE 

THE 

CARD 

FROM 

THIS ^ 

POCKET 



Acmé Library Card Pocket 
Undcr Pat. "Reí. ladtx Füe" 

Made by LIBRARY BUREAU